lunes, 31 de marzo de 2014

Charlando con Donna Leon

  El próximo autor que participara en el ciclo Palabra del Centro Niemeyer   será Donna León y el  encargado de entrevistarla será Alejandro Gallo.

   Donna León es una autora americana, afincada en Venecia desde hace muchísimos años. Es la creadora del comisario Brunetti. 

Ni "lobo solitario" ni con divorcios a sus espaldas; Brunetti está felizmente casado con Paola hija de un duque, y tienen dos hijos, Raffi y Chiara.

  A veces me repele un poco esa imagen de familia "anuncio", que nos dá. Menos mal que en el último libro que leí había algún desencuentro entre Paola y Brunetti. No quiero que se divorcien pero la verdad, ¿nunca una discusión, por mínima que sea? Me cuesta creerlo

  En la comisaría sus más cercanos colaboradores son  el sargento Vianello y por supuesto, la signorina Eletrra, secretaria del vicequestore Patta, un incompetente que no siente demasiado cariño por nuestro comisario.
   
  A través de los ojos de Guido y durante la investigación de sus casos, podemos conocer Venecia y comprender lo que supone vivir en una ciudad  eternamente invadida por los turistas. (No debe ser demasiado agradable, la verdad) También conocemos la realidad italiana actual (y que podría ser la nuestra)  -inmigración, corrupción, tráfico de  mujeres, ...

   Una vez mi madre´me comentó  que no le gustaban  los libros de Donna León porque el culpable siempre quedaba libre. Y es cierto, en muchas ocasiones, consiguen zafarse pero eso  hace estas novelas aún más realistas; no tenemos que irnos a Italia para darnos cuenta de ello, tenemos ejemplos de sobra aquí en España.

   Se me olvidaba señalar que Guido Brunetti es uno de nuestros detectives fartones. Como buen italiano, disfruta de la buena mesa. Paola, además de dar clases de literatura en la universidad literatura y leer a Henry James tiene tiempo para preparar unas comidas que te encantaría compartir con ellas. Hasta tal punto es importante la comida en estos libros que todas las recetas que aparecen en ellos se han recopilado bajo el título de El sabor de Venecia. A la mesa con Brunetti

   Ahora nos toca esperar al día 24 para conocer a la autora en persona y que nos cuene más cosas sobre ella, su comisario y la vida en Venecia. Y por supuesto, cruzar los dedos para que no me suceda lo de siempre y termine por no poder asistir a la charla. 

En el rincón musical, un compositor veneciano. Claudio Monteverdi

sábado, 29 de marzo de 2014

Nunca es suficiente


En mi última visita  a la librería  estuve comentando con otra compradora algunos títulos de libros divertidos.  Además de los que nosotra mencionábamos, y de los que tomó nota, la librera nos recomendó El Antropólogo inocente, de Nigel Barley. A mi comentario de me lo llevo, aún cuando no debería, me respondió que si aún tenía libros sin leer en casa, no lo llevara. ¡Como si eso importara!


 

  

  I still buy books faster than I can read them. But again, this feels completely normal: how weird it would be to have around you only as many books as you have time to read in the rest of your life. And I remain deeply attached to the physical book and the physical bookshop.
 (Julian Barnes: my life as a bibliophile)

Marzo: Tennyson

  No puede terminarse el mes en que se ha celebrado el Día de la poesía sin que le hagamos un huequito en el blog.  A modo de epílogo del primer readathon de este año, y dado que mis lecturas  en él fueron inglesas, traigo a uno de los grandes poetas de Gran Bretaña.

 El espejo se rajó de parte a parte, la maldición ha caido sobre mí.... Cualquier lector de Agatha Christie recordará esos versos, pero  es otro el poema que hoy traigo. 
Alfred Tennyson

THERE IS NONE LIKE HER

There is none like her, none.
Nor will be when our summers have deceased.
O, art thou sighing for Lebanon
In the long breeze that streams too thy delicious East,
Sighing for Lebanon,.
Dark cedar, tho' thy limbs have here increased,
Upon a  pastoral slope as fair,
And looking to the South, and fed
With honey'd rain and delicate air,
And haunted by the starry head
Of her whose gentle will has changed my fate,
And made my life a perfumed altar-flame;
And over whon thy darkness must have spread
With such delight as theirs of old,  thy great
Forefathers of the thornless garden, there
Shadowing the snow-limb'f Eve from whom she came
  
