miércoles, 7 de octubre de 2009

Maitena versus Mercedes

Estos dos o tres últimos meses he tenido bastantes momentos de rabia-disgusto-enfados–desesperación relacionados con el trabajo (me esperan muchos más) Incluso pensé en contaros algunos de esos despropósitos municipales a los que me enfrento. Por en medio, se murió Mercedes Sosa.
¿Qué que tiene que ver ella con mi trabajo? Nada, pero cuando oí la noticia me acordé de una canción, Gracias a la vida, y me puse a pensar en que las personas (en concreto, esta persona que escribe) solemos quejarnos de lo que nos va mal; añoramos lo que nos falta; suspiramos por lo que no tenemos. Por el contrario, lo que tenemos, lo que hemos logrado, lo bueno que tiene nuestra vida, lo damos por sabido y asumido.
Pensando en todo eso –y también porque mi desbloqueo escriturario fue un espejismo- se me ocurrió que, en lugar de ponerme a enumerar todas esas Pequeñas Infamias ¿por qué no pensar en la parte buena? ¡Qué la hay, aunque a veces no la veamos!
Los compañeros que te echan una mano y te ayudan a resolver un problema (o unos cuantos, si son de informática), o que dejan que te desahogues cuando estás furiosa. El investigador que te envía un correo para decirte que ha sacado una buena nota en el trabajo de investigación y que te da las gracias por la colaboración. Los alumnos en prácticas que al acabar, te dicen que la experiencia les ha resultado muy provechosa. O, pensando en el dichoso traslado, la posibilidad de iniciar una nueva etapa con dificultades, pero también con nuevos retos e ideas.
Así que hoy, en lugar de quejarme y sentirme agobiada por lo que me viene encima, voy a pensar en todos los que me van a ayudar, aguantar, animar durante este periodo.
Es fácil adivinar cuál es el Rincón Musical de hoy.

22 comentarios:

Isi dijo...

Arriba ese ánimo! así me gusta!
Es verdad que nos quejamos de vicio: otra cosa que puedes ver con buenos ojos, es que eres del 80% de la población que conserva tu trabajo: otros preferirían tener todos tus agobios, pero también tu sueldo, ¿no?

Un beso muy fuerte!!

bibliobulimica dijo...

¡maravillosa la canción del rincón musical! ¡me fascina!...¡felicidades por decidirte a enfocarte en la parte buena de tu trabajo! En los sutras de Patanjali hay uno que dice que nos convertimos en aquello en lo que ponemos nuestra atención. Yo elijo (y la mayor parte de las veces, no somos conscientes de este poder tan grande que tenemos) ver lo positivo, o lo negativo. Ambas están ahí...Henry Ford decía que tanto si crees que eres una persona exitosa como una fracasada ¡tienes razón! yo me robaría su frase y añadiría que también si crees que tu vida es maravillosa o terrible ¡también tienes razón!. En tu caso hay mucho de positivo (...un párrafo completo ;-) )
Te mando un correo y un beso,
Ale.

bibliobulimica dijo...

Por cierto ¡felicidades por los premios! ¡otra cosa más que añadir a la lista de lo bueno ehhh!¡fiu fiu...que bonito blog!!!!
Ale.

Elwen dijo...

¡Así me gusta, un post con positivismo! ¡Que dure toda la semana, todo el mes y todo el año si hace falta! ^_^

Isi dijo...

Lo que dice Ale lo llevo oyendo de boca de mi padre toda la vida. También está convencido de que, si crees una cosa, es cierta, así de simple

Homo libris dijo...

Lammermoor, mientras no comiences a leer El secreto para buscar el positivismo, todo irá bien, jajajaja. Pero bueno, así me gusta, con actitud positiva, con ánimo para ver las cosas buenas y dejar de quejarnos un poco por las malas. Yo, que soy de naturaleza realist... esto, sí, pesimista, tengo que hacer siempre el esfuerzo para ver las cosas buenas, que las hay, y si no las hay, buscar la forma de que aparezcan en algún momento futuro. Así que ánimo con el blog, con el trabajo y, por ende, con la vida, que aquí nos tienes a muchos para cuanto haga falta.

Abrazos.

masteatro dijo...

Me alegro de que seas capaz de ver las cosas desde otra prespectiva, es algo que todos deberíamos aprender.

Te recomiendo otra maravillosa versión de la preciosa canción "Gracias a la vida", la que en el disco del mismo nombre interpreta Pasión Vega.

Bookworm dijo...

Si es que de vez en cuando hay que ver el lado bueno de las cosas. Normalmente nos fijamos en lo que nos falta y no disfrutamos de lo que o los que tenemos más cerca. Esto es como cuando alguien del interior del país me dice: "pero que suerte tienes. Todo el año viendo el mar" y piensas, ¡jolín qué razón lleva y yo ni me doy cuenta!.

