martes, 14 de mayo de 2013

MAYO: ROSALÍA DE CASTRO

Normalmente cuando pienso en Padrón lo que me viene  a la mente son los pimientos -seguro que los conocen, pequeñitos y picantes -algunos a rabiar.  Sin embargo, a principios de este mes, mientras atravesabamos el pueblo, camino de Santiago ,al fijarme en el  parque Rosalía de Castro, con la  casa -museo  muy cerca, decidí que era ella quien ocuparía el rincón de la poesía de este mes.    
 
NEGRA SOMBRA
Cando penso que te fuches,
negra sombra que me asombras,
ó pé dos meus cabezales
tornas facéndome mofa.

Cando maxino que es ida,
no mesmo sol te me amostras,
i eres a estrela que brila,
i eres o vento que zoa.

Si cantan, es ti que cantas,
si choran, es ti que choras,
i es o marmurio do río
i es a noite i es a aurora.

En todo estás e ti es todo,
pra min i en min mesma moras,
nin me abandonarás nunca,
sombra que sempre me asombras.

(Si queréis escuchar la interpretación que Luz Casal y Carlos Nuñez hacen de este poema pinchad aquí)


ADIOS RIOS, ADIOS FONTES
Adiós, ríos; adios, fontes;
adios, regatos pequenos;
adios, vista dos meus ollos:
non sei cando nos veremos.
Miña terra, miña terra,
terra donde me eu criei,
hortiña que quero tanto,
figueiriñas que prantei,
prados, ríos, arboredas,
pinares que move o vento,
paxariños piadores,
casiña do meu contento,
muíño dos castañares,
noites craras de luar,
campaniñas trimbadoras,
da igrexiña do lugar,
amoriñas das silveiras
que eu lle daba ó meu amor,
camiñiños antre o millo,
¡adios, para sempre adios!
¡Adios groria! ¡Adios contento!
¡Deixo a casa onde nacín,
deixo a aldea que conozo
por un mundo que non vin!
Deixo amigos por estraños,
deixo a veiga polo mar,
deixo, en fin, canto ben quero...
¡Quen pudera non deixar!...
........................................
Mais son probe e, ¡mal pecado!,
a miña terra n'é miña,
que hastra lle dan de prestado
a beira por que camiña
ó que naceu desdichado.
Téñovos, pois, que deixar,
hortiña que tanto amei,
fogueiriña do meu lar,
arboriños que prantei,
fontiña do cabañar.
Adios, adios, que me vou,
herbiñas do camposanto,
donde meu pai se enterrou,
herbiñas que biquei tanto,
terriña que nos criou.
Adios Virxe da Asunción,
branca como un serafín;
lévovos no corazón:
Pedídelle a Dios por min,
miña Virxe da Asunción.
Xa se oien lonxe, moi lonxe,
as campanas do Pomar;
para min, ¡ai!, coitadiño,
nunca máis han de tocar.
Xa se oien lonxe, máis lonxe
Cada balada é un dolor;
voume soio, sin arrimo...
¡Miña terra, ¡adios!, ¡adios!
¡Adios tamén, queridiña!...
¡Adios por sempre quizais!...
Dígoche este adios chorando
desde a beiriña do mar.
Non me olvides, queridiña,
si morro de soidás...
tantas légoas mar adentro...
¡Miña casiña!,¡meu lar!

 Amancio Prada puso música a este y otros poemas de Rosalía de Castro

4 comentarios:

Rocío dijo...

Que bonitos poemas y que bonito dedicarle tu rincon de poesia a Rosalia de Castro, un beso

Amando Carabias María dijo...

Necesitamos rescatar a Rosalía.

bibliobulimica dijo...

pues ahora si nomás me quedó claro que Rosalía y yo no hablamos el mismo idioma (y no me refiero a la poesía jeje)
un beso,
Ale.

lammermoor dijo...

Me alegro de que te gusten Rocío. Además de por mi pequeño viaje a Galicia, creo que los poemas de Rosalía son bastante adecuados a mi estado de ánimo actual (este invierno que se ha extendido a la primavera me tiene un poco mustia)

Amando releyendo el segundo poema, me doy cuenta de que de alguna forma retrata la situación de muchos españoles que se ven obligados a ir a trabajar fuera porque aquí no pueden hacerlo.

Ale la verdad es que mi primera intención fue poner los poemas en español pero me pareció que en gallego resultaban más melodiosos ... y también más melancólicos.

Besinos (o besiños, como diría ella)