martes, 23 de febrero de 2010

¿Qué dice la profe?

Ya que hablamos de la educación y del sistema educativo, no está mal contar con la opinión de alguien que lleva muchos años en la docencia. Como su comentario me parece interesante pero es extenso, prefiero dedicarle esta entrada:
Pues ya que lo reclamáis, ahí va la opinión de una profe que lleva 29 años en la brecha.
No tengo nada claro que el sistema educativo español sea malo. Sí lo es que se esté cambiando continuamente, por eso ¡bienvenido sea el pacto en educación!
La enseñanza está condicionada por el contexto social, por los nuevos conocimientos en todos lo campos, por supuesto por la pedagogía y por los nuevos métodos didácticos que surgen de los distintos avances en todos los campos. En estos momentos, todos los profesores debemos ser digitales y tenemos obligación, y poco tiempo, de aprender a manejar todos los recursos que la tecnología despliega tan rápidamente.
La escuela ha dejado de ser el único medio para aprender; la tele, los libros, enciclopedias, Internet…la superan en información, actualidad y capacidad transmisora. ¿Cuál debe ser, pues, el papel de la escuela, del profesorado en general? Os aseguro que nos lo preguntamos todos los días y que intentamos mantenernos al día. Pero no es fácil cuando en nosotros descansa, mejor dicho, se nos echa encima la responsabilidad no solo de enseñar sino de educar a esos tiernos infantes con los que tenemos que enfrentarnos todos los días en las aulas. No es fácil, no.
Vivimos en un medio muy cómodo, rico y consentidor; a los niños no se les exige nada en casa, todo lo contrario, lo tienen todo resuelto en ellas. Los padres, las madres –yo lo soy- trabajamos para que no les falte de nada. ¿Eso es malo? No lo sé, pero sí sé que si no se ejercitan en el esfuerzo es imposible practicarlo en ningún campo. Antes íbamos al cole andando, o en el autobús urbano. Ahora tienen autobuses para ellos, se establecen las rutas para que lo cojan enfrente de su casa, no vaya a ser que se cansen de ir hasta la bocacalle siguiente. Antes había que hacer los deberes en casa, ahora pobre del profe que tenga la idea de mandarle para casa muchos, que tienen que ir a entrenar, a música, a la academia de inglés…Y eso, como se paga, es prioritario; el cole no. ¡Los pobres no tienen ni tiempo para jugar! Menos para leer.
Sin embargo como se considera que la lectura es básica para aprehender cualquier conocimiento, tenemos que hacerles leer. ¿Cómo? Obligándoles.
Yo creo que sí deben ser obligatorias algunas lecturas, que solo en el colegio, en el instituto, se puede acceder a determinadas lecturas (estoy harta de secuestrar revisas horribles a mis alumnos). ¿Dónde habéis conocido la poesía o el teatro si no en la escuela? Ciertos es que a veces acabamos con el gusto por la lectura, pero solo temporalmente. Puesto que crecer es madurar, al final todos leemos, guiados por nuestros gustos que hemos ido adquiriendo con el tiempo, que hemos ido educando.
De pequeños comemos pocos alimentos, de mayores nuestro gusto se ha ampliado y diversificado. Pues con las lecturas ocurre lo mismo.
Me gustaría seguir hablando del sistema educativo, pero creo que me he excedido, he divagado mucho más que la autora de este blog. Os dejo, me esperan exámenes para corregir.
Por cierto, y es lo último, ¿os acordáis de lo que os importaba cuando estabáis en el instituto? ¡Seguro que aprender era lo último!


En el R. M. una de las canciones que suena en la película de Almodovar: Moon River

23 comentarios:

Alice Silver dijo...

Completamente de acuerdo con la profe, la clave está en el esfuerzo vs la excesiva facilidad... y otro tema que no menciona ¿a cuantos os ayudaban vuestros padres a hacer los deberes? Te tomaban la lección de vez en cuando o te echaban una mano con algún problema. Ahora las madres pasan tardes completas con los niños, son deberes para toda la familia.

Ismael dijo...

También estoy de acuerdo con todo lo que planteas, aunque creo que no todos los profesores tienen tu misma mentalidad y el mismo interés en que los niños aprendan y comprendan lo que están aprendiendo.

Creo que son necesarias determinadas lecturas de los clásicos, pero la clave es motivar a ese acercamiento. Y hacerles ver que el esfuerzo también tiene su recompensa.

