domingo, 24 de febrero de 2013

La jungla de asfalto

La de hoy es una entrada de cine, de auténtico cine negro.


Una de las primeras escenas de la película
  Suelen considerarse como de género o cine negro, las películas rodadas en EE. UU durante las decadas 40 y 50 en las que se tratan sobre criminales y delitos (robos, asesinatos, estafas). Envuelto todo ello  envuelto todo ello en una estética de claroscuros, humedad, escenas nocturnas, contrastes de sombras y luces, figuras que se recortan en el horizonte,…

  La jungla de Asfalto, (por favor, no confundáis con La Jungla de Cristal o sus secuelas, protagonizadas por Bruce Willis) dirigida por John Huston es todo un clásico de este género. En ella, una banda de delincuentes planea minuciosamente el atraco a una joyería; sin embargo, una serie de casualidades lo complicará todo.

  Había visto la película hace bastantes año - fue una de las que Sergio me ponía en clase de inglés- y tan solo recordaba ese final (todo un contrapunto al resto de la película). Después de haber vuelto a verla hace unos días, no puedo por menos que recomendarla a los amantes del buen cine. Eso sí, quienes queráis ver una película de gansters al uso, con personajes desaprensivos, muchos tiros, bourbon y persecuciones en coche, no disfrutaréis con ella.


  Personajes que no son fieras sin entrañas, como dice el comisario al final de la película sino personas que llevan fotos de sus hijos en la cartera (Ciavelli) , disfruta con la música y el baile de una chica en un bar (Doc)  o simplemente no es capaz de percibir que una mujer está locamente enamorada de él (Dix). El robo es lo menos importante de la película, lo que interesa al director es mostrarnos a los personajes y que entendamos el por qué de su comportamiento.

Doll y Dix
  En cuanto a Marilin Monroe, que aparece en la cubierta del DVD es una mera añagaza. Tan solo tiene un pequeño papel, no especialmente brillante --ddebía ser una de sus primeras interpretaciones. Por el contrario,Jean Hagen quien interpreta a Doll, enamorada de Dix, lo hace francamente genial.

  Aprovecho para convertir esta entrada en un programa doble y recomendaros que leáis o al menos ojeéis El cine negro en cien películas, de Antonio Santamarina, donde nos habla de este género desde su inicio hasta 1997.  podréis descubrir como el género fue evolucionando hasta llegar a películas como Uno de los nuestros de Scorsese, Pulp Fiction, de Tarantino o L.A. Confidencial

  Buscando un rincón musical adecuado, he encontrado un par de entradas interesantes que aúnan música y cine.


Golem también comentó el libro de W. R. Burnett en que se basa la película. Os dejo el enlace:



El rincón  musical rinde tributo a las femmes fatales del género con Gilda (lo que me lleva a darme cuenta de que nunca he visto esa película)

lunes, 18 de febrero de 2013

Lecturas con sabor


 Mientras preparaba esta entrada descubrí un par de cosas. Hacer fotografías de mermeladas (de comida en general) es muy difícil. Además me di cuenta de que llevar a cabo la dulce combinación que pretendía resulta mucho más complicado de lo que suponía


   Los maridajes están de moda, también los literarios. Diego Moreno, de Nórdica libros fue de los primeros en unir  vinos y libros. Hace unos días también Elena Rius nos ofrecía sus propuestas para leer mientras nos tomabamos una taza de te o bebíamos un buen vino. Se me ha ocurrido hacer algo semejante, aunque con mermeladas

  Mientras preparaba el atrezo para las fotos de la entrada me acordaba de la trilogía de Corfú, de Gerald Durrell. Su madre,  la "señoras” Durrell, que diría Spiro, está siempre metida entre pucheros, con sus libros de cocina, probando recetas y condimentos. Tambien en a mí me gusta hacer experimentos y probar mezclas y sabotres. ¿Qué tal sabrá la mermelada de pera si le añado vainilla y clavo? ¿Y si a la de melocotón le pongo un toque de jengibre?

  Para el dulce de manzana (en el pote de barro), la combinación perfecta es Fulgencio Argüelles y su A la sombra de los abedules. Un  autor asturiano  cuya  obra siempre está ambientada aquí;  en este libro nos habla de la recogida de la manzana.

