jueves, 15 de noviembre de 2012

María Blanchard

Mujer de rojo
En mi última visita en Madrid además de asistir a una charla en Getafe Negro, irme de tapas por Lavapies o conocer La Central de Callao (y comprar algún libro) también descubrí a una pintora a la que no conocía y que me impresionó. Se trata de María Blanchard,

Tenía algo de tiempo antes de la hora a la que había quedado y el Reina Sofía estaba en mi camino así que decidí acercarme. Mi intención inicial era visitar la colección permanente pero solo disponía de una hora así que al final, tras dudar, me decidí por la expo de Blanchard. (Frente a la cantidad de gente con que me encontré el domingo en el Thyssen, apenas coincidí con tres o cuatro personas en las salas)

La comulgante
La exposición está dividida en tres partes: la primera, la más pequeña, en la que se muestran las obras de su primera etapa –Mujer de Rojo –el título me hizo pensar en la novela de Miguel Delibes y el cuadro en Frida Kahlo; La Comulgante o La Española me recordaban (puede que diga una burrada)  el realismo mágico de los iberoamericanos y el arte mejicano.

Mujer con abanico
Su etapa cubista se recoge en la segunda parte.. Ahí, mientras miraba los cuadros –algunos muy en el estilo de Juan Gris- pensaba que ante cuadros cubistas (abstractos en general) no soy capaz de sentir nada; me dejan fría. Bueno, no siempre; con Mujer con Abanico no me sucedió así. Mirándolo, me daba la sensación de que de ella irradiaban pinchazos de dolor. 

La echadora de cartas

Retorno al orden es la última parte de la exposición.  María Blanchard deja atrás al cubismo (no del todo, según me  pareció viendo la angulosidad de algunas figuras) y vuelve a lo figurativo. Algunos cuadros, como  Niño con helado me hacen pensar en esas atracciones de ferias en que se exhibían a seres deformes (La parada de los monstruos) no porque exista deformidad en las figuras sino porque parece que está presente en la atmósfera del cuadro. A pesar de que muchos de esos cuadros representan escenas domésticas no consigues librarte de esa desazón y angustia.


A la vista está que no entiendo de arte por lo que no pretendo hacer una crítica de la exposición. como me sucede con algunos libros que me han gustado mucho,los cuadros de María Blanchard me han impresionado tanto que  tenía que contarlo. Lo mismo que en esos casos, os recomiendo que leáis el libro en cuestión, ahora os digo que, si podéis, vayáis a visitar la exposición.

6 comentarios:

xGaztelu dijo...

La vi hace algunas semanas: muy muy interesante. También vale la pena visitar la otra expo que hay ahora en el MNCARS, ENCUENTROS CON LOS AÑOS 30, estupenda.

xG

lammermoor dijo...

Mi intención inicial era ver ENCUENTROS CON LOS AÑOS 30; volveré en enero a Madrid pero no creo que cuando vaya, habrá finalizado.

P.D: Me hubiera gustado que le dedicaras una entrada ;)

detectives salvajes dijo...

Yo también la recomiendo. Es un recorrido impresionante por las diferentes etapas de su obra. Han salido bastantes artículos en la prensa que hablan ampliamente de esta exposición. Si a alguien le interesa, puedo mandar los enlaces...

lammermoor dijo...

Pues te lo agradecería Detectives Salvajes. He leído alguno pero no me importaría saber más sobre esta pintora.

detectives salvajes dijo...

Uno es este: http://cultura.elpais.com/cultura/2012/10/16/actualidad/1350414150_036321.html

lammermoor dijo...

gracias por los enlaces Detectives Salvajes