miércoles, 27 de marzo de 2013

La Arnold Bennett Blogger Assembly y El Gran Hotel Babilonia


  Cuando vi la propuesta que Elena Rius nos hacía: un encuentro bloguero en torno a la figura de Arnold Benett, decidí apuntarme. No sé muy bien que fue lo que me impulsó a ello, más aún si tenemos en cuenta que antes de ese momento ni tan siquiera conocía al autor;  o puede que fuera precisamente eso.

  Al desconocimiento sobre el autor que pude paliar en parte gracias a la  página de la ABBA e internet, tuve que sumar la dificultad para encontrar alguna obra suya disponible (No tengo –de momento- lector electrónico de libros) En aquellos casos que alguna biblioteca asturiana tenía  obras suyas, resultaba que no eran prestables…

  Al final conseguí dos  de sus novelas en la librería Anticuaria (de la que os hablaré en breve)   Se trata de El Gran hotel Babilonia  -en la edición de 1924,de la editorial Rivadeneyra –y Los Clayhanger, en una edición más moderna , de 1946

   Tanto  El gran hotel Babilonia, escrito  en 1902, como una de las últimas,  Imperial Palace, de 1930, están inspiradas en el hotel Savoy del que fue asiduo visitante –en la carta del restaurante de dicho hotel hay una tortilla que lleva su nombre –Pero centrémonos en la novela.

 Hotel Savoy de Londres, en el que se  inspiró  Bennett
   Se trata de una novela de intriga en la que se mezcla la desaparición de un cadaver con la falta de noticias del príncipe de Posen al que se espera en el hotel o las sospechosas actividades del camarero jefe y algunos otros empleados.  En el otro bando, digámoslo así, un millonario que en un impulso comprará el hotel (y con ello desencadenará los hechos), su hija y el  príncipe Aribert,  familiar y súbdito  del anterior . 

   En cierto sentido me recordó algunos de los relatos de Sherlock Holmes (Conan Doyle y Bennett eran coetáneos), concretamente en Escándalo en Bohemia. El príncipe de un pequeño reino centroeuropeo que va a casarse pero necesita dejar atrás su pasado “tumultuoso”  También la  búsqueda nocturna en el rio,  evoca alguna otra persecución similar de nuestro querido Sherlock –sin ir más lejos en El signo de los cuatro

  Por otro lado  la figura del millonario americano y su consentida hija, frente a la aristocracia europa;   el ambiente de refinamiento y lujo  que  refleja,  me hacen pensar en P.G, Woodehouse,también contemporaneo de Bennett. Incide en ello que también esta obra tiene ciertos toques de humor. Incluso me vinieron  a la mente las primeras escenas de Rebeca,  cuando se encuentran en el hotel de Montecarlo.

    A medida que avanzaba en la lectura hubo otra novela de la que no podía olvidarme: El canibal que comió demasiado, de Hugh Pentecost. En ella, la acción transcurre si no totalmente, si en gran parte, en un hotel de lujo.  También en la de Bennett  la mayoría de los hechos ocurren en el hotel o en las proximidades del mismo.  

Al principio de la novela, mientras negocian la compra, el señor Babilonia dueño del hotel le dice a Racksole (el millonario):
  ¿No comprende usted que el mismo tejado que cobija habitualmente toda la fuerza, toda la autoridad del mundo, tiene, forzosamente, que cobijar también numerosos e innominados conspiradores, intrigantes, malhechores y perversos?   
  Una de las cosas que más interesante me resultó es como a través de las páginas de la novela y entremézclándolo con la trama nos va enseñando como funciona un gran hotel. De alguna forma, podríamos decir que el hotel Babilonia es un protagonista más. 

