jueves, 21 de octubre de 2010

La biblioteca en el Jardim

(Con las entrada del blog me sucede lo mismo que con el plan infinito. Tengo una lista de temas “en la balda de escritura pendiente” pero siempre aparece algún otro que se cruza en el camino y se adelanta a los que llevan –a veces mucho tiempo- esperando pacientemente su momento. Hoy es uno de esos casos.)


Conocía los bibliobuses, las bibliopiscinas, las mochilas lectoras, incluso el biblioburro. Isi y hace muy poco xGaztelu hablaron del bibliometro pero no sabía de la existencia del biblioquiosco o biblioteca Jardín

Uno de los días de mi estancia en Lisboa, al atravesar el Jardim da Estrela descubrí que uno de esos quioscos, tan frecuentes en los parques lisboetas, en lugar del habitual servicio de cafetaria, ofertaba libros. Me quedé muy sorprendida pues en diciembre había estado en ese mismo jardim y no lo había visto.

Me acerqué a observar y le pregunté al bibliotecario si funcionaba como una biblioteca normal y si se podían llevar los libros en préstamo. Como no llevaba cámara (tonta de mí ¿para qué sirve la del movil, sino es para un caso de estos?) volví al día siguiente pero la biblioteca Jardim aún no estaba abierta así que tuve que conformarme con estas fotos


Ya de vuelta, decidí investigar un poco más. Descubrí que no solo había existido con anterioridad una biblioteca de este tipo en el Jardim da Estrela, sino también en el del Principe Real, bajo el cedro de Buçaco (que ni es cedro ni de Buçaco) Parece que se crearon hacia 1938 y se suprimieron a principios de los 80

Quise saber si este tipo de biblioquiosco existía en algún otro lugar y encontré un par de referencias a la MINILIB, instalada en un parque de Colonia y gestionada por la biblioteca pública municipal. (Aquí y aquí están los enlaces)

La idea me parece buena ¿y a vosotros? ¿Se os ocurre algún otro biblioalgo? Recuerdo un día en que el médico de cabecera me envió a urgencias y estuve allí, esperando cuatro o cinco horas a ser atendida y sin lectura ¡Qué bien me hubiera venido un biblioquiosco hospitalario!

El rincón musical mantiene el aire portugues y nos trae un fado

21 comentarios:

Isi dijo...

Pues mira qué bien para leer en el parque!! aunque lo malo es que lo veo muy pequeño y creo que tendrán más bien pocos títulos, no?
Yo no conozco biblios-nada de nada, más que bibliotecas; ya viste lo alucinada que me quedé cuando me enteré de lo del bibliometro!!

PD: no es por hacerme publicidad, pero veo que no te has apuntado al sorteo de mi blog... por si se te había pasado...

maribel dijo...

Lammermoor, no me extraña que esta entrada se haya colado en tu lista ( esto me recuerda que te debo una...), el quiosko, el Jardim da Estrela..que bonito suena. Y que recuerdos tanto de Lisboa como de el Buçaco...

Tengo un ejemplo que igual te gusta, lo leía en el periódico, es una persona que se ofrece como lectora, ya se que no es biblio...nada, pero ella quiere llevar la magia de la lectura a aquellos que por si mismos no pueden disfrutarla...personas mayores, discapacitadas..., seguro que en un hospital tenía trabajo...
No te imagino 5 horas sin libro!!!
un abrazo ;-)

Carlos dijo...

Las bibliopiscinas y los bibliobus los conocía, pero los bibliokioskos éstos, no.
Me parece una buena idea para promocionar la lectura.
Saludos.

Ricardo Bada dijo...

El paso siguiente podría ser habilitar en los baños públicos rollos de papel higiénico que llevasen impresas obras maestras, y así poder leer un capítulo del Quijote o un par de octavas del Ariosto mientras el cuerpo se deshace de sus lastres naturales. Henry Miller tiene todo un capítulo de no recuerdo cuál de sus títulos, dedicado a la lectura en el retrete. Vale.

Bookworm dijo...

Sobre el último que había leído era el biblioburro (creo que con dos burritos llamados Alfa y Beto) y me pareció una iniciativa fantástica. Yo creo que por aquí en verano hay biblioplaya, que imagino será lo mismo que la bibliopiscina. En cualquier caso todo lo que sea facilitar el acceso a la lectura me parece un acierto y es de agradecer. Seguro que nos quedan muchos biblio-algo por descubrir.
Un abrazo

Graciela Fernández dijo...

Adhiero a la biblioteca sanitaria que propone Ricardo Bada pero no escrita en el papel higiénico, es un poquito agresivo para el autor...
Bienvenidas las bibliotecas en la forma que sean, un rato de lectura, aunque sea sólo para matar el tiempo, siempre es preferible a nada de lectura.

lammermoor dijo...

