martes, 13 de marzo de 2012

La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad

Es lo que los testigos de las películas y series americanas juran decir y  debería ser el juramento “hipocrático” de todo bloguero literario. ¿A qué viene esto? A que hace algunas entradas me llamó la atención que un comentarista le agradeciera a Alice Silver la sinceridad de su opinión (siempre lo es)  sobre un determinado detective. Me acordé además de una entrada que Elwen había escrito hacía algún tiempo (no he podido encontrarla)  y que también trataba este tema.


Si leo y sigo blogs literarios (otro día hablaremos sobre ¿A qué llamamos blogs literarios?) es precisamente porque busco opiniones sinceras de lectores normales y corrientes.Con todos los respetos hacia los críticos, no me fío de ellos -la maravillosa sátira de la burocracia francesa no me pareció que mereciera el dinero que pagué por ella; aún recuerdo que “la gran obra maestra de Paul Auster” que era  Viajes por el Scriptorium me pareció un ladrillo que abandoné a las pocas páginas.

Es cierto que además de opiniones sinceras necesito que estén argumentadas. No me vale con un “es buenísimo, me encantó” si no va seguido del por qué te lo pareció. De la misma forma quiero que me expliques lo que no te gusta de determinado autor o título.

Alguna vez hablamos, también en la mencionada entrada de Alice Silver, sobre que no siempre resulta fácil ser sincero. Cuando se trata de un amigo, un autor novel o vas a hablar sobre un libro que te han regalado. Es cierto; en un par de ocasiones me he visto en esa tesitura y te sientes un poco "obligada".  Aún así, creo que también a ellos les debes sinceridad, lo que no significa un “allá va, qué te preste”.


No confundamos la sinceridad con la falta de educación, la descalificación o la simple soberbia (me viene a la cabeza aquel domingo). Por supuesto, sinceridad significa no limitarse a copiar el contenido de la contraportada; para eso ya tengo al propio libro o la página de la editorial. Mucho menos resulta válido hacer una reseña sin haber leído el libro o plagiando el trabajo de otro bloguero (que más de un caso se ha dado)

Relacionado con esto está también la cuestión de si debes hablar solo de los libros que te han gustado o deberías hacerlo de todos Creo que eso tiene mucho que ver con como te plantees el blog; hay quien lo ve como una memoria de lecturas y quien tan solo trae a colación aquellos que le parecen más destacados

Recordemos además que el que a alguien le guste o no determinado autor o libro no significa que los demás tengan que opinar lo mismo. Y por supuesto que no tenemos que sentirnos culpables porque un autor muy prestigioso no nos guste o no querer reconocer que leemos literatura “de evasión” pero eso del orgullo y prejuicios se merece otra entrada

Por mi parte espero que De libro en libro cumpla con las premisas anteriores y que leerme os sirva de algo. Ah, y por supuesto que os veáis libres de llevarme la contraria cuando vuestra opinión no coincida con la mía -porque al fin y al cabo el contraste e intercambio de opiniones es lo que realmente importa.



El rincón musical de hoy nos dice que todo esto es True

14 comentarios:

Isi dijo...

Bueno, pues a mí me parece que la sinceridad es básica en esto de los blogs, porque para eso hemos creado nuestro espacio: para compartir nuestra opinión sobre tal o cual tema.
Yo siempre intento comentar por qué me ha gustado o por qué no me ha gustado un libro, aunque a veces me cuesta mucho explicarme cuando el libro me ha gustado mucho :)
En cuanto a no reseñar libros que te han parecido aptos solamente para calzar una mesa coja, sino para calentarte con una buena fogata en las noches de invierno, suelo reseñarlos. Pero hace un par de meses hice una excepción porque el autor me regaló su novela, y además me envió otro ejemplar para sortear. Fue encantador pero el libro no me gustó nada y tampoco quise ponerlo en el blog. Eso sí: le escribí un email diciendo todo lo que me había parecido con respecto al estilo, a los personajes, etc.
Supongo que un día de estos sortearé los ejemplares, eso sí, avisando de que a mí no me ha gustado. No lo sé.