 En los artículos que he consultado, se considera a esta novela como una de sus obras menores, pensadas fundamentalmente para entretener. No solo ha cumplido su objetivo  sino que además me ha dejado con las ganas de conocer mas obras del autor; de momento, tengo uan cita con  Los Clayhanger aunque despues de leer este artículo tengo en mi punto de mira Cuento de viejas


  Antes de terminar, quiero incluir una cita que me llamó poderosamente la atención y me hizo pensar que por mucho que nos empeñemos, el mundo no ha cambiado tanto:

 (...) Estos hombres ricos no tienen secretos entre ellos. Forman un corrillo, más unido que cualquiera de lso que tú puedas formar, y más poderoso. Hablan y, hablando, rigen el mundo estos  millonarios. Son los verdaderos monarcas. 


En el rincón musical la entradilla de una serie de los años 80 que transcurría precisamente en un HOTEL

jueves, 21 de marzo de 2013

En el día de la poesía: José Agustín Goytisolo

Hoy se celebra el Día internacional de la Poesía por lo que no hay mejor fecha para asomarnos a este rincón que le reservamos en el blog. Desde él, José Agustín Goytisolo nos habla de


EL OFICIO DEL POETA

Contemplar las palabras
sobre el papel escritas,
medirlas, sopesar
su cuerpo en el conjunto
del poema, y después,
igual que un artesano,
separarse a mirar
cómo la luz emerge
de la sutil textura.

Así es el viejo oficio
del poeta, que comienza
en la idea, en el soplo
sobre el polvo infinito
de la memoria, sobre
la experiencia vivida,
la historia los deseos,
las pasiones del hombre.

La materia del canto
nos la ha ofrecido el pueblo
con su voz. Devolvamos
las palabra reunidas
a su auténtico dueño
                                       (Algo sucede, 1968)


Goytisolo también le dedica a otro gran  poeta español, Antonio Machado, este

HOMENAJE EN COLLIURE

Aquí, junto a la linea
divisoria, este día
veintidos de febrero,
yo no he venido para
llorar sobre tu muerte,
sino que alzo mi vaso
y brindo por tu claro
camino, y por que siga
tu palabra encendida,
como una estrella, sobre
nosotros ¿nos recuerdas?
Aquellos niños flacos,
tiznados, que jugaban
también a guerras, cuando,
grave y lúcido, ibas,
don Antonio, al encuentro
de esta tierra en que yaces.
                                           (Claridad, 1961)

 

(Poemas sacados de la  Antología de la poesía española (1939-1975). Castalia Didáctica)

lunes, 18 de marzo de 2013

Leyendo en condicional

  La mayor parte de mis lecturas de  enero-febrero tenían que cumplir alguna condición: en versión original  para el reto de Isi, o  una novela de Agatha Christie para el reto homónimo  cuando  no correspondía al club de lectura,  procurando que sirviera además para alguno de los autores olvidados de Meribélgica. Suena fatigoso ¿verdad? Por eso se colaron algunos otros
Por ejemplo, mi primera lectura del año El cine según Alfred Hitchcock, de Francois Truffaut. sobre la que os comenté algo en De los estantes a la cartelera.

Mujer Leyendo (o eso dicen) , de G. Braque
Con Las voces bajas, de Manuel Rivas  se estrenó el Club de Lectura de La Esfera Cultural. Partiendo de la base de que no es una novela, es un libro tremendamente evocador en el que El escritor recuerda su infancia y sus comienzos en el periodismo así como a su familia –sus padres, abuelos y María, su hermana fallecida. Además encuentras en ella claves que te permiten entender mejor la obra de Rivas.

La bibliotecaria de Auschwitz, de Antonio G. Iturbe. A pesar de contar con buenos “ingredientes: La historia de una biblioteca clandestina que hubo en Auscwitz al frente de la cula estaba una chica de 15 años; hablar sobre la lectura y los libros como forma de resistencia, (hacer algo que los nazis prohiben y ayuda para soportar su situación). Sin embargo, el resultado no es todo lo bueno que cabría esperar.

