viernes, 15 de febrero de 2013

ORGULLO Y PREJUICIO (Reto Bicentenario)

  ¿Por Qué lo llaman amor cuando quieren decir matrimonio? De esta forma podría haber titulado Jane Eyre su bicentenaria novela. Resulta contradictorio que  Orgullo y prejuicio sea considerada una de las más eximias representantes de la novela romántica,  cuando su  autora presenta en ella  una versión bastante mercantilista del matrimonio.

“It is a truth universally acknowledged, that a single man in possession of a good fortune, must be in want of a wife
 
  La frase inicial -una de las más famosas de la literatura inglesa- no deja lugar a dudas pero  si no fuera así, solo tenemos que seguir leyendo.  Pocas lineas más abajo, la señora Bennett le cuenta a su marido que tendrán un nuevo vecino y que ha decidido casar a una de sus cinco hijas con ellas. No valora su inteligencia, bondad, valor ni siquiera su aspecto físico  -tampoco podría, aún no lo conocen-; tan solo importa su  elevada renta anual.

  No hay romance alguno en los motivos por los que Charlotte, la amiga de Elizabeth, acepta la propuesta del primo Collins. En cuanto a este, tan solo basta decir que tras haberse declarado a Lizzi y ser rechazado por ella, no tardará más que un día en hacer su propuesta a Charlotte.

  En cuanto a las declaraciones de amor, no pueden decirse que estén cargadas de romanticismo ni la de Collins –tan pomposo y pagado de si mismo, y sobre todo dela importancia de su patrona Lady Catherin- ni la de Darcy quien le dice a Elizsabeth que está enamorado de ella a contra su voluntad y a pesar de su origen inferior y su reprensible familia.

Colin Firth como Mr. Darcy en la serie de la BBC
  Jane Austen disecciona con ironía las costumbres sociales de la sociedad inglesa de la época y al mismo tiempo critica el papel legal de la mujer -tras la muerte del señor  Benett, la propiedad pasará a Collins porque sus hijas no pueden heredar (volverá a denunciarlo en Sentido y Sensibilidad) –. También incide en el matrimonio como única salida posible para ellas; con el agravante de que sus posibilidades se verán mermadas no ya por su propia belleza, inteligencia o conducta sino por el comportamiento de los miembros de su familia (la simpleza de la señora Benett o la frívola Lidya)
  
   Desde el principio se nos presenta a la señora Benett como un ser ridículo y sin seso, hasta el punto de sentir pena por su pobre marido. Sin embargo, la autora no es tan condescendiente, El señor Benett al contrarer matrimonio con ella tan solo lo hizo guiado por su belleza y sin tener en consideración ningun otro elemento. También pone de manifiesto su egoismo ya que mediante su encierro y su sempiterna ironía, se desentiende de la educación de sus hijos –con las consecuencias que sabemos.

A pesar de toda su ironía y su crítica hacia los “usos amoroso” de la época, el libro tiene final feliz con la boda de Elisabeth y Mister Darcy y la de Jane y el señor Bingley. Supongo que no le hubieran admitido otro. (parece ser que Bram Stoker fue obligado por su editor a cambiar el final que había escrito para Drácula)

    El pasado 27 de enero se cumplieron 200 años de su primera edición; desde entonces ha seguido leyéndose y reeditándose en todos los países. Además ha dado pie a algunos pastiches como Orgullo, prejuicio y zombies, por Seth Grahame Smith o La muerte llega a Pemberley, de P.D. James sobre la que ya di mi opinión.

  También se han hecho versiones cinematográficas de la película. Vi la última de ellas, con Keira Knightley pero no me gustó nada el actor que hacía de Darcy. Me parece mucho más apropiado Colin Firth -estoy intentando conseguir la serie de la BBC- Lo que me lleva a recordar y comentaros que parece ser que también van a hacer la adaptación televisiva de La Muerte llega a Pemberley -

  Me parece que al intentar demostrar que Orgullo y prejuicio es mucho más que una simple novela romántica,  se me "ha ido la mano" y  el resultado es una entrada algo cínica. Para  compensarlo  y poner un toque de dulzura, en la próxima entrada os propondré un maridaje de lecturas y mermeladas.