  La literatura de Miguel Delibes es como la mermelada de mora; la materia prima es humilde y procede del campo y la naturaleza. El resultado final no deja entrever la complejidad del proceso de elaboración para obtener un producto sencillo pero sofisticado.

  Lo que Angel Wagenstein nos cuenta en Adios, Shangai es tremendamente duro; aún así, en su novela no hay nada de amargura. Por eso me parece que combinaría perfectamente con la mermelada de limón,

  La mermelada de fresa es la elección perfecta para  Jane Eyre, de Charlotte Bronte. ¿Que mejor sabor que el de la fruta que representa el amor y la pasión para un libro en que encontramos ambos.

  El desengaño amoroso y el rechazo estarían representados por la calabaza. Algunos de los poemas incurables de Fernando Beltran nos hablan  de eso y también de los amores de una noche a calor de la barra de un bar. Me parece que combina bien con la mermelada de calabaza y pomelo al whisky

En Orgullo y prejuicio Jane  Austen  utiliza todos los ingredientes de las novelas románticas y consigue elaborar con ellos algo completamente distinto. La mermelada de mandarinas al te de naranja puede irle bien; tomamos la receta de la mermelada de naranja e hicimos algo diferente.

La mermelada de higo está muy rica pero tienes que tener cuidado al hacerla; si le pones demasiado azucar resulta empalagosa.  La bibliotecaria de Auschwitz  de Antonio García Iturbe me hace pensar en una mermelada de higo fallida; el autor pone tanto empeño en emocionarnos que consigue el efecto contrario

  Bueno, ¿os animais a proponer vuestros propios maridajes? Si sois cocinitas también podéis darnos la receta de alguna mermelada que os guste especialmente.

El rincón musical también tenía que ser dulce así que pongámosle un poco de Azucar negra

viernes, 15 de febrero de 2013

ORGULLO Y PREJUICIO (Reto Bicentenario)

  ¿Por Qué lo llaman amor cuando quieren decir matrimonio? De esta forma podría haber titulado Jane Eyre su bicentenaria novela. Resulta contradictorio que  Orgullo y prejuicio sea considerada una de las más eximias representantes de la novela romántica,  cuando su  autora presenta en ella  una versión bastante mercantilista del matrimonio.

“It is a truth universally acknowledged, that a single man in possession of a good fortune, must be in want of a wife
 
  La frase inicial -una de las más famosas de la literatura inglesa- no deja lugar a dudas pero  si no fuera así, solo tenemos que seguir leyendo.  Pocas lineas más abajo, la señora Bennett le cuenta a su marido que tendrán un nuevo vecino y que ha decidido casar a una de sus cinco hijas con ellas. No valora su inteligencia, bondad, valor ni siquiera su aspecto físico  -tampoco podría, aún no lo conocen-; tan solo importa su  elevada renta anual.

  No hay romance alguno en los motivos por los que Charlotte, la amiga de Elizabeth, acepta la propuesta del primo Collins. En cuanto a este, tan solo basta decir que tras haberse declarado a Lizzi y ser rechazado por ella, no tardará más que un día en hacer su propuesta a Charlotte.

  En cuanto a las declaraciones de amor, no pueden decirse que estén cargadas de romanticismo ni la de Collins –tan pomposo y pagado de si mismo, y sobre todo dela importancia de su patrona Lady Catherin- ni la de Darcy quien le dice a Elizsabeth que está enamorado de ella a contra su voluntad y a pesar de su origen inferior y su reprensible familia.

Colin Firth como Mr. Darcy en la serie de la BBC
  Jane Austen disecciona con ironía las costumbres sociales de la sociedad inglesa de la época y al mismo tiempo critica el papel legal de la mujer -tras la muerte del señor  Benett, la propiedad pasará a Collins porque sus hijas no pueden heredar (volverá a denunciarlo en Sentido y Sensibilidad) –. También incide en el matrimonio como única salida posible para ellas; con el agravante de que sus posibilidades se verán mermadas no ya por su propia belleza, inteligencia o conducta sino por el comportamiento de los miembros de su familia (la simpleza de la señora Benett o la frívola Lidya)
  
   Desde el principio se nos presenta a la señora Benett como un ser ridículo y sin seso, hasta el punto de sentir pena por su pobre marido. Sin embargo, la autora no es tan condescendiente, El señor Benett al contrarer matrimonio con ella tan solo lo hizo guiado por su belleza y sin tener en consideración ningun otro elemento. También pone de manifiesto su egoismo ya que mediante su encierro y su sempiterna ironía, se desentiende de la educación de sus hijos –con las consecuencias que sabemos.

