sábado, 29 de marzo de 2014

Nunca es suficiente


En mi última visita  a la librería  estuve comentando con otra compradora algunos títulos de libros divertidos.  Además de los que nosotra mencionábamos, y de los que tomó nota, la librera nos recomendó El Antropólogo inocente, de Nigel Barley. A mi comentario de me lo llevo, aún cuando no debería, me respondió que si aún tenía libros sin leer en casa, no lo llevara. ¡Como si eso importara!


 

  

  I still buy books faster than I can read them. But again, this feels completely normal: how weird it would be to have around you only as many books as you have time to read in the rest of your life. And I remain deeply attached to the physical book and the physical bookshop.
 (Julian Barnes: my life as a bibliophile)

14 comentarios:

Cova dijo...

Entonces yo no podría comprar ninguno :). A mí me pasa que compro libros, los dejo en las estanterías y luego tiro mucho de biblioteca y poco de los que tengo en casa. Supongo que de alguna manera pienso que los que yo tengo siempre estarán aquí y que puedo leerlos en cualquier momento, no sé. Hay libros que he leído al de muchos años de haberlos comprado, pero eso no me quita de ir comprando otros. Tampoco sigo un orden concreto, lo que me apetece, cuando me apetece y si me apetece, así que me da igual tener un montón sin leer. Ya les llegará el turno.

¡Feliz fin de semana!

Agnieszka dijo...

Si compráis libros físicos, por lo menos los véis y os dáis cuenta de su número y el espacio que ocupan. Yo me pasé al ebook y me pasé... Pero no puedo no comprar más y más. Un vicio.

Mariuca BOLAÑOS dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo. ¡Qué cosa más ridícula!, pensar que hay libros suficientes que nos pueden parar a la hora de seguir adquiriendo y deseando nuevos títulos.
Un saludo.

lammermoor dijo...

Pues lo mismito que yo Cova Un promedio de dos años desde la compra a la lectura es bastante habitual en mí; a veces, incluso más.

Agnisuka la única forma que tengo de controlarme es mantenerme alejada de bibliotecas y librerías.

Es cierto Mariuca porque a veces tenemos un montón de libros para leer pero en él no está el que nos apetece justo en ese momento :)

Marsar dijo...

¡Hola! Ay, ese es el gran "drama" del lector, comprar más libros de los que se pueden leer. En mi caso, es un doble drama porque, por circunstancias laborales, llevo una vida un poco "nómada", y la cantidad de mudanzas que llevo a mis espaldas (nunca mejor dicho) hacen que me controle "un poco" a la hora de comprar libros en formato papel... Claro que si lo dice Julian Barnes, uno de mis escritores favoritos, no puede estar mal, ¿no?

¡Saluditos :-D!

Ana Blasfuemia dijo...

jajjaja ¡qué bueno! Es verdad que nos importa poco tener libros sin leer, lo mismo seguiremos echándo el anzuelo a otros.

El libro de "El antropólogo inocente" lo tengo, aunque no es mío directamente, pero vamos como si lo fuera :D Me han hablado muy bien de él y que era fácil de leer, supongo que algún día le encontraré hueco.

Besos!

lammermoor dijo...

Marsar bienvenida. Sobre la "compulsión" acumulativa que genera el e-book he escrito hace poco. Y sí, el saber no ocupará lugar, pero los libros si y se nota mucho cuando nos toca hacer mudanza :)

Hola Ana es que por muchos que tengamos pendientes siempre vamos a encontra otros que nos apetecen muchísimo

A mí ya me está llamando el antropólogo pero quiero terminar con el de Herta Muller, que a la pobre la he tenido en Stand by una temporada.

¡Disfrutad del domingo y la hora más de luz!

Letras con la sopa dijo...

Si esperase a terminar los libros que tengo sin leer para poder comprar más, entonces jamás de los jamases volvería a poner un pie en una librería. Y eso no puede ser!

Besos

Filias Y Fobias dijo...

Jajaajaj! Creo que es el "mal" del que muchos lectores estamos enfermos. Es inevitable. ;)
De El antropólogo inocente hablé en el proyecto de Isi de enero, fue una de las lecturas interesantes de la carrera.
Un besote

Elena Rius dijo...

Simple precaución. Uno no compra libros porque no tenga en casa nada que no haya leído ya, sino para evitar quedarse algún día (y por más que ese peligro sea realmente remoto) sin lectura. Y eso sí que sería terrible.

Isi dijo...

Totalmente cierto. El mono de libros nuevos es lo que tiene; que no importa cuántos tengas en casa sin leer.

lammermoor dijo...

Letras en la sopa con lo que presta pasear por la librería o la biblioteca entre los estantes y/o mesas, dejándote seducir por los títulos y las portadas...

Uy, Filias volveré sobre tu proyectoo de enero. Creo que disfrutaré con el antropólogo. Un beso para tí

Ay, Elena ¿no tener nada que leer? supongo que ese podría ser el infierno del lector.

Isi es agradable ver que me entendéis :D

bibliobulimica dijo...

otra que confiesa comprar muchos más libros de los que puede leer y de los que caben ya en su casa. Cualquier día detengo una mudanza nada más por no empacar tanto libro ;)
Me encantó la cita de Barnes.

lammermoor dijo...

Ale la única forma que tengo de contenerme es mantenerme alejada de librerías y bibliotecas.

A mí también me gustó la cita; tiene razón. Sería tristísimo si no hubiera cabida para nuevos libros. Y como él, también yo estóy ligada al libro físico.