lunes, 10 de febrero de 2014

Así funciona la mente (o de Hoffman a Capote)



Hace unos días nos enterábamos de la muerte del actor Phillip Seymour Hoffman, al que tengo indisolublemente ligado a Capote.  No es de extrañar que ello me llevara  a recordar la película. Para quien no la conozca, le diré que trata sobre el periodo en que Truman Capote investigó y escribió la novela  A sangre fría.



  A partir de ahí, mi mente se lanzó a divagar. De una película de 2005 (Capote)  a otra  de 1967 que precisamente está basada en el libro y que se titula como este  A sangre fría.  La vi en televisión hace muchísimo –probablemente en Que grande es el cine o algún ciclo similar –  Creo que pertenece a ese reducido grupo en que película y libro son igual de buenas.



   También recuerdo que  la película de Seymour Hoffman me llevó a releer de nuevo el libro.  Concebido  en principio como un artículo periodístico, la investigación y la escritura  terminó por llevarle a Truman Capote cinco años.  Aunque nos refiramos  a A sangre fría como novela,  en realidad no lo es; el autor la llamaba novela testimonio. Supuso un hito en el periodismo ya que se considera que a partir de ella surgió el nuevo periodismo  que deja de lado la regla de las W – What, When, Where, Who, Why – y busca narrar las noticias de forma menos escueta y más “literaria” 

    En su viaje a Holcomb a Truman Capote le acompañaba Harper Lee, la autora de  Matar a un ruiseñor y amiga suya desde la infancia.. Precisamente el  amigo de Scout y su hermano está inspirado en Truman niño… Pensar en la infancia de Truman Capote hace que inmediatamente piense en otro libro suyo El arpa de hierba.  Leído también hace mucho tiempo, tengo un recuerdo borroso: un niño huérfano que se va a vivir con sus dos tias,  una casa –arbol y una narración bastante lírica.

    Pero mi mente sigue sin estarse quieta y  de nuevo da un salto y es ahora Audrey Hepburn la que ocupa mi pensamiento.   Ella da vida a Holly Golightly, la protagonista de Desayuno con diamantes (lo de no respetar los títulos originales en las películas es una vieja costumbre española) basada en otra novela corta de  Truman Capote,  Es más que posible que esa regla que señala que en el armario de toda mujer debe haber un LBD (little black dress)   tenga mucho que ver con el vestido que Audrey Hepburn luce en ella.

    Me doy cuenta de que jamás he visto entera esa película  y que tampoco he leído el libro, aunque estaba en casa.  ¿Por qué no hacerlo ahora? ¿O mejor,  ¿por qué no releer a Truman Capote? Eso me lleva de nuevo al punto de partida, la película Capote y la muerte de  Philip Seymour Hoffman.




   Y en un último Salto, casi diría que mortal, mi mente me lleva de Nueva York a Londres, y de  la alocada Holly a  Sherlock Holmes. No recuerdo en que relato este interrumpe el ensimismamiento de Watson con un comentario  que responde a lo que este estaba pensando en ese momento. Ante la exclamación de sorpresa de W, Holmes le explica como ha podido seguir la evolución de sus pensamientos hasta el punto en que le interrumpió.  
  El rincón musical nos lleva de nuevo a   Desayuno con Diamantes, donde en un momento de la película Audrey Hepburn interpreta Moon River.

6 comentarios:

Mariuca BOLAÑOS dijo...

De Truman Capote he leído muchos libros, pero la única película que he visto es la de Desayuno con diamantes, una película que sin duda deja huella.
En cambio sus libros si que son de las lecturas que han permanecido, incluso años después de haber leído alguna de ellas aún recuerdo tramas y sensaciones, algo no tan fácil en alguien con mala memoria como yo.
Espero que al final te decidas a leer el libro y ver la película de Desayuno con diamantes, seguro que descubres que vale la pena.
Un saludo.

Carmenzity Martín Rodríguez dijo...

A sangre fría, buenísimo!

Ana Blasfuemia dijo...

Tu mente ha dado tantos saltos de libros a películas y de películas a libros que te has ido al año 19767 nada menos!!! ;)

Me quedo con todo, películas y libros, todas vistas y todos leídos, excepto "El arpa de hierba", que anoto convenientemente, porque además últimamente Capote me está "provocando", quiere algo..

Besos

lammermoor dijo...

Mariuca te recomiendo A sangre fría; recuerdo que era muy buena.
En cuanto a Desayuno con diamantes, te haré caso. A ver si consigo arreglar "mi problemilla" con la biblio

Carmenzity completamente de acuerdo contigo

Tienes razón, Ana si que me fuí lejos con tanto salto ;)Parezco al doctor Who.
(ya lo he corregido;) )

bibliobulimica dijo...

Lammermoor:
sin duda esos saltos son los que a veces nos hacen decir un comentario abrupto en medio de una conversación y que nadie sabe de dónde viene...pues viene de aquí, de los saltos que va dando nuestro pensamiento.
De Truman solo leí el libro de "A Sangre Fría" y después vi la película donde un soberbio actor daba vida a Truman. Una gran pérdida para el cine, sin duda. Y muy triste la circunstancia en la que se dió.
Un beso,
Ale.

lammermoor dijo...

Efectivamente Ale
Creo que te gustaríá El arpa de hierb; también disfruté con Música para camaleones, que Tengo "adoptado" (se lo pedí prestado a mi hermano y se quedó en mi estantería ;) )

En la biblioteca mientras buscaba Desayuno en Tiffanis encontré también la peli de Hoffman. En breve, programa doble sobre Truman Capotel.

Un beso