martes, 27 de septiembre de 2011

Septiembre: San Juan de la Cruz

San Juan de la Cruz, máximo representante, junto con Santa Teresa de Jesús, de la literatura mística española. Ha sido  Sor Juana, la protagonista de Destellos de Sombra, quien lo ha elegido para que ocupe el rincón de la poesía de este mes.. Su especialidad (a pesar del título de sor era  putain) era el recitado de los poemas de San Juan de la Cruz , en particular Noche oscura del alma.

  En una noche escura
con ansias, en amores inflamada,
¡o dichosa uentura!
salí sin ser notada,
estando ya mi casa sosegada         


  A escuras y segura
por la secreta escala, disfraçada,
¡o dichosa uentura!
a escuras y encelada,
estando ya mi casa sosegada.

  En la noche dichosa,
en secreto, que nadie me veya,
ni yo miraua cosa,
sin otra luz y guía
sino la que en el coraçón ardía

  Aquésta me guiaua
más cierto que la luz del mediodía
adnonde me esperaua
quien yo bien me sabía,
en parte donde nadie parecía

  ¡O noche que guiaste!
¡o noche, amable más que el aluorada!
¡o noche que juntaste
Amado con amada,
amada en el Amado transformada!

  En mi pecho florido,
que entero para él solo se guardaua,
allí quedó dormido,
y yo le regalaua,
y el ventalle de cedros ayre daua

  El aire de la almena,
quando yo sus cabellos esparcía,
con su mano serena
en mi cuello hería,
y todos mis sentidos suspendía.

  Quedéme y olvidéme,
el rostro recliné sobre el Amado;
cesó todo y dejéme,
dejando mi cuidado
entre las açucenas olvidado

(Poesía de San Juan de la Cruz: ediciones Castalia)

 

7 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Afirmas, con razón indiscutible, que junto con Santa Teresa, San Juan de la Cruz es el máximo representante de la poesía mística española.
Repito tienes razón, incluso, para mí, es el máximo representante de la lírica mística. Sin más.
Y más aún, también para mi subjetivísima opinión -aunque es compartida por muchos, más sabios que yo-, es la cumbre más alta de la poesía en español.
Más allá del misticismo de sus versos (cuestión por la que muchos no los leen, pues lo mismo creen que se trata de versos para el adoctrinamiento), late la pasión propia de cualquier poeta: la búsqueda del ser que da sentido a nuestra vida.
En este poema que nos traes alcanza una plenitud imposible para el resto. Y en unos se representarán Dios y el alma (como San Juan) y en otros esa búsqueda será la del poeta y Beatriz (como Dante) y otros lo encarnarán en el Quijote y Dulcinea (que no son Alonso Quijano y Aldonza Lorenzo), pero siempre serán el amado y la amada.

loquemeahorro dijo...

Ah, San Juan sosiega mi alma y aquieta mi espíritu, incluso en días oscuros del alam.

lammermoor dijo...

Amando si alguien leyera estos versos sin conocer el título o su autor, podría pensar perfectamente que está leyendo poesía amorosa (en el sentido tradicional)

Loque muy buen comentario :)

Amando Carabias María dijo...

Y no sólo sin conocer al autor. Como sabrás mejor que yo, hay una línea de la crítica literaria que sostiene que buena parte de la poesía de San Juan de la Cruz es, en realidad amorosa en el sentido tradicional y clásico de la palabra.

lammermoor dijo...

Tienes toda la razón, Amando. De amor se trata, místico pero amor.

bibliobulimica dijo...

gracias por esta entrada Lammemoor; no sólo disfruté de tu entrada, sino del comentario de Amando y el de Loque, que siempre es tan atinada.
Un beso,
Ale.

lammermoor dijo...

Gracias a tí, Ale

Otro beso.