domingo, 8 de noviembre de 2009

Unos (meses) tanto y otros tan poco

Después de un verano prolífico en lecturas, llegó septiembre y con él una crisis lecto-escrituraria. Como consecuencia, en ese mes tan solo fui capaz de leer –y terminar- estos dos libros:

Momentos estelares de la humanidad. Catorce miniaturas históricas, de Stefan Zweig. Hay autores que te atrapan ya con la primera obra que lees y éste es uno de ellos. Cuando leí Carta de una desconocida- sobre la que escribieron Teresa, Isi y Gww; también sobre otros libros suyos- supe que quería leer toda su obra.
Zweig se centra en catorce momentos de la historia que “cambiaron el mundo” La historia o nuestro destino a veces cambia en un instante, por una acción que pasa desapercibida. Y el autor nos muestra algunos de esos momentos estelares a lo largo de la historia: desde Cicerón hasta la conquista del Polo Sur, pasando por la batalla de Waterloo o como Haendel escribió el Mesías

La première gorgée de bière et autres plaisirs minuscules, de Philippe Delerm. En el libro se van desgranando gestos o momentos del día que conllevan pequeños placeres, ritos minúsculos, como los pasteles del domingo por la mañana; ayudar a desgranar los guisantes; el olor de las manzanas, que nos retrotrae a la infancia; el Tour de Francia, que representa la llegada del verano; el primer trago de cerveza (o el primer culín de sidra), que tienen un sabor especial; o leer en la playa, que como el autor dice “Pas si facile, de lire sur la plage”

“(…)Toutes ces positions succesives, ces essais, ces lasitudes, ces
voluptés irrégulières, c’est la lecture sur la plage. On a la sensation de lire
avec le corps."

Ya hablé de mis avatares con la lectura de Tristram Shandy. Pero además de terminar este libro, en octubre pude leer:

Una lectora nada común de Alan Bennett. xGaztelu le dedicó una entrada y también los Guisantes lo mencionan. Es un libro ligero y divertido que esconde en su interior una profunda reflexión sobre el poder de la lectura Y EL PELIGRO que para otros comporta que nos hagamos lectores. Recojo un par de citas:

“-¿Existe un placer más grande –confesó la reina a su vecino, el
ministro de
Comercio Exterior canadiense- que encontrar a una autora que
te
gusta y
descubrir que no solo ha escrito un libro o dos, sino una
docena
como mínimo?”

“La reina no tardó en llegar a la conclusión de que probablemente lo mejor
era conocer a los escritores en las páginas de sus novelas, y más bien como
productos de la imaginación del lector, al igual que los personajes de sus
libros(…) “

A pleno sol, de Patricia Highsmith. Para la carta de la envidia en el juego del RETO decidí releer este libro. ¿Es una elección adecuada? A mi entender sí, ya que es en parte la envidia -¿por qué Rickie puede disponer de todas estas cosas y esta forma de vida y él no?- lo que lleva a Tom Ripley a cometer el primer asesinato Después matará “solo lo imprescindible”
Siempre tuve mis dudas sobre si podemos encuadran a Patricia Highsmith entre los autores de novela negra y policiaca. Su personaje principal no es un detective sino un asesino y estafador y la novela gira no en torno a descubrir al culpable, sino en que éste se salve de ser descubierto.



Ya que Zweig nos habla de La resurrección de Georg Friedrich Händel, es él el protagonista del Rincón Musical

17 comentarios:

Gww dijo...

Ummm, gracias por el enlace y espero que te guste este libro que tengo encima de la mesilla y voy leyendo a ratos sueltos (gran error por otro parte, pero es lo que hay). Del resto, espero tus comentarios para orientar futuras lecturas.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Qué delicia el libros "El primer trago de cerveza... yo lo puse en mi blog porque me pareció muy bonito.
Y qué decir el de "Una lectora nada común", otra delicia.
Cuando encuentras estos pequeños tesoros es como un regalo.
Te sigo, porque me gusta mucho lo que escribes.
Un saludo
Teresa

Carmina dijo...

Asi mismo ando yo con poco tiempo para leer, no conozco ninguno de los libros que dices... igual es cuestion de ponerme las pilas

Hilario dijo...

Yo también estoy en un pequeña crisis, pero voy a tomar medidas en breve. Siempre me ocurre después del verano, donde leo más que nunca.

bibliobulimica dijo...

