miércoles, 24 de octubre de 2012

Día de las Bibliotecas

Como hoy es el Día internacional de la biblioteca quería dedicarle un especial. Primero se me ocurrió que podría hacer un repaso por aquellas de las que soy usuaria pero ¡Ya lo había hecho! (aunque ahora tendría que añadir alguna más).

   ¿Por qué no hablar sobre la situación de cierres y ajustes que se ciernen sobre ellas con la excusa de la crisis?-¡Vaya!  también le había dedicado una entrada. Incluso os había hablado de la sorpresa que me llevé al encontrar una biblioteca-kiosco en un parque lisboeta. Eso por no mencionar el álbum de fotos que he creado en facebook.

   Mientras pensaba en otros posibles temas para este especial comencé a elaborar una lista mental de los libros en que las bibliotecas son protagonistas; de ahí a ponerme a rebuscar en las estanterías de casa para ver cuantos tengo, no hubo nada. El resultado fue el siguiente:
El nombre de la rosa, de Umberto Eco. Un libro del que ya hemos hablado aquí con anterioridad así como de su excelente versión cinematográfica. Como todos sabemos la biblioteca del monasterio es casi tan protagonista como el propio Guillermo de Baskerville.
¿No resulta una portada muy apetecible?

Una lectora nada común, de Alan Benett. De forma casi premonitoria, el libro ya nos habla de recortes en servicios bibliotecarios. En este caso, un bibliobús al de manera accidental llega un día la reina de Inglaterra. Una obra ligera y divertida que esconde sin embargo muchas reflexiones en torno a la lectura y la literatura.

Signatura 400, de Sophie Divry. Lo descubrí en La Buena Vida, precisamente por su portada (Blackie Books, se caracteriza por el cuidado y atractivo de ellas) Luego, ya en Oviedo, me habló de él mi librera a quien se lo había recomendado una de las bibliotecarias municipales.

La protagonista es una bibliotecaria de provincias que al llegar un día al trabajo se encuentra con un lector que pasó allí toda la noche encerrado. A través de su conversación con él, al que nunca oiremos, irá reflexionando sobre la lectura , los lectores y sobre todo las bilbiotecas. Todo ello aderezado con mucho humor; lo que la convierte en una obra ligera y divertida que se lee de un tirón.
(No aparece en la foto de familia porque está "de viaje".)

Una biblioteca de verano, de Mary Ann Clark Bremer . De este libro primero me tentó el título (los que incluyen la palabra libro, lector, biblioteca, librería, … ejercen sobre mi una atracción fatal) Luego, precisamente este verano, mientras buscaba por Madrid un libro que me habían encargado, nos encontramos cara a cara.

  Tras el amago de compra en una  librería, en la siguiente terminé por caer. Tenía dudas sobre si sería “más de lo mismo” que La librería
ambulante pero según el librero no tienen nada que ver. Si me había gustado La librería… también lo haría este; el único inconveniente del libro, continuó diciendo, es que se acaba demasiado pronto.

  Aún no lo he leído –estoy atrapada en las redes de George R.R. Martín- pero en cuanto lo haga ya os contaré; de momento, me han gustado todos los libros que me han recomendado allí

Ahora os toca a vosotros rebuscar entre vuestros libros o lecturas para decirme  cuantos tenéis.  O proponer títulos para que entre todos creemos esa lista de la que hablaba al principio. Y de paso, si alguien ha leído La bibliotecaria de Auschwitz que me diga que le ha parecido. Me está haciendo ojitos desde que supe de él.

Un rincón musical muy apropiado puede ser este Queens of de Circulating Library, de Coil

lunes, 22 de octubre de 2012

Octubre: Jose Luís Parra

Mientras preparaba el poema de este mes di con la noticia del fallecimiento del poeta Jose Luis Parra,. Reconozco que no lo conocía pero, ¿no es ese el objetivo de este rincón? Conocer poetas  y acercarnos a la poesía.  Así que aquí quedan este  poema suyo a modo de epitafio.


