martes, 14 de febrero de 2012

Crónica de un desamor

Imagen sacada de aquí


En el día de San Valentín suele hablarse de grandes historias de amor; es también la fecha más adecuada para  esta crónica de un desamor (un pequeño juego que escribí hace algún tiempo y que no pensaba publicar).  Os invito a adivinar quien me ha roto el corazón (las pistas en el texto).  

  Pensaba que, como dice la canción, nuestro amor sería para siempre. Me equivocaba, y como tantas otras veces, no sabría decir cuantas, llegó el desamor. ¿Será mía la culpa? ¿Será que cuando me enamoro les atribuyo cualidades que no tienen? ¿Será que se ha convertido en alguien distinto? ¿O se tratará más bien, como dice otra canción de  que “se nos gastó el amor de tanto usarlo”?

  Los primeros tiempos fueron, como siempre que te enamoras, luminosos, resplandecientes. No me cansaba de gritar al mundo mi enamoramiento, la atracción tan fuerte que había sentido nada más conocerte; a todos les hablaba sobre tí, con auténtica pasión. Pero en algún momento, no se cuando, esa pasión dejó de ser tan fuerte; te seguía queriendo pero ya no era lo mismo; no me satisfacías de la misma forma. Aún así, te había querido tanto que quise pensar que era una pequeña crisis en nuestra relación-

  Por aquel entonces los viajes y encuentros con unos y con otros comenzaron a ser cada vez más frecuentes. Los premios, halagos y entrevistas comenzaron a prodigarse; comencé a preocuparme, ¿Tendría eso algo que en nuestro distanciamiento?  Tenía miedo, aún así quería pensar que no todo estaba perdido.

   Luego, un pequeño rayo luminoso. Me pareció  volver a encontrar al hombre que me había enamorado; bien es cierto que esa luminosidad fue oscureciéndose pero aún así, pensé: hay salvación, podemos recuperar nuestra relación. ¡Hasta el domingo! En que me di cuenta de que los halagos, el éxito, te habían cambiado.  Y por eso, lo mismo que antes proclamé mi amor por ti, ahora, Grito (con dolor) ¡Ya no te quiero!

 El rincón musical está equivocado: I will always love you

9 comentarios:

Golem dijo...

Luego un pequeño rayo luminoso. La luz, la luz antigua.

Siempre quedará la luz.

Carmina dijo...

Estoy con Golem, creo que es Menedez Salmon. Que bonito lo has escrito hija... Creo que nadie como tu ha hecho de embajadora de este autor, si te ha decepcionado como ser humano entiendo que ya no sea lo mismo.

besos y sigue regalandonos tus letras, por cierto si me he equivocado me rectificas eh...

Amando Carabias María dijo...

Tendrán razón Golem y Carmina. No lo sé. Lo que sé es que lo he leído. Lo he le leído. Seguro.

bibliobulimica dijo...

me declaro totalmente incompetente para dar con el que te ha desenamorado...¿quién es??? un autor, eso si cacho, pero más no.
Un beso,
Ale.

Natalia D. dijo...

Pues me pasa lo mismo: entiendo que el desamor es hacía un autor actual, pero no puedo ponerle nombre. Tanto da, me ha gustado mucho tu crónica y, además, se podría aplicar a cualquier desencanto.

Lady Boheme dijo...

No tengo ni idea de quién te ha desenamorado, pero mira, me ha encantado el texto, es genial. Qué digo genial, ¡¡es grandioso!! Y no es broma.

Intrigada que me dejas, oye...

lammermoor dijo...

Golem has acertado. Esa luz antigua dejó entrever algunas pinceladas de soberbia que el domingo en cuestión se convirtieron en todo un brochazo.

Carmina no te has equivocado. Caray, veo que ha sido más facil descubrirlo de lo que pensaba.

Amando lo has leído, seguro. Y si no me equivoco, fue a tí a quien le hablé de esas dudas ;)

Ale pues sí, se trata de un autor, asturiano, por más señas. Menéndez Salmón

Natalia ya he desvelado el secreto. El juego consistía precisamente en coger los tópicos del amor y el desamor y hacer que encajara con mi "historia" con M.S. e incluyendo pistas sobre sus obras.

Lady Boheme muchas gracias. El blog me permite ( o me permito) de vez en cuando hacer pequeños juegos de escritura.
Conste que me sigue pareciendo un buen escritor pero que volviose fatu

maribel dijo...

Jajaja Lammermoor mira que he dudado al leerte si se trababa de un divulgador ...pero no, Golem me ha puesto en el camino correcto, curioso que nuestros comentarios sobre esa soberbia se cruzaran por azar en otro blog, ¿será que no me atrevía aquí por ese amor..?
Me ha gustado mucho este "pequeño juego", estos días tengo muchas ideas que me gustaría compartir contigo, sobre aprendizaje, sobre motivación, sobre el cerebro...
A mi la admiración muchas veces me nubla...jejeje ( y me lleva a escribir con rima interna..horror!)
Un fuerte abrazo ;-)
El Guisante Verde Project

lammermoor dijo...

Maribel me parece que Golem no dudó ni un instante.
UY, sobre el aprendizaje y la motivación estoy dándole vueltas a una entrada para el bloguín.
Si que a veces la admiración nos nubla un poco la vista pero bueno, no debemos dejarnos cegar por ella. :)
Otro abrazo para vosotros.

Shakespeare & Cervantes

   Este año estamos de doble aniversario, se cumplen 400 años de la muerte de Shakesperare y Cervantes por lo que desde diferentes institu...