lunes, 9 de enero de 2012

Colorín, colorado

Otro año lector se ha terminado y  estos son los últimos libros que en él he leído.

(*)Evolution for everyone. How Darwin’s theory can change the way we think about our lives, de David Sloan Wilson. Tras dos años esperando por fin conseguí leerlo. Un libro muy, muy interesante que me hizo reflexionar sobre muchas cosas. El autor me recordó a Damasio en cuanto a que también hace gala de sentido del humor y de vez en cuando incluye citas literarias –no en vano es hijo de Sloan Wilson.

Con los ojos cerrados, de Gianfranco Carofiglio. Este autor y su personaje han sido todo un descubrimiento. Les he dedicado una entrada negra. 

Mujer Leyendo, de Utagawa Kuniyoshi
Tintín en el Congo, de Hergé. Tanta polémica con su petición de retirada hizo que quisiera leerlo. Es cierto que la imagen que da de los -¿se puede decir "negritos" o mejor me refiero a los “nativos africanos”?- es  simplona pero no más de la que presentan otros libros o autores de esa época. En cuanto al libro en sí, es prescindible.

Dudas razonables, de Gianfranco Carofiglio. De nuevo os remito a esta entrada.

El loto azul, de Hergé. Quienes   tachen de racista al autor y   consideren que  Tintín en el Congo debería ser retirado de librerías, bibliotecas y demás, deberían leer este libro. Precisamente aquí  habla sobre los prejuicios entre razas y como derivan del desconocimiento.

Signatura 400, de Sophie Divry. Me había llamado la atención cuando lo vi en La Buena Vida. Luego, leí la reseña que Carmina le dedicó y casi al mismo tiempo, mi librera me hablaba de él. Lo compré pensando en autorregalármelo por mi santo pero lo cierto es que esa misma noche lo leí. Divertido y de fácil lectura, al igual que  Una lectora nada común, esconde bajo ese formato ligero una reflexión muy seria sobre la lectura y las bibliotecas. Como todos los libros editados por Blackie Books tiene una portada que te llama la atención.

Pensar la arquitectura, de Peter Zumthor. Lo descubrí en el blog de xGaztelu, tomé buena nota de él y lo incluí en mis compras del Día del Libro 2011. Una lectura con la que disfruté y que me hizo pensar,  parte de lo cual lo  cuento aquí.

(*)El jugador, de Dostoievsky. Fui lectora temprana de la literatura rusa, especialmente de Dostoievsky, pero hacía años que no volvía a ellos. A pesar de cierta renuencia inicial (uno de los personajes de Los días contados es también jugador) una vez que comencé, no pude dejar de leer ni intercalé otros libros. El final de la novela me pareció grandioso.

Testigo involuntario, de Gianrico Carofiglio. Comentaba esto en el blog de Alice Silver: No sé si salir corriendo a la biblio o demorar el placer y esperar un poco antes de leer el cuarto. (...) comparto con Guido la costumbre de fisgar los libros en las casas nuevas a las que voy (y en las otras, en realidad)

(*)Cinco horas con Mario, de Delibes. ¡Impresionante! La versión abreviada sobre él aquí, la extendida en breve en La Esfera Cultural

     Ramalho. Una mina llamada infierno, de Alejandro M. Gallo y Julio Cangialosi. La versión en comic de la novela. Me encantó el detalle del cartel de "se alquilan abitaciones" -una falta muy típica junto con la de poner b por v y viceversa- Sigo echando en falta algún taco por parte de los mineros. En cuanto a La Daga de Moztezuma (relato incluido en la edición) me ha gustado -hace de transición entre Una mina (...) y La fosa de los 14 pero he encontrado dos gazapos.
Impar y rojo, de Oscar Urra. Ni si ni no, sino todo lo contrario. Tiene cosas que me gustan pero aún así no me atrapa.

Por la boca muere el pez, de Andrea Camilleri y Lucarelli. Un divertimento de estos autores que hacen que sus detectives, la inspectora Grazia negro (Lucarelli) y  Salvo Montalvano, resuelvan un caso a través de las cartas que se envían
 
Natural de Gijón. Jardines, parques y espacios verdes municipales. Lectura "obligatoria" para un posible proyecto en el que estoy trabajando.

Las almas juzgadas, de Miklos Banffy. El segundo título de la trilogía transilvana; de nuevo pospongo mis comentarios a la espera de haber leído todos ellos.

