martes, 27 de noviembre de 2012

En clave de humor (pelis medicina)

Hace unos días, mientras estaba en restauración, hablábamos sobre el bombardeo continuo de malas noticias y desgracias, como si entre todo ello no pasaran también cosas buenas en el mundo. Paloma, la dueña del taller, comentó que ya hasta las películas de televisión incurren en eso. Al oirlo me acordé de una entrada que tenía medio esbozada y decidí recuperarla.

Si compartís su opinión y pensáis que ahora todas las películas, ya sea en en el cine o la televisión, tratan unicamente sobre tragedias aquí os traigo unas cuantas pelis medicina que he visto a lo largo del año.

La vida privada de Sherlock Holmes, de Billy Wilder.No estoy segura de que pueda considerse como peli medicina pero dado su carácter paródico la  incluyo. Está claro que Wilder quiere reirse un poco de nuestro detective consultor; solo hay que ver la escena del estudio de las cenizas de tabaco o el momento (también lo recogen en Sherlock) en que se inyecta cocaina para combatir el aburrimiento. Por ese mismo motivo, sustituye al sabueso de los Baskerville por el monstruo del lago Ness

Al principio de la película una bailarina está dispuesta a regalarle a Sherlock un valioso violín a cambio de “ciertos favores”. Para librarse de ella, alega que mantiene una relación con Watson. Deduje que fue de aquí de donde partieron las referencias a la relación entre ambos (equívoco que también explotan en Sherlock) Y ya que estamos, fue precisamente la imagen bobalicona que dan del doctor lo que menos me gustó.

El jovencito Frankenstein, de Mel Brooks. También aquí el director quiere hacer una parodia de las viejas películas de terror,desde Frankenstein –la escena del monstruo con la niña o la del ciego, tomadas de la película de Karloff- hasta Drácula (los aldenaos que se acercan por la noche al castillo) o incluso un guiño a la serie de los Monsters (fijaos en el peinado que se pondrá la novia de Gene Wilder)

Un cadaver a los postres De nuevo una parodia homenaje en este caso a las novelas de detectives. Peter Falk es Sam Diamond –un cruce entre Sam Spade y Marlowe; David Niven , Dick Charleston (parodia de Nick Charles) ; Jessica Marble (miss Marple) -la enfermera tampoco tiene desperdicio-, Milo Perrier –juegan con la relación entre el –glotón- detective belga y su chofer. Con un mayordomo ciego –Alec Guiness- y una criada muda –Nancy Walker- para hacerlo todo aún más delirante.

Seguro que os reiréis y los amantes del género negro disfrutarán aún más al reconocer los detectives que se esconden tras los invitados.

Por motivos “bloguero-laborales” volví a ver Full Monty. Tenía miedo que con el paso del tiempo hubiera “desteñido” pero disfruté y me reí lo mismo que  la primera vez. Ahora aprecié mejor el trasfondo y la dureza del tema que trata (el paro y como afecta a quienes lo padecen y a sus familias) pero aún así no podía contener las carcajadas.


Pequeña Miss Sunshine me la había recomendado Detectives Salvajes con tanta insistencia que decidí verla. Una niña más bien feucha que quiere presentarse a un concurso de belleza infantil; un abuelo porrero, un hermano que se niega a hablar, un tío que ha intentado suicidarse y unos padres a punto de divorciarse. Introduzcase a todos ellos en una furgoneta más bien destartalada y pongaselos en ruta. Sorprende ver como a partir de estos ingredientes consigue hacer una película divertida, tierna y que huye de los clichés en los que facilmente podría caerse.

El exótico hotel Marigord Una serie de jubilados ingleses deciden viajar a la India, cada uno de ellos por distintos motivos. Al llegar a su destino descubrirán que el hotel no es precisamente como esperaban.

Una historia bastante previsible pero con un plantel de actores estupendos que hacen que disfrutes de principio a fin. Para mí, vendría a ser el equivalente cinematográfico de Brooklyn Follies –uno de mis libros medicina.

Además se me ocurren algunas que vi  ya hace  bastante tiempo en el cine: Amelie (tengo el dvd en casa así que puede que vuelv a verla); Bienvenidos al Norte, Radio Encubierta (disfrutaréis también con la música) o Ice Age (me refiero a la primera; ahora deben ir por ¿la quinta?)

