domingo, 4 de diciembre de 2011

Cinco horas con Mario

Voy a hacer un pequeño experimento . En lugar de la versión "extendida"voy a publicar unicamente los principales pensamientos que me vinieron a la mente mientras leía ( y veía)   Cinco horas con Mario y sobre los que hubiera articulado mi comentario.  Vosotros me diréis si estas  notas os sugieren algo u os resultan un galimatías

  Sobre el libro:

_¡Uy! ¿Esto? ¿Será cosa de la edición? ¡Qué forma tan buena de empezar!

_ Pero si parece que cuando lo escribió lo hizo pensando en que iba a ser representado.

_Siempre hablamos de su  lenguaje sencillo, del alma castellana, pero jamás hablamos de su calidad formal .

_¡Es buenísimo! Que forma de dar pie a que Carmen vaya sacando los temas a colación y como enlaza con lo dicho en la segunda parte. ¡Este hombre es aún mejor de lo que creía!

_Siempre hablamos de Carmen pero tan protagonista como ella es Mario; está muerto pero ¡que vivo!

_¡Qué crítica tan demoledora de la época!  Y que sutileza para hacerla

_Quién se iba a esperar esto ¡Qué manera de dar la vuelta!


Sobre la obra de teatro

-Me preguntaba como se las arreglarían con las dos primeras partes.  Lo han hecho muy bien.

-Voy  a estar toda la representación comparando el  libro con la obra. ¡No va a gustarme ¡

(Al cabo de un rato dejé de comparar para dejarme llevar por la estupenda actuación de Natalia Millán).


Si el sábado fuí al teatro, el domingo asistí a un concierto de Brad Mehldau sencillamente magnífico así que el será el protagonista del Rincón Musical

27 comentarios:

masteatro dijo...

Me alegro de que te gustaran. A mí también me gustan mucho tanto la novela como la función aunque la leí y ví con años de diferencia.

Amando Carabias María dijo...

El libro me emocionó hasta la médula. Creo que no se ha reconocido suficientemente la importancia literaria de este monólogo interior, mucho más creíble que la del protagonista del Ulisses, por ejemplo.
La versión teatral actual no la he visto aún, pero sí vi la que durante tantas temporadas subió a los escenarios Lola Herrera. Fantástica también.

lammermoor dijo...

Hola Masteatro sí, si que me gustaron pero creo que fue un error releer el libro justo unos días antes de asistir a la representación. Y es que encima lo tenía en la balda de pendientes hacía más de un año.

Amando el libro es magnífico. Fue todo un deslumbramiento; lo había leído hacía muchísimos años así que fue casi como leerlo por primera vez. Sigo pensando que a este autor aún no se le ha dado todo el reconocimiento que merece.
Me hubiera gustado ver a Lola Herrera pero tan solo pude ver un fragmento en la televisión.

Inma dijo...

Viendo la procesión de Santa Bárbara me he cordado de tí, je, je
Como ya hemos hablado otras veces, a mí Deibes me parece sublime y a Cinco Horas con Mario no la dejó atrás, me encantó el monólogo. Me impresionó mucho la representión de Lola Herrera.
Un abrazo, Lamemmor

Ricardo dijo...

Me gusta todo Delibes y Cinco horas con Mario especialmente. En teatro sólo conozco la versión de Lola Herrera, que vi hace muchos años, creo que en el Teatro Goya de Barcelona, y ni me entusiasmo la adaptación, ni creo que Lola Herrera tuviera una buena noche, algo que comentamos el grupo de amigos que asistimos, cuando todos coincidíamos en que es una actriz estupenda. Supongo que debe ser muy complicado hacer un monólogo diariamente y que siempre estés estupendo. Sí había oído que la versión actual está muy bien.

xGaztelu dijo...

Leí CINCO HORAS CON MARIO hace miles de años, y después de tu entrada, un poco misteriosa, me han entrado unas ganas tremendas de volver a leer la novela: no sé si es lo que perseguías, pero ...

xG

loquemeahorro dijo...