A pesar de toda su ironía y su crítica hacia los “usos amoroso” de la época, el libro tiene final feliz con la boda de Elisabeth y Mister Darcy y la de Jane y el señor Bingley. Supongo que no le hubieran admitido otro. (parece ser que Bram Stoker fue obligado por su editor a cambiar el final que había escrito para Drácula)

    El pasado 27 de enero se cumplieron 200 años de su primera edición; desde entonces ha seguido leyéndose y reeditándose en todos los países. Además ha dado pie a algunos pastiches como Orgullo, prejuicio y zombies, por Seth Grahame Smith o La muerte llega a Pemberley, de P.D. James sobre la que ya di mi opinión.

  También se han hecho versiones cinematográficas de la película. Vi la última de ellas, con Keira Knightley pero no me gustó nada el actor que hacía de Darcy. Me parece mucho más apropiado Colin Firth -estoy intentando conseguir la serie de la BBC- Lo que me lleva a recordar y comentaros que parece ser que también van a hacer la adaptación televisiva de La Muerte llega a Pemberley -

  Me parece que al intentar demostrar que Orgullo y prejuicio es mucho más que una simple novela romántica,  se me "ha ido la mano" y  el resultado es una entrada algo cínica. Para  compensarlo  y poner un toque de dulzura, en la próxima entrada os propondré un maridaje de lecturas y mermeladas.


  En el rincón musical la B.S.O. de la serie inglesa Pride and Prejudice

jueves, 14 de febrero de 2013

La amada invencible


Si no puedes vencer a tu enemigo, únete a él. Si no puedes librarte del día de San Valentín, dedícale el rincón de la poesía.

  Fernando Beltran, ovetense, poeta y nombrador es el autor de los poemas que se incluyen en La amada invencible (80 poemas incurables) editados por KRK en su colección Mala letra. Me habían recomendado este libro hace mucho tiempo y por fin, este año los reyes me lo trajeron.  

 

ELLA

Es fácil escribir a la mujer que amas

difícil escribir a la mujer que quieres.

Bajo la tinta negra de los días
y el corazón en blanco algunas noches

es fácil escribir a la mujer que encuentras
en las ramas más altas,

difícil escribir a la mujer que llegas
 cada vez y al final.

La escribiste quizá versos muy tiernos
más te quitaste luego los zapatos
sacudiendo la tierra,

y esa tierra era ella,

la que escarba contigo
en las raíces
y comparte los lodos del invierno,

la que avanza a tu lado
sin que tu ojo la alcance
y sin embargo ve lo que tú ves
piensa lo que tu piensas
y no siente jamás lo que tú sientes

porque savia nació y creció sabiendo

lo que nunca sabrá
porque lo sabe todo.

Trébol de dos hojas,
mujer no escrita,
palabras que no encuentro.

Es difícil amar a la mujer que quiero.  


AMAR ES ESTE ERROR IMPRESCINDIBLE
para poder vivir,
esa forma distinta de sentir la lluvia
cuando llega el otoño
y la saliva
de los parques más tristes
habla sólo al oído de los locos,
de los cuerdos de atar,
empapado de sed,
muerto de amor y frío,
acantilado al borde un abismo
que antes nunca escribí


DONDE NADIE ME LLAMA
Te amé como se aman
las cosas que no ocurren,

como se pone nombre
a las caricias

y se contagia el don
de la tristeza

una noche cualquiera

buscándote en un bar
donde no estabas,

persiguiendo tu lluvia
por las calles vacías

donde nunca estuviste
y aún me esperas

(Para saber más sobre  El nombre de las cosas, el estudio creado por Fernando Beltrán  podéis visitar su página web)

domingo, 10 de febrero de 2013

Agatha Christie pone las CARTAS SOBRE LA MESA



 La participación en el reto organizado por  Dentro de un libro supone  un reencuentro con  Agatha Christie. Sus novelas fueron  mis primeras lecturas  policiacas y tuvieron mucho que ver en mi afición a este género.  Luego, vinieron otros autores y nuevas modas que hicieron que doña Agatha quedara un poco olvidada.     