Buena entrada!
Besos!!

Natalia D. dijo...

No confío demasiado en los críticos profesionales, en muchos casos es evidente que se guían por intereses extraliterarios, especialmente cuando tratan de autores españoles (al igual que suele pasar con los críticos de cine al enjuiciar películas españoles). Entiendo que tiene que ser muy difícil ser objetivo cuando entran en juego relaciones personales o intereses económicos. Por todo ello me suelo fiar mucho más de la opinión de amigos cuyos gustos suelen coincidir con los míos; aun cuando eso no garantice que siempre vayamos a estar de acuerdo (una de las opiniones que más respeto es la de una amiga que siente veneración por Rayuela y por el Ulises de Joyce, libros con los que yo no he podido). En cuanto a blogs literarios, sólo frecuento el tuyo y el de A. Silver (no porque desprecie otros, sino porque creo que mucha más información me saturaría), precisamente porque en ellos encuentro críticas sinceras que me han llevado a conocer y disfrutar de nuevos libros y autores y, en ocasiones, a huir de otros.

Amando Carabias María dijo...

Soy de los que busca opiniones diferentes a las de la crítica oficialista, ésa que prevalece en los grandes medios de comunicación y que casi siempre está apadrinada por el mecenazgo editorial, es decir un sistema de retroalimentación.
Por otro lado, tienes toda la razón cuando afirmas que sinceridad y educación no están reñidas, al contrario deberían ser exigibles siempre, incluso en la intimidad más estricta, cuanto más en un medio que tiene mucho de público.
¿Publicar la opinión sobre todo lo que se lee? ¿Publicar sólo los que han gustado?... Buff... Terrible dilema. Como mi blog no es de reseñas, sólo reservo algún comentario para lo que me gusta; pero en un blog como los vuestros es lógico que también aparezca de todo; sin embargo, también entendería quien argumentase lo contrario, si es que la bitácora sólo es un modo de entretenimiento y de compartir con otras personas con la misma pasión. Quiero decir que la crítica mordaz y acerada (aunque sea educada)puede traer alguna complicación que la bloguera o bloguero de a pie no tiene por qué soportar.
Como autorcillo reseñado en estas páginas, agradezco haber sido tan bien tratado. Pero estar preparado para una mala crítica, aunque sea respetuosa, es complicado, porque siempre tiendes a tomártelo como algo personal, no como un juicio de valor sobre una tarea tuya. Sólo cuando he tenido que ponerme en el dilema de juzgar negativamente algo leído de alguien a quien conozco, es cuando me he dado cuenta del asunto.
Perdón, por el rollo

bibliobulimica dijo...

Lammermoor:
coincido contigo en que uno tiene que ser sincero. Yo en mi blog pongo los libros que recomendaría leer, porque me han dejado algo a mí...no me he fijado si digo por qué me ha gustado; sino que generalmente hablo de lo que ha despertado en mí. En fin, que son lo que le diría a una amiga en un café.
Un beso,
Ale.

Carol dijo...

Lo de la sinceridad me parece fundamental, porque es la clave de la existencia de los blogs ¿no? compartir opiniones entre lectores que no nos ganamos la vida con esto y que por eso somos imparciales. En cuanto a lo de reseñar todo, antes si que lo hacía, ahora me he tomado el blog más como un rincón de recomendaciones, algo que en más de una ocasión he pensado que debería compartir porque puede parecer que me gusta todo, y no es así, cuando un libro no me ha gustado ni me molesto en comentarlo, a no ser que por algún motivo concreto piense que lo merece, pero es que hace ya tanto tiempo que si algo no me gusta no voy hasta el final... Bsos

lammermoor dijo...

