martes, 8 de noviembre de 2011

Drácula, de Bram Stoker

(Esta entrada debería haber sido publicada el 1 de noviembre pero mi ordenador, con macabro sentido del humor, decidió morirse ese fin de semana )

  Cuando pensamos en vampiros nos viene inmediatamente Drácula a la mente, un  clásico de la literatura gótica o de terror. Solemos pensar que fue el primer vampiro; sin embargo, ya antes  Polidori había escrito un relato titulado precisamente así, El Vampiro, con  la misma génesis que el Frankenstein de Shelley.
      Podríamos considerar que la novela  está dividida en dos partes.  La primera  transcurre en tierras transilvanas y pone en contacto a Jonathan Harker, con el conde Drácula – quien ha comprado ciertas propiedades en Londres y  además de la firma de los papeles, desea  que Jonathan le informe sobre las costumbres e historia inglesa. En la segunda parte, el conde ya ha llegado a Inglaterra y un grupo de amigos se enfrentarán a él intentando impedirle que consiga sus objetivos.

 La primera vez que leí el libro estuve a punto de rodearme de ristras de ajos, hasta tal punto resultaba creíble la existencia de los vampiros.  Van Helsing (uno de los personajes) habla sobre el vampirismo a través de la historia y lo hace con tal convicción  que no puedes evitar preguntarte ¿realmente existirán? 
Ivonne de Carlo,
 como Lily Monster
    Muchos de las características que se les otorgan a los vampiros aparecen en el libro. Los espejos no reflejan su figura; fuerza sobrehumana; puede transformarse en animales (lobos o murciélagos);  duerme en un ataud; puede estar a la luz del día aunque en esas circunstancias no puede hacer uso de sus habilidades, excepto la fuerza.  El atractivo voluptuoso de las vampiresas  (hasta el punto de que ese término se utiliza como sinónimo de mujer fatal.) La estaca en el corazón como forma de acabar con ellos,
   Me gustó tanto o más que la primera vez que lo leí y volví a sentir la sensación de zozobra de la vez anterior ¿conseguirían salvarse? ¿vencer al conde Drácula?  Disfruté también  con la estructura que el autor adopta. Va alternando los  diarios personales de varios de los personajes con cartas, telegramas o incluso recortes de periódicos.  Lo hace de tal forma que la narración transcurre de forma bastante lineal.
 Hubo  otras cosas que me llamaron la atención y que resultan ajenas a lo vampírico.   El momento en que el conde habla sobre si mismo y a como se enfrentó a los otómanos. Me resultó muy interesante porque esta vez si conocía algo de la historia del país.
Fotograma de la película
Me soprendió mucho  la mención a la nueva mujer a la que alude en una o dos ocasiones Mina, lo que hizo que me fijara en el  trato que Stoker da a las mujeres. Seres delicados –Lucy-  o que tienen que mantenerse a  un lado porque deben ser protegidas. Es curioso porque la  madre de Bram Stoker fue una de esas nuevas mujeres –feministas.- 

 Me llamó la atención  las referencias que Van Helsing hace a la mente de los criminales (y del conde Drácula) y a la forma en que va “aprendiendo”. Me hizo pensar en La Tabla Rasa de Pinker y En el cerebro creó al Hombre, de Damasio pero no me extenderé comentando sobre ello para no alargar demasiado la entrada.

   Resumiendo, Drácula es uno de esos libros que merece la pena ser leído, tanto por quienes se sientan atraídos por las historias de vampiros el género de terror o simplemente quieran disfrutar con una estupenda novela.
  En su día vi la película de Scorsesse (de la que he tomado el título para la entrada) aunque apenas la recuerdo. De todas formas,  de ella tomo el rincón musical.  Love Song for a Vampire

11 comentarios:

Alice Silver dijo...

Me llama mucho la atención que "los vampiros" hallan saltado de los libros al cine y la televisión de una forma tan recurrente. Es decir, ¿qué encuentra la gente en ellos, a parte del miedo, para que se hayan convertido casi en una especie de tribu con multitud de seguidores?

