sábado, 16 de abril de 2011

¡Indignaos!


Puede que decidiera comprar ¡Indignaos! De Stéphane Hessel porque llevaba tiempo dándole vueltas a unos cuantos motivos de indignación; luego, la entrada que Iciar le dedicó a ese mismo libro me terminó de decidir a escribir sobre ellos (aunque al final no los incluya en la entrada).

No intentaré hacer un resumen del libro; es preferible que lo leáis –tan solo 60 páginas pero llenas de contenido. Si os diré que su lectura me hizo pensar en una película Good, en que Vigo Mortensen, termina por convertirse en algo que odiaba –un miembro de las SS- por el simple hecho de ir cediendo a pequeñas cosas que “no tenían importancia”. También me recordó algunos fragmentos de Las uvas de la ira.

Tengo que pensar –dijo el inquilino- . Todos tenemos que pensar. Tiene que haber algún modo de contener esto. No es como un relámpago o un terremoto. Tenemos una cosa mala, hecha por los hombres y ¡por Dios! eso es algo que podemos cambiar.

Ahora no “nos indignamos” o no hacemos nada porque pensamos que no hay nada que hacer. Y ellos los causantes de nuestra indignación juegan su mejor baza: separarnos, fomentar nuestra individualidad.

Porque la cualidad de poseer les ha metido para siempre el “Yo” y separado totalmente del “Nosotros”
Porque aquí se cambia el “Yo perdí mi tierra”; cae una barrera y comienza a crecer lo que ustedes odian:.. “Perdimos nuestra tierra”. El peligro está aquí porque dos hombres no están tan solos ni tan perplejos como uno solo. (…)Esto es lo que hay que bombardear. Este es el comienzo…, de “Yo” a “Nosotros”


Hessel dice que la indiferencia es la peor de las actitudes. Hay otra peor, o al menos igual de mala, la resignación; ese pensamiento paralizador y que oigo tan frecuentemente: ¡Total! ¿Para que vamos a intentarlo si no va a servir de nada? Estamos equivocados, el hecho de intentarlo, de no resignarnos, ¡SIRVE!

Termino con estas palabras del autor.

“(…) apelemos todavía a una “verdadera insurrección pacífica contra los medios de comunicación de masas que no proponen otro horizonte para nuestra juventud que el del consumo de masas, el desprecio hacia los débiles y hacia la cultura, la amnesia generalizada y la competición a ultranza de todos contra todos”
A aquellos que harán el siglo XXI, les decimos, con todo nuestro afecto:
CREAR ES RESISTIR
RESISTIR ES CREAR


En el Rincón Musical una de aquellas canciones protesta que sonaban en la España de los Años 70 del pasado siglo.

19 comentarios:

M. dijo...

Sí, vi en la tele una noticia sobre este libro y su autor, y se me abrieron las ganas de leerlo. Quizás 60 páginas nunca cundieron tanto, peroya lo comprobaré.

Chaoo!!

Gww dijo...

Últimamente he visto varios comentarios muy positivos de este libro que parece querer sacarnos de esta atonía en la que damos por sentado todo lo que oímos o recibimos. Por eso los libros son revolucionarios (o pueden serlo) porque nos obligan a pensar.

Un abrazo.

Isi dijo...

Tengo muchas ganas de leerlo, está en todas partes y blogs el libro en cuestión. Precisamente César (de Asómate y verás) se indignaba porque el libro nos costaba 5€ en España y 3€ cuesta en Francia....
Tengo ganas, de verdad.
Es verdad que nos resignamos demasiado rápido porque pensamos que no podemos hacer nada para cambiar la situación.

Carmina dijo...

Es un libro que por lo que veo esta levantando ampollas, espero que la generación más conformista se despierte, yo tambien me he dejado arrastrar a veces por mi apatia, por ese total, pero ahora lucho por lo que creo justo y mio y al menos lo intento y le inculco eso a mis hijos, puede que no lo logremos pero al menos hay que intentarlo y a veces me he sorprendido gratamente. Espero que la gente sepa vencer la individualidad, el nosotros puede lograr mucho más que el yo

Teresa dijo...