Llegué a la conclusión de que el problema estriba en el propio escritor. Pone tanto empeño en que nos emocionemos que consigue el efecto contrario.. En el comienzo del libro, durante la inspección del barracón, el autor no deja que el lector se preocupe por Dita y piense lo que le puede suceder si la descubren; ya nos lo dice él. Más tarde, con Frank ocurre igual: primero nos dice que tiene un secreto y luego nos lo desvela.

Falla también en la construcción de algunos personajes. Mientras que al profesor lo desaprovecha totalmente –podría haber dado mucho juego enla historia- a Mengele casi lo convierte en una caricatura.

Lord Peter views the body, de Dorothy L Sayers. Primer libro para el reto de Isi, hablé sobre él en la entrada negra de enero así que a ella os remito.

Fishing salmon in the Yemen, de Paul Torday. Un libro tremendamente divertido en que se mezcla la sátira sobre los políticos con la fe, no en un sentido religioso sino de capacidad de creer en uno mismo y en que lograrás tus proyectos.

Las cartas sobre la mesa y Un cadaver en la biblioteca de Agatha Christie. Para participar en el reto A.C. decidí elegir sendas novelas protagonizadas por nuestros queridos Monsieur Poirot y Miss Marple. Os remito a sus respectivas entradas.

La primavera del comisario Ricciardi, de Mauricio di Giovanni: Un nuevo colega para Montalvano y Brunetti, aunque bastante peor alimentado que ellos. El, como el niño de El sexto sentido, puede decir En ocasiones veo muertos. Esperaré al verano, y no solo del comisario Ricciardi, para dedicarle una entrada negra.

Crónica dos bons Malandros, de Mario Zambujal . El tercer libro para el reto de Isi fue una novela en portugues, que me había sugerido en la Bertrand. Efectivamente de fácil lectura, resultó ser una novela negra – trata sobre el robo de las joyas de la colección Lalique en el museo Goulbenkian. Esta es la primera novela del autor, periodista de profesión, bastante conocido en Portugal. No está traducida al español aunque si al catalán. 

Solar, de Ian McEwan. Libro elegido par febero en el club de lectura de la Esfera; como en la biblioteca lo tenían en inglés, decidí matar dos pájaros de un tiro. El protagonista, bastante desagradable pero al mismo tiempo muy humano, me recordó mucho a Ignatius, de La conjura de los necios. En cuanto al libro, creo que  McEwan no es mi tipo literario.  Os recomiendo la crítica de Amando Carabias.

El espacio vacío, de Peter Brook. Puedo tomar cualquier espacio vacío y llamarlo un escenario desnudo. Un hombre camina por este espacio vacío mientras otro le observa, y esto es todo lo que necesita para realizar un acto teatral  De esta forma comienza este estupendo ensayo sobre el teatro que no ha perdido su vigencia a pesar de haber sido publicado en 1968. Los amantes del teatro disfrutarán con su lectura.


El rincón musical no tiene nada que ver con la entrada pero últimamente, con tanto hornear bizcochos, resuena en mi cabeza el Breakfast in America de Supertramp

miércoles, 13 de marzo de 2013

Un cadaver en la biblioteca (Reto A.C)

Seguimos hablando de bibliotecas, aunque esta tiene algo de lo que la mía, afortunadamente, carece.



  El personaje de  Miss Marple apareció por primera vez en Muerte en la vicaría; posteriormente Agatha Christie escribiría  La señorita Marple y 13 problemas  que sería la presentación oficial de nuestra inefable solterona, donde  asombraría a todos  los componentes de una especie de “club del crimen” por su perspicacia  y capacidad para resolver todos los casos presentados. 

  El cadaver en la biblioteca  es la consagración definitva del personaje y por ello, A.C.  deja bien claros cuales son  las características de Miss Marple y su metodo de investigación.
-Abajo, (…) hay sentada una ancciana de rostro dulce, apacible, una solterona cuya mente ha sondeado las profundidades de la iniquidad humana. Se llama señorita Marple. Procede del pueblo de Saint Mary Mead, que se encuentra a milla y medida de Gossington; es amiga de los Bantry… y cuando de crímenes se trata no tiene rival


  Porque la señorita Marple había alcanzado fama gracias a su habilitad en relacionar sucesos triviales del pueblo con problemas más serios, de forma que los primeros derramaran luz sobre los últimos. 