Ahhh...los ritmos lectores ¡tan misteriosos! unas veces uno corre, y otras va a trote que dure, y otras estamos detenidos ¡tantas cosas influyen en eso! estado de ánimo, carga laboral, carga emocional, etc, etc, etc.

Me preguntaba ¿el segundo libro leído en septiembre está en qué idioma???

A mi me encantó el libro de Alan Bennet (por ahí anda en el blog) lo disfruté muchísimo, pues me encantó ver ahí como la lectura va volviéndose un hábito apasionante, que llega a hermanarnos con otros, a quitarnos tiempo a veces de lo que sabemos que tenemos que hacer (la reina leía mientras debía ir saludando a sus súbditos), y como a veces surge el deseo de subrayar lo que nos parece importante, y luego nos da por escribir nuestras impresiones...

preciosa entrada, siempre es bonito saber qué andan leyendo los demás ;)

Un beso grande,
Ale.

lammermoor dijo...

Hola, Gww. No sé muy bien cual es el libro que tienes encima de la mesilla pero te diré que me gustaron mucho todos los libros.
Por supuesto Zweig es un valor seguro; el de Alan Bennet es un libro engañoso -ligero y aparentemente superficial, esconde una profunda reflexión sobre la lectura.

Teresa, hola. Precisamente me preguntaba estos días si El primer trago de cerveza... estaría traducido al español. Me encantó, muchos de los pequeños placeres que menciona los comparto (excepto conducir por la noche -porque en esos casos no veo "tres en un burro")

Carmina, cualquiera de estos libros se leen con facilidad. Una lectora nada común en un par de horas; los de Zweig y Delerm, son relatos que puedes ir leyendo de forma alternada.

Hilario, es cierto que en verano tenemos más tiempo para leer. A mí me coincidio el final del verano con todo el tinglado laboral, pero ahora parece que estoy recuperando el ritmo.

Ale, sobre los ritmos lectores tengo una entrada esperando un último repaso para ser publicada.
El segundo libro está en francés pero existe traducción al castellano -Teresa habló de él en su blog. Es una recopilación de "pequeños placeres". Si puedes hacerte con él, leelo; estoy segura de que te encantará.
No había visto tu reseña del libro de Bennet, lo buscaré.

¡Podríamos enumerar algunos de nuestros pequeños placeres! A mí por ejemplo me gusta el olor de la hierba recién segada;siempre me traslada a O.

Isi dijo...

Lammermoor, yo creo que está bien para un mes, no se por qué dices que has leído poco en septiembre! No he leído ninguno de los que comentas, así que nada que decir :( ero me apunto el de Zweig (que tendrá ya mi madre, por supuesto).

Yo voy a hablar de mi pequeño placer (entre otros): dejar el pijama en un radiador -ahora en otoño/invierno- y llegar a casa del trabajo a las 11 de la noche y ponérmelo calentito!!! ¡¡qué gustazo!! :))

loquemeahorro dijo...

Sí "A pleno sol" (o El Talento de Mr. Ripley, que le cambian el título según la última peli que se ha estrenado), creo que es una carta segura para Envidia.
Yo realmente también quería vivir como el muchacho aquel, en la playa, sin trabajar, con unos amigos... un viajecito de vez en cuando a Roma o Venecia, venga hombre, me apunto ahora mismo!!

Vale, que había que ser un poquito asesino para lograrlo, pero es que no se puede tener todo!

Tristram Shandy cuenta como 7 libros "normales" así que no, no has leído tan poco.

bss

Inma dijo...

Y ¿eso es poco? Pues yo tengo un ritmo... ahora sólo leo de noche, al acostarme y con pocas páginas caigo hasta la mañana siguiente.

De pequeños placeres, la cervecita que me acabo de beber al solecito con Enrique, antes de ir por los niños al cole, en el porche con la sierra como telón de fondo. Todo un gustazo.

Saludos a todos.

lammermoor dijo...

Isi, lo de muy poco es por comparación. El mes anterior había leído nueve libros (estaba de vacaciones, aunque cuando escribí la entrada me sorprendió ver cuantos habían sido.
En cuanto a tu pequeño placer, lo comparto. También me gusta poner las toallas y que al salir de la ducha estén calentitas.

Mujer de incontestable belleza, también conocida como Loque (lo de lisérgica o liser, lo dejamos); pensé lo mismo ¡También yo quiero vivir así de bien sin trabajar!