Isi tus reseñas explican perfectamente lo que te gustó y lo que no de libro y nos dan una idea clara que nos sirve para saber si debemos incluir el libro o no en nuestro plan infinito. Me pasa lo mismo que a ti; hay libros que habiéndome gustado muchísimo se me resisten –buena prueba es que ya he intentado varias veces escribir sobre Crematorio y Rafael Chirbes pero el libro no se deja
Me encanta la expresión “bueno solo para calzar una mesa” :D

Natalia D muchas gracias por la parte que me toca. También yo me guio más por la opinión de amigos que tienen gustos afines a los mios o dejo que sean los propios libros quienes me guiñen el ojo.
Es cierto que hay muchos blogs que hablan de libros; a mí me gusta pasearme por ellos. En unos descubro libros, en otros, contrasto opiniones .

P.D: Con Rayuela no sentí ese paroxismo de gozo literario que me habían dicho; en cuanto al Ulises, reconozco que lo mio ya es cabezonería pero me niego a leeerlo –incluso me pregunto si no estará sobrevalorado-

Amando busco, no solo opiniones no oficialistas (aquí se abre otro debate ¿valen todas ellas lo mismo?) sino también títulos y sugerencias que vayan más allá de las últimas novedades de las editoriales .
No suelo reseñar libros que no me hayan gustado mucho o me hayan parecido especiales; aunque en la recopilación de últimas lecturas hablo de todos, incluidos los que no me han gustado, dando unas pinceladas del porqué. Lo hago en parte porque en la vida real no suelo hablar demasiado de los que no me gustan; estoy demasiado ocupada aburriendo al personal con los que si lo han hecho. :-)
Qué conste en acta que cuando hablé sobre tí aquí no tenía los dedos cruzados ;)

Ale, buena forma de definirlo. Hablar sobre el libro como si se lo estuvieras contando a una amiga mientras tomáis un café (Un secreto: mas de uan de esas charlas de café terminó transcrita aquí)
Un beso (y felicidades -ya sabes por qué)

Carol no se me había ocurrido pero efectivamente, eso es el blog- un lugar en que hablar de libros y todo lo que nos sugieren (a veces pienso que voy a acabar como Don Quijote, loca con tanto libro) y donde recomendar los que nos gustan. Un abrazo

Lady Boheme dijo...

Estoy completamente de acuerdo con tu entrada. En reseñas ajenas busco que me hablen del libro, de por qué gustó o por qué no, pero no que me relaten la mitad del argumento... para eso, me lo leo.

Me dan mucha rabia las reseñas destripadoras, que lo único que hacen es eso: contar argumento. Tampoco me gustaría enterarme de que alguien puso por las nubes un libro que realmente no le gustó...

Personalmente tengo el blog como memoria literaria, intentando hacerlo un poco a mi manera, unas reseñas salen mejor, otras peor, pero todas son sinceras. Si tengo que hablar mal de un libro, lo haré. La única excepción, ha sido con el libro de la madre de mi amigo, cuya reseña simplemente no publicaré.

Y sigo blogs que hacen reseñas de las que me gusta leer (aunque alguna excepción hay, no te voy a engañar), porque tampoco me fío de los críticos. Creo que les pagan por hablar bien de un libro y me fío más de la opinión de un lector normal. Luego cada uno tenemos nuestros gustos, pero oye, al menos opinamos desde el mismo sitio.

Estupenda entrada, en serio.

¡Besazos!

Alice Silver dijo...

Me ha gustado mucho tu entrada Lammermoor. Creo que mencionas muchos temas muy interesantes...

Yo también odio los blogs que se limitan a copiar las contraportadas o las notas de prensa... y para los que plagian no tengo palabras...

También me gusta que se razonen la opiniones, aunque yo no siempre lo hago... es decir, a veces sólo me sale decir que me lo he pasado muy bien leyendo un libro.

Lamentablemente creo que el mundo bloguero no se libra de muchos de los defectos que atribuimos a los críticos generales: amiguismo, servilismo... se dan.

Lo que pasa es que nosotros hemos acabado formando una especie de red de blogueros "selectos", y nos leemos unos a otros y estamos acostumbrados a cierta calidad...