  Será aquí  donde  se consolide  su  “prestigio” como investigadora y afiance las relaciones de amistad con altos cargos policiales.  A partir de ahora, Saint Mary Mead dejará de ser el escenario en que Miss Maple despliegue  sus dotes detectivescas (podríamos decir que se “internacionaliza”) . Si no me equivoco tan solo volverá a serlo en  el escenario en El espejo se rajó de parte a parte (…);   por supuesto, las menciones al pueblo serán continuas ya que de ahí  salen los paralelismos que le permiten resolver los casos.

  Le tengo un especial cariño a Un cadaver en la biblioteca; es  la primera novela protagonizada por Miss Marple que leí y casi me atrevería a asegurar que también mi primera lectura de Agatha Christie. Tanto entonces como ahora, se trató del mismo ejemplar; un destartalado ejemplar de  Editorial Molino al que le falta la portada  (de las rojas y negras, tan características)

 Hacía mucho tiempo que no leía a nuestra reina del crimen así que puedo equivocarme  pero me parece que en las novelas posteriores, el peso de Miss Marple dentro de la investigación es mucho mayor. Lógico si tenemos en cuenta que es un personaje aún reciente para la autora,.  También hay  algunos elementos de la trama que  me recuerdan a un relato corto ambientado durante unas vacaciones navideñas y también protagonizado por Miss Marple. Ya había reconocido A. C. que usaba las mismas tramas, haciendo algunos cambios. 

  No era consciente de la cantidad de referencias  que se esconden en su obra, tanto sobre la  literatura policiaca como sobre la propia autora y su obra. Quizás por ello, me acordé de que cuando estaba matriculada en Filología, en la  UNED comentaba en casa, medio en broma, que si llegaba a terminar la carrera (solo hice los dos primeros cursos) haría el doctorado sobre la influencia de Agatha Christie en la novela policiaca.  

  Hay una mención a los que supongo escritores más importantes de la época, que por supuesto la incluye a ella.  ¿Le gustan las novelas policíacas? A mi sí. Las leo todas. Y tengo el autógrafo de Dorothy Sayers, y de Agatha Christie, y de Dickinson Carr, y de H.C. Bailey. (…)
   Un poco más adelante me encontré con un párrafo que estoy segura de que se refiere  a si misma:  (…)Marcos Gaskell miró a la anciana algo inquieto. Dijo, dubitativo:

_ ¿Ah… escribe usted… novelas policíacas?

  Sabía que la gente de quien menos lo hubiera uno supuesto escribía novelas  policíacas. Y la señorita Marple, con su vestido de solterona anticuada, parecía cualquier cosa menos una novelista de ese género.

_Oh, no… no soy lo bastante inteligente para eso. 

  Ya casi al final, volví a encontrar una referencia a Sherlock Holmes,  cuando  una vez resuelto el caso Sir  Enrique Clithering,  le dice  Hablando como si yo fuera Watson y usted Sherlock Holmes, quiero conocer sus métodos, señorita Marple. Y es que es cierto que  Conan Doyle siempre terminaba  los relatos con Sherlock explicándole a Watson como había resuelto el caso. 



 El escenario en que  que transcurre parte de la novela y algunos de sus personajes me habían hecho pensar en Dirty Dancing así que nada mejor para el rincón musical que Time of my life

domingo, 10 de marzo de 2013

Mi biblioteca

He pensado que si En los estantes  va a ser una nueva sección del blog, no vendría mal ofrecer primero “una visión de conjunto” de ellos. Además, a todos nos gusta curiosear en las bibliotecas ajenas ¿verdad? Pero si alguien se imagina que tengo las paredes de casa llenas de estanterías que cubren las paredes de abajo a arriba, en las que se agolpan los libros en doble fila o colocados unos sobre otros se equivoca (no en esto último)
Estanterías provisionales definitivas.

