lunes, 10 de octubre de 2011

Doce meses. Doce cuentos.

El principal motivo por el que tardé en leer este libro era  que me daba miedo ¿Y si no me gustaba? ¿Qué iba a decirle a Amando?  Al mismo tiempo  el título -Cuentos de Euritmia. Novela de una ciudad- me desconcertaba un poco

  El prólogo es un paseo por la  propia ciudad de Euritmia y,  luego lo sabremos, los escenarios en que transcurren  las historias que componen el libro. Porque lo que Amando nos ofrece son doce cuentos –uno por cada mes del año- que son como ventanas por las cuales nos podemos asomar a contemplar la ciudad, tal como hacen algunos de sus personajes e intuyo que el propio Amando.


   A medida que vas leyendo te das cuenta de que el título está muy bien elegido porque efectivamente,  es la novela de una ciudad. Euritmia (trasunto literario de Segovia) es la gran protagonista , que vamos conociendo  de la mano de diferentes personajes que nos van mostrando sus barrios y lugares.
   Lo mismo que cambian los escenarios y los personajes (aunque algunos los reencontremos un poco más avanzado el año o coincidan entre sí, como suele suceder en las ciudades pequeñas) también cambian los géneros y estilos narrativos. Desde el policiaco al histórico pasando por el género epistolar. Del narrador en tercera persona al que es también protagonista del relato ; incluso un monólogo interior, que me pareció muy bueno y que me vino a la mente al encontrarme con  Mónica, la mujer de Bertomeu, uno de los protagonistas de Crematorio, de Chirbes.

  Además del de mes de julio. Sábanas de hilo, me gustaron especialmente los cuentos  de agosto -Tonino El gestos.  y el de diciembre, El cartero Zaldivar Por contra, en Abril. Sonrisa Celeste, dedicado a los niños del colegio de educación especial me costó encontrar el enfoque del relato y eso hizo que me resultara un poco confuso.

  Sinceramente creo que este conjunto de cuentos o esta novela de una ciudad, tienen tanta o más calidad que muchos de los libros que el mercado (y subrayo lo de mercado) nos ofrece. Quizás sea que ahora, como señalaba Marai en Tierra, Tierra, las editoriales venden muchos libros y poca literatura.

12 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Entro en internet para consultar algo que necesito para la entrada de hoy de mi diario y me encuentro con esta sorpresa.
Qué decir, L.?
Primero, gracias. Segundo, gracias. Tercero, que estoy emocionado. Cuarto que no sé si merezco estos halagos... Quinto, que yo tuve el mismo miedo que tú. Me explico, cuando nos encontramos en Vetusta y compartimos los tres aquella botella de sidra, me decía a mí mismo, 'Y si no le gusta, cómo lo reseñará; o más simplemente se callará? Ella que está tan acostumbrada a leer buenos libros y que goza con la buena literatura'. Pero son riesgos que se corren cuando uno hace público un trabajo.
Es una reseña preciosa y ojalá mereciera las últimas líneas que me dedicas.
Este libro fue una especie de reto que me lancé a mí mismo y que no salió mal, creo.
Respecto sobre lo que dices del mes de abril, no me extraña. Es un relato muy poético; pero tenía que ser así, pues es el más autobiográfico de todos. Los personajes existieron, traté con ellos durante los cursos en que trabajé en aquella institución.
Luego, precisamente al presentar este libro en un pueblo de Segovia, al firmar ejemplares, me enteré que el niño había muerto y la niña había mejorado mucho.
Bueno, basta ya de rollos, que muchas gracias por estas palabras.

AMADO MIO dijo...

Por la reseña y además por el comentario del autor, buscaré el librito en Santiago o lo pediré.

Aínda máis: en SEgovia estudió mi hija la carrera y le cogí cariño a sus calles y gentes.

lammermoor dijo...

Gracias a ti Amando por el libro y la dedicatoria. Me alegro de que te haya gustado la reseña; que no sé si es buena, pero si sincera.

P.D: He leído la entrada del blog en que hablas precisamente de esa presentación.

Amado Mío si conoces Segovia entonces disfrutarás con su lectura. En mi caso, me ha servido de acicate para querer conocerla.

Amando Carabias María dijo...

Gracias Amado Mío por tus palabras. He buscado en tu blog y no he visto modo de ponerme en contacto conmigo. Será difícil que accedas al libro por los cauces tradicionales. Si te pones en contacto connmigo, te lo hago llegar. Mi mail es amandocarabias@gmail.com

Amando Carabias María dijo...

Ah, L, cómo no me va a gustar tu reseña. Es una maravilla...

Natalia D. dijo...

Pues después de leer la reseña, apetece mucho leer el libro.

maribel dijo...

Lammermoor, entre el cariño que pones al hablar del libro y sus cuentos, el hecho de que sea Amando el autor, y encima hables de Marai y su obra autobiográfica en la entrada, no puedo sino decir que:
1. voy a conseguir el libro
2. mejor me voy a visitarte, me lo prestas y charlamos sobre el (con las anotaciones de Amando claro, y esos personajes reales, esos niños...)y, cómo no, sobre tu viaje a tierras húngaras...
Un abrazo ;-)

lammermoor dijo...

Amando me queda por pedirte un pequeño favor. No se me ocurrió un rincón musical acorde con el libro y creo que nadie mejor que el autor para elegirlo.

Natalia pues si quieres que te lo preste, lo haré encantada la próxima vez que vaya a Madrid.

Maribel en el puente de Noviembre estará por aquí Alice Silver. ¿Os animáis?
Sobre mi visita a tierras húngaras empieza a dar vueltas en mi cabeza una entrada.

P.D: os hacía por el "lejano oriente".

Amando Carabias María dijo...

Pues no sé qué decir... Si sirve de algo, puedo decir que este libro, se escribió teniendo como fondo musical, sobre todo, Chopin y Joaquín Rodrigo. Aunque no sé si eso ayudará.

bibliobulimica dijo...

pues es una reseña muy buena, ciertamente. 12 cuentos para conocer una ciudad ¿cómo no leerlo? que pena que no puedo ir en el puente para que me lo prestes a mi también (algún día, algún día...espero que caiga la lotería pronto)
un beso,
Ale.

lammermoor dijo...

Ale, en el puente o en el verano, o cuando quieras... aquí tienes tu casa.
Un beso

maribel dijo...

Lammermoor, que envidia, lo de Alice..no tenemos puente, snif.... (Dile que menudo veranito me han dado Kamenskaya y Petra Delicado, jejeje)

Pero ya encontraremos un hueco, y con Ale, cómo no!!!

Es que no conseguía encontrar esta entrada, yo buscaba un libro de Amando, me decía, comenté, no lo he soñado, y claro, has publicado varias...

Sí, aunque hemos vuelto hace casi ¿dos semanas? aún estoy asilvestrada y me cuesta encontrar el ritmo. Asía es apasionante y me abduce; estoy deseando ver que nos cuentas sobre el viaje por tierras húngaras....(¿me ha parecido ver mi amada Matias por aquí?)
Un abrazo ;-)