viernes, 14 de febrero de 2014

Hablemos del amor (en la literatura)

  Cuando vi el proyecto que Isi nos proponía este mes, lo primero que pensé fue ¡Paso!  Luego me di cuenta de que ya había escrito algunas entradas que se ajustaban a lo que nos pedía El amor por un autor, el amor y desamor por otro, como había nacido miamor por la lectura, o como  surge el desamor por ella.   Si lo había conseguido entonces ¿por qué no ahora? Además, hacía tiempo que bullía en mí una idea que luego había quedado arrinconada. Así que ... hablemos del amor.  

  Cuando se habla del amor en la literatura, se tiende a pensar en las novelas románticas y en esas parejas que tras tener que afrontar todo tipo de tribulaciones consiguen finalmente estar juntos.  Aunque los finales felices son condición indispensable de este género literario, las grandes
El Beso (Rodin)
historias de amor de la literatura suelen tener un final desgraciado. 

 Puede ser trágico, con la muerte de uno o ambos amantes –ahí tenemos a Romeo y Julieta o a la pobre Desdémona a la  que Otelo mata, cegado por los celos. A veces, simplemente,  deben renunciar a su amor; como les sucede al protagonista de la trilogía transilvana –Balint y su amada Adrienne. También tendrán que renunciar a su amor Charles y Julia, en Retorno a Brideshead-

   ¿Podemos hablar de amor en el caso de Calixto y Melibea? Creo que, sobre todo en el caso de Calixto más bien se trata de otra cosa. Tal como decía el título de una película española ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?  Si leéis detenidamente La Celestina –obra tremendamente sexual –os daréis  cuenta de que lo que él tenía era lo que vulgarmente se conoce como Calentón.  

El beso (Klimt)
  Y ya que hablamos de ello, está claro que puede haber sexo sin amor pero ¿y el amor sin sexo? ¿Sobrevive la pareja sin él? D. H. Lawrence lo tiene claro tal como nos demuestra en El amante de lady Chatterley

     Carta de una desconocida, de Stefan Zweig es una novela magnífica pero realmente más que amor lo que ahí nos encontramos es una obsesión  Tampoco creo que sea amor lo que en realidad siente  El Gran Gatsby por Daisy o esta representa un símbolo de lo que a él le faltó y espera conseguir. 

   Cercano  a esta obsesión amorosa, está el amor idealizado. ¿Amamos a la persona o a la idea que nos hemos hecho de ella? Quizás nos suceda como a Becquer y descubramos que la persona amada resultó ser El Rayo de luna

  El amor puede ser egoista como  el de Charles en  Madame Bobary. Está tan satisfecho con su vida y con lo que tiene que es ajeno a lo que Emma pueda querer o necesitar.   

   La escritura puede ser una forma de despedirnos de la persona amada.  Mujer de rojo sobre fondo gris es además de una  maravillosa novela de mi querido Delibes, una última declaración de amor a la mujer fallecida.

  A veces la persona amada de la que nos despedimos no es la esposa o el marido, sino el padre. Amor filial   por un padre fallecido es lo que subyace en  El olvido que seremos, El pequeño guardia rojo o el viento de la luna
 
El beso (Schiele)
   La literatura también nos ofrece otros tipos de amores: Dostoiewsky nos habla del amor (más bien pasión)  por el juego en El jugador. El amor a los libros y la lectura  protagonizan La librería ambulante de Christofer Morley, Una lectora nada común de Alan Bennett o Firming, de Savage por citar solo algunos casos.

   Está el amor a la tierra, sea esta un continente –como el que sentía Kapucinsky hacia Africa e impregna Ebano. Ese mismo amor, ahora dirigido hacia una ciudad, la lisboeta, lo encontramos en Antonio Tabucci y Sostiene Pereira o Requiem 

  Cierro con un último tipo de amor, el de la comida y la buena mesa.   Guido Brunetti y Montalvano no
solo comparten el ser italianos   sino disfrutar de los placeres culinarios. Cerca de ellos, en Grecia, tenemos a Jaritos.  Y si volvemos la vista a nuestro país, también nos encontramos con otros dos amantes del buen yantar: Leo Caldas, en Vigo y Pepe Carvalho en Barcelona.  Todos ellos forman lo que llamo afectuosamente el grupo de los detectives fartones.


 Como veis, son muchas las clases de amor que podemos encontrar en los libros;  seguro que vosotros podríais citarme más ejemplos  y tipos de amor.


  Es impepinable que el rincón musical tiene que ser amoroso pero puede tener un toque más empalagoso romántico  como este When a man loves a woman o algo más cinico  este de Sabina.

10 comentarios:

Mariuca BOLAÑOS dijo...

Claramente este proyecto de Isi nos ha puesto a todos a editar en eso del amor, porque todos hemos terminado encontrándolo en algún lado. Y es que al final tenía ella razón, el amor está en todas partes.
Un saludo.

Susana Hernández dijo...

Estupenda entrada! Tienes toda la razón, el amor en la literatura, abarca un mundo entero. Me encanta ver que ge leído casi todo lo que has seleccionado.

Filias Y Fobias dijo...

Muy buena la entrada! Yo también he encontrado un camino menos empalagoso para el proyecto... Me ha parecido un recorrido por la literatura y el amor muy interesante por su diversidad.
Besos

Anónimo dijo...

Cuando leí el título "Hablemos del amor" me recordaba al de una canción de Raphael ,aunque luego haces una revisión amplia de la literatura amorosa en general ,que está en la línea del tema a tratar , a mi me llegó al alma el enlace de "mi amor por la lectura " que tienes desde hace años, pero para mi es una novedad. Dejo como enigma el título en clave de una novela relacionada con el tema principal, si eres capaz de descifrarla
Título : C. S. E. R
Autor: abcde F.G. hijk L. mnopqrstuvxyz.
P.D.: La clave está en que fue un Premio Planeta.

Anónimo dijo...

No nos olvidemos de la Ñ ,es fundamental.( Se me olvidó teclearla ). Adivina el título … si te acuerdas.

A(no)NIMO.

lammermoor dijo...

Pues sí, Mariuca el amor está en todas partes aunque a veces se nos escape :)

Hola Susana la historia está llena de grandes historias de amor y no solo románticas.

Gracias Filias me alegro de que os haya gustado la entrada. Buscaba un punto de vista menos "pasteloso"

Hola, Anónimo ¿Quizas se trata de Cronica sentimental en rojo (Hice trampa y lo busqué en la wikipedia :( )

Anónimo dijo...

Ok, me alegro, no había ninguna condición previa para encontrar la respuesta.:D

Maria Rodriguez dijo...

Hola:
Pues me ha gustado mucho este repaso literario, el enfoque que le has dado al proyecto, por que tienes razon; el amor tiene muchas caras. No es necesario que todo se relacione con el amor romantico (que como bien dices, a veces, no es mas que atraccion fisica).
Felicita iones por la entrada.
saludos.

Isi dijo...

Me ha encantado la entrada, Lammermoor! Todos esos amores que nos rodean a todos, y que también encontramos en los libros :)
Me alegro de que al final te animaras a participar, porque era evidente que podías hablar del amor literario, jejeje.
Muchos besos!!

lammermoor dijo...

Gracias María tendemos a pensar en el amor como sinónimo de amor romántico y hay muchos tipos.

Isi reconozco que cuandovi tu propuesta me entró el pánico escénico pero al final lo conseguí :D

Veremos con que nos sorprendes para el próximo mes ;)