  En el rincón musical la B.S.O. de la serie inglesa Pride and Prejudice

9 comentarios:

hécuba dijo...

Hola,

No he leído Orgullo y prejuicio, pero justo hoy he acabado Sentido y Sensibilidad y por lo que veo el tema central es el mismo.Dentro de unos cuántos libros, volveré a Austen y probaré con este.

Saludos,

Sol dijo...

Me lo he leído varias veces a lo largo de mi vida, desde la adolescencia hasta ahora, madre y mujer madura, y siempre, siempre, me ha gustado. La verdad es que Jane Austen es magnífica criticando la sociedad en la que vivía. Lo releeré este año para celebrar el bicentenario

Alice Silver dijo...

Yo lo he leído hace no mucho. Me ha parecido encontrar en él la esencia de todas las novelas románticas que había leído antes. El no sé si le quiero y cuando ya lo sé, no se si me quiere él a mí... muy bien desarrollado.

Y quizás el amor de Elizabeth y Darcy lo es más, precisamente porque aunque termina siendo muy convencional nace de ser la negación de todos los convencionalismos.

El resto de personajes son también muy interesantes, las hermanas, las amigas, los padres que tan bien describes... es un gran libro.

Sibila de Pizan dijo...

Comencé a leer "Orgullo y Prejuicio" precisamente el día que se conmemoraba el bicentenario de su publicación. Todo un mundo reflejado con la más sutil ironía y nada de romanticismo al uso, como con frecuencia se pretende hacer creer. Las conmemoración ha puesto de moda el libro y van saliendo nuevas ediciones. ¡A ver qué tal es la serie de televisión! También me la han recomendado.

lammermoor dijo...

Hecuba si que es cierto que el matrimonio es el eje sobre el que giran las novelas de Jane Austen. Te recomiendo que leas Orgullo y prejuicio; la ironía y el humor de la autora y su fabulosa caracterización de los personajes hace que merezca la pena.

Sol durante mi adolescencia estuve enamorada de Darcy y desde entonces no se las veces que lo habré releído; primero en español y luego en inglés, cuando realmente descubrí su sentido del humor.
También quuisiera releerlo con motivo del bicentenario

Alicia tiene todas las convenciones de las novelas románticas -si me apuras, también de los culebrones televisivos- pero la autora consigue hacer una magnífica sátira de esas novelas y también de esa sociedad que le toco vivir.

Sibila las series inglesas y las de la BBC en concreto son siempre sinónimo de calidad.
Y si tienes razón en que su novela no es precisamente romántica sino todo lo contrario. De ahí que quisiera insistir (quizás lo hice demasiado) en la visión tan pragmática y poco romántica que la autora hace aquí del matrimonio.

Carmen dijo...

No es una novela romántica, claro que no, no me canso de decirlo- Austen de hecho renegó del movimiento romántico que se estaba abriendo paso-. Lo del carácter mercantilista del matrimonio, no era una idea o un punto de vista, era la realidad: debemos recordar que las mujeres de clase media-alta no podían trabajar y su subsistencia dependía de su padre, su marido o algún familiar varón. Así eran las cosas, qué se le va a hacer...
Beso,

lammermoor dijo...

Tampoco yo Carmen me parece una crítica muy bien hecha sobre la realidad de las mujeres en la época y su subordinación al hombre. Y eso está patente en todas sus novelas -al menos las que leí.
Tengo muchas ganas de leer alguna biografía sobre ella. Se que Espido Freire escribió un libro sobre Charlotte Bronte y ella; seguro que es interesante.

bibliobulimica dijo...

cuando la leí la disfruté mucho y me encanta el resumen que hace Alis de la trama "no se si le quiero y cuando lo se no se si él me quiere a mi" ¡genial"
un beso,
Ale.

lammermoor dijo...

pues sí, es un buen resumen :-)

Un beso desde Asturias.

Shakespeare & Cervantes

   Este año estamos de doble aniversario, se cumplen 400 años de la muerte de Shakesperare y Cervantes por lo que desde diferentes institu...