Siendo como soy una lectora impenitente, no os resultará extraño que nada más abrir la puerta de casa os encontréis con libros. En uno de los cambios de mobiliario (ya que no puedo cambiar de casa, al menos si los muebles) instalé mis estanterías provisional-definitivo (algo que iban a ser por poco tiempo y se convierte en permanente) en la entrada.
Aquí están los libros de historia, los de literatura española e hispano americana, los pocos que tengo de arte y las guías de viaje. También algunos de cocina, los DVDs y alguna otra cosa. Además, están los marcapáginas –entre los que compro cuando voy de viaje o me regalan tengo un montón –y alguna otra cosa.

Encargué unas baldas voladas para dar uso a un entrante del pasillo. Allí están los libros de archivística (la profesión también tiene su hueco); los relacionados con el lenguaje y la neurología, incluidos los diccionarios.  Parte de los policíacos pasaron aquí (ocupan la balda inferior)  al ir creciendo, tuve que separarlos así que aquí tengo los autores españoles, a Wallander, Sherlock Holmes, Agatha Christie y Edwar Wallace. El resto de los policíacos están en la habitación junto con la literatura extranjera

En doble fila están colocados los libros de poesía (poco a poco van aumentando), también los “góticos” (Frankenstein, Doctor Jekyll, Drácula, los cuentos de fantasmas de Dickens…) Aquí está también la “balda de libros prestados”; en ella coloco los libros que me han dejado o que he sacado de la(s) biblioteca(s)

en la balda de libros prestados, los títulos van variando
Ya había hablado sobre el sistema de organización que utilizo y lo poco práctico que resulta.- Tanto la literatura extranjera como la policíaca, van ordenadas primero por países y luego por autores (al menos no me ha dado por ordenar estos alfabéticamente). Dentro de la hispánica, primero los españoles, por épocas y la hispano americana por países. La historia por edades- Siempre me juro a mi misma que la próxima vez me limitaré a colocarlos donde haya sitio libre pero nunca lo cumplo.
Para disimular un pilar...
Los libros en versión original son pocos aunque tienden a aumentar. Los “fatigados” o de segunda mano, también han ido haciéndose un huequín. Junto a ellos conviven libros que necesité en la facultad con otros “rescatados” –. Ediciones de calidad con libros perroneros – mi ejemplar de Cien años de soledad es una edición de quiosco de un papel malísimo: Los Santos Inocentes, Ana Karenina y El amante de Lady Chatterley tambien son ediciones de quiosco.

  Faltan títulos y/o autores que me gustaría que formaran parte de ella; Tigre Juan, de Pérez de Ayala o Mark Twain. Me gustaría tener más libros de arte.  Pero sobre todo la biblioteca se caracteriza por los huecos de los libros que "se han ido de viaje". Hay gente a la que no le gusta prestar sus libros;  a mi no me importa, probablemente porque también pido prestado (a veces es un asalto en toda regla a las bibliotecas de confianza). Al fin y al cabo para eso son los libros, para ser leídos.

  Como el espacio del que dispongo es limitado, de vez en cuando hago un pequeño expurgo y  me deshago de aquellos libros que no deseo conservar. Normalmente los llevo a las bibliotecas de mi ayto aunque estoy barajando apuntarme a Bookcrossing y liberarlos 

Y colorín, colorado, ... mi biblioteca os he enseñado.


Supongo que  esta canción de Sting que acabo de encontrar  The book of my life es un buen rincón musical.

sábado, 9 de marzo de 2013

A la segunda va la vencida (o volver a leer)

Tras el intento fallido del pasado sábado (catarro más lecturas en francés) vuelvo a intentarlo en la segunda sesión del I Readathon convocado por Isi. Esta vez he hecho las cosas bien y todos los libros seleccionados son en inglés.