Y es verdad lo que dice Alice, a mí me tomaba mi madre la lección de cuando en cuando. Yo doy clase de matemáticas y física a mis hijos una o dos veces por semana, y tanto su madre como yo repasamos con ellos todas las materias...

Carmina dijo...

Me gusta que hayas compartido este comentario con nosotros. Yo no soy maestra, carecia de vocacion, y cada dia doy gracias a Dios por no haber aceptado la propuesta de la universidad para dar clases alli mientras hacia el doctorado, no me siento con fuerzas para enfrentarme a una jauria de alumnos y mucho menos a sus padres, aunque en la universidad ello sea menos probable si cabe. Si tienen demasiadas actividades extraescolares, pero no estoy de acuerdo con que no tengan tiempo para jugar, es cuestion de organizarse, al menos mis hijos si tienen tiempo de todo, y pierden muchisimo en pelearse tambien. Yo tengan deberes o no, me siento todas las tardes un ratito con ellos, aunque sea para leer, se que posiblemente eso no sea lo que hacen todos los padres, pero a mi me compensa, ven su rato la television, leen y como la maestra seguramente teme los deberes nos ha puesto unas pautas para que en casa le tiremos una mano, yo procuro seguirlas todos los dias sin agobiar a mi hijo, para que aprender no le resulte pesado. Hoy tienen muchos sitios de donde sacar la informacion, pero les falta avidez de conocimiento, lo quieren todo masticado, lo que yo hubiera hecho en mi tiempo con todo lo que tienen ellos. Y eso es culpa de quien? de los padres? del sistema educativo? no es cuestion de buscar culpables, porque entre todos la mataron y ella sola se murio

M. dijo...

Muy bueno el comentario, y sobre todo viniendo de una persona que lo vive de primera mano, qué mejor opinión que es, no?? es cierto lo del esfuerzo, los padres intentan alisar el camino completamente al niño, ¿y el esfuerzo dónde queda?? En fin, este es un tema que podría suscitar tantos debate, muchos, no uno solo.

Besos.

Elwen dijo...

Estoy de acuerdo en que la variabilidad del plan educativo está perjudicando mucho a la educación, en que la lectura hay que obligarla y también en que se les da todo hecho y que hay un grave problema en el hogar y no en las escuelas. Pero sigo en desacuerdo con la elección de las lecturas, el post mismo lo dice "de pequeños comemos poco" y no me parece razonable darle un chuletón a un imberbe. En cualquier caso entiendo que los profesores se ven saturados, no solo tienen que hacer su trabajo y mantenerse al día con todo sino además hacer el trabajo que no se hace en casa.

loquemeahorro dijo...

Un comentario realmente interesante.
Todavía estoy dándole vueltas y no quiero arriesgarme a dar un opinión sin más.

Eso sí, sobre el tema del esfuerzo que se les exige (o no) a los niños, me ha recordado una parte de "Fortunata y Jacinta" (o sea, que la cosa viene de largo)

Al describir al "señorito" Juanito Santa Cruz, un auténtico parásito social, se dice que el defecto muy español es trabajar y esforzarse toda la vida para conseguir que tus hijos ... no hagan absolutamente nada.

lammermoor dijo...

No estoy segura de que deba opinar aquí; entre otros motivos, porque este es un tema que discutí y seguro que seguiré discutiendo con la profe.

En mi experiencia de "docencia no reglada" me he encontrado con padres que vienen a buscar la información para el trabajo que deberían hacer los hijos. Estoy harta de decirles(ahora ya les dejo) que no se trata de hacer un trabajo brillantísimo, sino de que los niños aprendan a buscar la información y a elaborarla.
Y hace relativamente poco me decía una profesora de la universidad que lleva el programa Erasmus, que tienen problemas para cubrir las plazas ¡porque los estudiantes NO QUIEREN SALIR FUERA!

Y el comentario de Loque me retrotrae a la novela picaresca y al Lazarillo: esos hidalgos que preferían morirse de hambre antes que trabajar.

P.D: La profe no tenía ni idea de que se iba a convertir en artista invitado; pero al leer su comentario, no pude resistirme a publicarlo como entrada.

xGaztelu dijo...

Interesante es poco: interesantísimo! Es de esos temas que da para horas. Me ha gustado porque: 1. Es positivo, cosa muy de agradecer: qué fácil es despotricar sin dar ni una sola idea mínimamente atractiva. 2. Porque es realista: sin esfuerzo no se consigue nunca nada que valga la pena.

Magnífico FORGES.

xG

Carmina dijo...