No quiero terminar sin incluir Tierras de Penumbra, de Anthony Hopkins. A veces una buena llorera puede ser catártica. Si ese es el caso os recomiendo que os hagáis con una buena provisión de pañuelos de papel y os sentéis a verla. Seguro que luego os sentís mejor.

No sé que os parece mi selección o si tenéis alguna película o serie a la que recurrís cuando os sentís PLOF pero me encantaría saberlo.

En el rincón musical una  de las canciones que suenan en la muy recomendable Radio Encubierta

domingo, 25 de noviembre de 2012

Noviembre: Dámaso Alonso

El rincón de la poesía de este mes me lo ha sugerido  El infierno de Barbusse

Dámaso Alonso fue miembro de la generación del 27 aunque para muchos -soy una de ellas- es sobre todo uno de los más importantes filólogos y críticos literarios de España. Quizás su poemario más conocido sea Hijos de la ira, al que pertenece este poema

INSOMNIO

Madrid es una ciudad de más de un millón de cadáveres 
(según las últimas estadísticas).
A veces en la noche yo me revuelvo y me incorporo
en este nicho en el que hace 45 años que me pudro,
y paso largas horas oyendo gemir al huracán, o ladrar los perros,
o fluir blandamente la luz de la luna.
Y paso largas horas gimiendo como el huracán,
ladrando como un perro enfurecido,
fluyendo como la leche de la ubre caliente de una gran vaca amarilla.
Y paso largas horas preguntándole a Dios,
preguntándole por qué se pudre lentamente mi alma,
por qué se pudren más de un millón de cadáveres en esta ciudad de Madrid,
por qué mil millones de cadáveres se pudren lentamente en el mundo.
Dime, ¿qué huerto quieres abonar con nuestra podredumbre?
¿Temes que se te sequen los grandes rosales del día,
las tristes azucenas letales de tus noches?


lunes, 19 de noviembre de 2012

¿Qué clase de lector eres?

Abandono la crítica artística que no es lo mío y vuelvo a las tareas propias del blog, que son  hablar sobre los libros y la lectura. Os propongo -tomo la idea  de Papeles Perdidos- que descubráis que tipo de lector sois 


 (...) He aquí la guía de diagnóstico que han elaborado en The Atlantic para ayudarnos a descubrir el tipo de lector que llevamos dentro:

El lector promiscuo: empieza un libro y no duda en abandonarlo por otro. Así es su dieta lectora. No puede evitarlo. Le gusta demasiado leer y no sabe decir que no.

El lector cascarrabias: voraz a la par que exigente. Nunca deja un libro a la mitad aunque no le guste nada y opine que el autor no sabe juntar dos frases seguidas con sentido. Suele lanzar el libro contra la pared.

El lector cronológico: lento y constante. Se compra un libro, lo lee y vuelve a la librería a por otro. Es la antítesis del lector promiscuo. Sólo abandona un libro sin terminar de leerlo si tiene una razón de peso y ni con esas se libra de los remordimientos de conciencia.

El lector aniquilador: siente pasión por los libros, los lleva a todas partes y, por eso, toda su biblioteca está formada por libros con las hojas sueltas, las cubiertas rotas y las páginas amarillentes. Quiere tanto a sus libros que ni se da cuenta de que les hace daño.

El lector ocupado I: amante de los libros, entra a una librería y no puede evitar comprar varios ejemplares. Luego llega a casa y los coloca en una estantería o en la mesita de noche como si fueran una obra de arte. Pero está muy ocupado y tarda meses, años incluso, en abrir los libros y leerlos. Cuando lo hace, lamenta haber tardado tanto en leer esa maravillosa pieza literaria.

El lector ocupado II: no le gusta leer, compra los libros para presumir.

El librófilo: más que leer, le gustan los libros. Los viejos, por su olor, sus arrugas y sus páginas amarillentas, y los nuevos, por su olor, su frescura y su disponibilidad.

El anti-lector: nunca lee libros porque son demasiado largos.

El espíritu libre: dícese de un adulto que lee literatura para jóvenes o de un niño que lee libros para adultos. Antaño esto era causa de sonrojo, pero ya no. La sociedad ha aceptado a estos espíritus libres que nunca han hecho caso de las estrictas categorías del mercado editorial.