7.20: A pesar de que es sábado,  madrugo porque es un día muy ocupado y me tengo que marchar pronto. Si quiero sacar tiempo para leer por la mañana no queda más remedio.

7.30: El readathon debe comenzar con un buen Breakfast  así que me preparo unos Scrambled eggs con bacon (en su lugar he puesto jamón), coffee and toast with lemon marmalade.

7.50: Tras disfrutar del opíparo desayuno con toda calma (por semana  suelo estar con un ojo pendiente del reloj)  me vuelvo a la cama a leer (uno de mis placeres) pero antes preparo los libros para hacerles unas fotos.

8.12: Se me pasa el tiempo, solo dispongo de 40 minutos, así que me dejo de tonterías y me pongo con Rilke y sus historias de Praga.

10.20:  Two Prague Stories es más difícil de lo que pensaba ¿seré capaz de leerlo entero? (es mi propósito). A las 9 dejé de leer y me levanté; las homehouseworks  me reclaman a gritos. Cumplido con ello y  demás actividades  (ducharse y vestirse) tengo que irme a Avilés y luego a O*. Hace un día buenísimo así que podré leer al sol además de darme un paseo junto al mar (¡qué ganas).

20.00 h:   Llegué a mi cita avilesina con mi libro en el bolso  por si me hacían esperar pero no salió de
allí. Luego, aprovisionamiento de frutas y verduras para la semana y visita rápida a la familia. Entre una cosa y otra las 13, 30 cuando retomamos viaje.
  Al llegar a Artedo nos encontramos con que  el viaducto nuevo está abierto ya al tráfico.  Cuando pasas por él no da tanto "repelús" como imaginabas cuando lo veías desde el otro (es altísiiiiimooooo). Ya en O. se impone la rutina habitual de abrir la casa y comprobar que todo está bien -entre una cosa y otra llevabamos desde diciembre sin ir-
  Como se me olvidó la comida en casa (y lo que es más importante, el chocolate) me toca a mí preparar algo; mi idea de leer un poco antes de comer se evapora. Encima,   me clavé en el pie un pincho de una de las ramas de la bouganvilla que había estado podando.

  Tras la comida,  me siento al lado de la chimenea a tomar una infusión y leer -acabo la primera historia ¡Bien! Luego, me voy a dormir un poco -ya sea por  el madrugón o el calorín, tengo sueño. 
  Tras el sueño reparador descubro que esta lloviendo y encima me molesta el pie. Hoy no va a haber paseo junto al mar; tendré que conformarme con leer en el porche. No importa, es agradable estar al aire. Esta vez me pongo a leer a Pinker -quiero terminar al menos uno de los dos capitulos que me había propuesto el sábado pasado-; seguro que hoy, con esta tranquilidad y estas vistas, no me cuesta.
  A las siete toca la operación inversa a la de la llegada. Cerramos todo,  comprobamos que no queda nada que no deba hacerlo y  vuelta a Oviedo y a la conexión a internet.

20.25 H.  Toca acomodarse en la butaca y ponerse a leer hasta la hora de la cena.  
Catedral de San Vito (Praga)

Puente de San Carlos (Praga)
Última actualización (Sunday morning).   Tal como decía estuve leyendo hasta las diez en que hice una pausa para la cena; junto al libro, la guía de Praga (ya la había echado de menos por la tarde) para recordar algunos de los sitios que citan en el libro.  Cuando acabé de leer eran las doce menos diez así que en lugar de continuar con alguna historia del padre Brown decidí dar el reto por finalizado. Además, necesito reposar la lectura del libro de Rilke.



El rincón musical está relacionado  -no podía ser de otra forma- con el libro leído.