Lo de buscarle la informacion a los niños ya me parece de pena, si quieres que en el tercer mundo no se pase hambre no tienes que darles de comer si no enseñarles a producir su propia comida, con los niños pasa igual,yo donde me excedo es en las correcciones ortograficas. En fin el tema da para mucho y supongo que padres y no padres no nos vamos a poner nunca de acuerdo, cada cual cree que esta haciendo lo correcto

ArkhamHELL dijo...

Bueh... hace unos meses tuvimos una reunion con la maestra de primer grado donde estudia mi hija de seis años.
Entre otras cosas discutiamos la cantidad de deberes que les colocaban pues notaba la mayoria que eran demasiados. Debo decir que no estuve de acuerdo pues mi hija los hacia en casa perfectamente y que de hecho avanzaba en la realizacion de estos pues cada vez me costaba menos que los realizara en la medida en que se le colocaba un tiempo limite para ello (ya saben, terminalos en una hora y salimos al parque, pero que esten bien hechos).
Cuando comentaba que ya podia a veces levantarme de la silla y atendere otras cosas mientras ella hacia la tarea me miraron con horror, un horror al que la maestra se sumo... y es que la idea es que uno hiciera la tarea no solo con ellos, si no que era deber ayudarles a realizarla. Vale, me explico, ayudarle le ayudo, pero lo normal, reviso su tarea, aclaro sus dudas, pero de alli a tocar tan siquiera el lapiz, vas lista eh?... pues no, que la idea es que uno haga, basicamente, la mitad de la tarea para ilustrarles y ya luego el resto la hacian ellos... Ya claro... ¿Esa es la forma como lo hace usted aqui profesora? Claro! me responde tan orgullosa... o sea que le da tiempo para hacer la mitad de la tarea de 20 niños? venga ya!
Actualmente sigo haciendo con mi hija la tarea de la misma forma... si ella no comprende algo, pues se lo expolico en alguna hoja aparte, pero hacer sus tareas (e incluyo todas, las de la casa tambien) pues no me va... que luego espera que el mundo gire a su ritmo y ya vemos como vamos.
Lamentablemente como padres o maestros olvidamos que nuestra labor no es trransmitir solo conocimiento, sino desarrollar inteligencia (entendiendo a la inteligencia como la habilidad de usar nuestros conocimientos).
Es nuestra labor formar personas completas a traves de practicas simples, una tarea en casa es mas que la practica de un conocimiento adquirido, pues tambien se trata de enseñar a cumplir deberes. Olvidamos que la recompensa va despues del trabajo y que el descanso requiere, por logica cansancio.
No se que tan duro soy como padre o si es correcta mi forma de educar, pero no recuerdo cuando fue la ultima vez que le pedi a mi hija hacer su tarea, cepillarse los dientes o ir a ducharse.

PD.: Sorpresa, si tengo una hija!
PD.2: Espero a otr@, llevamos cinco meses de dulce (y escalofriante) espera.

lammermoor dijo...

Espero que sea la profe quien conteste a nuestros comentarios pero leyendo el de Carmina no pude por menos de acordarme de una de mis compañeras de desayuno. Siempre comenta que discute mucho con su marido porque ella le toma las lecciones a los hijos cada día mientras que él considera que ya deben estudiar ellos solos.

Y, perdonadme el cotilleo, ArkamHELL en mi caso solo me sorprendo a medias. Sabía que tenías una niña; en cuanto al segundo o la segunda, ¡felicidades!
Por cierto -sigo siendo cotilla- ¿has cerrado el blog de "opinión"?

escoriagorgonita dijo...

Bonito corecto y veraz. Con esas tres palabras definiría este post.

La profe me parece una persona sensata y que habla desde el corazón.

Coincido en la idea de que los padres miman demasiado a los niños. Y no solo los padres... Y me remito a un ejemplo que me ocurre a mí.

Vivo en una residencia de estudiantes. Habitación con baño propio. Nos limpian 2 veces al día. Entre las pocas cosas que hacen, algo indispensable es que te hagan la cama. Y yo pienso... con 21 años necesito que me hagan la cama?¿ si con esta edad alguien no se hace la cama por qu es ela haces... y preguntoa mis compañeros y LES PARECE DE LO MÁS NORMAL. No lo entiendo la verdad.

Ya de pequeño me pasaban estas cosas. Mi madre me acostumbro a ir en autobús solo, a preguntar direcciones por la calle, en definitiva a saber desenvolverme en un ambiente "hostil". A mis compañeros la mama aun les hacía la mochila por las noches asi que mejor no hablar de viajar solos en transporte urbano.