Yo soy otra que ya lo está leyendo, haré luego un comentario.
Un abrazo
Teresa

loquemeahorro dijo...

A mí lo único que no me atrae es que está en todas partes, y lo siento, es algo que por algún motivo me hace recelar de un libro.

A veces los leo, pero al cabo de un tiempo cuando se ha pasado la fiebre.

Icíar dijo...

Lammarmoor, muy de acuerdo con tu enfoque. Ahora mismo lo subo a Facebook.
Un abrazo

AMADO dijo...

Esta página se la reenvío ahora mismito a todos mis contactos.
Porque claro que sirve la indignación si es compartida!!

Carol dijo...

He visto de todo, críticas muy positivas y otras no tanto, pero desde lueo, no deja indiferente a nadie, quiero leerlo para poder tener mi propia opinión. Un abrazo

Alice Silver dijo...

Tengo que leerlo... desde mi ignorancia comento que supongo que indignarse es el primer paso, pero ¿y luego? Es decir, pienso que indignados ya estamos... por ejemplo por los beneficios de Telefónica y su ERE (pero me extraña que casi nadie se indigne con las telecos, las grandes beneficiadas de la crisis de los contenidos digitales, es decir, ya no compramos música, cine... pero pagamos religiosamente nuestras carísimas ADSLs para descargarlos "gratis"). No se, quizás ese sea el éxito de los poderosos, confundirnos, hacer que siempre miremos para otro lado.

xGaztelu dijo...

Buena pinta tiene ...

xG

lammermoor dijo...

M creo que en Informe Semanal hablaron sobre él. A mí me llamó la atención cuando estaba en la librería .

Gww tengo la sensación de que este librito es un ingrediente más para cocinar ese descontento e indignación que muchos sentimos por .....

Isi a través de Iciar y su facebook estoy viendo que si que están funcionando el "pásalo" con el librito en cuestión.

Soy de las que opina que siempre tenemos que intentarlo, aunqeu pensemos que no sirve; porque muchos esfuerzos pequeños suman tanto o más que uno solo grande.

Carmina completamente de acuerdo contigo. Puede más el nosotros que la suma de yos, :)

lammermoor dijo...

Teresa estaremos atentas a tu comentario.

Loque Comparto contigo los recelos cuando un libro empiezo a encontrármelo en todas partes

Ya hablamos "fuera de antena" de esto pero creo que el libro sobre todo es "un síntoma".

Gracias, Iciar. Ya ves que te hice caso.


Amado a ver si entre todos conseguimos hacer algo con nuestra indignación.

Carol es lo mejor. Formarse cada uno su propa opinión.

Alice eso mismo comentaba en el blog de Iciar; el problema no es buscar motivos de indignación -tengo a patadas- sino saber que hacer con ella.

xGaztelu me lo pareció; quizás porque lo leí en un momento en que bullen en mi cabeza demasiadas cosas que me indignan (desde Telefónica, a los bancos pasando por cosas más cercanas como el gobierno Princast o algún otro asuntillo más pedestre)

maribel dijo...

Hola Lammermoor , comprado, leído ( lo ví en el blog de Alienor) , y a la espera de la continuación de Jose Luis Sampedro, que en este hace el prólogo.
Es una buena llamada de atención, y aunque esperaba más indignación, la mirada lucida de una persona con su experiencia merece ser escuchada.

Como dice Alice ¿después qué?
Me gusta esta frase:
"Ha llegado el momento. Es tiempo de acción. De no ser espectador impasible. El tiempo del silecncio ha concluído. De ahora en adelante, delito de silencio"
La escuché en una jornada sobre gestión de las emociones...
No nos quedemos callados!
un abrazo a todos ;-)

El Guisante Verde Project

Boga Vante dijo...