 Se me había olvidado algo muy importante. Los enlaces al resto de readathonianos, asi que corrijo: 

Isi, alma mater de readathon
Marie   
Cordelia 
Nube 
Little Emily 
Isabel García 
Shanny




P.D: No contesto a las preguntas que nos pedía Isi porque ya lo hice el sábado pasado.

viernes, 8 de marzo de 2013

Mujeres superadas

  Me encanta Maitena y su capacidad para reflejar con mucho humor los problemas y contradicciones con los que (las mujeres) convivimos.  A los chistes que publicó diariamente en el diario argentino La Nación los tituló, en honor a su padre, Mujeres superadas .




Disfrutad del día y de los chistes,  (y no solo las mujeres)


En el rincón musical de hoy Ella Fitzgerald y Billie Holiday con una canción que me gusta mucho: Misty

domingo, 3 de marzo de 2013

La actualidad en clave literaria

 Las televisiones y radios están llenas de programas que analizan y diseccionan la actualidad, pero a nadie se le ha ocurrido hacerlo en clave literaria. 

 Tiempos difíciles  de Charles Dickens. El título mismo ya es un resumen de lo que estamos viviendo. Además, no puedo evitar comparar al presidente y expresidente de la CEOE  con  Bounderby, quien ante las pretensiones de sus obreros de una mejora en sus (pésimas) condiciones de trabajo, responde diciendo que lo que quieren es tomar sopa de tortuga con cuchara de carey
  Harthouse es otro personaje de esa novela,  que quiere hacer carrera en el parlamento y que llena a los obreros de Coketown de buenas palabras vacías de significado. ¿Cómo no pensar en muchos de nuestros políticos y sindicalistas? 

 Otro libro en el que pienso muy frecuentemente es en Las uvas de la ira. Cuando hablé sobre él comentaba su vigencia  -ahí están los bancos que  con sus clausulas abusivas en los contratos, echan a los propietarios de sus tierras; los empresarios que ante la abundancia de mano de obra, reducen cada vez más los salarios con un “esto es lo que hay”.  Pero son otras dos ideas las que últimamente recuerdo con insistencia; la primera de ellas es la solidaridad entre  los pobres. Entre el bombardeo de malas noticias,  aún hay resquicios por los que se cuelan otras que nos hablan de  solidaridad, de gente que apoya y ayuda a quienes lo están pasando mal. La segunda, que me parece fundamental y la única forma de que podamos hacer que las cosas cambien es, el paso del yo al nosotros. 

  Cada vez que oigo hablar a los políticos o leo algunas noticias no puedo por menos de pensar en 1984 de Orwell y la neolengua porque, no nos engañemos, el lenguaje políticamente correcto que nos invade y aturde no es más que eso. Pero además, como en la novela, vivimos vigilados por el Gran Hermano que sabe todo sobre nosotros. No otra cosa son las redes sociales (facebook, twitter, pinterest,…) , los móviles con GPS, las tarjetas de fidelización y crédito, o los motores de búsqueda (no sé sí habéis oído hablar de la minería de datos). Lo más gracioso de todo eso es que somos nosotros mismos quienes lo alimentamos

  Un día que había cogido el autobús para volver a casa, observando  a una chica que estaba absorta escuchando la música de su Ipod –que por cierto, estaba tan alto que también yo podía escucharla- me acordé de Ray Bradbury y Farenheit 451 . Al principio de la novela, Montang llega a casa y se encuentra a su mujer con los cascos puestos y rodeadas por “sus amigos”, grandes pantallas de televisión que ocupan la totalidad de las paredes. ¿Acaso no tenemos nosotros también nuestros “amigos”?  Pensadlo un poco o fijaos  cuando vayáis por la calle;  todos pendientes de la pantalla, ya sea la del Iphone,  IPad,  SmartPhone o Tablet y por supuesto con el “pinganillo” 
 
  Corrupción, corrupción, más corrupción… El otro día pensaba que España es como un gran patio de Monipodio; ese lugar al que llegan Rinconete y Cortadillo y donde se reúnen todo tipo de ladrones, mendigos, falsos tullidos, estudiantes que no estudian y prostitutas. No me extraña que la novela picaresca sea un género literario característico de la literatura español.

