Junlio

  Después de la s recomendaciones para disfrutar de la lectura este verano y antes de contaros cuales serán las que conformarán mi biblioteca de verano, toca hacer balance de lo leído durante junio y la primera parte de julio. Ha habido un par de abandonos, varios libros de relatos,y más títulos ajenos al  reclamo de lo más vendido o el  best seller del momento. (Reconozco que tanta novedad editorial me había cansado un poco)


   Yeruldelgger: Muertos en la Estepa , de Ian Manouk  Sigo descubriendo autores franceses de novela negra.  De este acaba de publicarse el tercer título de la saga Yerudelgger, la muerte nómada.
  En cuanto a Muertos en la estepa,  diré, parafraseando a mi madre, que "no está mal, se puede leer". Posiblemente, lea los dos siguientes para  poder dedicarle una entrada negra al autor. Entonces valoraré. 

 Carvalho. Problemas de identidad, de Carlos Zanón.  En esta entrada contaba mi problema con él,  que no era precisamente de identidad.

   El arte de llevar gabardina, de Sergí Pamiés. No se lo que me decidió a sacar este libro; si el título o la foto de la portada, con Sofía Loren llevando gabardina. 
  No conocía al autor aunque después de leer estos trece relatos (12 más un bonus track, al modo de los discos)  creo que ya se un poco de él, pues a través de la ficción nos cuenta cosas sobre su vida.
  Con una mezcla entre la tristeza, la ironía y el surrealismo pero también con melancólica belleza y ternura, los relatos se leen con mucha facilidad y te invitan luego a reflexionar  

 La red púrpura, de Carmen Mola.  A la autora (o autor) irá dedicada la entrada negra de julio así que  a ella os remito. 

Todo lo que sucedió con Miranda Huff, de Javier Castillo  Lo confieso, cuando comencé a leerlo sentí una inmensa pereza así que decidí abandonar. Sin embargo ha cosechado muy buenas críticas en la blogosfera (aquí y aquí)
Nueve cuentos malvados, de Margaret  Atwood. Si no malvados, cuanto menos malévolos,Los tres primeros relatos, aunque independientes entre sí, una vez leídos forman un todo que nos ofrecen los tres vértices (o puntos de vista) de una misma historia.  También hay sitio para el terror o la distopía.  Porque existe Atwood, más allá de El cuento de la criada


Una noche en el paraíso, de Lucía Berlín. En la linea de lo que nos encontramos en Manual para mujeres  de la limpieza, no fue eso lo que hizo que cuando había leído la mitad de los relatos el libro quedara aparcado en la mesita de noche. Sufrió  la maldición del "como es mío".... voy a leer antes estos que tengo que devolver a la biblioteca.   Al final, fui intercalando la lectura de un relato con la de los otros libros. Una buena manera de saborearlos-. y de no sentirme culpable cada vez que lo veía allí, esperando a que lo retomara. 

La larga marcha, de Rafael Chirbes. A  este autor lo descubrí por casualidad, y desde entonces me fascinó.  Es uno de esos casos, de los que abundan demasiado, en que calidad literaria   reconocimiento público no van de la mano. 


  El libro está dividido en dos partes, la primera durante la inmediata posguerra y la segunda durante el movimiento antifranquista de los años sesenta. Es además una novela coral, con muchos protagonistas, lo que te obliga a estar atenta ya que va saltando de unos a otros
  A pesar del salto temporal y de la gran cantidad de personajes, todos terminan por confluir y formar parte de la misma historia. 
  Me he fijado que este libro tan solo se había prestado una vez, en 2017, antes de que lo hiciera yo. No puedo evitar sentir cierta tristeza pensando que un escritor  y un libro tan bueno como este se pudren en las estanterías, mientras otros...

  Y cierro  este periodo lector con un libro que me recomendó la bibliotecaria de Lugones, Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado, de Maya Angelou. De nuevo topo con novelas autobiográficas. 
  la autora nos habla de su infancia, que no fue nada fácil; de sus primeros años viviendo, junto con su hermano Bailey, en compañía de su abuela y su tía Willie. De la vida con su madre y de como terminó por convertirse en madre a los 16 años. Nos habla también de como era la vida de la población negra durante esos años (primera mitad del Siglo XX) . 
  Un libro que me ha gustado mucho así que tengo que agradecerle la recomendación. 

  Y ahora si ha llegado el momento de comenzar el VERANLEO.  En la próxima entrada contaré cuales son los libros que he elegido para que me acompañen durante este verano lector. 
  


Comentarios