Me he centrado en este tema, porque opino que es uno de las mayores fallos paternos que existen en la educación actual. Se mima demasiado al nene y se le da todo tan ruamiado que luego es incapaz de vivir por su cuenta (la mayoría de mis compàñeros de residencia lavan la ropa en casa de mama los fines de semana, habiendo lavadora en la residencia).

Y si mi generación es tan cría, no quiero ni imaginarme que ocurrirá en un futuro :$

Saludos Gorgonitas.

Carmina dijo...

Tengo que reconocer Lammermour que yo con mi mayor no he estudiado nunca, pero es porque el niño no lo necesita, estoy mas encima del peque, porque posiblemente tengo mas tiempo, porque me estoy dando cuenta de que tampoco necesita mucho, pero disfruto ayudandole a preparar examenes y estando pendiente de sus lecturas y la maestra dice que mejora a pasos agigantados. De todas maneras en la clase de mi mayor hay mama que se tira hasta las dos de la mañana preparandole los examenes a los niños, solo tienen once años y esas horas son las de dormir, eso yo lo tengo muy claro, a las 22:00 a la cama y si ahora en un nivel de sexto se tiran hasta las dos de la mañana cuando lleguen a bachiller no van a dormir en toda la noche?. Intento que mi hijo sea lo mas independiente posible, pero las demas mamas estan demasiado encima de ellos y el tambien reclama su momento de mamitis. Ademas no creo que sea malo estar pendiente de ellos, si no hacerselo todo, y yo por ahi si que no paso

Elwen dijo...

Venía por aquí porque acabo de ver una cosa que me llamó la atención pero primero que nada me quito el sombrero ante el comentario de ArkhamHELL. Dicho esto, les dejo un enlace a una entrevista a Matilde Asensi de la que me llamó especialmente la atención la última pregunta:

http://www.laopinioncoruna.es/cultura/2010/02/21/matilde-asensi-pais-ninos-odien-literatura/360517.html

Carmina dijo...

No puedo estar mas de acuerdo con Matilde Asensi, cada edad tiene su literatura y obligar a leer libros que no son adecuados para la edad lo unico que consigue es que se aparte el lector del camino de la literatura. Todo un acierto esa respuesta

bibliobulimica dijo...

Uy, un tema que da para divagar mucho. Lamentablemente, conozco a muchas personas que creen que la escuela es la responsable de la educación de sus hijos. Y no señores, el mundo está como está porque la educación de los hijos corresponde a los padres y esta se da en casa. A la escuela se va a aprender, a socializar...pero el respeto, los límites, ser honesto, tener tolerancia a la frustración, ponerme en el lugar del otro...esos son valores que se aprenden en casa.
¿Cuál debe ser el papel de la escuela? pues para mí es ¡abrir el deseo de aprender! y el de los padres: no obstaculizar esto. Muchos se quejan de que su hijo tiene demasiada tarea o la hacen por ellos. Yo nunca estudié con mis hijos, ni tomé lecciones ni me senté a su lado a mirar como lo hacían. Cuando mucho, me senté con el menor mientras él hacía la suya y yo mientras hacía la mía (que me dejaban en la univesidad). Mi respuesta era "yo ya hice una vez la primaria y no voy a hacerla de nuevo". Por supuesto, si me pedían ayuda, si algo no entendían, ahí estaba. Pero para orientar, no para hacer.

bibliobulimica dijo...

Las palabras más sabias con respecto a la educación, las dió una vez un experto que fue a una junta para padres: "Déjenles ser niños, no los sobresatures de actividades extracurriculares...yo tuve a mis hijos en danza, piano, deportes, idiomas, plastilina, pintura deseando estimularlos. Lo único que conseguí fue cansarlos a ellos y agotarme yo que siempre estaba de malas por las prisas. Ninguno de mis hijos que ya son mayores es pianista, la que danzaba ahora no baila ni aunque le paguen y el deportista ha echado panza". Yo le agradezco esas palabras cuando mi hija mayor tenía 6 años y yo corría del ballet a la pintura y de ahí a la alberca. Me sentí con permiso de tenerla en menos clases y no por ello ser mala madre.
Creo que la profe tiene razón: hay obras que sólo se conocerán en la escuela. Pero la clave está en cómo se presenten al educando. Aún si son obligatorias, pueden volverse apasionantes. Y me bajo del estrado antes de que me corran por no dejar hablar a nadie más. ;-) Lo siento, el tema me apasiona.
Un beso a todos,
Ale.

lammermoor dijo...

