domingo, 16 de octubre de 2011

Octubre: Tomas Tranströmer


Ya que el premio Nobel de literatura de este año le ha sido otorgado a un poeta, se me ocurrió que era el más adecuado para ocupar el rincón de la poesía de este mes y así conocerlo (Para ello, también podemos leer esta entrevista)
LOS CUATRO TEMPERAMENTOS (1958)
 Registrando, el ojo transforma los rayos solares en bastones policiales.
Y de noche: la bulla de una fiesta en el piso de abajo
sube como flores irreales a través del suelo.
Salgo a la llanura. Oscuridad. El vagón parece no moverse.
Un anti-pájaro graznaba a la ausencia de estrellas.
Arriba el sol albino, lanzando oscuras marejadas.
*
Un hombre como un árbol erguido con hojas crujientes
y un rayo en guardia vio al sol con hedor de bestia
que buscaba entre alas crepitantes sobre la isla de acantilados
del mundo, avanzando tras banderas de espuma por la noche
y el día, con blancos pájaros lacustres y ruidosos
en cubierta, y todos con pasaje hacia el Caos.
*
Basta con cerrar los ojos para oír claramente
el pequeño domingo de las gaviotas sobre la comarca interminable
[del mar.
Una guitarra comienza a abotonar el arbusto y la nube avanza
lentamente, como el trineo verde de la primavera tardía
—con la luz amarrada que relincha—
llega resbalando sobre el hielo.
*
Desperté con los tacones de la amiga golpeteando en el sueño
y, afuera, dos montones de nieve, como olvidados guantes del invierno,
mientras octavillas del sol se desplomaban sobre la ciudad.
El camino nunca tiene fin. El horizonte se apura hacia adelante.
Los pájaros sacuden el árbol. El polvo se marea en torno a las ruedas.
¡Todas las rodantes ruedas que contradicen la muerte!

DE MARZO DEL 79’ (1983)
Cansado de todos los que llegan con palabras, palabras, pero no lenguaje
parto hacia la isla cubierta de nieve.
Lo salvaje no tiene palabras.
¡Las páginas no escritas se ensanchan en todas direcciones!
Me encuentro con huellas de pezuñas de corzo en la nieve.
Lenguaje, pero no palabras.

(Los poemas los he sacado de esta página. Han sido publicados en  la antología El cielo a medio hacer (Nórdica libros, 2010. Traducción de Roberto Mascaró)

8 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Poco a poco me estoy adentrando en el universo de Tranströmer y es fascinante.
Gracias por traer estos poemas.

loquemeahorro dijo...

No había oído el nombre de este poeta en mi vida, antes de que le dieran el Nobel (tampoco es la primera vez, ciertamente) y este, por supuesto, es el primer poema que leo de este autor.

No sé, no sé, creo que tendría que leerlo más veces.

Anónimo dijo...

El comentario de Loque se me puede aplicar tan bien, sin variar ni una palabra ni una coma, que, con tremenda desverguenza, lo plagio y lo suscribo.

Natalia D. dijo...

Y para que mi verguenza de plagiadora sea pública, diré que el anónimo anterior soy yo: Natalia D, que por algún motivo que desconozco no me ha aparecido el nombre.

lammermoor dijo...

De nada Amando me pareció una buena oportunidad para saber algo del nuevo premio Nobel

loque tus palabras podrían ser las mías perfectamente.

ex-anónima Natalia D Blogger está ultimamente bastante caprichoso (me planteo migrar a Wordpress).
En cuanto a Traströmer y su poesía, tampoco yo sabía de su existencia aunque parece que Nórdica ediciones sí pues ha publicado dos libros suyos.

Teresa dijo...

Me voy a poner a leer estas poesías y confieso que será lo primero que leo de este futuro premio Nobel.
Un abrazo
Teresa

Homo libris dijo...

La verdad es que yo tampoco había leído nada suyo con anterioridad y lo que nos has traído despierta mi curiosidad. Tendré que hacerme con algo suyo, jejeje.

¡Gracias por traerle al rincón poético de este mes! :)

lammermoor dijo...

Teresa, Homo Libris estoy como vosotros. En mi biblioteca aún no hay ningún libro suyo; espero que ahora compren alguno.

Shakespeare & Cervantes

   Este año estamos de doble aniversario, se cumplen 400 años de la muerte de Shakesperare y Cervantes por lo que desde diferentes institu...