domingo, 5 de febrero de 2012

Antes de entrar, ...

 dejen salir. Quién no ha oído o dicho esa misma frase en alguno de esos momentos de atasco a las puertas de algún sitio (Os recomiendo este estupendo post sobre el asunto).  LLevo tiempo acordándome de ella aunque en relación a mi lista de libros pendiente.
El momento 0
¿Os acordáis de cuando me dió por apilar todos los que tenía en casa, esperando a ser leídos? Me dije a mi misma que no podía seguir así y el montón tenía que, si no desaparecer, al menos bajar. El resultado final no estuvo mal.
Al final, quedó solo un montón 
   Tengo que reconocer que faltan algunos libros:  Travesuras de la niña mala  y La Filosofía y los Simpson no quisieron salir en la foto (se me olvidó incluirlos). El de Fred Vargas lo doné a la ciencia (en realidad a una biblioteca) dado que era el único en que detractores y defensores de la escritora están de acuerdo: Es el peor de todos.  A la sombra del angel, se lo dejé a una amiga que me había pedido que se lo prestará tras leerlo; al final, pensé que era mejor hacerlo al revés. Y el del Calvino - Por que leer los clásicos- está en "proceso" (como son artículos, los voy leyendo a ratos).


  La cosa no estaría nada mal, si no fuera porque mientras esta pila bajaba iba creciendo otra. Peor aún,  cual si de "kefir" se tratara, un nuevo montón se está formando.  El  grande corresponde a los que durante el 2011 se quedaron pendientes de lectura, entre compras, regalos y préstamos. El, por el momento, montoncito se corresponde con los nuevos ingresos del 2012 -falta El arte de desgranar alubias que le dejé a otra amiga .Así me siento algo menos culpable-.

Me parece que el rincón musical más adecuado para esta entrada es Misión Imposible. 

17 comentarios:

Saramaga dijo...

Jejeje... bueno, algún vicio tenemos que tener!!! Y si es apilar libros... pues qué le vamos a hacer! :-)

Isi dijo...

jajaa bueno, veo que llevas bien eso de ir bajando el montón, aunque se a préstamos y donaciones a la ciencia :)

Espero que los marcapáginas te ayuden en tu misión imposible!! (los de Avilés también los tengo, jeje)

Gww Wonder dijo...

No desesperes, creo que todos los lectores estamos en la misma situación. Y piensa, además, en lo complicado que sería tener que leer forzosamente el único libro pendiente. A veces es bueno tener una lista amplia donde elegir.

Un abrazo.

Leox dijo...

Yo siempre me lo pregunto y la único que me sale es algo que escuche hace un tiempo "Los que van a librerías, compran libros que no leen , los que van bibliotecas leen libros que no pueden comprar"

Carmina dijo...

Querida amiga a eso se le llama autoengaño, pero bueno no esta mal del todo eh... has hecho grandes progresos, si yo apilo lo que tengo pendiente seguro que te asustas y un año despues al hacer balance seguro que ha menguado poco, así que no lo intento, eso si he adivinado por donde iban los derroteros del frase, y cualquier día me hacen huelga mis libros y seguro que ese será el slogan

lammermoor dijo...

Saramaga tu lo has dicho; es puro vicio.

Isi los que he prestado están "en pensamiento" en la pila. Pero es que si les hago esperar a leerlos, ...

HOla Gww ya imagino que estamos todos más o menos por el estilo. Y tienes razón en que resultaría muy triste tener un solo libro pendiente.
Espero no ampliar demasiado la lista (de momento ya tengo tres o cuatro para sacar de la biblio)

Ay, Leox mi problema es que soy una acaparadora: voy a las librerías, también a las bibliotecas y aún pido prestado a amigos.

Carmina gracias por los ánimos. Si que creo que a pesar de todo progresé.
Seguro que tu pila también baja; el problema son los que nos van tentando en el camino ...
Un beso.

Lady Boheme dijo...

¡Jajajajaja! Me ha encantado esta entrada... es que todos somos iguales!!!! Pero ánimo, que si has podido con la primera pila, podrás con todas las que vengan!!

¡Besines!

Nienor dijo...

Hola, Lammermoor!
Pues sí, con calma. A mí también me pasa; si tu "pila" es grande, imagínate la mía... pero también está la técnica de leer una docena de libros a la vez. No está tan mal.
Un abrazo (sí, de la hija de Etel!

lammermoor dijo...

