lunes, 15 de abril de 2013

Vayan terminando

Cuando durante los exámenes oía esta frase, que solía venir acompañada de un Quedan x minutos, me ponía nerviosa. ¿Aún me quedaba algo sobre lo que debería haber escrito? ¿Tendría tiempo a dar una última ojeada al examen? Ahora, las cosas han cambiado y soy yo quien dice esas palabras y otros quienes se hacen las preguntas.

Mujer leyendo, por Corot
En marzo (y principios de abril) tuve que volver a pronunciarlas aunque esta vez dirigidas a mi misma. Me había dado cuenta de que tenía CINCO libros empezados –algunos los arrastraba desde hacía varios meses- Iba siendo hora de terminarlos antes de embarcarme en nuevas lecturas.

La venganza de Nofret.  Este libro, del que en breve publicaré la reseña, es el tercero que decidí releer y último con el que participo en el reto Agatha Cristhie.

Con el agua al cuello, de Petros Markaris. Cabría decir eso de Cuando las barbas de tu vecino veas pelar…
  Escrito hace dos o tres años como reflejo de lo que estaba sucediendo en Grecia debido a la crisis, parece como si estuviera escrito ahora mismo para contar lo que está sucediendo en España.  Aunque también muy pegado a la realidad (cito palabras de Alice Silver) me resultó mucho más ameno que La Marca del meridiano, de Silva.

Two Praga Stories, de Rilke Lo compré en Praga, en la librería Kafka; buscaba una edición de El Castillo, de Kafka, a ser posible en español pero no tuve suerte, así que me decidí por este título. Se trata de una edición francamente bonita. Fue mi lectura para el I readathon (segunda edición) que organizó Isi como actividad complementaria a su reto Veinte libros en inglés

La estratagema, de Léa Cohen. Se coló entre mis lecturas previstas aunque me sirvió para uno de los autores del reto de Meribélgica –(lengua que no conozco) Aquí hablé sobre él.

Intemperie, de Jesús Carrasco. Buscaba un autor que publicara por primera vez en 2013 y María me habló de él. A pesar de mi reticencia inicial, sucumbí a la calidad de su escritura y ahora lo recomiendo sin ambages. Asistí a la presentación que el autor hizo en Oviedo y  resultó muy interesante.

El Gran Hotel Babilonia, de Arnold Bennett Gracias a Elena Rius y la Arnold Bennett Bloggers Asembly supe de la existencia de este autor, que, a medida que voy sabiendo sobre él, me resulta cada vez más interesante. Esta fue la entrada que le dediqué.

Word and rules, de Steven Pinker. Uno de los eternizables... Después de un parón de varios meses, lo retomé durante el readathon. Aunque en ese momento no avancé demasiado si me sirvió para recuperar el ritmo lector y poder terminarlo al acabar el mes.
  Es un libro francamente interesante, en él nos habla de cómo se forma el idioma mediante words and rules. Aunque los ejemplos que nos pone se refieren al inglés, podemos encontrar casos similares en el español. De todas formas, en uno de los capítulos finales demuestra que en otros idiomas tan diferentes como por ejemplo el chino o el húngaro sucede algo similar.

Tormenta de Espadas, de George R.R. Martin.  Ya  me han  prestado el siguiente libro y es que esta saga me ha enganchado más de lo  que esperaba.

Verano en English Creek, de Ivan Doig. En un ataque de bulimia lectora lo reservé en la biblioteca; luego, por aquello de tanto libro acumulado y empezado, estuve a punto de devolverlo sin leer  pero al poder renovar el préstamo (en caso de reservas pendientes, no es posible) decidí esperar.
   Tras el baño de sangre y violencia del tercer  libro de la saga de Martin, no me sentía capaz de ponerme con Morir bajo dos banderas (también empezado) así que decidí  viajar con Ivan Doig a Montana. ¡Otro libro que merece la pena leer!

813, Les trois crimes d’Arsene Lupin, de Maurice Leblanc. ¡Uy, este! ¡Otro eternizable que además se me hizo eterno! Lo comencé en el LIRETHON y aunque es cortito, casi no lo termino; estuve a punto de abandonarlo. No sé si tiene que ver que es en realidad la segunda parte de otra historia que no había leído o, si como pienso, que la novela de detectives franceses no termina de convencerme.


