lunes, 2 de marzo de 2009

EL LECTOR

Pensaba dedicar la entrada de hoy a Gomorra (libro y película) pero acabo de terminar El Lector, de Bernhard Schlinck y no puedo resistirme a hablar sobre él; así que pospongo hasta el fin de semana mi comentario sobre el libro de Saviano.
Me llamó la atención al verlo en una de las mesas que pueblan la librería de ESOS grandes almacenes -los títulos en que aparece la palabra libro, lectura, o similares me atraen poderosamente-. Pocos días después supe que era un libro escrito hacía algunos años y que el rodaje de una película basada en él había motivado la reedición.
Supongo que muchos habréis visto la película. Es la historia de amor entre un adolescente y una mujer 20 años mayor, que se reencuentran años después en una situación completamente diferente: él es estudiante de derecho y asiste a un juicio donde se encuentra con que Hannah (su ex-amante) está siendo juzgada, junto con varias mujeres más, por pertenencia a las SS.
El libro tiene tres planos temporales: el de la relación amorosa –cuando Michael Berg, el protagonista, tenía 15 años. El segundo, cuando él es un estudiante y la “reencuentra” y el plano “actual”, desde el que Michael, ya adulto, recuerda y narra la historia.
Hace dos o tres años fui de viaje a Polonia y estuve en Auschwitz. No sé si habéis visitado algún campo de concentración; a pesar de haberse convertido en lugares “turísticos” sigue habiendo en ellos algo opresivo. En un momento del libro, Michael se refiere a esas pilas de cabello, zapatos o gafas como meros objetos; para mí, fue precisamente eso, que fueran objetos cotidianos, lo que me hizo “sentir” la cantidad de personas que allí estuvieron y murieron.
Pero no fue lo único que me vino a la mente; también mi lectura para el viaje: Aquellos hombres grises. El batallón 101, de C. Browning. Cuando pensamos en los nazis solemos imaginarnos a gente depravada, psicópatas,... Pero lo que refleja este libro y es por ello más espeluznante es que cualquier persona, buen padre de familia, trabajador, puede convertirse en un frío asesino.
Igualmente me acordé de La ofensa, de Menéndez Salmón, donde con motivo de una represalia, los habitantes de una población son encerrados y luego tiroteados (en El lector las prisioneras murieron por estar encerradas en una iglesia, donde se declaró un incendio). Pero no solo me lo recordó por eso; en ambos libros planea la misma cuestión: en términos abstractos es fácil hablar de lo bueno y de lo malo, de víctimas y verdugos. Pero cuando pasamos a lo concreto, ¿no tenemos todos un poco de mister Hyde? Las personas que componían el batallón 101 eran trabajadores, gente completamente normal. ¿No puede ser que lo que nos da miedo y hace que nuestros juicios sean más duros sea darnos cuenta de que ellos podríamos ser nosotros?
Tras este salto de libro en libro vuelvo al Lector para decir que, además de una reflexión sobre el nazismo y su asimilación por las generaciones posteriores alemanas, el dilema entre comprender y castigar, es una preciosa novela de y sobre el amor: la relación amorosa en sí, la traición a la persona amada, la existencia de historias de amor que nos acompañaran siempre.
Cuando acabé, tuve la impresión de que aunque ninguno lo reconociera, estuvieron enamorados el uno del otro hasta el final. Prueba de ello es, por parte de Michael, las cintas que le envía con las lecturas y por la de Hannan que aprendiera a escribir con ellas.

Esta mañana leí una referencia a una canción de Police que creo que merece estar en el rincón musical de hoy

17 comentarios:

Anónimo dijo...

hoy empiezo Gomorra¡¡¡¡ a ver si me da tiempo a leerlo pronto, y opino "en vivo" en la siguiente entrada.Angeles

charogf dijo...

vi la pelicula y me parecio espantosa. luego lei que esa era la intención del director, de todas formas se me quitaron las ganas de leer el libro.
sobre el lector no opino,porque tampoco lo he leido, pero sobre los nazis suscribo el comentario: por raro que nos parezca podemos convertirnos en monstruos cualquiera de nosotros. Respecto a la historia de amor entre un chavalin de 15 años y una señora hecha y derecha, simplemente no me lo creo, sobre todo por parte de la señora, pero casi que tampoco por parte del niño. recuerdo un libro de Bryce Echenique que contaba una historia parecida, pero sin nazismo. Tampoco me la creí. el niño estaba deslumbrado por una mujer echa y derecha y aprendió latín y griego con ella, y ella creo que estaba aburrida del marido y encantada de que un guaje la viera como una diosa ( del sexo), pero que eso sea amor...
charogf

lammermoor dijo...

El libro al que te refieres es Un mundo para Julius.

Anónimo dijo...

A mi la película de "El lector" me pareció muy buena, sin escenas duras, consigue mostrar el grado de crueldad, de deshumanización al que se puede llegar. En un momento durante el juicio ella, la prota, le dice al juez: "Usted en mi caso, ¿qué hubiera hecho?". El juez no contesta. Como dice Lamermour todos somos buenos y malos, depende de las circunstancias.
En cuanto al enamoramiento: "Amor, amistad, qué importa. Las personas sentimos afectos que expresamos de formas muy diferentes, según las circunstancias y cada quién". Lo leí recientemente.
LESCAUT

lammermoor dijo...

Esa pregunta que Hanna le hace al juez es clave. En el libro esta parte es muy importante. Todos los presentes en el juicio se sienten perturbados ante la sinceridad de esa pregunta.

kinsky dijo...