Lady Boheme ya, ya se libro arriba, libro abajo, andamos todos por el estilo
A ver si consigo no enredarme demasiado con otros nuevos que vosotros me sugiráis. :-)

Hola, Nienor hija de Etel (así dicho, suena a nombre de saga nórdica)
Esa técnica la conozco; suelo compaginar tres -literatura, ensayo y el policiaco- a veces, llego a tener seis o siete empezados.
Intentaré ir pasito a pasito pero no cejar
Un abrazo (y dale recuerdos a tu madre)

Amando Carabias María dijo...

Lamento haber contribuido al crecimiento de la torre. Veo que entre los pendientes hay uno que me afecta. Qué nervios...
Jajaja, es broma. De todos modos lo vuestro no tiene nombre. Debíais escribir a la asociación de escritores y a la de editores para que durante un año no se publicara nada nuevo, y así os daría tiempo. Escribo aquí, pero lo hago en plural porque sé que la bendita afición lectora de unos cuantos blogueros como tú misma, no hace exclusiva de tu casa este tipo de pilas. Gracias a esto, por cierto, creo que va a ser el tercer libro que vas a leer en el que tengo que ver. En este caso como co-autor.
Y aún recuerdo, cuando entré por aquí a agradecer que te hicieras eco del inicio de nuestra aventura.

lammermoor dijo...

De nuevo hola, Amando pues no, los montones como lso que aquí os enseño proliferna bastante entre los lectores compulsivos, que además somos codiciosos.

Si que has contribuido directa e indirectamente a que el montón suba pero esos dos libros muy pronto saldrán de ahí.

Recuerdo perfectamente el comienzo de vuestro proyecto y vuestra ilusión y desvelos por sacarlo adelante. Pero eso mismo es lo que hace que me de un poco de miedo leerlo porque además me he comprometido conmigo misma a escribir sobre él en La Esfera. :-(

Carol dijo...

ja ja q casualidad, justo hoy me he puesto a hacer fitis a mis montones de pendientes a ver si me daba algo de conciencia, y no solo eso, me ha dado tanto agobio que al tercer montón he parado, aunque tengo que hacerlo, tengo q quitarme este vicio de amontonar :) Bsos

Anónimo dijo...

Siendo niña leí en un Selecciones del Reader´s Digest la historia de un corresponsal británico en China, al que en plena Guerra Fría los chinos habían acusado de espía y retenido en su casa durante dos años, sin permitirle durante el primer año acceder a la planta superior de su casa donde tenía su biblioteca (supongo que se puede considerar un ejemplo de refinada tortura china). El caso es que el pobre periodista por lo que más sufría era por no poder leer y contaba que el día más feliz de su encierro fue cuando le tuvieron que dar una medicina y pudo leer el prospecto. Yo creo que aquella historia me traumatizó y es el motivo por el que compro libros compulsivamente, a pesar de saber que no tendré tiempo en mi vida para leerlos, y por eso también los tengo por toda la casa, no vaya a ser que lleguen los chinos y me encierren en una habitación sin libros y me vea reducida a volverme loca de alegría con el prospecto del ibuprofeno. Y, así, los amontono, los amontono...

Natalia D. dijo...

La anónima obsesiva-compulsiva soy yo: Natalia D.

lammermoor dijo...

Carol de vez en cuando necesitamos un ataque de mala conciencia para que el montón baje un poco (solo un poco) :)

HOla, Natalia D que horror; pobre hombre.Empiezo a pensar que tambien yo estoy desarrollando un desorden obsesivo-compulsivo literario porque con todo lo que tengo en casa, sigo anotando, pidiendo prestado, sacando de la biblio...

bibliobulimica dijo...

ahhh, la carcajada que me hizo soltar la elección del rincón musical, no creas, tarde rato en recuperar la respiración normal y poder escribir.
Eso: que es misión imposible...pero ¡muchas felicidades porque bajaste un montón los libros "por leer" aunque uno nuevo fuera formándose"!
yo soy fatal para esto, y ahora que puedo comprar libros por internet y que son depositados en mi kindle no quiero contarte todos los que tengo pendientes...soy un verdadero desastre, ahora no sólo se acumulan en físico, sino también en versión digital...ayyyy...
un beso,
Ale.

lammermoor dijo...

Pues sí, Ale seguir lo seguiré intentando pero visto que quito por un lado y pongo por otro, no creo que lo consiga nunca. Eso sí, al menos van bajando.

Ay, el ereader ¡qué peligro! Aún no estoy decidiendo si lo quiero o no. Eso puede ser ya el colapso total
Un beso