El multi-tarea: lee varios libros a la vez, confunde tramas y personajes, pero siempre los termina.

El lector somnoliento: sólo tiene tiempo de leer cuando acaba el día, en la cama. Está comodísimo y el libro es fantástico, pero no consigue mantener los ojos abiertos y se despierta a las tres de la mañana para cerrar el libro y apagar la luz. (vía The Atlantic)

Después de leer los diferentes tipos que estableció el periódico americano he llegado a la conclusión de que soy promiscua –empiezo libros y los abandono por otros (aunque luego vuelvo a por los anteriores) y también multi-tarea –suelo leer varios a la vez, pero no confundo las tramas y no, no siempre los termino. Si no me interesa,  lo abandono sin problemas.
Del lector ocupado I tengo el no poder evitar comprar varios libros y tardar muchísimo en leerlos (por cada uno que saco de la pila de pendientes, añado dos o tres) Y sí, más de una vez, cuando por fin lo leí, me he preguntado como he tardado tanto en hacerlo.Con respecto al  somnoliento más bien me sucede lo contrario, que a pesar de tener que madrugar, soy incapaz de dejar de leer y apagar la luz. Aunque pensándolo bien, soy lectora somnolienta porque al día siguiente estoy muerta de sueño. Sin duda  soy un espíritu libre -LEO LO QUE ME APETECE, CUANDO ME APETECE, independientemente de modas editoriales, prejuicios o convencionalismos lectores.
 
¿En que grupo encajáis vosotros? A lo mejor os sucede como a mí y sois una mezcla de varios tipos. Incluso puede que consideréis que falta otra categoría que es precisamente la que os define a vosotros.

(Este fin de semana he estado viendo la exposición de Fernando Botero en el Bellas Artes de Bilbao, por lo que recurro a él para ilustrar la entrada)

jueves, 15 de noviembre de 2012

María Blanchard

Mujer de rojo
En mi última visita en Madrid además de asistir a una charla en Getafe Negro, irme de tapas por Lavapies o conocer La Central de Callao (y comprar algún libro) también descubrí a una pintora a la que no conocía y que me impresionó. Se trata de María Blanchard,

Tenía algo de tiempo antes de la hora a la que había quedado y el Reina Sofía estaba en mi camino así que decidí acercarme. Mi intención inicial era visitar la colección permanente pero solo disponía de una hora así que al final, tras dudar, me decidí por la expo de Blanchard. (Frente a la cantidad de gente con que me encontré el domingo en el Thyssen, apenas coincidí con tres o cuatro personas en las salas)

La comulgante
La exposición está dividida en tres partes: la primera, la más pequeña, en la que se muestran las obras de su primera etapa –Mujer de Rojo –el título me hizo pensar en la novela de Miguel Delibes y el cuadro en Frida Kahlo; La Comulgante o La Española me recordaban (puede que diga una burrada)  el realismo mágico de los iberoamericanos y el arte mejicano.

Mujer con abanico
Su etapa cubista se recoge en la segunda parte.. Ahí, mientras miraba los cuadros –algunos muy en el estilo de Juan Gris- pensaba que ante cuadros cubistas (abstractos en general) no soy capaz de sentir nada; me dejan fría. Bueno, no siempre; con Mujer con Abanico no me sucedió así. Mirándolo, me daba la sensación de que de ella irradiaban pinchazos de dolor. 

La echadora de cartas

Retorno al orden es la última parte de la exposición.  María Blanchard deja atrás al cubismo (no del todo, según me  pareció viendo la angulosidad de algunas figuras) y vuelve a lo figurativo. Algunos cuadros, como  Niño con helado me hacen pensar en esas atracciones de ferias en que se exhibían a seres deformes (La parada de los monstruos) no porque exista deformidad en las figuras sino porque parece que está presente en la atmósfera del cuadro. A pesar de que muchos de esos cuadros representan escenas domésticas no consigues librarte de esa desazón y angustia.