Inma, te digo lo mismo que a Isi. Lo de poco viene por comparación con el mes de agosto. También se trataba de jugar un poco con el título.¡Qué conste que no me pongo ningún cupo, ni de páginas, ni de libros al mes ni de nada! Leo cuando me apetece y puedo -estos días ando de médicos y aprovecho para leer mientras estoy esperando a entrar en la consulta.

bibliobulimica dijo...

¡gracias por la aclaración del idioma!

Ahhh los pequeños placeres. Para mí, dormir sin tener que despertar a una hora determinada al siguiente día...una taza de te chai caliente en una mañana fría...estar durmiendo la siesta y me empieza a dar frío y que mi charro negro me cubra con una manta...un beso de mis hijos...el olor a tierra mojada

xGaztelu dijo...

LAMMERMOOR, te diré que he leído todo lo que citas, y que todo me ha gustado. EL PRIMER TRAGO DE CERVEZA Y ... lo leí hace años y lo recuerdo magnífico (me da muchísima envidia que lo puedas leer en francés, por cierto), y A PLENO SOL me gustó también mucho, aunque no tiene nada que ver un libro con otro: gustan de manera distinta. En cuanto a ZWEIG, si he decir toda la verdad reconozco que sus novelas me enganchan poco; cuando cuenta historia, me gusta más (MOMENTOS ESTELARES tiene cosas mejores y otras “menos mejores”); en cambio, sus memorias (EL MUNDO DE AYER), me pareció un libro excepcional: si de verdad te ha enganchado este autor y no lo has leído, supongo que te gustará . De UNA LECTORA NADA COMÚN ya conoces mi opinión.


xG

Anónimo dijo...

El libro de El primer trago de cerveza y otros pequeños placeres... está en español, yo lo compré así. Lo que pasa que hace muchos años y quizás sea difícl encontrarlo
Un saludito
Teresa

Zeberio Zato dijo...

¿Te leíste El mundo de ayer, de Stefan Zweig? Para mí fue el libro que me hizo descubrir al autor. De Patricia Highsmith he recibido demasiadas recomendaciones, me tendré que lanzar algún día...

lammermoor dijo...

Ale, también para mí es un pequeño placer ENORME el de despertar sin necesidad del despertador y saber que puedo seguir en la cama otro rato.

xGAztelu, el próximo que leeré (porque lo tengo en casa) es Tres Maestros. Balzac,Dickens y Dostoievsky. De su biografía ya me habían hablado muy bien.¡Lo apunto!

Teresa,Ale, si que se puede encontrar. Estuve consultando la página de la FNAC y está publicado por Tusquets.

Zeberio, aún no lo leí. Con vuestras recomendaciones, acabo de hacerle un hueco en las primeras posiciones del plan infinito. Sobre Patricia Highsmith y su personaje Tom Ripley quería escribir una entrada -a ver si soy capaz.

El Guisante Verde Project dijo...

Hola!!, gracias por la cita!, creo que hay una cierta tendencia en septiembre a dejarnos llevar hacia esa especie de crisis que mencionas. Por mi parte, me encanta este mes (mi cumple, jejejje), y además me parece el comienzo de la estación más fotogénica, que al terminar me trae el invierno que me encanta... Es decir, que suelo empezar septiembre pletórico. Hago cambios, leo, subo, bajo... lo que a otros les sucede en primavera.
Yo leí hace mucho "Momentos Estelares de la Humanidad", y digo mucho, mucho. Estaba en casa de mis padres, y la verdad es que nunca supe como llegó allí. Ahora está en la mía, nuestra (si me oye...).
También leí, y ví la película A pleno Sol. No me parece nada mal de vez en cuando oxigenar la cabeza con esta literatura. Creo que es incluso necesario.
En cuando al libro de Alan Bennett, como bien dices, xGaztelu hizo una buena entrada. A ella me remito.

Un saludo!
Rb

lammermoor dijo...

HOla, Roberto. Así que al final decidiste firmar tus comentarios para que no haya dudas.
Que conste que septiembre es un mes que me gusta mucho. Y tienes razón el otoño es una época muy fotogénica; me encanta los colores de la montaña -esos diferentes tonos ocres y rojizos que cogen las hojas.
También es el mes en que hago planes y organizo para el año (a pesar de lo que hace que abandoné la facultad, sigo guiándome por el calendario escolar)