jueves, 15 de mayo de 2014

Mayo: Pedro Garfias

El poeta que hoy ocupa el rincón de la poesía, Pedro Garfías  lo he descubierto a través de la novela de Alejandro Gallo, Morir bajo dos banderas.  Aunque en principio iba a elegir otro, me he decidido por este poema  porque a él pertenecen los versos con los que sus compañeros despiden al sargento Fábregas.


 Entre España y México

Pedro Garfias
Qué hilo tan fino, qué delgado junco
—de acero fiel —nos une y nos separa
con España presente en el recuerdo,
con México presente en la esperanza.
Repite el mar sus cóncavos azules,
repite el cielo sus tranquilas aguas
y entre el cielo y el mar ensayan vuelos
de análoga ambición, nuestras miradas.

España que perdimos, no nos pierdas;
guárdanos en tu frente derrumbada,
conserva a tu costado el hueco vivo
de nuestra ausencia amarga
que un día volveremos, más veloces,
sobre la densa y poderosa espalda
de este mar, con los brazos ondeantes
y el latido del mar en la garganta.

Y tú, México libre, pueblo abierto
al ágil viento y a la luz del alba,
indios de clara estirpe, campesinos
con tierras, con simientes y con máquinas;
proletarios gigantes de anchas manos
que forjan el destino de la Patria;
pueblo libre de México:
como otro tiempo por la mar salada
te va un río español de sangre roja,
de generosa sangre desbordada.
Pero eres tú esta vez quien nos conquistas,
y para siempre, ¡oh vieja y nueva España! 


Resulta que también es el autor del poema Asturias al que Victor Manuel puso música y que se ha convertido en el otro himno de todos los asturianos. 

 

viernes, 2 de mayo de 2014

La rubia de ojos negros

Como siempre que pienso que tengo mucho tiempo por delante, se ha acabado abril y mi entrada negra aún andaba intentando coger forma.  Aquí está, con un par de días de demora, mi opinión sobre   La rubia de ojos negros, la novela en que Benjamin Black retoma el personaje de Philip Marlowe.



    Hay dos tipos posibles  de lectores de La Rubia de ojos negros, de Benjamin Black. Los que se han aficionado al género negro de la mano de Hammett y Chandler o lo que es lo mismo, Sam Spade, el agente de la Continental y Philip Marlowe y los que no.  La pertenencia a uno u otro grupo marcará la percepción de la novela.  

   Me preguntaba si quienes no son amantes del género o están acostumbrados a las novelas de detectives actuales disfrutarían con esta obra. Es más que posible que encuentren algo trasnochada una historia en que abundan los gansters y las femmes fatales.  O puede que precisamente sea eso lo que les atraiga conocer a un detective “de los de antes” 

  Los que pertenecemos al segundo grupo   no podremos evitar buscar al viejo Philip Marlowe que nos ha acompañado durante tantas horas de lectura. Eché en falta la ironía que destila el personaje de Chandler y durante toda la novela sentí que había algo impostado en ella. Tan solo dejé  de sentir esa sensación durante el encuentro que Marlowe mantiene con Nico Peterson, casi ya al final del libro. 

 Tendré que releer esta novela.   
  En todas los artículos sobre La rubia de ojos negros que he visto se cita El largo adiós,  con la que esta obra enlaza –me parece exagerado considerarlo una continuación. Todos parecen pasar por alto los guiños que el autor hace a El sueño eterno.  Existe cierta semejanza entre la señora Lansgrile y el general  Sternwood.  Ambos tienen hijos drogadictos, si bien ahora se trata de heroína en lugar de opio no en vano  estamos a mediados de los cincuenta.  La forma en que Edwar Everet III y Marlowe se conocen es un guiño al primer encuentro entre este último y Carmen,   la hija pequeña del general.  

   Mientras leía esta novela me venían a la cabeza otras dos. Por un lado, La muerte llega a Pemberley, donde P.D. james se enfrenta al mismo reto que Black aunque con un resultado diametralmente opuesto.  El otro título del que me acordaba es El canto del cuco, de Robert Galbraith (o J.K. Rowling, si lo prefieren) Se trata de una novela que está escrito al más puro estilo clásico.

 Me ha gustado la novela y creo que Benjamin Black ha resuelto con solvencia el difícil reto al que se enfrentaba, pero aún así opino que 
 
A RAYMOND CHANDLER, LO QUE ES DE RAYMOND CHANDLER Y A BENJAMIN BLACK/JOHN BANVILLE LO QUE ES DE BENJAMIN BLACK/JOHN BANVILLE.

  Para el rincón musical he elegido otro mito, este del rock and roll americano, Elvis Presley y de entre todas sus canciones este Suspicous Minds. 

Shakespeare & Cervantes

   Este año estamos de doble aniversario, se cumplen 400 años de la muerte de Shakesperare y Cervantes por lo que desde diferentes institu...