viernes, 18 de abril de 2014

En Semana Santa; una saeta

La crucifixión, de El Greco
No podemos concebir  la Semana Santa andaluza sin las saetas que  se cantan desde los balcones, al paso de la procesión.  Nuestro rincón de la poesía se transforma en balcón en el que suena una de las saetas más famosas,  la que Antonio Machado dedicó al Cristo de los gitanos.

La saeta
¡Oh, la saeta, el cantar
al Cristo de los gitanos,
siempre con sangre en las manos,
siempre por desenclavar!
¡Cantar del pueblo andaluz,
que todas las primaveras
anda pidiendo escaleras
para subir a la cruz!
¡Cantar de la tierra mía,
que echa flores
al Jesús de la agonía,
y es la fe de mis mayores!
¡Oh, no eres tú mi cantar!
¡No puedo cantar, ni quiero
a ese Jesús del madero,
sino al que anduvo en el mar!



A esta saeta, como a tantos otros poemas del maestro, le puso música Joan Manuel Serrat.



5 comentarios:

Mariuca BOLAÑOS dijo...

La verdad es que la de Machado me parece una de las emocionantes para escuchar durante la Semana Santa.
Un saludo.

lammermoor dijo...

Comparto tu opinión Mariuca

Filias Y Fobias dijo...

Me encanta la entrada. Preciosa la poesía, llena de emoción la interpretación de Serrat y El Greco, la mejor elección para redondearlo todo. Felices días, Lammer.
Un beso

Cova dijo...

Yo no soy de procesiones, pero esta saeta cantada por Serrat me acompaña desde niña.

:)

lammermoor dijo...

Filias me gusta El Greco y como además este año estamos de centenario me parecio una buena conjunción.
Buscaba una poesía que "pegara" con la Semana Santa y par mí esta era la mejor. :)

Hola Cova me he pasado toda la Semana Santa cantándola. Así llovió como llovió el sábado y ayer :(