  NADIE HAY COMO ELLA

Nadie hay como ella, nadie.
Ni habrá  cuando nuestros veranos hayan acabado.
Oh, por Líbano suspiras
cuando sopla esta brisa hacia tu dulce Oriente, 
por Líbano suspiras,
sombrío cedro que has crecido
sobre esta hermosa y pastoral ladera, 
y miras hacia el Sur y te alimentas
con dulce lluvia y aire delicado.
Y te persigue el estrellado rostro
de aquella que cambió mi destino con su gentil deseo
y convirtió mi vida en llama perfumada que arde en el altar.
Sobre ella se ha extendido tu sombra
con el mismo placer que tus ancestros
en aquel jardín sin espinos derramaron
su sombra sobre el cuerpo de Eva, de donde ella vino

(LIRICA INGLESA DEL SIGLO XIX. Edición bilingue de Angel Rupérez)

martes, 25 de marzo de 2014

Reinterpretando las comidas literarias

De vez en cuando se me ocurren ideas peregrinas, como esta  reinterpretación de las  comidas literarias

¿Recordáis que en La playa de los ahogados, de Domingo Villar, el barco se llama el Xurelu? Pues el plato más adecuado para acompañar este libro es un xarda -o jurel a la plancha. Seguro que Leo Caldas le haría los debidos honores



También estoy segura de que Guido Guerreri, aunque no es demasiado cocinitas, podría preparar sin ningún problema estos espaguetti con mejillones. Y no creo que a Montalbano le importara compartirlos con él.


Este bizcocho de requesón y frutos del bosque siempre me hace pensar en el Pudding de Navidad de Agatha Christie



De momento no se me ocurre ninguna otra pero .. todo es posible.   Y permitidme que, como los de la tele cuando preguntan si pueden saludar, termine invitándoos a que paséis por mi cocina.

domingo, 23 de marzo de 2014

Breakfast in América: Dia grande del readathon

Confesémoslo; lo que más nos gusta del readathon no es avanzar en el reto, ni tener una excusa para decir que  este fin de semana no nos pueden molestar porque debemos leer. ¡Qué va! Lo que nos gusta es el breakfast (english or american) y cotillear que es lo que han desayunado los otros participantes. ¿A que le habéis dedicado más tiempo a elegir la receta para el desayuno que a los libros que ibais a leer?

Mi american breakfast

   Aunque pensaba hacer unas tortitas de  manzana al estilo Jamie Oliver, al final me he decidido a preparar una tarta de queso y como la cheeses cake es tan característica de Nueva York, pensé que me serviría (aquí está  la receta). Además llevaba un tiempo con ganas de hacerla.  En la foto os muestro también mis Scontitas (hice scones de centeno usando la receta que tenía y el resultado guarda más semejanza con una galleta o tortita que con un scon. Eso sí, estan ricos)

Que pintaza tiene mi cheese cake
Ahora os dejo, que me vuelvo a la cama a leer. Luego sigo.

  Hablando de desayunos, esote es el que Philip Swallow -uno de los dos protagonistas de mi lectura actual-tomó: On his very firt morning(...) a delicious breakfast of orange juice, bacon, hot cakes and maple syrup

  Con un poco de retraaso pero al fin actualizo la entrada.  El resultaod del readathon fue bastante satisfactorio. El domingo leí y terminé Chanching places, de David Lodge, que resultó ser muy divertido y que además estuvo salpicado de menciones a Jane Austen lo que hizo que mis lecturas del readathon quedaran  relacionadas.  

  Ya estoy esperando por el próximo readathon. :D


En el rincón musical. Supertramp con Breakfast in America

The first readathon of the year is here.

Oh, My god! I'm late. Parezco al conejo de Alicia, que siempre llegaba tarde a todos los sitios. Tanto tiempo esperando por el primer readathon de este 2014 y resulta que aún no he escrito la entrada.

 De momento os enseñaré los  libros con los que participaré. Este año  va a ser british, british porque todos los autores son de la Gran... Bretaña.
 Después de un par de semanas en que  apenas he leído y he tenido a  Emma  y Jane Austen la mar de abandonadas, aprovecharé para terminar por fin el libro. El siguiente candidato es George Orwell y su Hommage to Catalonia ,que ya había leído en español y me había gustado mucho; pero,  por si acaso,  he sacado de la biblio un libro de David Lodge -Changing Places-

  Y aunque empiezo tarde lo hago con estilo porque en veinte minutos tengo una clase de ingles. A quien se le ocurre, ¿verdad? Tuve que cambiar el horario  y este  era el único que nos venía bien, o menos mal, a ambos.

  Como ha sido el día de San Patricio, os enseño un precioso vasito con el trebol de Irlanda que me trajeron hace tiempo. See You! 

Segundo día del readathon (resumen) :
   El sábado se presentaba very busy y casi sin tiempo para leer. Un poco por la mañana, después del desayuno (ya sabéis que uno de mis pequeños placeres es meterme en la cama a leer,una vez desayunado) y otro poco, tras la comida.