El Silencio

Hablamos del silencio. Qué imprecisos.
Desconocemos lo que oculta, rara naturaleza
ajena a nuestra condición.
Somos ruido, materia quebradiza
de gritos y susurros, 
 y nuestra vida
transcurre entre el clamor de un tráfico insomne
y el nocturno vaivén de la conciencia.
Somos ruido de fondo que añora su Big-bang,
el eco de una fiesta que tuvo su esplendor y hoy languidece
en rota melodía, en zumbido inacabable.
Y el resto no es silencio, sino el tránsito
de lo orgánico cuando se va descomponiendo:
estallido de gases, chasquido de jugos, crepitaciones...
Ahora, en el insomnio,
oigo con toda nitidez el incesante
oleaje que baña el mundo,
y en la alucinación exacerbada
del que percibe el temblor de los tejidos que envejecen,
desciendo al inframundo,
al sumergido iceberg de lo inaudito,
a ese latido infinitesimal,
materia oscura de ondas fantasmales.
Y esto sería tan sólo el comienzo
de lo terrible, lo que aún logramos concebir.
Si de verdad pudiésemos escuchar el silencio,
el horror, el espanto nos dejaría sordos, mudos,
helados para siempre.


(fuente del poema: El azul de los lápices)

jueves, 18 de octubre de 2012

Sin motivo

Simplemente porque hace frío y está lloviendo y el verano es ya solo un recuerdo. Por eso ( con el permiso de la autora)  publico estas fotos que me devuelven el sol, el mar, los paseos al faro y todos los ingredientes que componen mi (nuestro) veraneo.

Veraneo Asturiano

Al sol que más calienta



Dulces Sueños

No hay más leña que la que arde


domingo, 14 de octubre de 2012

P de Praga


Como se me habían acumulado los títulos leídos sin hablaros de ellos, decidí agrupar en una  entrada independiente los que había leído con motivo de mi viaje a Praga.  De momento aquí van mis impresiones sobre los libros, un poco mas adelante os hablaré sobre las que me causó la ciudad.

HHhH, de Laurent Binet. Ya antes de pensar en viajar a Praga me había llamado la atención su título; luego las reseñas de Golem y Susana me terminaron de decidir. Os equivocaréis si esperáis encontrar una novela -aunque ganó el premio Goncourt a la mejor primera novela- aunque tampoco es un ensayo al uso.

Es más bien la historia de una investigación, o de la obsesión por unos hechos que su padre le contó cuando era niño. Quiso saber más sobre ello y así comenzó a investigar y a recopilar información. El libro es un intento de “cerrar el tema” aunque cualquier investigador sabe que este nunca se cierra.
Retrato de Adele Bloch-Bauer, de Klimt

De más está decir que fui a visitar la cripta e hice fotos que ilustrarán la entrada sobre el libro (si es que consigo escribirla; llevo desde mayo, cuando lo leí, luchando por darle forma)

El espíritu de Praga, de Ivan Klima. Este libro, editado por Acantilado, es un conjunto de artículos y conferencias que el autor escribió o dio a lo largo de varios años. Habla de asuntos tan variados como la literatura de Kafka, la creación de la república Checoeslovaca o el papel desempeñado por el gobierno checo cuando este país se convirtió en protectorado alemán.

Es un libro ameno e interesante que merece la pena ser leído viajes o no a Praga. Por cierto que el autor participará en Getafe Negro que este año está dedicado a la república checa.

Las aventuras del buen soldado Svejk, de Jaroslav Hasek. Nadie mejor que el buen soldado Svejk como compañero para mi viaje a Praga. Un libro muy divertido y cargado de ironía , tremendamente irreverente y crítico con la jerarquía militar prusiana. Gww hizo una estupenda reseña sobre él.

Cuando estuve cenando enn la cervecería U Fleku pensaba que muy bien podría haber sido una de las que visitaba Svejk. Páginas más tarde, efectivamente, la menciona.

Toda la la belleza del mundo, de Jaroslav Seifert. Memorias del poeta y premio Nobel checo en las que habla sobre todo de poesía y literatura pero siempre con el trasfondo de Praga y otros puntos de la geografía checa.