Vi la obra cuando los dinosaurios dominaban la tierra, yo llevaba uniforme (bueno, vale, esto me lo he inventado) y Lola Herrera la representaba.

Muchos milenios más tarde me leí el libro y pensé "Vaya Mario, tan moderno para unas cosas y tan machista para otras".

Laura Uve dijo...

No, no son un galimatías... son impresiones rápidas que si has leído (o visto) la obra, tienen sentido.

He leído la novela y he visto la obra con Lola Herrera. Fantástica.

Un abrazo!!

Lady Boheme dijo...

Wow, me ha parecido una forma tremendamente original de traernos tu reseña. Se entiende perfectamente y me has dejado con muchas ganas de leer el libro, pero como siempre, dependo del tiempo libre... ay! Que escasea.

¡Un besazo!

maribel dijo...

jajaja! Lammermoor me ha gustado mucho esta manera "no extendida", muy sugerente, en la que me he identificado mucho.

Leí y vi la versión teatral hace muuuucho, (con un uniforme como el de Loque, jejeje); recuerdo que pensaba como tu, qué vivo este muerto.... aunque lo gratificante, como veo al final, es cuando uno deja de comparar y se sumerge en el directo, en la emoción y la magia de ese escenario sólo para nosotros.


Fui con muchas dudas a ver La mujer justa de Marai, con la mente puesta en la dificultad de la obra, y la versión de Eduardo Mendoza me ofreció soluciones que ni imaginaba, siempre aprendemos!!

Que un grupo de personas, un equipo técnico, además del artístico, doten de vida a una obra que admiramos, o no, me sigue pareciendo magia!!

Actores no sé, pero apuntadores hay un rato en este teatro tuyo; Hemos venido todos a "rellenar" los huecos, jejeje.
Un abrazo ;-)

lammermoor dijo...

Inma que gusto verte por aquí. Este año también he celebrado Santa Bárbara pero lo he hecho en Maldito Karma.
Cinco horas con Mario me pareció espectacular.
Un beso

P.d: ¿Tendréis otra escuela-taller?

Ricardo a Lola Herrera tan solo la vi actuar en Seis lecciones de baile en seis semanas y no me gustó demasiado. Es cierto que la representación fue un poco accidentada -hubo que interrumpirla durante unos minutos-

Saliéndome del guión ayer fuí a un concierto de un pianista de jazz que no sé si conoces: Brad Mehldau. Sencillamente sensacional

xGaztelu> confieso que también quería saber si sería capaz de incitaros a leerlo con estas simples notas. ¡Veo que lo conseguí!

Loque hablando de machismos, el que me lo pareció fue el señor de Winter cuand veía el otro día Rebeca

Gracias Laura Uve coincido contigo en que el texto es magnífico y la versión, en mi caso la de Natalia Millán, muy buena.

lammermoor dijo...

Lady Boheme pensaba hacer una reseña "normal" pero luego se me ocurrió probar. Te recomiendo que lo leas, y el tiempo... tuve el libro en la balda de pendientes más de un año. :D

Maribel pensaba dejar las notas durante dos días y luego hacer la versión extensa. Ahora he decidido dejarlo así y el comentario publicarlo en La Esfera. (Me gustó muchísimo y en esos casos me pongo a hablar y hablar sobre ello...)

Con el teatro me empieza a pasar lo que con la literatura. No solo me fijo en el trabajo de los actores sino que cada vez me influye y me fijo en los decorados y las soluciones técnicas.

Estoy encantada de que me ayudéis a rellenar los huecos.
P.D: me estoy acordando mucho de vosotros estos días porque en Gijón hay una exposición con una de las colecciones del museo de arte oriental de Valladolid.

Homo libris dijo...

Sí, sí que permite revivir el libro, reflexionar sobre él y profundizar en el argumento, en qué cuenta Delibes y cómo lo cuenta... si lo has leído antes. No sé qué transmitirá a las personas que no lo hicieron aún, pero a mí me ha permitido recuperar de la memoria los recuerdos que guardo del libro y coincido contigo en algunas de las preguntas y (asombradas) afirmaciones.