".... y después qué..." Siempre llego a ese mismo final, Lucía, y siempre tengo la misma respuesta: organizarnos. Eso es lo que siempre evita el poder, o los mercados, o el capital, o... Este sistema hace suyo absolutamente TODO. Como comercializó en su día las camisetas con la esfinge rota del Ché.

La indignación forma parte del sistema; como la crítica; como eun derecho al pataleo o una válvula de escape que le permite salir indemne de cualquier crítica.

Naturalmente, lammermor y amig@s, eso no vale nada mas que en las sociedades con democracias formales. La indignación como parte del siste,a.

Pero y si toda esa fuerza estuviera unida?

¿Quien le pone el cascabel al gato?

Los cansados, los decepcionados, los que pasan, los intelectuales de salón....

Y pensar que he entrado para confirmar-ME que ya pasó todo y que vuelves a estar a toda máquina.

Me alegro, mucho. Un abrazo y a ver si nos encontramos, por ejemplo, en el próximo "Maluenda" que nos comenta Silver.

Por cierto: ¡Qué recuerdos me han traído las cuádrigas y el malo-malísimo de Stiphen Boyd (?). Pero a mi el "cine" que está sublimado en mi memoria, me da miedo verle con los años que me han pasado por la idem.

Un abrazo y contenta de verte.

lammermoor dijo...

Hola,Maribel. El libro más que un grito de indignación me pareció, como dices, una reflexión sobre la necesidad de "indignarnos", de no dejarnos llevar.
Jose LUis Sampedro escribió hace tiempo otro en contra del Mercado Global. Lo tengo en casa -le daré otra ojeada.

PUes sí, el problema es que, como dicen en Las uvas de la ira, tenemos que pasar del yo al nosotros,de la indignación individual a la colectiva. ¡Y no es fácil!

Hola, Boga Vante que gusto tenerte por aquí. En mi opinión, algo se está moviendo: veamos si no el caso de los países árabes.
Me encantaría que nos reencontraramos en el sábado negro pero me temo que no voy a poder ir. Ese fin de semana trabajo (más exactamente el domingo).
Si que hay películas que da un poco de miedo volver a verlas por si se rompe la magia que creamos en nuestra mente pero la verdad es que cuando se trata de clásicos como estos no suelo cansarme de verlos.
Otro abrazo para tí.

maribel dijo...

Hola de nuevo, Lamermoor, me refería al libro "Reacciona" que ha escrito Sampedro como continuación de éste..., sé por el blog de Alienor que está agotado y a la espera de la 2º edición, señal de que somos muchos los indignados, y muchos los lugares desde los que se llama a actuar!!

El libro que tienes en casa de Sampedro es uno de los favoritos de mi hermano, y yo reconozco que he leído casi toda su obra precisamente por como habla cada vez que le entrevistan, con una visión humanista, con argumentos de peso, quién tuviera su cabeza!!

Un abrazo ;-)

El Guisante Verde Project

lammermoor dijo...

Maribel no conocía el libro de Sampedro. Lo buscaré
Estoy convencida de que somos muchos,muchísimos los indignados. Ojalá que podamos hacer algo entre todos.

Boga Vante dijo...

He vibrado con su lectura como una adolescente.


Lammermor, no dejes de leer el que te sugiere Maribel y que encabeza mi querido y admirado joven de 93 años, José Luis de Sampedro, coordinado por Rosa María Artal y con perlas para la reflexión que no pueden pasarse por alto. Cuando menos de forma individual.

Colectivamente dan para una sentada de ideas-acción-actitudes-reflexiones. de más de mil días.

Gracias por haberlo colgado aquí y ponerme-nos sobre aviso.

Me los he pedido por Sant Jordi y puedo asegurarte que su precio (el de los dos) no se corresponde con su valor.

Un abrazo.