Un beso.

loquemeahorro dijo...

Aún me acuerdo de un día que vi las cosas postivamente:Sicilia, 1956... :-)

Que me alegro mucho de que enfoques así las cosas, y que de paso nos transmitas el buen rollo.

R. dijo...

¡Hola Lammermoor!

Definitivamente lo esencial (todo lo bueno y positivo que nos rodea) no es del todo invisible a los ojos... ;)

A medida que todos los años se acerca este día, me gustaría ser menos pesismista, literariamente hablando, si la Academia Sueca alguna vez galardonara a un escritor que yo haya leído. Pero también veamos el lado positivo de esto. Herta Müller: otra Nobel por conocer. :O

Saludos,
R.

Ismael dijo...

El inconformismo es parte de la condición humana, una parte que, según se enfoque, nos hace crecer y desarrollarnos, o estancarnos, o incluso hundirnos. Es cuestión de encauzarlo de forma creativa, como este fantástico blog, por ejemplo.

Si la felicidad tiene un secreto, ese es estar contento con uno mismo y aprender a apreciar todo lo que se tiene.

Así que, ¡a disfrutar! desde la salida del sol, a la de la luna... con todo lo que haya por enmedio.

Ismael

loquemeahorro dijo...

R. ¡¡tienes razón!! yo tampoco conozco a ni uno solo, iba a ver si este año había suerte y se lo daban a Margaret Atwood, que la acabo de descubrir y estoy encantada.

lammermoor dijo...

Tienes razón, Isi. Puede que tenga mucho que ver con que escribiera esta entrada, que esa misma mañana me comentaran que el concesionario de Opel del concejo, que llevaba abierto un montón de años, había cerrado y que el jefe de post-venta, por su edad iba a tener bastantes problemas en encontrar trabajo.

Ale, no conocía los sutras de Patanjali (lo buscaré por internet) pero los psicólogos insisten en la importancia de practicar el pensamiento positivo. En un curso de inteligencia emocional que hice también nos hablaban sobre ello.

Elwen, lo intentaré, aunque me conozco y volveré a tener ataques de "que penina me doy; que desgraciada me siento" pero procuraré que me duren poco.

Isi, no se si es completamente cierto eso de que si te lo crees pasa. Pero si es cierto que si crees en algo, vas a luchar por conseguirlo y buscar las oportunidades así que... es mucho más facil que suceda.

Homo Libris, soy negativa por naturaleza, aunque con los años he ido aprendiendo a controlar esa tendencia y procurar ver el lado positivo de las cosas.
¿Sabes que El Secreto sigue estando en los primeros puestos de los libros más vendidos?

Masteatro, cuesta un poco pero deberíamos practicarlo más. He escuchado la versión de Pasión Vega.

Pues si, Mertxe, muchas veces pasamos por alto que disfrutamos de cosas que otras personas no tienen. ¡Y tener el mar tan cerca todo el año es una suerte muy grande!

Loquemeahorro, siempre consigues hacerme reir.

Hola, R. Sobre los premios Nobel de literatura (los premios en general) y los premiados, deberíamos hablar un día de estos. ¡Sería interesante!

Ismael, el inconformismo efectivamente forma parte de la naturaleza humana y es un acicate para que nos superemos pero también puede ser un arma mortífera si nos impide apreciar y valorar lo que tenemos.
¡Y gracias por calificar al blog de fantástico!

¡Por supuesto que en la lista de cosas buenas estáis vosotros!

El Guisante Verde Project dijo...

Buen dia, Lammermoor. Yo creo que soy optimista por naturaleza, aunque eso no significa que no vea la realidad, que desafortunadamente es cualquier cosa menos agradable.
Me parece que se debe más a lo que tu apuntas: se trata de creer en algo y luchar por conseguirlo. Objetivos grandes o pequeños, no importa.
Sigue adelante, y cada día serás un poco más fuerte.
Un abrazo, y buen finde!

Zeberio Zato dijo...

Henry Ford también decía que todo el mundo podría escoger el color de su coche, siempre y cuando ese color fuera negro. Es una forma positiva de ver la tiranía.

Fuera chistes, te voy a felicitar por el blog porque me gusta y, sobre todo, para que dure más de un 24 horas este positivo día.

lammermoor dijo...

Aclaración: no me leí El Secreto (ni pienso hacerlo) pero si veis Página 2 (programa muy recomendable) habreis observado que lleva en la lista de los más vendidos algo así como un año y pico. Y creo que hay toda una parafernalia alrededor.

