lunes, 5 de septiembre de 2011

Como leíamos ayer

Más bien en el mes de julio que  entre su carácter otoñal y la liviandad de muchos de los títulos elegidos,  fue propicio para la lectura.  (En contra de lo que es habitual en esta sección, el orden no es necesariamente el de lectura)
(Cuadro de Sylvia Plath)

Papaito, piernas largas, de Jean Webster. Una versión de principios de siglo XX de la historia de la cenicienta; esta vez, huérfana norteamericana
   Destellos de sombra, de Marcelino Iglesias.  Ultimo titulo elegido en el taller de lectura al que de vez en cuando asisto y  casi mi primer abandono lector del año. Tras la charla con el autor me decidí a terminarlo pero aun así siguió sin atraparme. Como ejemplo de su prosa os dejo esta  poética a la vez que certera descripción del interior de un bolso de mujer.

Tantea en el bolso, ese tragabaldas, ese espacio tenebroso y laberíntico en el que nunca se encuentra lo que busca y siempre se tropieza con lo que estorba, (…)

  Al finalizar el taller, una de las bibliotecarias me dejó  Ligeros de equipaje,  último libro publicado del autor (obtuvo el Premio Noega de Novela), diciéndome que me iba a gustar mucho más y así fue. Cuenta el viaje en tren que realizaron los niños de la guerra –niños asturianos que embarcaron en Gijón con destino a Moscú para librarse de la guerra, y muchos de los cuales no volvieron a España o incluso de los que se dejo de saber para siempre. 

Cuestión de suerte y Tras la pista, de Janet Evanovich. De nuevo volví a reírme a carcajadas con esta autora y la caza recompensas más torpe y divertida del mundo.  Aunque las novelas repiten más o menos la misma estructura, los personajes están muy conseguidos. ¡Auténticos libros medicina!

Los mecanismos de la ficción. Como se construye una novela, de James Wood. Un regalo de cumpleaños que tenía empezado hacía tiempo. A pesar del título no se trata de un manual de escritura sino más bien de un libro de ¿Teoría literaria? Habla de los tipos de narradores; la influencia de Flaubert en la novela, … Es muy interesante.

  Diez negritos, de Agatha Christie. ¡Qué aficionada era  nuestra reina del crimen a utilizar canciones infantiles con “fines criminales”!

(*)LTI. La lengua del Tercer Reich, de Víctor Klemperer. Podéis leer aquí lo que escribí tras leerlo. Con él terminé el reto de Meribélgica- y avancé en el mío propio -conseguir leer todos los libros pendientes a 31 de diciembre del 2010.
(*)84, Charing Cross Road, de Helene Hanff. Nuestro libro, el de los bibs y otro que abandonó la  lista de espera. Le dediqué esta entrada en La Esfera Cultural, pero además  transcribo estas palabras de Anne Bancroff del prologo del libro

  This is a book which seems at first to be about others books, which of course it is, but (...) whe recognize that the books desired, located, sent and received are the happy vehicles for much else: conversation, friendship, affection, generosity, wit - in other words, for all the best things life can share with us.

(*)Teach with your heart, de Erin  Gruwell. Me hizo pensar en mi propia experiencia con los alumnos del taller de historia. Creo que los chavales responden ante los estímulos y el interés y motivación de quienes tienen delante; también cuando aquello de lo que les hablamos les resulta cercano –bien porque lo han vivido o porque pueden compararlo con algo que conocen.

La detective miope, de Rosa Ribas. Novela completamente diferente a las protagonizadas por Cornelia Weber Tejedor. Me trajo a la mente al loco detective de la trilogía de Mendoza.

Los hermanos Himmler. Historia de una familia alemana, de  Katrim Himmler. Tras la lectura de LTI era casi natural que leyera este libro que ya me había llamado la atención cuando lo ví entre las novedades de Libro del Silencio. Os  hablare mas pormenorizadamente de el en una próxima entrada.

The duchesse of Bloomsbury, de Helene Hanff. Mi edición de 84, Charing Cross Road incluía este otro  titulo así que me anime a leerlo también. Es el diario que Helene escribe durante el viaje que ¡al fin! hace a Londres. Sin ser tan especial como la primera parte, merece la pena leerlo. En él podemos observar de nuevo el sentido del humor de Helene

En el rincón musical, aunque no guarde relación,  FReddy Mercury

10 comentarios:

maribel dijo...

Bienvenida Lammermoor, menuda reentré!!, siempre me parece que a los demás les cunde más el tiempo.
Supongo que si me pongo a mirar yo también he leído unos cuantos, pero claro, ya tengo los dientes largos con algunos de tu lista. Me pincha el de los niños de la guerra y la influencia de Flaubert, siempre recuerdo el prólogo de Vargas LLosa de M.Bovary "Hay personajes de ficción que nos marcan más que algunos reales..." (versión libre, no recuerdo las palabras exactas)
Había olvidado lo de los libros medicina, fundamentales!
Enhorabuena por cumplir tus retos, y por llenar tu bolsa con Helen...ese diario de viaje puede ser una excusa para revisitar Londres ¿no?
Te he tenido en mente con la Trilogia Transilvana....y con Zilahy, ya te contaré...
Un abrazo ;-)

loquemeahorro dijo...