     Cuando se habla de sus novelas suelen salir a reducir  Diez Negritos,  Asesinato en el Orient Express, el Asesinato de Roger Ackroyd, un Cadaver en la biblioteca o  la largamente representada La Ratonera.  Cartas sobre la mesa se menciona mucho menos y sin embargo, tras releerla, tengo que incluirla entre  sus  mejores títulos. 

     La propia autora, en una advertencia preliminar nos ofrece un resumen de la novela (…) Solamente hay en ella cuatro”participantes”  (sospechososo) aunque, cada uno de los cuales, con arreglo a determinadas circunstancias, pudo haber cometido el asesinato (…) Cada una de ellas ha delinquido ya y es capaz de realizar nuevos crímenes.” 

     Aunque el descubridor del asesino será nuestro querido Monsieur Poirot,  junto a él estarán también el superintendente Battle, el coronel Race y la escritora Ariadne Oliver. Es justamente aquí donde  la escritora (ya había salido brevemente en Parker Pyne investiga) y Poirot se conocen y comienza su amistad.
Resulta  patente  que Ariadne Oliver es un alter ego de nuestra reina del crimen desde el primer momento, cuando alguien al llegar a la fiesta le pregunta a Poirot si ella es la novelista que escribió Un cadáver en la biblioteca  -no será esta la única referencia a sus novelas pero  volveremos luego sobre ello.

   Estoy segura de que muchas de  las palabras que aparecen en boca de Ariadne expresan las ideas de la autora en relación con su obra. Cuando Battle le pregunta si no repitió nunca el mismo argumento, y Poirot susurra un par de títulos. Ella  contesta: Es usted muy listo…, si verdaderamente listo. Porque, desde luego, la trama de esas dos novelas es la misma… aunque nadie se ha dado cuenta de ello . Debo contradecir a la querida tía Agatha, si que lo lo hemos notado hasta el punto de ver que la  forma de asesinar que utilizó uno de estos “participantes”, la  empleará otro personaje en Matar es fácil

   Cuando durante  una charla le comentan que escribir novelas tiene que ser maravilloso, Ariadne/Agatha responde: (…) Ya sabe usted que antes hay que pensar el asunto. Y pensar siempre resulta aburrido. Además se tiene que plantear la trama y luego se atasca una repetidas veces y piensa que jamás podrá salir de tal enredo… ¡pero sale! Escribir no es muy divertido que digamos. Resulta un trabajo tan pesado como cualquier otro.

    Encontramos una a referencia al personaje creado por   Conan Doyle como inspiración para Poirot. Alguien dice con respecto a él que no es precisamente Sherlock.  Hace otro guiño al detective-consultor  y especialmente a El  Sabueso de los  Baskerville cuando nuestro detective belga alude al “curioso incidente del pero a media noche” (Alguna vez comenté que estoy convencida de que se inspiró en ese relato para escribir el Asesinato de Roger Akcroyd)

    Hablaba más arriba de las citas a otras novelas de la autora. La misma invitada que preguntaba  a Poirot  si Ariadne Oliver es la autora de Un cadáver en la biblioteca (mi próxima lectura para el reto), le dice que sabe que él resolvió  El misterio de la guía de Ferrocarriles. Pero además de estas referencias evidentes, hay otras indirectas: cuando Poirot le dice a una de las jóvenes que le va a enseñar una daga con la que doce personas apuñalaron a un hombre (Asesinato en el Orient Express). Y es inevitable pensar en Diez negritos: alguien reúne a una serie de personas que cometieron un asesinato en el pasado y no fueron descubiertos.

      Pero no es lo único que he descubierto en esta relectura. También me he dado cuenta de que a pesar de que sus novelas se consideran anticuadas, algunas de las ideas que plantea aquí ,como el perfil psicológico de los asesinos o el modus operandi como forma de definirlo y localizarlo, son la base de algunas series policíacas actuales como Mentes Criminales, sin ir más lejos.