El hombre del traje gris, de Sloan Wilson. David Sloan Wilson se hizo naturalista -evolucionista, como él se designa- porque buscaba algo que su padre, escritor, pudiera admirar y que no supiera hacer. No pude resistir la curiosidad y ...El único pero que le pongo al libro es ese final un poco "Doris Day"

Este año, quizás porque no tuve sensación de Navidad, no hubo lecturas navideñas a excepción de un cuento y unos haikus


El ocupante del rincón musical de hoy lo elige Peter Zumthor, quien escucha a Charles Mingus.

10 comentarios:

Elena Rius dijo...

Llevo una larga temporada sin incurrir en lecturas de la serie negra (raro en mí, porque es un género que me encanta), así que ya va siendo hora de retomarlas. Anoto tu calurosa recomendación de Gianfrabco Carofiglio, de quien no conozco nada.

Amando Carabias María dijo...

Eres desde luego, cómo eres. Otro regalito más. Incorregiblemente encantadora.
Además así, tan en secreto, como jugando al escondite.
Millones de gracias.
Por cierto... Ya pasé la mitad de A la sombra de los abedules y me está encantando. Razón tenías.

bibliobulimica dijo...

pues tomo notas, porque no he leído ninguno.
un beso,
Ale.

lammermoor dijo...

Elena pensaba que este bimestre apenas había leído "negro" pero al repasar la lista me he dado cuenta de que no es así.
Disfruté mucho con Carofiglio; ya nos contarás tu opinión sobre él.

Hola Amando si que quise ponerlo un poco "en la penumbra".
Me alegro de haber acertado; me daba un poco de miedo...

Ale toma nota pero acuérdate de que antes debemos leer los que tenemos en casa. (¿Seremos capaces?)

loquemeahorro dijo...

A mí "Tintín en el Congo" me parece que es malo, pero malo-malo, tanto que da vergüenza leerselo.

Y por supuesto que es racista, si hasta el propio Herge lo reconoció y pidió perdón públicamente.

Eso sí, lo de retirar el libro me parece abiertamente una tontería, más encaminada a la promoción que otra cosa, por no decir que si tuvieran que retirar todos los libros racistas, no iba a haber camiones para llevárselos.

Siempre me ha llamado la atención la inmensa diferencia cualitativa entre los tres primeros libros (además de El País de los Soviets) "de" Tintín.

El primero es infame, el segundo "Tintín en América", mejora, pero sigue sin ser muy prometedor.

Pero el triple salto mortal se produce con "El Loto Azul", un libro infinitamente mejor que inicia una línea de calidad que ya nunca decaería.

p.d. Lo de "negritos" lo dices irónicamente ¿no?

lammermoor dijo...

Loque, pretendía ser irónica pero parece que no lo he conseguido. También tenía varias cosas en la cabeza - La Mancha humana, de Roth; el lenguaje políticamente correcto; las acusaciones de racismo a Hergé, y la tendencia a no poner los libros en el contexto en que fueron escritos. Tintín en el Congo se escribió en una época en que la sociedad belga y la europea era racista (sigue habiéndolo). Pero me parece una desmesura que se pretenda retirar el libro de la circulación; lo mismo que me lo parece que se hagan nuevas ediciones de Tom Sawyer sustituyendo las palabras empleadas por Mark Twain ( y que eran las utilizadas en la época)
por otras más "correctas"
De pequeña leí todo o casi todo Tintín pero los que recuerdo especialmente son El loto azul, y Las joyas de la Castafiori.

prestiti on line dijo...

Me apunto este titulo, me atrae bastante y creo que me gustarà. Este tipo de libros me apasionan, ahora mismo estoy terminando una serie de cuatro cinco libros de Brian Freeman, os lo recomiendo. Es un autèntico maestro.
Sara M.

lammermoor dijo...

Sara M como no pones el nombre no sé a que título te refieres. Intuyo que a alguno de los policiacos ¿Carofiglio? ¿Alejandro Gallo? No conocía al autor que citas pero ya he googleado su nombre :)

Compañía de Libros dijo...

Lammer, de paseo por tu casa, he visto tu lista de libros. ¡Qué buena pinta los de género negro! Creo que sólo he leído la de Dostoievski de tus títulos, así que estoy de suerte.

lammermoor dijo...

Hola, Cia. de Libros no te hacía amante del género negro, no sé por qué.
Si por mi fuera te recomendaría... bueno, creo que te los recomendaría casi todos así que mejor, ¡sírvete tu misma! ;)

Shakespeare & Cervantes

   Este año estamos de doble aniversario, se cumplen 400 años de la muerte de Shakesperare y Cervantes por lo que desde diferentes institu...