lunes, 17 de junio de 2013

Porque a veces lo único que quieres es reirte


La literatura chick lit no me llama la atención; en general, no me gustan las novelas románticas. En cuanto a El diario de Bridget Jones, de Helen Fielding, pensaba que básicamente consistía en las aventuras de una treintañera, con exceso de peso obsesionada por adelgazar y buscar pareja. Ver en la televisión la segunda parte - El diario de Bridget Jones, sobreviviré –no ayudó a mejorar mi opinión.

  Lo cierto es que debería aplicarme mis propias palabras sobre Orgullo y Prejuicios porque, contra todo pronóstico, la semana pasada estuve leyendo  Bridget Jones: Sobreviviré,  la que consideraba infame segunda parte del infame Diario de la susodicha  y descubrí un libro más divertido e inteligente de lo que podía suponer.

   Ya hace algún tiempo una amiga me había dicho que Bridget Jones era un pastiche de Orgullo y Prejuicio lo cual me resultó difícil de creer. Hace unos días descubrí no solo que tenía razón sino que además se trata de un auténtico libro medicina con el que me reí a carcajadas durante casi toda la lectura.

  Por supuesto Marc Darcy no podía ser otro que el alter ego de Mister Darcy –rico, estirado- por su parte, Daniel es el equivalente a Mister Wickham. La madre de Bridget, como la de Elisabeth, aspira a que esta se case mientras que su padre tan solo quiere estar tranquilo. El primer encuentro entre Darcy y Bridget, con comentario despectivo de este; su animadversión hacia Daniel por unos hechos que este último tergiversará al contárselos a nuestra Lizzy del siglo XX. Incluso está la ayuda de Marc para  para conseguir sacar a Bridget de un embrollo en el que se ve envuelta sin querer.

Helen Fielding no solo toma “prestado” el esquema de la novela de Jane Austen sino que también rinde homenaje a la serie de la BBC. En los momentos de crisis –que son casi continuos- echan mano de ella para verla, especialmente la  escena del lago, con Darcy caminando con la camisa mojada.


 Además Bridget conseguirá entevistar a Colin Firth en Roma  y termina por preguntarle, una y otra vez, por la escena en cuestión

  Pero además de un divertidísimo pastiche de Orgullo y prejuicio –lo siento por P.D. James, pero el suyo no me convenció- el libro tiene mucho más. Algunos guiños a otros grandes escritores ingleses- Grandes Esperanzas de Dickens o If, el poema que Kipling dedicó a su hijo. Resulta también interesante la visión que nos da de la política inglesa – con la elección de Tony Blair como primer ministro- o de la muerte de Lady Di.

Así que desde ahora El diario de Bridget Jones, o al menos la segunda parte, queda incluido en la categoría de libros medicina. Eso sí, sobre la película no cambié de opinión –sigo pensando que es mala, malísima. En cuanto a la serie, comprendo que a Bridget y sus amigas les gustara la escena de la camisa mojada  -podéis opinar vosotros mismos.

Os recomiendo que también os animéis a ver la serie - como todas las de la BBC está muy bien hecha- y Colin Firth  está estupendo  como Mister Darcy. Y de paso os informo que  se está empezando a rodar  la adaptación a la televisión de La muerte llega a Pemberley (espero que me guste mas que el libro) . Esta vez Mister Darcy será Matthey Rys (que fue uno de los Cinco hermanos de Ally McBealCalista  Flockhart y está protagonizando The Americans)

3 comentarios:

Pedro (El Búho entre libros) dijo...

La película, o mejor dicho las películas, las he visto. Pero de ahí a animarme con el libro...

bibliobulimica dijo...

Espero que ya la depresión haya pasado ¿cómo sigues?
y gracias por comentar de este libro, me lo apunto, que por acá las cosas tampoco han estado muy felices que digamos.
Un beso,
Ale.

lammermoor dijo...

Pedro probablemente sea un libro que solo guste a las mujeres.

Hola, Ale ahí estoy intentando salir de ello. El libro es muy divertido así que si quieres reirte un rato te lo recomeindo.

Un beso de vuelta :)