  Disfruté un montón con esta relectura no solo por la novela en sí, que me pareció muy buena, sino porque de alguna forma, me permitió conocer un poco mejor a nuestra Reina del Crimen


En el rincón musical de hoy una cancioncilla infantil que sirvió de inspiración a doña Agatha para una de sus obras: Tres ratones ciegos

sábado, 9 de febrero de 2013

Segundas oportunidades


Corren malos tiempos y no solo para la lírica; eso está haciendo que frente al alegre consumismo a que nos habíamos entregado en los últimos años volvamos a  hacer como nuestros abuelos, reciclando, reutilizando y dándole nuevos uso y aprovechamientos a las cosas.

   Y como demostración de lo que digo, aquí van algunos ejemplos de muebles -algunos rescatados de la basura- que han vuelto a  tener una segunda oportunidad.


   Unas sillas negras de comedor que se  habían quedado desfasadas y que la dueña había sustituido por otras.
  Un buen lijado (con algún dolor de brazo incluído) unas manos de tinte y cera de ebanista; por último, retapizamos los asientos en una tela clara para que contrastara con el oscuro de la madera.  No me negaréis que el cambio es espectacular
  

 la mesa es una de esas que había en las cocinas de antes, de alas. La compré en una almoneda hace años  y la tuve en el trastero hasta que por fin la restauré.


  A veces puedes encontrarte en la basura, auténticas joyas.Si no os dijera que esta lampara la he sacado de la basura y restaurado, ¿podríais adivinarlo o pensaríais que la había comprado en una tienda? Pues no es la única que hemos rescatado



   Esta silla y su pareja salieron también de la basura.   Me hubiera encantado pintarlas en dorado y elegir una tela muy barroca para el asiento pero el "descubridor" puso el grito en el cielo. Aún así y tras retapizarlas  -además de que la tela original era bastante fea, uno de los asientos estaba estropeado- el resultado es bastante bueno.

  Otra forma de darles una segunda oportunidad a muebles y objetos, es darles un  uso diferente del original. Un mueble lavabo de esos que se tenían en las habitaciones antes  de que hubiera agua corriente puede convertirse en un espectacular lavabo para un baño.

 Un marco de ventana puede convertirse en un espejo; si además, le colocas unos colgadores antiguos, también recuperados, te servirá al mismo tiempo como perchero.  Además de bonito, resulta la mar de práctico, os lo aseguro.

Una jarra de agua de cristal que no utilices  o de esas antiguas de cerámica en un jarrón o (en el caso de la segunda) en un paraguero. Eso sí, no os lo aconsejo si tenéis muchos paraguas que guardar.  ¿Y quién dijo que las sillas solo son para sentarse? Pueden transformarse perfectamente en una mesilla de noche y, si necesitas un asiento extra, siempre puedes recurrir a ella.

Uf,   más parece que tengo un blog de decoración que de libros. Mejor me pongo a redactar la entrada sobre  mi primera lectura para el reto Agatha Christie. 




 Nadie mejor que Golpes Bajos  para hablarnos de estos malos tiempos para la lírica (y la vida en general)


(Si tenéis muebles que queréis restaurar o que os restauren u os apetece incluir una pieza antigua en la decoración de vuestra casa, podeís pasar por El Taller de Paloma. )  

miércoles, 6 de febrero de 2013

El lado malo de la peli

A pesar de que me gusta mucho el cine, cada vez voy menos. Hace un par de semanas, aprovechando  lo desapacible del sábado y lo apetecible de la cartelera me animé. Mi intención era ver Django desencadenado  o Lincoln, ambas con bastante buenas críticas. Como no habíamos mirado los horarios, cuando llegamos nos encontramos con que teníamos que esperar demasiado así que al final –tras muchas dudas por mi parte- nos decidimos por otra película “buenísima” y que tienen ocho nominaciones:  El lado bueno de las cosas.

¡Bueno, bah!; si tiene tantas nominaciones será buena y desde luego no tiene nada que ver con las anteriores que rodó el protagonista - El equipo A (aún recuerdo el cartel publicitario que veía cuando salía de casa) o Resacón en las Vegas-

Una vez resuelto ese asunto, vamos a sacar las entradas y cual no sería mi asombro cuando me encuentro con que las taquillas están cerradas y la venta de entradas se hace en el bar. Desde un punto de vista empresarial desde luego es optimización de recursos:¡Total, si después de comprar la entrada van a ir a buscar su Coca-cola King Size y el supermega paquete de palomitas! Y encima, ahorramos personal.

