domingo, 3 de marzo de 2013

La actualidad en clave literaria

 Las televisiones y radios están llenas de programas que analizan y diseccionan la actualidad, pero a nadie se le ha ocurrido hacerlo en clave literaria. 

 Tiempos difíciles  de Charles Dickens. El título mismo ya es un resumen de lo que estamos viviendo. Además, no puedo evitar comparar al presidente y expresidente de la CEOE  con  Bounderby, quien ante las pretensiones de sus obreros de una mejora en sus (pésimas) condiciones de trabajo, responde diciendo que lo que quieren es tomar sopa de tortuga con cuchara de carey
  Harthouse es otro personaje de esa novela,  que quiere hacer carrera en el parlamento y que llena a los obreros de Coketown de buenas palabras vacías de significado. ¿Cómo no pensar en muchos de nuestros políticos y sindicalistas? 

 Otro libro en el que pienso muy frecuentemente es en Las uvas de la ira. Cuando hablé sobre él comentaba su vigencia  -ahí están los bancos que  con sus clausulas abusivas en los contratos, echan a los propietarios de sus tierras; los empresarios que ante la abundancia de mano de obra, reducen cada vez más los salarios con un “esto es lo que hay”.  Pero son otras dos ideas las que últimamente recuerdo con insistencia; la primera de ellas es la solidaridad entre  los pobres. Entre el bombardeo de malas noticias,  aún hay resquicios por los que se cuelan otras que nos hablan de  solidaridad, de gente que apoya y ayuda a quienes lo están pasando mal. La segunda, que me parece fundamental y la única forma de que podamos hacer que las cosas cambien es, el paso del yo al nosotros. 

  Cada vez que oigo hablar a los políticos o leo algunas noticias no puedo por menos de pensar en 1984 de Orwell y la neolengua porque, no nos engañemos, el lenguaje políticamente correcto que nos invade y aturde no es más que eso. Pero además, como en la novela, vivimos vigilados por el Gran Hermano que sabe todo sobre nosotros. No otra cosa son las redes sociales (facebook, twitter, pinterest,…) , los móviles con GPS, las tarjetas de fidelización y crédito, o los motores de búsqueda (no sé sí habéis oído hablar de la minería de datos). Lo más gracioso de todo eso es que somos nosotros mismos quienes lo alimentamos

  Un día que había cogido el autobús para volver a casa, observando  a una chica que estaba absorta escuchando la música de su Ipod –que por cierto, estaba tan alto que también yo podía escucharla- me acordé de Ray Bradbury y Farenheit 451 . Al principio de la novela, Montang llega a casa y se encuentra a su mujer con los cascos puestos y rodeadas por “sus amigos”, grandes pantallas de televisión que ocupan la totalidad de las paredes. ¿Acaso no tenemos nosotros también nuestros “amigos”?  Pensadlo un poco o fijaos  cuando vayáis por la calle;  todos pendientes de la pantalla, ya sea la del Iphone,  IPad,  SmartPhone o Tablet y por supuesto con el “pinganillo” 
 
  Corrupción, corrupción, más corrupción… El otro día pensaba que España es como un gran patio de Monipodio; ese lugar al que llegan Rinconete y Cortadillo y donde se reúnen todo tipo de ladrones, mendigos, falsos tullidos, estudiantes que no estudian y prostitutas. No me extraña que la novela picaresca sea un género literario característico de la literatura español.

No quiero acabar con un sabor amargo as que, aunque todas las que cito son excelentes novelas que merecen la pena ser leídas,  os propongo un último título del que también me acuerdo con bastante insistencia. La première gorgee de biere et autres plaisires minuscules, de Philippe Delerm (está traducido al español). Quizás va siendo hora de que recuperemos el sentido y nos demos cuenta de que muchas veces la felicidad  se encuentra en valorar esos pequeños placeres


En el rincón musical de hoy no hay una sino varias canciones para que elijáis la que prefiráis

9 comentarios:

detectives salvajes dijo...

¡Bien hecho y bien comentado!

Nienor dijo...

Buena entrada, me gustó mucho =)
Saludos!

Valeria dijo...

Verdaderamente la literatura siempre nos habla de nuestra vida, y nos propone reflexiones mas profundas sobre nuestra realidad. A menudo los compañeros de trabajo (no lectores) me hacen chanzas diciendo que no importa acerca de qué tema estemos conversando, siempre traigo a colación un libro o una película: Es inevitable, forman parte de nuestra alma.
Leí "El primer trago de cerveza" de Delern y es un libro entrañable, que vuelve a evocarse una y otra vez. HAy otro que se llama "La siesta interrumpida" que es precioso también. Saludos, y felicitaciones por la entrada!!!

Elena Rius dijo...

Bien traídos esos clásicos, todos muy a propósito para los tiempos que corren. ¡Y estupenda selección musical!

Alice Silver dijo...

Muy bien trazados los paralelismos, no hay nada nuevo bajo el sol, concluyo.

Samizdat dijo...

“Prestóme” mucho la entrada, muy original.
Yo pensaba a menudo en 1984 (ahora estoy algo vacunada) cada vez que leía eso de que estás siendo grabadx en la biblioteca, en el tren o incluso en la calle.
Y siempre me viene a la mente la droga soma de “Un mundo feliz” de Huxley cuando nos meten por los ojos un evento deportivo (u otras cosas)...
¡Ah!, y en “Las uvas de la ira” pienso siempre. ¡qué libro más estupendo!

lammermoor dijo...

Gracias a ambas, Detectives Salvajes, Nienor

Valeria veo que no soy la única que piensa "en libro".A mí me sucede lo mismo.
Como te gusta mucho el cine, te recomiendo una peli (no he visto que hablaras de ella en tu blog) que he visto hace poco muy buena "En la casa"

Gracias Elena siempre digo que aunque piensen lo contrario, los clásicos son muy actuales.

Alice somos los mismos, con más cacharrería tecnológica pero...

Samizdat de Un mundo feliz y el soma también me acuerdo yo. Y sí, Las uvas de la ira tampoco se me va de la cabeza.

A mí prestome que os gustara la versión teatral de De ratones y hombres.

Natalia D. dijo...

Que inteligentes conexiones has hecho. Está claro que en la buena literatura siempre encontramos, además de refugio, el reflejo de las experiencias que vivimos.

lammermoor dijo...

Muchas gracias, Natalia D tienes razón en que la buena literatura nos acompaña, consuela y también nos ayuda a entender el mundo -o a comprobar que todo sigue igual ;)

Shakespeare & Cervantes

   Este año estamos de doble aniversario, se cumplen 400 años de la muerte de Shakesperare y Cervantes por lo que desde diferentes institu...