  Había quedado por la tarde temprano para una visita al monasterio de San Pelayo ( que siempre resulta que lo que tenemos al lado de casa es lo que menos conocemos) así que a pesar del tiempo tan horroroso -chubascos y un frío peludo- me eché a la calle. A la vuelta, tras  entrar en calor, me senté placidamente en el  sillón a leer.

  ¿Balance del sábado? Conseguí terminar Emma y después de la cena, comencé Changing Places, de David Lodge.   Tiene su gracia, que al final del libro de Jane Austen hay un artículin de este último titulado Reading an rereading Emma y que en las primeras páginas de su libro se mencione que uno de los autores estaba haciedno su doctorado sobre Jane Austen.

   Y esto fue todo. Good night!
 

domingo, 16 de marzo de 2014

Mis libros y yo

Reconozcámoslo, dentro de cada lector empedernido vive un pequeño cotilla al que le encanta fisgar en las bibliotecas ajenas y enterarse de lo que la gente lee.  Detras de los libros que componen una biblioteca se  esconden historias y recuerdos.

 Hace  unos meses os enseñaba mi biblioteca  y hablaba de como la tengo organizada (y los problemas que me causa el sistema en cuestión). Hoy voy a detenerme en  algunos de los libros ¿os apetece acompañarme?

Mucho antes de que la novela negra nórdica se pusiera  de moda, ya había descubierto a Kurt Wallander. Mis primeros libros vinieron de la mano del Círculo de Lectores pero como no quería esperar, terminé comprando el resto en la librería.



Más de una vez he comentado lo mucho que me irrita la portada de mi edición de El retrato de Dorian Gray -libro que por otro lado me encanta.. Pero no es es el único con que me sucede esto. Si no hubiera sido por la recomendación que me hicieron en La Buena vida, esta portada del libro de John Williams me hubiera hecho descartar su compra.

Poco a poco otros han ido sumándose a ellos, pero  Gerald Durrell y su trilogía de Corfú, donde nos habla de su familia, siguen siendo mis libros medicina por excelencia. 


Por muchos nuevos autores de novela negra y detectives que descubra, Sherlock es uno de mis detectives favoritos. Lo había leído y releído en la colección paterna pero no tenía ninguno en mi propia casa. Por eso, cuando me encontré con esta colección  en la mesa de oportunidades de la librería de  ECI,  no dudé en comprarla.
  Y como uno de los pequeños placeres es tomarse una infusión bien calentita mientras lees, he conseguido una taza como la que Carmen Forján nos enseñó hace un tiempo en Facebook.


Aunque se me rompió el amor con Ricardo Menéndez Salmón, sigo pensando que  Caballos Azules es un conjunto de cuentos (o relatos, si preferís) magnífica. Me gustan especialmente el que que da título al libro y Ceremonia ¡tremendo!

Robert Louis Stevenson es uno de mis autores favoritos  pero si tuviera que elegir una sola de sus obras, creo que me quedaría con El extraordinario caso del doctor Jekyll y Mister Hyde.
 


Y ya que el próximo fin de semana estamos de readathon,  termino con el primer libro "de verdad " que leí en inglés: To Kill a Mockingbird. Me lo dejó Sergio, el profe de ingés que además me ponía pelis de cine clásico. Durante mucho tiempo lo estuve buscando traducido al español; como no tuve éxito, en un viaje a Londres compré este. Poco después ¡lo editaron en español!  pero me alegro de  haberlo comprado en ingles.
 Debe ser uno de los pocos casos, por no decir el único, en que no me importa que  aparezca una imagen de la película en la portada del libro. Y es que la versión cinematográfica (tengo el dvd) es magnífica.




El rincón musical nos recuerda que es sunday morning y que hay que aprovecharla. ¡Feliz domingo!

sábado, 8 de marzo de 2014

Con nombre de mujer


   Cualquier ocasión es buena para hablar de buen cine así que aprovecho la que me da el que hoy se celebre el día de la mujer trabajadora para traer unas cuantas películas con nombre de mujer (y una sola palabra lo que hace que no aparezcan títulos como Thelma y Louise , Marnie la Ladrona o … Mary Poppins)  

  Las iba a poner al tun tun, según las iba recordando pero me pareció más coherente seguir el  orden de realización 

Rebecca, primera película de Hitchcock rodada en Estados Unidos (1940)  Magnífica malvada señora Danvers y magnífica la presencia  a pesar de su ausencia de Rebecca.  

 

Laura, de Otto Preminger (1944), un clásico del género negro que  ha aguantado estupendamente el paso del tiempo. 