Alice, Ismael, Carmina, Elwen, M, Loquemeahorro xGaztelu,ArkamHELL, Escoria Gorgonita, Ale le pedí a la profe que conteste ella a los comentarios. Me prometió hacerlo pero antes tenía que corregir exámenes.Mientras tanto, aquí le dejo otro comentario más.
Estoy de acuerdo con que la educación es responsabilidad de los padres y no del colegio. Tengo la sensación, por los que veo y oigo, que muchos de ellos transfieren esa responsabilidad al colegio al mismo tiempo que les coartan para que puedan hacer su trabajo (a mi hijo no le ponga deberes, no le riña, ¡por supuesto que puede hablar por el movil en clase!) Para muchos es un simple aparcadero de niños.
Respecto a la entrevista de Matilda Asensí -gracias,Elwen-estoy de acuerdo con ella. Los niños leen por placer;respecto a las lecturas obligatorias, vuelvo a decir (creo que en el fondo estamos todos de acuerdo) hay una mezcla de problemas: Algunas lecturas no son adecuadas para la edad y, más importante, la forma de acercarse a ellos es muchas veces totalmente desmotivadora.
Precisamente la próxima entrada es una experiencia relacionada con ello. Os recomiendo que la leáis, me parece también muy interesante (la colgaré esta noche)

¡Profe no nos olvides!

Isi dijo...

Bueno yo estoy de acuerdo en unas cosas y en contra de otras.
Sí que creo que los padres quieren apuntarles a todoy eso les quita tiempo de "ser niños". También creo que los padres a veces se pasan de protectores y que no deberían ayudarles tanto. Yo, por ejemplo, tengo un primo que va a 5º de EGB (no sé que edad, pero ya es bastante mayor, a ver si me explico) y su madre le corta el filete todavía. A mí eso me parece de otro planeta. También le lleva el desayuno al salón para que el niño no deje de ver los dibujos. No tiene que ver con el colegio, pero creo que ilustra la realidad también muy bien.

Y lo que discrepo es en la queja de "tengo que corregir exámenes las tardes de esta semana" (o cuando sea). Tengo amigas que acaban de aprobar las oposiciones para la enseñanza y están encantadas: las vacaciones de verano de 2 meses, de invierno de 20 días y de semana santa de 10 les compensan con creces los exámenes y los claustros, todo según ellas.

loquemeahorro dijo...

Gran verdad lo que dice Matilde Asensi, además está la cuestión de los gustos.

Es como la gente que dice "Los niños tienen que aprender a comer de todo". Pues mira, yo tengo gustos muuuuuuy amplios, pero no me gusta TODO.

No me gusta la coliflor y eso no significa que no me guste la verdura en bloque (como decía Lillu, una vez).

Pues cuando era pequeña me obligaban a comer coliflor como si el mundo se fuera a acabar si no lo hacía. Consecuencia: detesto unos 3 alimentos en este mundo, y uno es... la coliflor.

Pues con la literatura pasa exactamente lo mismo ¿por qué del espectro tan increíblemente amplio de la literatura universal, hay que cebarse en 3 ó 4 libros?

Si hay generos/estilos/épocas para absolutamente todos los gustos.

lammermoor dijo...

Nota aclaratoria: que conste que la profe no se quejaba de tener que corregir exámenes, sino que al tener que hacerlo no disponía de tanto tiempo.
En cuanto a lo de las vacaciones, sé que muchos profesores, emplean parte de ellas en hacer cursos de formación.
Y ya que estoy, se de alguien que llamaba (desde el trabajo) a su hija, ya de quince o dieciseis años, a casa para que se levantase.

Isi dijo...

Lammermoor: anda, que tener que llamarla para que se levantase, lo siento, pero estoy casi segura de que esa chica la mitad de los días no iba a clase!!
Seguro que a los 11 años le cortaban el filete como a mi primo.

loquemeahorro dijo...

Yo tenía una compañera que decía

- Mi marido no hacía nada en casa, hasta que le he tenido que obligar, etc, etc.. La culpa es de mi suegra que no le enseñó a hacer nada de nada.

Y después añadía

- Claro, que yo a mí hijo ¡¡no le dejo hacer absolutamente nada en casa!!

(y esta es la definición de contrasentido, o de no tener dos luces, no sé)

Shakespeare & Cervantes

   Este año estamos de doble aniversario, se cumplen 400 años de la muerte de Shakesperare y Cervantes por lo que desde diferentes institu...