En el libro nos habla de Jaroslav Hasek y de cómo comenzó a escribir Las aventuras del buen soldado Svejk en los bares y cervercerías, para sacar dinero para seguir bebiendo (Seifert y sus amigos poetas no eran abstemios precisamente). Menciona a Kafka y Kundera de pasada mientras cita otros nombres como el de Ian Neruda - consecuencia de lo cual fue que cuando visité la librería de Kafka exclamara con gran familiaridad –¡Uy, mira,!¡ Ian Neruda!- cuando vi un libro suyo en el mostrador.

Me sorprendió su mención a la poesía cubista. Pintura, escultura, incluso arquitectura (xGaztelu nos habló de ella) o mobiliario (vi varias muestras en el Museo de Artes decorativas) vale, ¿pero como puede aplicarse el cubismo a la poesía? Para averiguarlo quizás sea conveniente dedicarle el próximo poema del mes.

Praga Mortal, de Philip Kerr. Podríamos decir que con esta lectura cierro el círculo porque vuelvo al punto de partida: a Heindrich y el atentado que le causó la muerte. Aunque es el último de la serie protagonizada por Bernie Gunther es el primero que leo. Comentamos sobre él en el blog de Alice Silver;  coincido con Javi Exanónimo y Ricardo en que la resolución del caso resulta algo forzada pero aún así me gustó mucho. Por cierto que precisamente en el libro se menciona el cuadro que ilustra esta entrada.

En el rincón musical un compositor checo  Bedřich Smetana

domingo, 7 de octubre de 2012

El Cuaderno Chino

(...) yo hice un viaje y tuvo su retorno. No sé si fue perfecto pero fue inolvidable (…) Toulouse, París, Brujas, Ámsterdam… demasiados sitios, demasiadas cosas que contar. A lo mejor en vez de escribir un cuaderno tendría que haber buscado una persona (…) que fuera capaz de escucharlo todo

Es eso precisamente, lo que nos ofrece Jose Luis Villalba en este libro Más que leer tienes la sensación de estar oyendo al protagonista (que inevitablemente identificas con el autor) contándote sus experiencias durante el viaje. .

El cuaderno chino es el título de esta bitácora de un viaje inolvidable pero también el cuaderno en que el protagonista, de forma casi accidental , decidió ir tomando notas de su viaje

Entonces vi aquel pequeño bloc de notas (…) y no pude evitar cogerlo. En ese primer momento en que tuve el cuaderno en mis manos y tanteé su textura suave, decidí tomar algunas notas de mi viaje, aunque secretamente es posible que lo hubiese decidido con anterioridad.

El protagonista decide aprovechar unos días de vacaciones antes de incorporarse a un nuevo trabajo para hacer una visita a dos amigos íntimos a los que hace tiempo que no ve. La primera parte del viaje le llevará a Toulouse, donde vive Jacobo, casi como un ermitaño, En el bosque. La siguiente parada de su viaje está En el centro del mundo –París- donde le espera Mario con Aline, su novia. Pero este no es el destino definitivo; de ahí, los tres se dirigirán al País de los Cuentos (Brujas) y a la tierra de los diques (Ámsterdam) donde aún harán una incursión En el árbol genealógico, cuando visiten a unos familiares de Mario.

Me gustó más la primera mitad del libro; pudo influir en ello que leyéndolo recordé mi propio viaje a París (hace demasiados años y a donde me gustaría volver). La parte coincidente con la estancia en Holanda no me convenció tanto –puede que también aquí influyera que no conozco ese país.

El final me pareció un poco …apresurado no es la palabra exacta; más bien brusco. Debería haberlo resuelto de forma algo más elaborada –se trata, por supuesto, de una opinión personal. En cualquier caso, se trata de un libro entretenido y que se lee con facilidad.

En el rincón musical, The Doors

Shakespeare & Cervantes

   Este año estamos de doble aniversario, se cumplen 400 años de la muerte de Shakesperare y Cervantes por lo que desde diferentes institu...