Centrémonos en la película. ¿De verdad es merecedora de ocho oscars; entre ellos, mejor película y dirección? Es cierto que los actores lo hacen bastante bien -me gustan tanto Bradley Cooper, que además no ejerce de chico guapo, como ella, Jennifer Lawrence;  dos personas que tienen problemas mentales con los que tienen que lidiar e intentar encajar en su entorno. Muy bueno también  Robert de Niro en su papel de padre obsesivo-compulsivo.. Más  allá de eso y  especialmente en la segunda parte de la peli no deja de ser una comedia romántica de esas de chica enamorada de chico; chico enamorado de otra, no hace ni caso a la chica hasta que ¿demasiado tarde? descubre que está coladito por ella.

Es cierto que la película es entretenida y que no sales con elalma encogida, algo de agradecer - ya tenemos bastante con nuestro panorama nacional-  Pero sinceramente no creo que merezca ocho nominaciones ni  muchísimo menos pagar  los 8,60 € que cuesta ahora una entrada de cine en Oviedo. Al menos esta vez  no sonó ningún teléfono en medio de la proyección ni había gente hablando en voz alta como si estuviera en el salón de su casa (otro de los motivos por los que voy tan poco al cine)

Este fin de semana espero volver al cien así que si alguno de vosotros ha visto Django o Lincoln, agradecería que me diérais vuestra opinión. Y si queréis recomendarme alguna otra película, también será bienvenida. Por cierto,  ¿vosotros os fiáis de las críticas cinematográficas de los periódicos y revistas o  preferís  los blogs de aficionados al cine?

En el rincón musical una de las canciones de su banda sonora

lunes, 4 de febrero de 2013

Con nombre propio (y algo de historia)


Bu-hi-Chin,
 Fernando Beltrán se define a si mismo como poeta y nombrador; en lo primero no coincido con él pero si en lo segundo ( a veces, más que nombres, lo que pongo son apodos pero al fin y al cabo todo es nombrar). Y entre los nominados están algunos de los buhos de mi colección. Por ejemplo este buho dedal precioso que Alice Silver me trajo de China, al que llamo Bu Hi Chin



 Cuando mi sobrina tenía cuatro o cinco años, al ver que uno de los regalos de cumpleaños que me hacían era un buho, decidió que ella también quería regalarme uno. Ni corta ni perezosa dibujó uno y me lo regaló.
  Cuando alguien comentó, algún tiempo después, que podría tratarse también de un oso, quedó bautizado como BuhOso

 Este otro me lo trajo de Santiago, bastantes años después, cuando ya estaba estudiando allí. Es el buho Pelegrin.

Este fue un regalo veraniego -creo que me lo trajeron de los Picos de Europa-. Lo llamo Paul Newman; es facil adivinar por qué (esos ojazos azules)
 A este buhito tan colorista (es africano, según me dijo Ismael, aunque comprado en una tienda de Oviedo) terminé por llamarlo Superbuho porque el garabato que tiene en la barriga me recuerda el símbolo de Superman. También regalo de Ismael es Merlín -un buho pisapapeles que le gustó tanto que además del que me regaló, compró otro para él.




 Este buho un poc turulato  me lo envió mi hermana después de que hubieramos finalizado el traslado del archivo a sus dependencias actuales.  Ya lo decia Asterix  en Asterix en Bretaña: Tan alloriaus estos romanos.

  Y pinta de alloriau tiene también este otro buhito que me regalo mi ahijado en uno de mis cumpleaños. Es de mis preferidos; no sabes muy bien si vuelve de una fiesta salvaje o si acaba de electrocutarse. A veces lo llamo el buho folixiero y otras, el electrobuho (Hubo una temporada que coincidía con una señora en el autobús que llevaba un peinado muy similar a este buhito y también le puse nombre: El electroduende)
  Los gemelinos también son de mis preferidos.