Yo tengo en la mesilla de noche "La detective miope".

Qué poético ha quedado y qué falso es, tengo un ejemplar en casa, pero tengo que seguirle el rastro en medio de mis torres de libros.

A mí "Papaíto Piernas Largas" me parece libro-medicina de primera ¿no estás de acuero?

Estoy deseando empezar con Janet Evanovich, este capítulo medicinal me tira mucho.

Elena Rius dijo...

"Papaíto piernaslargas" fue uno de los mis libros preferidos durante la adolescencia. Me ha alegrado saber que aún circula por ahí. No sé qué me parecería si lo leyese ahora, pero sospecho que su buen humor seguiría alegrándome.

lammermoor dijo...

Hola, Maribel seguro que también tu tendrías una buena lista.
El diario de viaje de Helen me hizo recordar mis propios viajes. Y sí, no estaría nada mal revisitar Londres.
En cuanto a la trilogía transilvana, tengo el primer tomo dispuesto a volar conmigo a Hungría. Hablaremos en breve sobre la literatura húngara ¿te parece?
Sendos abrazo para tí y el arbeyo consorte :)

Bueno, Loque a veces la (una de las)torre(s) de libros está en la mesilla de noche.
Pues sí, Papaito piernas largas es literatura medicina por eso comencé con él mis lecturas de julio.

Elena creo que resistiría bien una relectura. La que ha envejecido mal, muy mal es la película -o quizás es que tenía un recuerdo además de borroso muy distinto de ella.

loquemeahorro dijo...

Elena, yo he dejado el susodicho Papaíto a un montón de gente, y creo que ha triunfado.

Hace poco me contó una de "las prestadas" que estaba con una amiga en una librería, lo vio muy barato y la convenció para que se lo comprara y aún decía "Lo que siento es no habérmelo comprado yo también".

maribel dijo...

Lammermoor, seguro que vamos a hablar de literatura húngara, y del país claro, es uno de nuestros favoritos, intenta escaparte a Heviz , un lago termal con unas instalaciones que te trasladarán directamente al siglo XIX, jejeje!
La comida húngara es excelente y contundente, su pastelería excepcional, prueba los retes (rites) con un hojaldre finiiiisimo....
Un abrazo de tus arbeyinos ;-)

bibliobulimica dijo...

Papacito piernas largar ¡pero que buen resumen! Hilario estaría orgulloso de tí...es tal cual lo escribiste ^^ jajaja
Mmmhhh me has dejado con las ganas de leer a la Duquesa de Bloombsbury...y a Erin Gruwell.Y los libros de Janet Evanovich.
Los demás, no los conocía y ahora, mi lista ha crecido muchísimo (eso es lo único malo de estas entradas)
¡Pero qué bonita es tu casa remozada! preciosa foto
un beso,
Ale.

Pablo Guzmán Palma dijo...

No conocía este blog, debo decir que me ha interesado mucho. Tengo ganas de comprar "Diez Negritos", extraño mucho a la vieja reina del crimen. Dicen que Camilla Lackberg es la nueva reina del crimen, sus libros son buenos; pero le falta la profundidad y la complejidad de la trama que caracterizaba a Agatha.
Saludos,

http://blogdellectorempedernido.blogspot.com/

Homo libris dijo...

¡Bienvenida! :)

Se te ha echado de menos, aunque en estas últimas semanas el desaparecido haya sido yo. Vi y pude leer esta entrada cuando la publicaste, si bien no llegué a comentar y lo hago ahora que me reincorporo.

¡Cuánta lectura y qué buena pinta tienen esos libros! Por lo pronto, me ha llamado mucho la atención La detective miope, y es que el detective de Mendoza me encantaba y tengo ganas de leer algo "ligero". Tomo nota, por tanto.

Me alegra mucho volver a leerte.

Un abrazo.

lammermoor dijo...

Maribel te contesto recién llegada de HUngría (y enamorada del país). Pués sí, la comida es contundente y la repostería -deliciosa- por no hablar de los tipos de pan.¡Hum!
Además de seguir tus recomendaciones con los retes y con la trilogía transilvana - llevé Los días contados-tuve en cuenta la opinión de Roberto y me alojé en el Eurostar Bupapest.


Ale la casa no es mía aunque está muy cerca. Es una de las que más me gustan del pueblo y, curiósamente, quienes han hecho la reforma y viven en ella son de allí. Digo esto porque lo normal es que las casas viejas las rehabiliten los veraneantes y los paisanos, hagan una casa nueva junto a la anterior.
Janet Evanovich es muy divertida. En cuanto al libro de Klemperer he incluído el enlace a la entrada que escribí para La Esfera. Creo que te gustaría.

Pablo bienvenído. No puedo opinar sobre Camilla Lackberg porque no la he leído -estoy algo saturada de nórdicos. Doña Agatha es un valor seguro y algunas de sus novelas, obras maestras.
No sé si conoces a Domingo Villar. Sus libros son muy buenos.

Hola,Homo Libris ¿qué tal los exámenes? Supongo que ya los habrás terminado

Me alegra reencontrarme con vosotros y también que me hayáis echado de menos -para que voy a mentir.