Loque, te colaste mientras estaba escribiendo el comentario. Margaret Atwood fue Premio Príncipe de las Letras hace uno o dos años. Quiero dedicar un especial a estos premios coincidiendo con la entrega. Podemos enlazar con los Nobel, la elección de los premiados, las "cuotas" y todo eso. Podría surgir un debate interesante.

Roberto, efectivamente. Como decían en Fama: ¡La fama cuesta y aquí vais a empezar a pagarla! (creo que era así)

Zeberio Zato, lo que no recomiendo es que lo compren azul tinta. Lo tendrán siempre asqueroso. ¡Doy fe de ello!
Gracias por tus palabras y procuraré que el día positivo se convierta en una sucesión de ellos.

Disfrutad del fin de semana. Por mi parte me voy a O. con Tristram Shandy (¡a ver si lo termino!) y me llevaré también el ordenador para intentar-corrijo, para esforzarme en- escribir algo.

Besos para todos.

charogf dijo...

Estupenda tu entrada. Como nos dijo el otro día un profesor muy bajito. " Tengo suerte como soy pequeño solo veo la mitad llena de la botella"
Me parece muy positivo pensar de vez en cuando en lo bueno que tenemos y disfrutarlo. un pelin de inconformismo es muy saludable para no apoltronarse pero de eso a hacer un drama de cualquier cosa, hay un gran trecho. De todas formas estamos aqui para cuando solo veas la mitad vacia de la botella
un abrazo Charogf

Carmina dijo...

eys que buen post, me hiciste pensar mucho, y la verdad es que yo a veces me siento como las mujeres de maitena, un poco histerica, rabiosa y no se que más decirte, al final suelo pensar en positivo, pero mientras llega la onda positiva me revuelvo contra todo lo que encuentro, animo wapa, que todo en esta vida tiene un final y este llega cuando menos lo esperamos, y hoy tener un trabajo es un lujo que muchos desearian. Pasate por mi blog te espera un premio

lammermoor dijo...

Gracias, Charo; aunque contaba con ello, siempre es agradable que te lo digan. Por cierto, me has dejado intrigada ¿de que era el curso?

Carmina, todas tenemos algún momento en que somos mujeres maitena. De todas formas, en el curso de inteligencia emocional también nos decían que la etapa "de revolcarse en tu miseria" (como la denomino) es necesaria -neaar los problemas puede ser igual de nocivo. De lo que se trata es de que tras esta etapa seamos capaces de reaccionar y enfrentarnos a las cosas.
Ahora me paso por tu blog.

Inma dijo...

Yo me aplico mucho uno de los cuentos de Nasrudín, aquel en el que va a hablar con el sabio para contarle que no puede más, que vive en una habitación en el campo, que la comparte con su mujer, sus cuatro hijos y sus suegros, que está desesperado. El sabio le pregunta si tiene cabras en el corral, a lo que Nasrudín contesta afirmativamente. Entoces el sabio le dice que meta las cabras también en la habitación y que vaya a hablar con él la semana siguiente. Eso hace y durante la visita el sabio le dice: ¿qué tal estás? Y Nasrudin le cuenta que no puede más, que está al borde, que la situación está agravada por las cabras. El sabio le dice que vuelva a sacar las cabras al corral y que la próxima semana vaya a verlo. El protagonista lo hace y va todo contento a ver al sabio y nada más verlo le dice: ahora si que vivo bien.

Anónimo dijo...

Acabo de llegar un poco retrasada, como siempre en los últimos tiempos, a esta entrada. Y como no me he leído todos los comentarios a lo mejor alguien lo ha dicho ya. Pero ¡qué más da!. Pues si,Lamermmoor, tenemos que aprovechar todos los momentos, los buenos y los malos; tratar de vivir con intensidad lo que sea, un traslado, un viaje, una gripe, una operación (yo en la última leí una jartá), el calor que hace en esta ciudad en la que ahora vivo...Porque significa que podemos, que estamos vivos. Y de eso, aunque haya muchas reencarnaciones, solo somos conscientes una vez.
LESCAUT

lammermoor dijo...

Inma, no conocía los cuentos de Nasrudín, pero me ha gustado mucho. Procuraré acordarme de él y aplicarlo cuando me entre uno de esos ataques de "revolcarme en mi miseria"

Efectivamente, Lescaut. Hay que disfrutar de todo lo que la vida nos ofrece,lo bueno y lo malo. Sin esto último, no seríamos capaces de valorar las cosas buenas -que creo es la moraleja del cuento que nos trajo Inma.

Shakespeare & Cervantes

   Este año estamos de doble aniversario, se cumplen 400 años de la muerte de Shakesperare y Cervantes por lo que desde diferentes institu...