Si alguno de vosotr@s ha leido: Biografia del Universo, agradezco su opinión. Gracias.

bibliobulimica dijo...

A mi lo que me encanta del libro es lo que comienza a despertar en Hanna la lectura. Al escuchar lo que le leen, se transforma. Uno ve literalmente-enla película- que mundos nuevos se abren ante ella. Y Michael no tiene idea de que el es quien la lleva de viaje con su voz. Es hasta años después que comprende realmente por qué a ella le gustaba tanto que le leyeran.

Y creo, como alguien dijo más arriba, que se amaron siempre. El queda con la sensación del amante abandonado, herido que no la perdona pero tampoco la olvida.

Un libro que a mi en lo personal, me encantó.

lammermoor dijo...

Ale, veo que sigues leyendo mis entradas. ¡Qué bien! No vi la película pero el libro me encantó.
Es que la lectura realmente nos abre mundos nuevos. Michael, al no saber que ella es analfabeta, no se da cuenta de lo que supone para ella que le lea; creo que empieza a percibirlo tras el juicio.
Y también yo creo que se amaban aunque no quisieran reconocerlo ante si mismos ni ante el otro.

bibliobulimica dijo...

Sigo leyéndote...voy con calma porque disfruto y me haces pensar y tengo que regresar después a comentar. Leo todo, aunque no deje comentarios en todas tus entradas :)

lammermoor dijo...

Gracias, Ale. No sabes lo oronda que me pongo cuando me dices que disfrutas con lo que escribo y te hago pensar. ¡Tengo cada ataque de ego!
Te entiendo, hay veces que según leo las entradas, me salen los comentarios casi sin darme cuenta; en otras ocasiones, leo la entrada y medito sobre ella para volver después a comentar.
Y por lo de los comentarios no te preocupes. El otro día le decía a Alice Silver que le seguía aunque no comentase -no me gusta dejar comentarios por dejar. Y es que a veces parece que si nuestras entradas no tienen comentarios es que no nos leen. ¡No es así!

Carmina dijo...

Pues aqui estoy... me interesan las opiniones de los demas sobre los libros que leo, y me ha gustado tu reseña, es verdad creo que el pensamiento que flota en Michael en todo momento es i no hubieramos nosotros podido actuar igual que Hannah, creo que el autor nos quiere dar a entender que es dificil juzgar algo por lo que no hemos pasado... El secreto de Hannah por el que asume una pena mayor que la que le corresponde, pretende atenuar un poco la vision de monstruo que se nos crea ante la sinceridad de sus respuestas al juez admitiendo todo lo que es verdad y rechazando todo lo que es mentira sin descubrir aquello que se ha esforzado toda la vida por esconder... Nos creamos o no esa historia de amor, condiciona la vida de ambos, creo que ella piensa en el antes de salir de la carcel y tomar la decision que toma y el nunca la olvida ni puede querer a otra mujer, ninguna llega a su altura. Personalmente el libro me ha maravillado

lammermoor dijo...

Carmina, se me fue quedando rezagado tu comentario y casi no te contesto.
A mí también me gustó mucho el libro; sin embargo, leí algunos post de gente a la que no le había gustado.
Creo además que es una obra en que se tratan muchos temas: la idea de culpa y la forma de enfrentarse a su pasado "nazi" de los alemanes, lo que la lectura y la escritura nos aporta -o nos quita al no poseer esas habilidades- y por otro lado, la historia de amor que, al contrario que Charo, si me creo.

Alice Silver dijo...

Simplemente que sepas que pasé por esta entrada, a mi también me impresionaron los objetos cotidianos, la cantidad de vidas truncadas, la maldad de los que además de matarles les robaban sus objetos más queridos… también me preocupa el otro tema que mencionas… la gente normal que se convierte en asesina, por cobardía, por ideología… terrible.

Deborah dijo...

Creo que el libro no es Un mundo para Julius, creo que es el Huerto de mi amada, lo comence a leer y no me gusto como tocaba el tema de un chiquillo seducido por una tia, creo que estaba un poco morbozo y con mucha malicia y no continue. Pero en El Lector toca el tema diferente y cuando menos te das cuenta, te sientes maravillado como a cambio de escuchar los libros, ella estaba dispuesta a todo.

lammermoor dijo...

Alice, me alegra ver que te animaste a pasar por esta entrada. Realmente resulta duro pensar en las atrocidades que se hicieron; y que se siguen haciendo. Es asombroso como los seres humanos podemos ser capaces de lo peor pero también de lo mejor.

Hola, Deborah; lo mismo te digo. Efectivamente quizás sea "El Huerto de mi amada" -lo tengo en casa de mis padres pero no lo leí. Sin embargo, si no recuerdo mal, en "Un mundo para Julius", él estaba enamorado de una ¿criada? mayor que él.
Ví tu reseña del lector pero no se por que motivo, los comentarios que te intenté dejar en esa y alguna otra entrada acaban siempre perdidos en el ciberespacio.

JAMSA dijo...

Hola!!
Yo tambien acabo de leer "El Lector" y me ha encantado, lo que no entiendo es ¿porqué decide no decirle nada al Juez de su analfabetismo?, tal vez quisiera que pagara por lo que habia hecho...

lammermoor dijo...

Hola, JAMSA. Supongo que te refieres a Michael; no creo que fuera que quisiera que "pagara por lo que hizo". Más bien debía ser una mezcla de repulsa, sorpresa y respeto por la decisión de ella -estaba dispuesta a cualquier cosa con tal de ocultar que no sabía leer. Además, si lo hubiera hecho no habría obra... o al menos no así:)