Gilda , de Charles Vidor(1946). Incluso quienes no hemos visto la película entera, recordamos la escena del guante  



Sabrina, de Billy Wilder (1954), con Audrey Hepburn y Humprey Bogart. (la que yo vi es la versión que hizo  Sidney Pollack en 1995, con Julia Ormond y Harrison Ford) 

 

Julia, de Fred Zinneman (1977)

 

Tess. Aunque a  Roman Polansky casi se le conoce más por sus actividades “extracurriculares” , es un gran director de cine. Esta película  la rodó en 1979.

 

Alice, de Woody Allen (1990). Seguro que la he visto  -hubo un tiempo en que no me perdía ninguna  de sus películas- pero no consigo recordarla. 

 

Emma, rodada en 1996 y protagonizada por Gwyneth Paltrow.. En cuanto termine el libro , veré  la  película .

 

Amelie (2001) , donde descubrimos a Audrey Tautou.

 


Gloria (2012) que es la película que el area de imagen de mi ayuntamiento ha programado  en colaboración con el area de la mujer.



  
Por supuesto, el rincón musical también tiene nombre de mujer Lucía 

miércoles, 5 de marzo de 2014

Un día en el museo (Británico)

   Compré La Caída del Museo Británico, de David Lodge  movida por la recomendación de Regina ExLibris. Algún tiempo después, hablando sobre  libros medicina, Natalia D, cuyo criterio literario tengo en gran estima,  volvía a recomendar al autor.  Sin embargo, el comentario poco entusiasta de mi hermana tras habérselo dejado, me retrajo hasta el punto de que me llegué a olvidar de que lo tenía.

  Hace unos meses una entrada de Elena Rius me recordaba la existencia del libro y supongo que fue eso lo que me animó, aún poco convencida, a asignar La caída del museo británico al mes de diciembre en mi selección para Doce meses. Doce libros.  No sé muy bien que me llevó, tras terminar Sin novedad en el frente a coger el libro de Lodge (a veces creo que los libros saben exactamente en que orden tienen que ser leídos) pero fue el contrapunto necesario (y la lectura de febrero). 

  El tema central del libro es la prohibición existente para los católicos,  en los años sesenta del pasado siglo,  de  sistemas de contracepción no naturales, coincidiendo con la aparición de la píldora.  Ahora puede parecernos algo trasnochado pero  en su momento  era una cuestión clave para muchos de esos  matrimonios

  Pero además, el libro está cargado de referencias y parodias de distintas obras de la literatura, la primera y mayor de las cuales puede ser que toma la estructura del Ulises de Joyce. Si en la obra de este, el escenario es Dublín,  aquí es Londres –a pesar del título, Adam pasa poco tiempo en la biblioteca del museo. Si  Joyce cierra el libro con el monólogo de Molly, Lodge lo hace con el de Bárbara, la esposa de Adam.

Biblioteca del  Museo Británico


   Como buen británico, David Lodge también nos ofrece una irónica visión del mundo universitario; desde el tema de la tesis de Adam

 Originalmente […] había sido “lenguaje e ideología en la novela moderna” pero gradualmente la comisión de estudios había ido reduciéndolo hasta su forma actual “La estructura de las frases largas en tres novelas inglesas modernas”

 O cuando en la fiesta, le aconsejan:

[…]Appelby: ¡Publique! ¡Publique o muérase! (…)
-La pega es que nada de lo que tengo está listo para publicar…
[…] -¿Qué hay del ensayo que me enseñó sobre Merrymarsh? –preguntó vagamente.
-¿Crée usted, realmente…? Me dal a impresión de que ahora Merrymarsh no interesa mucho.
-¿Interesar? El interés no importa. Lo importante es publicarlo.

Todo el libro está lleno de momentos que destilan ironía y os arrancarán una sonrisa, cuando no una sonora carcajada –la conversación a tres bandas en la cabina del museo me hizo llorar de risa- Y en cuanto a Claire, la hija mayor del matrimonio Appelby,   consigue esquivar el peligro de presentarla como una repelente sabionda; en su lugar, no podemos más que sonreír con cierta sorna ante al cara que se le debió quedar a la amable vecina que

Le había insinuado con malicia: “Creo que vas a tener un hermanito”, Claire respondió: “Yo también lo creo: las contracciones son cada dos minutos.”

Puede que haya tardado cuatro largos años en darle una oportunidad a David Lodge, pero no pasará tanto tiempo antes de que vuelva a leerlo. Resulta irónico que al final de la edición de  Emma (Penguin Classics) que tengo ahora entre manos, figuren unas notas suyas: Reading and rereading Emma.   



El título inicial del libro está inspirado en un verso de una canción de Gershwin llamada A foggy  day .  A Lodge le gusta especialmente la versión de Ella Fizgerald