miércoles, 5 de mayo de 2010

En el cuerpo equivocado

Muy de vez en cuando lo veo. No conozco absolutamente nada de él: ni su nombre, edad (aunque le calculo unos sesenta años), donde vive, de qué o si tiene familia. Suelo verlo pasear junto al río y casi siempre, un paraguas colgado del brazo. Provoca en mí una mezcla de sentimientos: intriga, compasión, tristeza,… Más de una vez me pregunté cómo sería su vida, supongo que nada fácil. La última vez que lo vi, en el mes de julio, pensé: Voy a escribir sobre él aunque no tenga nada que ver con libros. Después, durante las vacaciones, Murakami me brindaba su ayuda:


-Pues, en primer lugar, porque yo no soy un hombre- declara Ôshima.
(…) saca la cartera del bolsillo de sus pantalones, extrae de ésa un carnet plastificado y se lo da. El carnet incluye una fotografía. Al parecer, es el carnet de identificación personal de algún hospital. (…)
-Por lo tanto, como ustedes han podido comprobar, tanto desde el punto de vista biológico como desde el punto de vista legal, yo soy sin ningún género de dudas, una mujer. (…)
-Sin embargo, aunque tenga un cuerpo de mujer, mi mente es totalmente masculina-prosigue Ôshima-. Yo, desde el punto de vista psicológico, vivo como un hombre (…)
(…) ES cierto que soy un poco diferente a los demás. Pero, fundamentalmente, yo también soy un ser humano. Me gustaría que lo tuvieras claro. No soy ningún fantasma. Soy un hombre normal. Y siento lo mismo que los demás, actúo igual que ellos. Sin embargo, a veces esta pequeña diferencia me parece un abismo insalvable.
Y solo una persona que ha sido discriminada sabe lo que eso representa y lo profundamente que hiere. La herida es diferente en cada persona y en cada persona deja una huella distinta.(…)

(Murakami, Haruki: Kafka en la orilla)


En contra de lo que es habitual, hoy incluyo un rincón musical en esta sección. Esta canción nos habla de otro cuerpo equivocado.

11 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Delicados y hermosos textos (el tuyo y el de Murakami). Por mucho que digas que el nipón te presta la pluma, tus palabras me han encantado.
Y el tema de tam tam go, es perfecto.

Isi dijo...

Recuerdo perfectamente al personaje de Oshima, y lo recuerdo, pese a todo, como a alguien totalmente normal.

loquemeahorro dijo...

Debe ser fuertecito vivir así.
Recuerdo un documental ... bueno es un poco rollo.
En otro momento (y lugar)

xGaztelu dijo...

Mientras leía la entrada me ha venido automáticamente a la cabeza Manuel-Raquel, y al pinchar en el enlace del rincón musical ... efectivamente! Un pedazo de canción, que me ha gustado desde siempre.

xG

Homo libris dijo...

Está claro que el problema no lo tienen ellos, que son personas normales aunque la biología les haya hecho una extraña jugada, sino quienes se empeñan en juzgarles y someterles a las reglas de una "normalidad" inventada.

Me ha encantado el texto de Murakami tanto como tus propias palabras.

Un beso.

lammermoor dijo...

Muchas gracias, Amando. Es que pensando en é/ella, siempre me viene este tema a la cabeza.

Isi Oshima era efectivamente una persona muy cabal. La forma en que desmonta los argumentos de las feministas es genial.

Loque precisamente esta tarde vi un fragmento de un reportaje sobre este asunto. Supongo que tiene que ser duro; mucho más, durante el franquismo (sería joven) y en una zona minera...

xGaztelu, me parecía que cuadraba también con estas Palabras prestadas que no pude resistirme a incluirla.

Homo Libris, no se si una extraña jugada o una broma pesada. Esta persona es claramente una mujer encerrada en un cuerpo que no le corresponde.

Besos para todos.

Gww dijo...

Bonito, muy bonito. Gracias por compartir esas imágenes con nosotros.

M. dijo...

Un tema que has tratado con mucha delicadeza - que de eso hoy en día estamos escasitos - y con un texto franco y también delicado. Solo falta que todos nos empapemos de esa delicadeza también.

Besos!!

charogf dijo...

Yo no soy de mucho comentar, pero esta entrada me ha encantado. y yo tambien he visto gente "desnormal" por la calle no solo por tener el cuerpo equivocado, y tambien me he preguntado como serian sus vidas, sus sentmientos, sus sufrimientos. Y que siento yo ante ellos, y Lammermour lo ha expresado en pocas y acertadisimas palabras. y aunque La cita de Murakami esa bien, me quedo con tu texto.

Inma dijo...

Debe ser durísimo empezando por el descubrimiento y toma de conciencia del individuo. Y luego les toca el tema familiar y el social.
Tu entrada, Lammamoor, muy tierna y respetuosa.

lammermoor dijo...

Gww, M Charo Inma Gracias por comentar.

Al escribir he tratado de ser sincera. En cuanto a la ilustración buscaba algo que se ajustara y no cayera en la chabacanería o en los estereotipos. La calidad no es muy buena pero refleja lo que deben ver al mirarse al espejo: (Un hombre sentado al que el reflejo del espejo le devuelve la imagen de una mujer)