Desde el rincón musical suena un  aliviado Aleluya  aunque conociéndome, en breve volveré a  las andadas

9 comentarios:

Nienor dijo...

¡Ay, el "vayan terminando"! No termino de percibir cómo un profesor pronincia esa frase y ya oigo la siguiente jajaja.
Un saludo =)

Amando Carabias María dijo...

He acabado agotado de leerte. Hasta hace nada era incapaz de tener dos libros empezados a la vez. Ahora tengo tres y estoy en un sinvivir. Esto no puede ser nada sano. Primero se lee uno, después se hace algún comentario sobre él -aunque sea breve y sin afán de publicar nada- y luego se abre el siguiente.
Vale, ya sé que es una recomendación inútil, pero creo que debo escribirla.

lammermoor dijo...

Nienor es increible la reacción de nerviosismo que genera la fracesita en cuestióN :D

Ay, Amando que razón tienes. Dos los llevo bien -suele ser uno de ensayo y otro de literatura- pero cuando se empiezan a amontonar... Terminas tan harta de verlos por ahí que te producen cascancia.
Intentaré seguir tu recomendación :-)

Isi dijo...

Dios mío, cuántos libros!!
¿has hecho 10 readathones tú sola y no nos has avisado o algo??? jajaja
Oye, el Word and rules me tienta mucho :)))
Y verano en English Creek estoy deseando leerlo.
Ohhh y veo que tú también has caído bajo las redes de Martin jijijiiiiii
Tormenta de espadas es muy bruto; te deja agotado pero con ganas de más!

Samizdat dijo...

Madre mía, yo normalmente sólo tengo más de un libro empezado cuando me atasco con alguno (lo dejo en barbecho a ver si consigo acabarlo en otro momento), pero si me está gustando leo de uno en uno :)

Yo tampoco me pude resistir a Doig, espero que hables de él en más profundidad.No sé si me gustó más English Creek o Una temporada para silbar, ¡pero estoy deseando que publiquen la siguiente parte de la trilogía McCaskill!

bibliobulimica dijo...

ahh me has hecho soltar una carcajada con el rincón musical...¡muy bueno! yo no puedo arrastrar lecturas durante meses porque tengo que regresar y leer desde el principio, así que mis lecturas simultáneas voy terminándolas al poco tiempo...
Un beso,
Ale.

lammermoor dijo...

Isi no me hubiera venido mal algún otro readathon :D Tuve que obligarme a mí misma a ir terminando porque eso ya rozaba la locura.
El de word and rules es muy interesante y hay otro también suyo, El instinto del lenguaje que está francamente bien.
Verano en English Creek es una gozada así que ¡Léelo! En cuanto a Martin, si estoy enganchada pero una de las razones por las que tardé tanto en leer este tercer libro era la violencia -necesitaba hacer paradas :)

Samizdat no suelo caer en estos grados de locura aunque si es habitual que tenga un par de ellos entre manos.
Sí, si que hablaré más extensamente de Verano en English Creek; me encantó ;)

Ay, Ale Morir bajo dos banderas, lo empecé dos veces y creo que aún habrá una tercera cuando lo retome. En cuanto al de Pinker, reconozco que cuando lo retomé no recordaba nada de la primera mitad: Menos mal que no es una novela y al ir leyendo iba recordando.
A ver si consigo no volver a meterme en semejante lío.
Besinos

Dentro de un Libro dijo...

Hola! Que cantidad de libros estabas leyendo! Quiero leer tu reseña de La venganza de Nofret. Y tambien de Tormenta de Espadas fue mi favorito de la saga.
Besos!!!

lammermoor dijo...

Hola Dentro de un libro la verdad es que fuí amontonando libros empezados hasta que aquello se convirtió en una locura.
Ya he recuperado el "uso y disfrute" de mi ordenador así que en pocos días tendré la reseña de La venganza de Nofret. :D

Shakespeare & Cervantes

   Este año estamos de doble aniversario, se cumplen 400 años de la muerte de Shakesperare y Cervantes por lo que desde diferentes institu...