jueves, 7 de abril de 2011

Buscando un culpable


Mucho se ha hablado en estos últimos meses de la "ley Sinde"; en mi opinión, confundiendo los términos. Plantear que estar en contra del cierre de páginas de descargas significa considerar que los autores no tienen derecho a cobrar por su trabajo, me parece una tergiversación y simplificación. Pero no quiero entrar en el tema, al menos no de momento.

Se ha insistido mucho en que el principal problema del cine español es la piratería pero hay quienes piensan que puede ser otro


“(…) En este país, en esta España que sigue siendo la de Machado, para triunfar en el mundo del celuloide no basta con tener un peliculón entre las manos. Es más, ni siquiera es necesario. Lo importante es andar en el meollo, alternar con quien tienen los contactos y caerles bien, o sea, ofrecerte de intermediario para cobrar y dar el pase, y que todo el mundo sepa quién eres y a quién representas, pero que nadie se dé oficialmente por enterado. La peli tiene que salir de antemano con los costes cubiertos. La taquilla es lo de menos, viene a mayores. Lo que cifra son las subvenciones y los derechos de antena, y un poquito de lo que te pagan las distribuidoras, que necesitan productos nacionales para cumplir con la cuota que les impone la ley y que les permiten las multinacionales americanas. Para llegar ahí tienes que pagar peaje, pero en este caso la pasta tampoco es imprescindible, porque ya te llegará cuando entregues el copión debidamente empaquetado. Lo que se precisa, entonces, es la financiación, poder hacer de puente, unir los contrarios con los afines y viceversa, y eso sólo se consigue con el contrato. ¡Ay, el contrato! ¡El contrato cierra el círculo! Con el contrato consigues dinero de los bancos, la cuota correspondiente de las ayudas para el fomento de la calidad en el cine y la garantía de que te pasarán la película unas cuantas veces en uno o dos canales de televisión. El guión no es la causa de la papela, sino su pretexto. De pronto, uno da con una idea maravillosa y dos personajes fortísimos. Entonces se vuelve loco durante un par de años escribiendo sinopsis y argumentos, desarrollando escaletas, equilibrando los tiempos de las secuencias, apurando la tensión para llegar al climax en el momento exacto, ni un segundo antes ni un segundo después y en la coda te dejas el alma y una melancolía de posparto que te dura dos meses más, y todo eso no vale para nada porque no estás en el circuito ni entrarás en la puñetera vida, a no ser que consigas colarte en él de milagro o de matute, qué sé yo”

(García Rubio, Manuel: Sal)

15 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Yo añadiría a todo el rosario que explica este chico, que aunque produzca su película e incluso la estrene ¿qué? No sirve para nada

Se estrenan de tapadillo, se distribuyen fatal, no reciben ninguna publicidad... Pregúntale a cualquiera que te diga 10 películas españolas estrenadas el año pasado. Tic-tac, tic-tac.

Por cierto ¿quién se descarga películas que nadie conoce? Ni siquiera creo creo que las cuelgue nadie en la red.

Carol dijo...

Sin saber mucho del tema, estoy bastante de acuerdo, en este país estrenan los de siempre, y salen en las pelis los de siempre, aunque muchos sean actorcillos infumables de medio pelo, mientras que otros actorazos se quedan en segundo plano, así cómo quieren que vayamos al cine. Además, me da la impresión de que la gran mayoría de las descargas son de pelis y series extranjeras, no conozco a nadie que se descargue cine español, por lo que en ese caso, al no afectarles, qué más les da. Un abrazo

Amando Carabias María dijo...