Isi dijo...

Pues yo no lo he leído todavía, pero sí tenía pensado hacerlo (algún día).
No sabía que lo habías leído ya dos veces, ni que el libro pudiera hacerle a uno preguntarse sobre si existirían o no (o si existen, vamos).

Empezaré a comer más ajos, y luego ya lo leeré :)

Icíar dijo...

Una reseña completísima. Me ha encantado recordarlo y tener en cuenta detalles que se olvidan, es increíble cómo se olvidan las cosas.
La película que se llama Drácula de Bram Stoker, como para hacer hincapié que es el Drácula original, no me gustó nada, y lo que es peor, la encontré súper alejada del libro, que como a ti me gustó mucho con una lectura que consigue engancharte.
Un abrazo

Nienor dijo...

Hola =)
Me encantó la entrada. Gran libro, sí señora (yo también lo releí)
Saludos de la hija de Etel.

lammermoor dijo...

Alice no se explicarte el motivo pero lo cierto es que la atracción existe. Supongo que más que a los vampiros en concreto es a todo lo relacionado con el Lado oscuro

Pues sí, Isi hay algunos momentos en que estás leyendo y aunque sepas que no existen, no puedes evitar mirar de soslayo por is hay algún murciélago aleteando contra la ventana. :)

Iciar supongo que la pelicula no me impresionó mucho cuando no la recuerdo.
Estoy contigo en que es una lectura que te atrapa.

Nienor, hija de Etel me alegro de verte por aquí y de que te haya gustado la reseña.

loquemeahorro dijo...

Me interesa este Drácula, este y nada más que este, por su contenido y por su forma, que ya me habían comentado varias veces.

Y las películas clásicas, como la famosa versión de Tod Browning, pero de verdad que pienso en los vampiros "juveniles", y me da una fatiguita...

A Anne Rice la intenté leer hace muchos años, y literalmente, me mareé y lo dejé.

La hierba roja dijo...

Un libro mucho más interesante de la fama que tiene.

Lo leí hace muchísimo tiempo, y como tú, no podía evitar mirar para atrás de vez en cuando, comprobar que estaban bien cerradas las ventanas e incluso soñar con el libro. Es una sensación que he tenido con muy poquitos libros.

Me ha gustado mucho tu reseña. Me acabas de meter en la cabeza que necesito releerlo.

lammermoor dijo...

Loque para mí este es EL VAMPIRO. Merece la pena leerlo.
En cuanto a las versiones, estuve viendo El Baile de los Vampiros.

De Anne Rice creo que no he leído ninguno y en cuanto a versiones actuales, vi un día en la tele un troz de la película con Tom Cruise y Brad Pitt y .... para quien lo quiera.

La Hierba Roja me tranquiliza saber que no fuí la única que sintió esa sensación.
Tienes razón, la gente lo da "por supuesto" (o conocido) y no lo lee y se pierden una obra estupenda. Sucede lo mismo con Frankenstein.

Gracias :)

detectives salvajes dijo...

Un artículo muy interesante. Creo, Alice, que lo que nos gusta es porque hace referencia a nuestro miedos más infatiles, aquellos que hacen referencia a "lo de debajo de cama" que creo oímos por Getafe Negro en algún momento (?) Yo, el libro si lo leí, fue de pequeña. No me importaría leerlo o releerlo de nuevo, aunque,como siempre, tendrá que esperar. Saludos a todos.

lammermoor dijo...

Detectives Salvajes es un libro que merece ser releído. Entiendo lo que dices, a pesar de la lista de espera que tengo en casa sigo sacando libros de la biblio y pidiendo prestados a los amigos.
Así no hay quien pueda ;)

Alice Silver dijo...

No sé si es el miedo Detectives o más bien el deseo de ser dominados o poseídos en cierto modo...

Shakespeare & Cervantes

   Este año estamos de doble aniversario, se cumplen 400 años de la muerte de Shakesperare y Cervantes por lo que desde diferentes institu...