 Y para terminar por hoy os presento a Draculín. En cuanto lo ví, con esos ojos  rojos, me vino a la cabeza el conde Drácula- Por cierto que este "vampiro" no es transilvano sino lisboeta.

domingo, 3 de febrero de 2013

VADE RETO(S) 2013

Una de las cosas por las que me parecen tan interesantes los retos literarios es porque son una excelente forma de acercarte a un autor o género que desconoces o por el que quizás te sientas un poco intimidado. En su contra, tienen que te obligan condicionan tus lecturas y muchas veces adebes reeñar el libro en cuestión -esto último es lo que peor llevo.

  Este año son muchos y muy variados los retos que podemos encontrarnos en la blogosfera. Si queréis saber sobre ellos os recomiendo  los blogs de Isi , Carmen y Ale, quienes no solo nos ofrecen sus propios retos sino que nos dan cumplida información sobre los restantes.

  El  de Meribélgica es ya toda una tradición -tengo una espinita clavada con el del año pasado (solo logré once meridianos) - Ya he estado “replanteando” el de este año y he podido encajar diez de los libros que tengo en casa en lista de espera. ¡No está mal!

Para el reto de Meribélgica.
  Este año el reto va sobre autores olvidados Algunos  me han resultado difíciles de elegir: ¿uno al que le tenga rabia?  Estuve considerando  a Almudena Grandes o Saramago ( me niego a plantearme siquiera Cela o Sanchez Dragó) pero al final me incliné por Zola. La Taberna me había enfadado –ese fatalismo que comparte con Pio Baroja- y había decidido no leer nada más suyo. Así que me pareció la elección más adecuada. ¡Germinal me espera!

  Hubo otros dos que me planteaban dificultades: ¿Un autor que le guste mucho a mi padre? Lo recuerdo con libros sobre ganadería y con La vida en el campo y  El horticultor autosuficiente, de John Seymour que era casi su libro de cabecera. Hay otro que no sé si le gustaba mucho pero que también  tengo asociado a él - Sin novedad en el frente de Erich Maria Lamarque así que ese será el elegido.

  Lo de un autor cuyas iniciales coincidan con las mías está más complicado; incluso pensé en ir a alguna librería y preguntar pero lo descarté ¡Me mirarían mal! Veremos como lo puedo resolver. Por cierto, si aún no sabéis que autor de cómic elegir, aquí tenéis algunas sugerencias.

Para el reto de Isi, ya tengo  todos estos.
También me apunto al Reto 20 libros en inglés que nos propone Isi. No solo me parece un estupendo acicate para practicar la lectura en inglés, sino que contribuirá a reducir mi lista de libros pendientes –resulta que en ella hay 9 en ese idioma. Sucede que también tengo un par de ellos en portugués y tres o cuatro en francés, además de uno en gallego que me regaló a miña sobriña; he pensado “customizar” un poco el reto y sustituir los veinte en inglés por veinte en versión original. Isi, espero que no te importe.

  Estaba indecisa con el Reto Agatha Christie que nos propone el blog Dentro de un libro pero al final me he animado. Además estos días estaba acordándome de una novela suya por motivos completamente ajenos, Aún no he decidido que obras releeré! (Cuidado porque este no es anual; finaliza el 15 de septiembre)

Por último está el más difícil de todos, al que he llamado Sin salir de casa, y al que me enfrento todos los años y siempre salgo derrotada. Este año he cambiado de estrategia: una parte de ellos los he he situado "muy habilmente" en los retos de Meribélgica e  Isi pero como aún quedan bastantes, he elegido otros diez como objetivo para este último  (en una situación similar está La hierba roja)

Los diez libros que deberé leer para cumplir el  reto.
   Suma y sigue. Carmen nos propone el reto  Bicentenario Orgullo y prejuicio y como había estado dándole vueltas a la posibilidad de dedicarle una entrada a ese evento, también me voy a apuntar. Si os animáis, tened en cuenta que el reto termina  el 30 de septiembre.

   Y para poder saber mis avances en los respectivos retos, voy a incluir el Retómetro

Un rincón musical que me parece muy apropiada par esta entrada es Don'T worry (si no consigues los retos), be happy (leyendo)  

Shakespeare & Cervantes

   Este año estamos de doble aniversario, se cumplen 400 años de la muerte de Shakesperare y Cervantes por lo que desde diferentes institu...