Y finalmente tenemos una serie de comentaristas, no todos blogueros, que aportan su opinión que puede ser diferente a la nuestra y que acaba proporcionando al lector de cualquier reseña una información muy rica.

Anónimo dijo...

Es cierto lo que dices y todos deberíamos afinar más nuestros comentarios. Yo evito poner comentarios de libros que he leído y no me gustaron nada, procuro poner los que me han gustado.
Me ha gustado tus reflexiones, intentaré mejorar en algunas cosas que creo que me falta.
Un abrazo
Teresa

lammermoor dijo...

Lady Boheme Gracias. No sé muy bien como se hace una reseña pero no creo que consista en hacer un resumen del libro; me gusta que me expliquen los motivos por los que le gustó o no. Precisamente pensaba en ti y la entrada en que hablabas de por qué no publicarías esa reseña. :)
Lo de las reseñas, supongo que que salgan mejor o peor tienen que ver con el propio libro; no sé, llevo tiempo dándole vueltas a eso.
Y sí, tienes razón,me gusta leer las opiniones de “gente normal” aunque luego cada uno tengamos nuestros gustos. Por ejemplo, a pesar de que no suelo leer literatura juvenil, me gustan las reseñas de Elwen y darme una vuelta pro su blog de vez en cuando.

Alice que bien que te haya gustado. Si que da rabia que te plagien (aún no he tenido “ese honor) y más que todavía pretendan que les des las gracias por ello.
Pues mira, decir que te ha gustado el libro porque te ha parecido divertido ya es una explicación.
Tienes razón en que en el bloguerío hay de todo, bueno, malo y regular; supongo que lo que sucede es que vamos seleccionando y quedandonos con los que nos aportan algo. Y sí, reivindico completamente –ya lo hice en una entrada- el papel fundamental de los comentaristas que nos aportan muchísima información y nos ayudan a completar la visión
P.D: me ha gustado lo de “selectos” :D

Teresa tu blog me gusta mucho (y a un montón de gente) ; nos traes libros interesantes y haces unas reseñas la mar de sugerentes –no es peloteo; si hasta te han incluído en un libro de texto :D

Carmen dijo...

Muy interesante entradas, sí, señora!
Yo tengo la impresión, por experiencia propia, que la gente te agradece la sinceridad solo cuando la reseña no es positia, y unas y otra tienen el mismo nivel de sinceridad, obviamente.

Pasando a otro tema, el año pasado tuve un par de disgustos con dos entradas de mi blg que me copiaron tal cual. Al final pasé y ni les comenté nada... pero me sentó, ya te imaginas.

Y otra cosa... Sí, es verdad, hay quien no se lee los libros. Se les nota...

Besos,

lammermoor dijo...

Carmen en este caso la opinión también era negativa; supongo que se trata de que cuando damos por supuesto que es más fácil ser sincero cuando se trata de dar una opinión favorable.

Hay un programa que te permite detectar si te han plagiado. Yo aún no he tenido ese "honor" d :)
Ahora en serio. Creo que hay que sacarle los colores a esa gente para que sepan que no se pueden aprovechar impunemente del trabajo de otros.

loquemeahorro dijo...

Pues ya sabes que estoy de acuerdo con lo de la sinceridad, de hecho creo que fui la comentarista en cuestión.

Aunque es verdad que entiendo que debe ser duro decir según qué cosas, de según qué autor y qué libro.

Sobre todo si te lo han regalado, es un autor nuevo, le conoces...

Efectivamente, como ya se ha dicho, es más fácil con un autor extranjero, o muy consagrado, pienso yo, que nunca me he visto en brete, la verdad.



pd. Llego tarde, tardísimo, lo sé.

lammermoor dijo...

Pues sí, Loque es más fácil ser sincero cuando a la persona en cuestión no la conoces de nada.

Por lo de la tardanza no te preoupes. No sabes la de comentarios en blogs que tengo pendientes.

Shakespeare & Cervantes

   Este año estamos de doble aniversario, se cumplen 400 años de la muerte de Shakesperare y Cervantes por lo que desde diferentes institu...