lunes, 11 de noviembre de 2013

The monuments men

Cuando estaba empezando con el blog, una amiga me sugirió que cuando no supiera de que hablar, recomendara un libro.  Voy a hacer caso de su propuesta, no tanto porque no se me ocurran temas sobre los que escribir, como porque últimamente estoy muy perezosa para hacerlo.

   Seguro que todos o casi todos habréis oido la noticia  de la que se hacían eco la semana pasada, periódicos y noticiarios: 1500 (de las) obras robadas por los nazis aparecían enun apartamento en Munich.  Al leerla, inmediatamente pensé en The monuments men, de Robert M. Edsel.

  El libro de Edsel, publicado en España por Destino nos habla de un batallón de soldados muy especial; compuesto por museólogos, bibliotecarios y archiveros, su misión era en un principio proteger el patrimonio artístico y cultural de Europa aunque iría evolucionando  hacía la recuperación de las obras robadas por los mandos nazis.

   Los hombres que componían este batallón no solo tenían que enfrentarse a la codicia y afán
coleccionista de los mandos nazis, también al desconocimiento de sus compañeros

Posey y Kirstein enseguida pusieron en práctica un plan para que los soldados cobraran conciencia de las maravillas de la ciudad. Las notas históricas de Posey sobre Nancy y Metz habían sido muy bien acogidas, de modo que para cuando el 3º Ejército entró en Tréveris, él y Kirstein habían compilado un tratado sobre la historia y la importancia de la ciudad y sus edificios. Temían que las tropas, al encontrarse en territorio del enemigo, se mostraran menos respetuosas con los monumentos históricos y más inclinados al saqueo. Los oficiales de Monumentos esperaban que dándoles a conocer la gran cultura alemana prenazi despertarían el interés y aprecio de los soldados, lo cual se traduciría en una buena conducta.[1]

Y a la falta de medios con los que contaban

  El 7º Ejército acariciaba la gloria de hacerse con un gran depósito y, no obstante, se negaba a destinar un solo hombre _aparte de Rorimer_ Para garantizar su seguridad[2]

  Se trata de un libro que descubrí por casualidad pero que  me llamó la atención inmediatamente Aunque intenté resistirme  -como siempre, demasiados libros pendientes de leer- terminé por volver a la biblio para sacarlo en préstamo. Si queréis conocer un aspecto muy interesante pero muy poco tratado de la Segunda Guerra Mundial, os recomiendo su lectura. Aunque basado en la recuperación de las obras de arte robadas, también nos muestra, aunque tangencialmente, otras facetas de la guerra. Por si no fuera suficiente, se trata además de un libro muy ameno. 

  Casi al mismo tiempo que descubría el libro, me enteraba de que  se estaba rodando la adaptación cinematográfica. Dirigida y protagonizada por George Clooney, junto a él estarán Matt Damon, Bill Murray o Cate Blanchet.  Tengo una gran curiosidad por verla aunque tendremos que esperar hasta la próxima primavera –en EE UU se estrenará en febrero.


  Hoy, en lugar de un rincón musical os dejo un trailer de la película.





[1] Pg. 313 Cap. El mapa del tesoro
[2] Pag.382 Cap. 40. La mina inundada

4 comentarios:

Pitt Tristán dijo...

Una interesante recomendación.
Gracias.

Maribel dijo...

Conexión!! Buenas Lammermoor, venía leyendo a la vuelta de Berlín lo de las obras de arte degenerado "aparecidas" y recordaba la primera de las novelas de la trilogía "Berlín Noir" donde también se habla de los marchantes que trabajan comprando obras de arte para Goebels.
Después de la inmersión museística en la capital alemana, me va a venir muy bien para seguir trabajando entradas futuras, y completar, la amplia lista de libros en relación con este destino.
Un fuerte abrazo ;-)
El Guisante Verde Project

Filias Y Fobias dijo...

Me parece un acercamiento a la guerra de lo más interesante y poco tratado. Gracias por traernos el libro (que yo desconocía por completo).
Un beso

lammermoor dijo...

Antes que nada, os pido perdón por el retraso en contestaros.

Pit Tristan Creo que el libro trata de forma muy amena un tema muy poco conocido.

Maribel precisamente pensaba que además de a aficionados a la II Guerra Mundial también podría gustarle a amantes del arte.
Creo que te gustará mucho.

Hola Filias pues la verdad es que sí. Además, aunque centrado en el tema del expolio de obras de arte, toca de forma tangencial otros aspectos de la guerra.
Un besazo.