Por ejemplo, parece que Delibes escribiese la novela para ser representada, y Mario, el olvidado Mario, está tan vivo o más que Carmen. Al fin y al cabo le vemos a él, más que a ella si cabe, reflejado en el monólogo de su mujer. Sabemos de sus inquietudes y pensamientos, de su vida, de lo que hizo y dejó de hacer.

Tengo ganas de ver alguna representación teatral del libro. Por lo que nos dices, esta merece mucho la pena. A ver si con suerte... :)

Un abrazo delibeano.

Natalia dijo...

Es que Delibes...
¡Un gran, gran libro!

lammermoor dijo...

Homo Libris me sucedió lo mismo con la entrada que escribí sobre Paul Auster y Sunset Park. Pensé solo la van a entender quienes hayan leído el libro pero parece que -en eso consistía el experimento- ha resultado lo suficientemente atractiva o intrigante para que quienes no lo hayan leído se animen.

Si podeis, os recomiendo que veáis la representación.

P.D: al final voy a tener que publicar la "versión larga". Todo lo que se me ocurre -y es mucho- sobre este libro me está bullendo dentro.

lammermoor dijo...

Natalia estoy contigo Delibes es mucho Delibes.

Ricardo dijo...

Lammermoor. Conozco a Brad Mehdlau y no es un músico que me entusiasme. Tengo un CD suyo, de 1993 en trio con los hermanos Rossy (When I fall in love), que está muy bien, pero todo lo que le he escuchado después, como lider o como colaborador, no me acaba de convencer. Pienso que es un músico técnicamente muy dotado, a quien tanto le han dicho que es buenísimo, que se lo ha acabado creyendo.Hay que muy creído para atreverse a llamar, cuando aún no era nadie, "The art of the Trio" a la serie de CD que le han dado fama y que a mi me parecen tan pretenciosos como el título. Lo veo un poco como Chick Corea o Keith Jarrett, gente que pueden dar un concierto espléndido y al día siguiente sentarse delante del piano creyendo que son artistas únicos y confundir el swing con la pirotecnia. Yo he visto actuar a Brad Mehdlau dos veces: la primera hace dieciocho o veinte años en Barcelona (creo recordar que en el Club Jamboree)y me gustó mucho y la segunda hará tres o cuatro años en l' Auditori y salí antes de acabar.
Seguro que cuando lo viste tenía el día humilde y se dedicó a hacer simplemente jazz.
La verdad es que he puesto a parir a Brad Mehdlau, cuando a ti te ha gustado. Creo que me he pasado un poco, pero es que no me cae nada bien.
Si me lo permites y aunque no tenga nada que ver, voy a hacer una pequeña recomendación. Como el mundo del jazz, tan machista él, infravalora un tanto a "las instrumentistas" y unos cuantos de mis pianistas preferidos son señoras, te recomiendo que veas este vídeo de Hiromi Ueara, a quien no sé si conoces y a quien creo que pocos se atreven a denostar. http://www.youtube.com/watch?v=-HcKrd3K8_A&feature=related
Un saludo

Natalia D. dijo...

Me han gustado mucho tus comentarios. Con muy pocas e inteligentes frases consigues hacer una reseña magnífica del libro, para mi gusto uno de los mejores de Delibes (que gran escritor… me sigue pareciendo injusto que no le dieran el Nobel). No he visto ninguna de las versiones teatrales pero, indudablemente, protagonizar esta obra tiene que ser el sueño de una buena actriz.

Xavier Beltrán dijo...

¡Qué ganas tengo de leer esta novela! "El camino" me pareció sublime y pienso ponerme las pilas con la obra de uno de los mejores escritores en lengua española del siglo XX.

Un saludito.

lammermoor dijo...

Ricardo no sé que decirte. Reconozco mis carencias musicales pero la verdad es que disfruté del concierto.
Como siempre, tomo nota de tus recomendaciones. :)

Hola, Natalia me abrumas (y no lo digo por decir) Esta lectura de Cinco horas con Mario fue para mi un deslumbramiento.
También disfruté con la representación aunque sigo pensando que hubiera sido más inteligente dejar cierto margen entre la lectura y la asistencia al teatro.