A la vista está que no entiendo de arte por lo que no pretendo hacer una crítica de la exposición. como me sucede con algunos libros que me han gustado mucho,los cuadros de María Blanchard me han impresionado tanto que  tenía que contarlo. Lo mismo que en esos casos, os recomiendo que leáis el libro en cuestión, ahora os digo que, si podéis, vayáis a visitar la exposición.

lunes, 12 de noviembre de 2012

Planeta Negro: La marca del meridiano

Aunque EN (muy)  DIFERIDO aquí está la entrada negra de octubre. Al fin y al cabo, en ella iba a hablar sobre la concesión del premio Planeta a Lorenzo Silva y aquí hablo sobre la novela ganadora del premio -lo que no deja de ser lo mismo.

Quería leer la novela de Lorenzo Silva  no por ser la ganadora del  sustancioso premio sino por tratarse de una nueva entrega de las aventuras de nuestra pareja - ahora convertida en terceto- de guardias civiles más conocidos. La casualidad hizo que pudiera sacarla en prestamo recién llegada a la biblioteca.

Mis temores iniciales -el principio de la novela me resultó farragoso- se hicieron realidad y la novela no me ha convencido. Me parece que que le sobran disquisiciones sobre ¡Como está el país! que aún siendo muy ciertas y estando de acuerdo con ellas (escuché a Silva en Getafe Negro y me pareció muy sensato todo lo que decía) rompen completamente el ritmo de la novela.

Hace dos años en Getafe Negro comentaba que le habían echado en cara que sus novelas se salieran de lo policiaco o, como en La Estrategia del agua, se supiera quien era el culpable desde el principio. Nada de eso me importó; tampoco me molestan las referencias metaliterarias, al contrario. El género negro es vehículo habitual de la crítica social pero … esta no puede lastrar la novela.

  En la Estrategia del agua Silva denunciaba los abusos que amparándose en la ley de violencia de género a veces se cometen. El problema es que aquí lo abarca todo: desde el anticatalanismo de una parte de los españoles, los desahucios, el atasco de la judicatura, la congelación del sueldo de los funcionarios y la supresión de la paga extra, la corrupción, la trata de blancas o los delitos sexuales a través de facebook…. Por no faltar no falta ni la mención a las lineas aéreas de bajo costo.

  En las novelas anteriores siempre tuve la sensación –incluso cuando Andreu entró en escena- de que había un equilibrio entre los protagonistas. Esta vez, sin embargo, me pareció que tanto Chamorro como Andreu quedan en un segundo plano; lo cual no necesariamente es malo. El problema es que echo en falta al Vila irónico que recuerdo y me sobra bastante de este otro, un poco demasiado en posesión de la verdad y que se pasa el rato filosofando.

Me hubiera gustado escribir una reseña completamente distinta sobre el libro pero ¡esto es lo que hay! Como siempre, es una opinión personal y me gustaría saber la vuestra.

En el rincón musical una de las canciones que Vila menciona en el libro.: In my secret life 

viernes, 9 de noviembre de 2012

Livraria Bertrand

 En mi primera estancia en Lisboa conocí  la  livraria Bertrand, en la rua Garrett. Desde entonces se ha convertido en parada obligada y en una de mis librerías favoritas. Es, si no me equivoco,  la más antigua de Portugal  aunque no siempre estuvo en el lugar que ocupa actualmente, a donde se trasladó tras el terremoto de Lisboa -En el escaparate de la entrada podemos ver una foto de la antigua librería-.
 
Fachada de la librería
Al estar instalada en la planta baja de un edificio que tiene más de un siglo, es evidente que eso condiciona la distribución  de la librería.  Un poco a la manera de los vagones de un tren, las secciones de la librería se suceden unas a otras, comunicadas por unos pequeños pasillos en forma de arco. 
  

A la entrada, novedades y libros más vendidos

  Hay blogueros a los que la librería les decepcionó y les pareció que  su fama no está justificada. No fue mi caso; es cierto que la literatura española no está demasiado presente pero seamos sinceros ¿cuanto lo está la portuguesa en nuestras librerías-excepción hecha, por supuesto, de Saramago? La literatura brasileña y africana (un gran porcentaje de la población lisboeta es caboverdiana  y también mozambiqueña) tiene una importante representación.  En cuanto a otras secciones, como la de arte y arquitectura, me parecieron bastante buenas.