No quiero acabar con un sabor amargo as que, aunque todas las que cito son excelentes novelas que merecen la pena ser leídas,  os propongo un último título del que también me acuerdo con bastante insistencia. La première gorgee de biere et autres plaisires minuscules, de Philippe Delerm (está traducido al español). Quizás va siendo hora de que recuperemos el sentido y nos demos cuenta de que muchas veces la felicidad  se encuentra en valorar esos pequeños placeres


En el rincón musical de hoy no hay una sino varias canciones para que elijáis la que prefiráis

sábado, 2 de marzo de 2013

MI primer readathon

Ha llegado el día  para participar en el primer readathon IN ENGLISH que organiza Isi como complemento a su reto 20 libros en inglés.

  Tras "arduas deliberaciones" conmigo misma he decidido participar con dos libros que tengo empezados y arrinconados hace tiempo: Word and rules, de Steven Pinker y 813/ Les trois crimes d'Arsène Lupin, de Maurice Leblanc y me guardo en la recámara Two Praga Stories, de Rilke -no porque crea que voy a acabar los otros, sino porque no me apetezca seguir con ellos.

---------resfriado
¿Cambiáre los títulos elegidos por las historias del padre Brown? A las gripes y catarros -y yo tengo uno bueno, de los de tiritona  y ojos rojos- les va mejor la literatura policiaca -
 ---------
De nuevo en la cama, entre toses y estornudos; provista de kleenex y con el libro de Pinker en la mano... Comienzo el readathon.


12.34 h. Durante estas tres horas he alternado la lectura con dormitar y fisgonear como iban otros participantes del readathon. En cuanto al libro, imposible terminar el capítulo (muchísimo menos los dos que me había propuesto); no me concentro y tengo que volver atrás porque no me enteré de lo que leía. Así que dejo a Pinker (de nuevo) y me pongo con Lupin; aunque en francés me cuesta mucho leer al menos se trata de una obra mucho más liviana.

Y si la cosa no funciona. echaremos mano del plan B. Un fervediello después de la comida y  a releer a Pride and prejudice

Resumen final (3 marzo, 9:59)   Tal como comentaba en mi anterior avance,  cambié de lectura a ver si así la cosa mejoraba un poco. El resto de la mañana fue más provechosa,  al tratarse de una novela que no me exigía esfuerzo (bueno, solo el que me supone leer en francés) avance.

  Reconozco que por la tarde estuve bastante más dispersa y no me cundió tanto como esperaba. Aún así, leí medio libro. Todo un record para mí en ese idioma. LO que me lleva a la segunda cuestión. ¿Estaré descalificada por haber hecho un lirethon, como me decía en facebook? La verdad es que al elegir los títulos busqué entre los que tenía en la lista para el reto de Isi  y de ellos los que tenía hacía tiempo empezados. Quería darles un empujón. De la inconsistencia idiomática no me di cuenta hasta que me lo comentaron. :(

 Una experiencia divertida aunque mi catarro no me dejara disfrutarlo como es debido.


Acabo de ver que Isi nos pide que contestemos a tres preguntas:
1- ¿Has leído tanto como te habías propuesto? No, mi propósito era leer dos capítulos del libro de Pinker y leer entero (o casi) el de Lupin.
2- ¿Te ha gustado la experiencia? Ha sido divertido y además me ha servido para pensar en algo más que "que malina estoy; que asco de catarro"
3- ¿Participarías de nuevo en otro readathon? Pues sí,  sin dudarlo; eso sí, elegiría mucho mejor los títulos para leer. ;)



Es alucinante pero incluso para el resfriado hay canciones. 

Shakespeare & Cervantes

   Este año estamos de doble aniversario, se cumplen 400 años de la muerte de Shakesperare y Cervantes por lo que desde diferentes institu...