Muy agudo lo que dice loquemeahorrro ¿Alguien sabe qué pelis son las que se descargan ilegalmente? Me imagino que "Pa negre" no tendrá muchas descargas. De hecho, fueron los Goya las que empujaron a un reestreno, puesto que el estreno pasó tan desapercibido que no conozco a nadie que la haya visto en ese momento. Quizá en Cataluña. No lo sé.
De todas maneras el tema de las descargas ilegales (aunque no sea el objeto de este post) es apasionante., y me gustaría enterarme bien del asunto, porque visto desde la lejanía no me parece tan descabellado que quien crea una obra reciba cierta remuneración por ello. De todos modos, está por ver que todo lo que se paga va para los creadores y no otro tipo de intermediarios

La hierba roja dijo...

El día de la ceremonia de los Goya repartieron panfletos con los enlaces de descarga de las películas nominadas. Montones y montones de panfletos fueron distribuídos. A los 15 días, alguien que se intentó descargar una película comentó que estaban mal los enlaces (prácticamente todos): que enlazaban a otras películas o incluso a partidos de fútbol.

Se rumoreó que lo hicieron a propósito, para ver cuánto tardaba alguien en quejarse. No sé si será verdad, lo que sí que es llamativo es que nadie intentara antes bajarse una película española, y más teniendo en cuenta que esas eran las "mejores" del cine español de ese año.

Al final, es lo que comentáis: la gente se descarga series y películas en su mayoría extranjeras.

El problema es que el cine lo pagamos con nuestros impuestos, vayamos a verlo o no.

Isi dijo...

Yo no pienso pagar dos veces por una película española. Ya que las pagamos con nuestros impuestos, no me da la gana de volver a pagar una entrada de cine.

Ni siquiera me las descargo y, si Mork se descarga alguna, yo no la veo. Paso del cine español, no me interesa ni lo más mínimo, y me da lo mismo que pueda perderme alguna peli buena.

Cuando yo monte una empresa y me subvencione la señorita Sinde si me va mal, entonces me lo pienso.

Ahora, cuando no se puedan descargar pelis y vean que el cine español está igual que antes, o sea, en números rojos, ¿qué van a hacer: obligarnos a ir al cine? Tengo unas ganas de verlo que me muero

Alice Silver dijo...

Tengo sentimientos ambivalentes con este tema, por una parte coincido con vosotros en que es una pena tanto dinero tirado para hacer películas que no ve nadie y a casi nadie interesan. Por otra parte pienso que también hay produciones estadounidenses de muy mala calidad que sólo llegan a las salas por la presión de las multinacionales que "fuerzan" a las salas a comprar paquetes de títulos de relumbrón junto con otras mierdas. Supongo que estoy de acuerdo con algún tipo de subvención siempre que no sea a fondo perdido, es decir, que sea un apoyo a un trabajo digno.

lammermoor dijo...

Loque hay un montón de películas -españolas o de otros países- que no llegan a los cines o duran apenas unos días.

Carol la sensación que yo tengo es la de que la mayor parte de las películas que se rueden en España son zafias o deprimentes y en cuanto a los actores, la mayor parte de ellos son más bien malejos.
Y que conste que pienso que contamos con excelentes actores, directores y guionistas pero ...

Amando en el tema de las descargas habría que plantearse muchas cuestiones. A lo mejor son ilegales porque no se pueden (o no quieren) hacer legales.
La mayor parte de la gente que conozco busca en la red series o películas que aquí no llegan, lo hacen tarde o no pueden verse en versión original.
Eso por no mencionar el maltrato de las cadenas: horarios imposibles, capítulos repetidos, temporadas que se dejan a medias, ...

Nadie cuestiona que un creador merece cobrar por su trabajo -por supuesto. Pero lo que si se pone en entredicho es un determinado modelo de negocio que no responde a la actualidad; o que nos llamen "ladrones" a priori. Ese tipo de cosas.

lammermoor dijo...

La hierba roja leí una entrada que dedicaste a esta cuestión y me gustó mucho.
Efectivamente el cine español lo pagamos entre todos; a través de los impuestos y también con el precio de la entrada -parte de la subida astronómica tiene que ver con las subvenciones.

