viernes, 6 de enero de 2012

Seis de enero

El especial de Reyes de este año se aleja de los anteriores. Esta vez no se trata  tanto de que hablemos de lo que nos han dejado o hemos regalado (que también) sino de que seamos conscientes de  que a pesar de la  dichosa crisis, seguimos siendo afortunados. De eso es de lo que nos habla Amando Carabias en el rincón de la poesía de este mes.

SEIS DE ENERO
¿Si te hubieran dejado en los zapatos,
un estómago sin luz,
una mordaza para tus palabra,
una llaga sobre la piel, 
una bala en el corazón, 
un ataúd en la sonrisa?

 Hay dolor en tus pasos, tus zapatos
lloran en medio de una madrugada
sin pétalos, lo sé.
Es muy triste asomarse al horizonte 
contemplando el entierro de los besos,
lo sé, lo sé, pues aún 
mis pupilas no han sido reventadas...

Ellos, hoy, llegan desde más allá de la opulencia
y podrían haber almidonado nuestras ilusiones 
con cadáveres
pero han sembrado el calendario de sueños...
Y hoy, precisamente hoy, cuando
mis latidos tendrían que sonar
a triciclos, muñecas y balones,
puzzles, barajas y esos artilugios 
electrónicos
he pensado que es crimen tanta queja, 
pues más allá de nuestra urna de oro,
un mendrugo de pan es un diamante...
Y he recordado que de allí, de donde 
llegaron aquel día, hoy palpitan
demasiados estómagos sin luz,
muchas mordaza para las palabras
y llagas sobre la piel,
y balas alojadas en los ojos
y cientos de ataudes en los labios.
 
( Este poema apareció primero en su blog Pavesas y Cenizas, y posteriormente en el poemario Versos como Carne 2011)

10 comentarios:

Carol dijo...

Tenéis mucha razón, tanto tu como el poema, dentro de la crisis y de los problemas y carencias que podamos tener somos unos fortunados y muchas veces no somos conscinentes de la gente que lo pasa mal de verdad. Bsos

AMADO MIO dijo...

mE RECUERDA, perdón por la frivolité, estos versos de Calderón:
Cuentan de un sabio, que un día
tan pobre y mísero estaba,
que sólo se sustentaba
de unas yerbas que cogía.
«¿Habrá otro», entre sí decía, 5
«más pobre y triste que yo?»
Y cuando el rostro volvió,
halló la respuesta, viendo
que iba otro sabio cogiendo
las hojas que él arrojó.

O, salva sea la parte, digo las distancias insalvables, lo que decía aquélla ministra de cuyo nombre no quiero acordarme: ¿Que estamos mal? ¡Mal están en el Senegal!

Amando Carabias María dijo...

Otro regalo, y cuántos van ya hoy... No lo merezco, pero se agradece y mucho más en día tan señalado y además con en el encabezado de una viñeta del genial Forges...
No sé, éste es un día muy especial...
Si no recuerdo mal, por fechas, este es el último poema que escribí para el poemario. Lo escribí en un arrebato en la víspera de Reyes, después de pensar en la tamaña injusticia de tantas quejas que oía.
O sea lo que comentan (gracias) Carol y AMADO MIO.
Por cierto la décima de Calderón que traes, es una de las favoritas de mi padre que repite y ha repetido muchas veces. Quizá de tanto oírla desde mi niñez, se me ha clavado su contenido.
L, no sé cómo agradecerte tanto regalo como me haces y cómo me tratas en tu casa... y fuera de ella.

Carmina dijo...

Cuanta razon teneis ambos, a veces hace falta que nos recuerden lo afortunados que somos a pesar de lo que se nos avecina, en muchos sitios estan mucho peor. Un poema tan duro como cierto

lammermoor dijo...

Carol a veces necesitamos mirar a nuestro alrededor para no perder la perspectiva.

Amado mío también me acordé de ellos. Tampoco se trata de tirar cohetes de alegría y negar la mayor -las cosas están y seguiran muy feas- `pero estaría bien que valoraramos un poco más lo bueno que tenemos.

Amando cuando leí el poema -creo que el mismo día seis del año pasado- me "tocó" y ya pensé en que lo publicaría en el blog.
Creo que entre Amado y tu, ya me habéis resuelto la duda de quien ocupará el rincón de la poesía de febrero.

Carmina en los últimos meses no hacen más que meternos el miedo en el cuerpo. La mejor forma de luchar contra ello es fijarnos en las cosas buenas que la vida nos ofrece (que sigue haciéndolo, a pesar de todo)

Victoria dijo...

Te doy yo también toda la razón. Y el poema me ha encantado, es precioso, doy mi felicitación a Amando Carabias.
Es gracioso, la poesía de Calderón también nos la recitaba mi madre muy a menudo cuando éramos pequeños.

bibliobulimica dijo...

Somos afortunados de seguir con vida, de tener un techo, de tener comida...hay que poner los ojos en lo que se tiene, y no en lo que se carece. Muy bonito el poema...y la viñeta me encantó. Estoy espantada de la cantidad de violencia que contienen algunos juegos de video, pienso que deberían estar prohibidos porque incitan a la despersonalización del otro, a querer agredirlo, a cazarlo como un animal (hay juegos así...y mientras más sangre sale, más puntos y vidas extras consiguen los chamacos).
Que bonito regalar algo que construya y que no necesite pilas (¡los libros!)
un beso,
Ale.

lammermoor dijo...

Victoria está decidido. El mes que viene mando al rincón (de la poesía) a Calderón.

Pues sí, hay que poner al mal año buena cara y si la vida te da ... calabazas pues haces una tarta y un puré y un paté y... regalas alguna a la familia y las amistades :D

Ricardo dijo...

Un poema muy bello y muy bien traído.
A AMADO MIO le recuerda a Calderón y a mí al Poeta en Nueva York de G.Lorca, uno de mis libros más queridos.

Aunque con retraso, os deseo un muy buen año a todos .

lammermoor dijo...

Hola, Ricardo feliz año. Poeta en Nueva YorK... Llevo mucho tiempo pensando en releer a Lorca, quizás deba comenzar por ahí.

Me alegro de que te guste el poema. :)

Shakespeare & Cervantes

   Este año estamos de doble aniversario, se cumplen 400 años de la muerte de Shakesperare y Cervantes por lo que desde diferentes institu...