Hola y bienvenida Xavier Beltran. El camino es un libro precioso; buena forma de empezar a conocer a don Miguel. Te recomiendo también Mujer de rojo sobre fondo gris, dedicado a su mujer.

Ricardo dijo...

Lammermoor,

Reconozco ser vehemente con B. Mehdlau, pero me es difícil evitarlo. Me cae fatal. Me parece un “divo” y por ello creo que es un músico irregular, capaz de lo mejor y lo peor, como la mayoría de gente que se cree diferente y no se atiene demasiado a las reglas (lo que tampoco tiene porque ser necesariamente malo). Pero esta es una opinión muy personal y a la mayoría de mis amigos aficionados al Jazz les gusta B. Mehdlau mucho más que a mi. No creo que sea una cuestión de carencias o no.
Saludos.

Susana Hernández dijo...

Mira, te cuento que yo primero vi la obra de teatro, hace mucho, mucho tiempo, la protagonizaba Lola Herrera, y salí maravillada, días más tarde leí el libro, hoy no sabría decir que me emocionó más. Y que conste que no creo que me haya pasado en ninguna otra ocasión, en la que siempre la novela estaba delante.

Besicos !

lammermoor dijo...

Ricardo todos tenemos nuestras filias y fobias y ante eso no caben razonamientos :D

Hola, Susana el libro es una maravilla y la obra de teatro también. Mi problema,que no fue tal al final, fue que terminé el libro la misma tarde que asistía a la función

Ricardo dijo...

Lammermoor, en refererencia a B.M. tienes toda la razón, y te pido disculpas por apartarme tanto del tema, cuando tu sólo habías hecho un comentario amable.

Volviendo a Delibes. Después de años sin leerle, hace algunos meses leí "Señora de rojo sobre fondo gris" y reviví el placer que me producían cada uno de sus libros. Creo que no conozco a nadie que haya leído a Delibes y que no lo admire. Desconozco si revisaba una y otra vez lo que escribía hasta dar con la frase exacta o si, por el contrario, apenas tenía necesidad de ello. Con Delibes me pasa un poco como cuando escuchas a Mozart, que parece que nada sobre ni falte, que cada cosa esté en su sitio y sólo pueda ser de esa manera y que con menos que otros exprese mucho más. No sé si me explico.
También comparto la opinión de Amando, que me parece muy bien traída, cuando compara el monólogo de "Cinco horas con Mario" y el del "Ulisses" .

lammermoor dijo...

No te disculpes Ricardo. También tengo mis fobias -por ejemplo, con Cela me pongo en el disparadero- Otra que viene más al caso es Joyce con el Ulisses (que se lo digan a Ismael)

Señora de rojo sobre fondo gris es un libro precioso. Lo leí un par de veces y en cuanto a Cinco horas con Mario ha sido deslumbramiento -y mira que ya admiraba y quería a don Miguel. Su estilo es tan sencillo y sutil que da sensación de facilidad y por eso muchos no lo valoran (Otra vez me lanzo, ahora con una de mis filias :D)

P.D: a Delibes le dediqué otras dos entradas. Si quieres verlas, pincha en su etiqueta

Ricardo dijo...

Creo que a Cela se le ha sobrevalorado, igual que se sobrevalora el Nobel de Literatura, donde se premia en ocasiones a escritores muy flojitos. No creo que Cela fuera tan flojito, pero desde luego no tan bueno como el miemo creía. Imagino a Cela como un señor que aspiraba a ser un caballero a la manera britànica, pero que confundía la supuesta ironía fina y el humor sutil de los "gentlemen" con el ser directamente un borde; por eso, a muchos nos cae tan mal (al menos a mí).
Joyce nunca me ha gustado y si Cela me parece sobrevalorado de Joyce no te cuento.
Delibes era de otra pasta.

Ricardo dijo...

Ahora me paso por las otras entradas de Delibes (gracias).