Isi creo que los libros puedes encargarlos y te los llevan al día siguiente. Y sí, la verdad es que no tienen demasiado sitio. Una pena que no sepa hablar portugues, porque le hubiera acribillado a preguntas.

Maribel los jardines de Lisboa me tienen impresionada, y ademas la gente los "habita". Y la ciudad, completamente enamorada. A ver si en primavera puedo volver.
El Buçaco ¿es un parque o Bosque del que me habló Roberto?

Mira, me gusta eso de ver que se recupera la figura del lector.

La espera se hizo eterna y encima tenía a Harry Potter esperándome en el coche. ¡Como me acordé de él!

Carlos hola. Tampoco yo los había visto nunca. La idea me parece francamente buena.

Ricardo B tu comentario llegó sin ningún problema. Papel higiénico con sudokus ya lo hay; pero para leer en el baño, casi mejor cuentos o poesía.

Mertxe vengo de visitar tu "terrorífico" blog.
Supongo que bibliopiscina y biblioplaya serán lo mismo. Tampoco están mal, aunque siempre llevo el libro de casa cuando voy a la playa (no suelo ir a la piscina.
Seguro que sí, que hay mucísimos biblio algo que no conocemos.

Hola, Graciela bienvenida. Claro que sí, bienvenido cualquier tipo de biblioteca o sistema para acercar los libros a la gente. Seguro que más de uno sacó un libro por curiosidad y luego otro, y otro y....

Amando Carabias María dijo...

Justo enfrente de casa, como a doscientos metros, tengo unos jardines. Los Jardinillos de San Roque, se llaman. Pues bien en ellos y durante el tiempo bonancible (desde abril o mayo más o menos hasta estas fechas) hay una caseta que alberga libros.
Hasta donde sé, es de propiedad municipal, tiene libros para niños y también material para dibujo y manualidades. Se ven a muchos niños ocupando sus mesitas, como si fuera una bibliote en el Jardín, sí.

lammermoor dijo...

Amando que no te parezca mal pero de Segovia aparte del cochinillo y el acueducto, no sabía nada. Ahora, gracias a tí estoy descubriendo la (mucha) actividad cultural que hay en ella.

P.D: una suerte tener enfrente de casa unos jardines en lugar de una mole de pisos.

Susana Hernández dijo...

Es una gran idea; creo que fue en Soria donde descubrí que hacían lo mismo en uno de sus parques. Y No quiero dejar de contar que me encantan esos bibliotecarios que en poblaciones muy pequeñas que dependen de otras más grandes se van a donde haga falta para traer y llevar los libros que les piden.

Un abrazo!

bibliobulimica dijo...

el año pasado vino a la fil un sr. que tiene una carreta literaria (http://www.lacarretaliteraria.com/) y lo más padre que es móvil. Y en el libro de una lectora nada común, hay una combi que va de aquí para allá llevando libros dentro de ella (lo que me parece una idea estupenda...si a mi me los trajeran a la casa, me suscribía al servicio).
Me parece excelente eso que cuenta Maribel, de alguien que se ofrece a leer libros para aquellos que no pueden hacerlo por sí mismos ¡que bonito!
¿cómo va el esguince?
un beso,
Ale.

Teresa dijo...

Yo me apunto a que pongan libros en los hospitales. En las consultas de los médicos, todos esperamos eternamente y las que llevamos libros se nos pasa el tiempo rápido, pero la gente se aburre y critica y critica, ya he dado la idea en el hospital de mi ciudad, pero no veo nada nuevo.
Lo de leer a la gente es una idea maravillosa. En Cuba he visto que en las fabricas donde se lía tabaco hay un lector, una maravilla.
Un saludo y buen fin de semana
Teresa

Carmina dijo...

Pues yo seguro que tambien habria alucinado y tambien hubiera acribillado a preguntas al pobre bibliotecario, aunque no hubiera hablado ni pizca de portugues para eso estan el batiburrillo de idiomas que un conoce y no domina... jajaja, me parece una iniciativa estupenda, lastima que por mi tierra no conozco ninguno. Y lo que apunta maribel la verdad es que es una idea estupenda que seguro que muchos agradecen...

ArkhamHELL dijo...

En mi pequeño rincon del mundo, (entre vacas y garzas) no hay me temo iniciativas de esta naturaleza... sin embargo la crisis global ha hecho que muchos opten por revender algunos libros usados, lo cal no deja de ser ventaja para algunos.
En fin, el caso es que cerca de muchas plazas se encuentran algunas joyas (asi me hice de mi no tan modesta coleccion de la buena de Agatha) y sin ir mas lejos hace unos dias consegui una copia del Conde de Montecristo en impecables condiciones.

PD: la idea de verles leyendo en un parque a la sombre de un arból se me hace romantica.
PD2: poco a poco mi pequeña no tan pequeña ha empezado a leer por su cuenta... jiji, lo que son los genes.

loquemeahorro dijo...