Alicia creo que películas buenas y malas se hacen en todos los sitios. Pero creo que en otros sitios tienen más capacidad de autocrítica o al menos exponen su propio dinero. Aquí pesa demasiado la mentalidad de "subvención".

Y además creo que lo que estas palabras recogen sobre el cine podrían ser extrapolables a otros muchos aspectos de "esta España que sigue siendo la de Machado".

lammermoor dijo...

Isi te dejé atrás. Yo voy muy poco al cine; me parece que la mayoría de las películas no merecen el precio que cuesta la entrada. Además de la gente que entra a la sala con la pizza (ya lo vi en alguna ocasión) o los nachos, y los que se dedican a habar por el movil.

Y sí, creo que el problema del cine español tiene más que ver con el tipo de películas que se ruedan que con otras cuestiones.

Quizás si en lugar de subvenciones a fondo perdido se trataran de préstamos "blandos" que tuvieran que devolver la cosa mejoraría.

P.D: estoy contigo, en que nuestro cine, salvo excepciones, no me interesa.

Susana dijo...

El otro día comentaba con unos amigos que no me parece justo tener que pagar la misma entrada por una peli de la que ya he pagado mi parte (las subvenciones no las paga el que las da de su bolslillo, sino del nuestro) que por una que no ha recibido nada. En cualquier caso yo nunca me he descargado ninguna peli, tampoco música, pero he pagado el canon como todo el mundo. Hay que fastidiarse!

lammermoor dijo...

Susana uno de los problemas es que nos "cobran" por anticipado y dan por supuesto que somos unos delincuentes -la promo que ponen antes de las películas, en el cine, me pone furiosa-
Yo no descargo fundamentalmente porque soy una torpe teconológica y tengo miedo de que me entre un virus en el ordenador. Pero creo que la mayor parte de la gente lo hace porque no puede conseguir esas pelis o series de otra forma.

Elena Rius dijo...

Coincido con tus respuestas a los comentarios: odio descargarme películas, es un lío (torpe que es una, pero qué se le va a hacer), la calidad suele ser malísima y ya no digamos los subtítulos en muchas pelis extranjeras. Pero lo sigo haciendo en aquellos casos en que no me queda otra opción. Por ejemplo: me descargué la quinta temporada de The Wire porque me había comprado la tercera y la cuarta y la quinta tardó más de un año en salir a partir de su emisión en USA. De verla en Canal+ (que también pago,o como una tonta), nada de nada, porque siempre era a unas horas imposibles. Eso sí, los muy listos te dan la opción de abonarte a una cosa que llaman iplus que te permite ver las pelis a cualquier hora. ¡Pero hay que pagar aparte! En este caso, como en otros muchos, me sentí estafada por las cadenas y las distribuidoras. Ya ves, a veces sencillamente nos empujan a la piratería.

bibliobulimica dijo...

a mi el cine de mi país me parece una fatilidad, la mayor parte. Y como dice alguien aquí: salen los mismos actores en casi todas. ¿Qué no hay más talento? ¿o es que contratan por amiguismo? por supuesto, se quejan igual de que la gente no va y apelan al patriotismo. ¿No sería mejor apelar a la calidad?

Welzen dijo...

El cine español es el dominio de unos cuantos, que vienen a ser los mismos de siempre que se terminan repartiendo todas las subvenciones. Al final los grandes talentos, en cuanto a directores e historias se están haciendo fuera.

lammermoor dijo...

Pues sí, Elena la mejor forma de luchar contra la piratería es darle a la gente la opción de conseguir de forma rápida y asequible lo que quieren.
¡Tan sencillo como eso!

Ale lo mismito que aquí.

Hola Welzen pues sí, el cotarro está copado por cuatro y dejan fuera a gente con ideas y que trabaja bien. ¡Luego, toda la culpa es nuestra por no ir al cine!

Shakespeare & Cervantes

   Este año estamos de doble aniversario, se cumplen 400 años de la muerte de Shakesperare y Cervantes por lo que desde diferentes institu...