La sección de arte y arquitectura es una de mis preferidas
   En una de mis visitas estuve a punto de comprarme la edición portuguesa de El cerebro creó al hombre traducida por el propio Damasio ya que aún no había sido publicado en España pero... se impuso la cordura. Me consolé comprando un plano callejero de Lisboa que me resulta de lo más util. Esta última vez, sin embargo, me empeñé en comprar un libro -intento aprender portugues- Quería alguno de Tabucci pero  era moito difícil (el librero dixit) así que me llevé otro más asequible (de nuevo, el librero dixit). 

Alfarrabista en la rua do Carmo

  Enfrente de la librería está el café A Brasileira,   donde Pessoa se sentaba  a escribir. La terraza está siempre llena de turistas aunque a mí me parece mucho más bonito el interior. También podéis comprar unos bolos de arroz para llevar.

Tenemos también a los alfarrabistas (O que compra e vende alfarrábios (livro antigo ou velho)) -Me encanta esa palabra y aún mas sus librerías. La primera que conocí es la Livraria antiga do Carmo en la rua do Carmo, callejeando por Lisboa. Esta última vez decidí que  ya era hora de ir más allá del escaparate.



El rincón musical de hoy lo ocupa -no podía ser de otra manera- una de las fadistas más importantes: Amalia Rodrigues

lunes, 5 de noviembre de 2012

Pillados

Hace un año, más o menos, elaboraba mi Cartografía de la lectura. Uno de los lugares mencionados era el baño, pero no soy la única que lee ahí ¡Tengo pruebas que lo demuestran!






En Youtube puedes encontrar de todo, incluso este Sound Toilet para el Rincón Musical

sábado, 3 de noviembre de 2012

El aire de las castañas

El aire de las castañas es como llamamos en Asturias a un viento cálido (SO) que suele aparecer en el otoño (precisamente estos días hizo acto de presencia).  Y de castañas y sidra va esta entrada, porque os invito a un Amagüestu.

  Los amagüestos son reuniones de gente en que  que se asan castañas (que  durante mucho tiempo fue la base de la alimentación  de la población asturiana) y se bebe sidra dulce o Del duernu, (este nombre se toma del recipiente en que se maya (pisa) la sidra).  En todos los países y culturas hay fiestas relacionadas con el otoño y la recogida de la cosecha; puede que el amagüestu  sea una de ellas. Parece que está relacionado también con los difuntos; de ahí que se celebren en la primera quincena de noviembre.

 Para saber que es la sidra dulce o del duerno y en que se diferencia de la otra, pido prestadas sus palabras a Fulgencio Argüelles  

¡Disfrutad de la fiesta!



Recogida de la manzana, de Nicanor Piñole
LOS ÁRBOLES ESTABAN abarrotados de fruta y algunas ramas se habían quebrado por el peso excesivo. Desde el amanecer las mujeres iban llenando las banastas que los hombres llevaban en hombros hasta las artesas. Alllí las manzanas eran machacadas con los mazos y luego arrojadas a los lagares, de lso que brotaba en torrentes el líquido dulce y espeso (...)Társulo dirigía el prensado de la sidra  (…)


Duerno y mazo para mayar la sidra
(…) Magilo bebió del cuenco con satisfacción y luego me dijo, también las cosas nacen y mueren, esta sidra ahora mana como recién nacida sobre la tina, y más tarde, cuando nos parezca muerta y quieta dentro de las pipas de roble, la naturaleza actuará sobre ella, bien a través del cambio de las estaciones o por los influjos de la luna o biena través de los diferentes temples del viento, y se transformará el líquido que parecía muerto en otra bebida diferente que habrá perdido su dulzor y su color originales y habrá adquirido una apropiada acidez y una fuerza que la hara singular (…)

(Argüelles, Fulgencio: A la sombra de los abedules)


El rincón musical tiene que ser asturiano y además tradicional así que aquí os dejo este Axuntabense

(El cuadro Recogida de la manzana, de Nicanor Piñole forma parte de la colección del Museo de Bellas Artes de Asturias)

Shakespeare & Cervantes

   Este año estamos de doble aniversario, se cumplen 400 años de la muerte de Shakesperare y Cervantes por lo que desde diferentes institu...