A mí me parece estupendo que se pongan bibliotecas en cualquier parte, de verdad que no se me ocurre un sitio donde sobre.

Yo he visto la Biblio-playa y pensaba que era original, y es verdad, recuerdo la iniciativa que comentó Ale y que conoció en la Fil.

En los hospitales creo que hay algo pero para enfermos, pero sí, la gente que espera en cualquier centro sanitario, a lo mejor estaría más entretenida y de paso (a lo mejor) guardaría el silencio ese que se solicita y se pondría menos nerviosa, se quejaría menos, habría menos estrés...

Lo único que he visto similar es para niños, que les tienen preparados juguetes, cuentos y cosas para pintar.

lammermoor dijo...

Hola, Susana poco a poco van saliendo otras bibliotecas en parques. ¡Qué bien!

Ale también me acordé del biblobús del libro de Benett. Aquí (en Asturias) había biblobuses pero terminaron por desaparecer; creo que ahora todos los concejos asturianos tienen al menos una biblioteca


Teresa apoyo tu idea; suelo ir al hospital con un libro para la espera pero hay ocasiones, como aquel día, que no cuentas con ir o no con tardar tantísimo.

Carmina lo de recuperar la figura del lector me parece una idea genial (aunque leer para otro lo encuentro dificilísimo)

ArkamHELL ¡cuanto tiempo sin verte por aquí! Lo de tu niña ¿serán los genes o sera el verte a tí?
¿Ya tienes otra pequeña (o pequeño) más pequeña ?

Loque estoy de acuerdo contigo en que cualquier lugar en que se pueda habilitar una biblioteca por pequeña que sea es maravilloso. Y cuanto más integrado esté en la actividad cotidiana de las personas, más facil que le pierdan el miedo al libro.

Homo libris dijo...

¡Ohhhhhhhhh, qué bonito!

Me ha encantado la idea de esa biblioteca-jardín, especialmente en lugares con buena climatología, claro, jeje. La verdad es que debe de ser una gozada ir al parque, sacar un librito de ella (si se te olvidó el tuyo como cualquier día en urgencias, jeje) y ponerte a leer.

Podría ser interesante que hubiese "bibliojeras" (huy, qué feo suena), como "bibliotecas viajeras" en los medios de transporte como los autobuses de líneas de larga distancia. Al igual que en los autobuses urbanos de muchas ciudades, con campañas de fomento a la lectura en las que regalan pequeños libritos con un relato, pero con préstamo de libros para viajes de 4 ó 5 horas, pongamos, donde si no te llevaste el libro tienes que optar por dormir una siesta, si eres capaz, o por ver por enésima vez una película mala de videoclub, jeje.

Por cierto, lo que comenta Maribel sobre la mujer-biblioteca es muy interesante. Me ha recordado a las personas-libro que recitan fragmentos de libros de memoria, ¿les habéis visto alguna vez?

En cuanto a la lista paralela (e igualmente infinita) de entradas pendientes... ¡ay, cómo me suena eso! :D

Un besote.

lammermoor dijo...

Homo Libris perdona el retraso en contestarte pero he tenido una semana un poco agitada.
Lo de las bibliotecas viajeras me parece bien; mejor en el tren que en los autobuses -en estos últimos no puedo leer.

Interesantísimo el enlace sobre las personas-libro. No conocía esa iniciativa.

Veo que no soy la única que tiene el problema del plan infinito version 2. Y encima, cuando andas liada, entre que se te acumulan los temas y te falta tiempo y/o tranquilidad para ponerte a escribir... A ver si nos cunde este fin de semana largo.
Un beso (y otro para Azote, que está desaparecida).

maribel dijo...

Hola de nuevo Lammermoor, el Buçaco, es hoy día ambas cosas, parque y bosque, lo descubrimos en la segunda escapada a Portugal (dicen que no hay 2 sin 3, jejeje), y lo contabamos aquí .
Te comentaba que te debo una, ya que se me ocurrió una entrada relacionada con tu rincón musical y un libro de Fresán ( escribo en verso, jo!)

Dicen que los portugueses son los últimos románticos de Europa, y es que suenan tan bien...

Marina García dijo...

Yo sólo conocía la biblioteca-bus pero vamos, me ha encantado ver el puestecito. ¡Saludos!

lammermoor dijo...

Maribel gracias por el enlace. Había leído la entrada pero no sabía cuando. Espero visitarlo en primavera.
Tengo curiosidad por leer tu entrada

¡Jo! tu escribiendo en verso y yo...completamente bloqueada. :(

Marina tampoco tenía ni idea pero este fin de me estuvieron enseñando otras librerías "jardim" que había en El Retiro. Lo que no sé es si siguen funcionando.
La idea la verdad es que es buena.