viernes, 15 de enero de 2010

Las uvas de la ira

Se trata de un libro que siempre estuvo en casa y aunque muchas veces lo había tenido en la mano, terminaba por volver a colocarlo en la estantería. Cuando llevaba un tiempo pensando que ya iba siendo hora de leerlo me encontré con que Discreto Lector le dedicaba una entrada; ese fue el empujón final. De nuevo gracias por ello, Juan.
Me resulta muy difícil escribir sobre él y no porque no tenga cosas que decir, sino precisamente por tantas como se me ocurren. Por ejemplo, que por desgracia, tal como decía Juan , existe una gran similitud entre la situación que estamos viviendo ahora y la que refleja Steinbeck en su libro.
Porque no encuentro diferencia entre los vendedores de vehículos que aparecen en el libro y algunos constructores y promotores inmobiliarios que venden pisos a precios muy por encima de su valor real o en lugares que son un puro erial
Leyéndolo me acordaba de las quejas de los agricultores cuando dicen que no cubren los gastos de producción de sus cosechas. O en cuantas veces me pregunté cómo es posible que a los ganaderos les paguen apenas unos céntimos por cada litro de leche, cuando a mí me cuesta casi un euro. Pensé también en esas pequeñas explotaciones ganaderas (una cuadra con tres o cuatro vacas) que han ido desapareciendo porque no resultaban rentables.
Me hizo pensar en los emigrantes que vienen a España, en como los recibimos:

(…) y al comienzo, la gente que vivía cómodamente en casas bien protegida, sintió lástima, y luego disgusto y, finalmente, odio por los emigrantes.

Al ir pasando las páginas no podía por menos de pensar que los problemas de sobreexplotación, contaminación, cambio climático y desastres naturales sobrevenidos por la acción del hombre están íntimamente ligados a nuestro alejamiento, cada vez mayor, de la tierra.
Ni tampoco en ese individualismo atroz que es la seña de identidad de nuestra sociedad pero como, a pesar de todo, también hay cabida para el consuelo, el apoyo, la solidaridad.(Hay dos fragmentos que me resultaron especialmente conmovedores: la compra de los caramelos a dos niños en un bar de carretera y cuando la madre va a la tienda del campamento a comprar y no tiene dinero para el azucar)
Por eso, aunque es un libro duro -la sadness de la que nos hablaba Isi- es también esperanzador, porque en él no solo encontramos individualismo, especulación, explotación, miedo y materialismo -que lo hay- sino también amor (en su sentido amplio), espíritu de sacrificio y coraje. Y todo esto, para mí está encarnado especialmente en la figura de la madre.
Podría hablar también de la forma magistral en que el libro está escrito, alternando los capítulos en que nos explica la situación a la que miles de familias campesinas se vieron abocadas, con otros en que nos cuenta como vive todo ello la familia Joad. O como retrata a los personajes, que resultan totamente creíbles y humanos.
Muchas cosas se podrían decir sobre y de este libro, pero como no estoy segura de ser capaz, me limito a copiar un fragmento que creo contiene su esencia:

"Las mujeres contemplaban a los hombres, los miraban para saber si por fin se sentían derrotados. Las mujeres se erguían en silencio y les contemplaban. Y cuando se reunía un grupo de hombres, el terror desaparecía de sus rostros dejando paso a la ira. Y las mujeres exhalaban un suspiro de alivio, porque sabían que todo iba bien.., que la derrota no los había alcanzado; y la derrota no llegaría nunca en tanto el temor pudiera convertirse en ira."

El Rincón Musical, cortesía de Lescaut, es una canción de Pink Floyd inspirada en este libro: Sorrow

24 comentarios:

lammermoor dijo...

Las fotos que ilustran la entrada las saqué de esta página web

loquemeahorro dijo...

No siendo una entrada especialmente larga, sí tiene muchísimo contenido, y difícil qué destacar.

Quizá esa frase sobre la acogida a los inmigrantes que efectivamente parece sacada de la situación española actual.

Y la extraña evolución del precio de los productos agrículas, que mutan asombrosamente del agricultor/ganadero hasta el consumidor final.

Buena entrada, en todo caso, y buena recomendación.

maribel dijo...

ola Lammermoor
!Qué bien que le hayas dedicado una entrada a este libro!, entre tanta avalancha de títulos nuevos, apetece rescatar un clásico.

Nosotros fuímos a Salinas,California, el pueblo de origen del autor, donde murales enormes recuerdan este y otros títulos, comoLas praderas del cielo ambientado en la cercana Monterrey, o Tortilla Flat que tal vez le guste a Loque
(no estoy segura de los títulos en castellano...)

Me gusta el paralelismo que estableces entre los emigrantes en California y la crisis actual. Hay muchas obras que no pierden su fuerza precisamente porque son atemporales, porque volvemos a repetir errores..., Que el temor se convierta en ira!!!

No sabía que Pink Floyd se hubiera inspirado en este libro, seguimos aprendiendo, gracias ;-)

Bookworm dijo...

Qué buena entrada. Dan ganas de coger el libro y ponerse a leer. Tiene pinta de que puede remover al lector por dentro y eso me gusta. Tenía pensado leerlo en 2009, lo tengo aquí cerquita, pero al final siempre acabo cogiendo otro. Creo que no quiero combinarlo con otras lecturas. Cuando me lea los que están concursando en Círculo a lo mejor me animo.
Gracias.

Elwen dijo...

Para mi es sin duda otro de esos pendientes que no voy a faltar en leer o como mínimo tener la voluntad de intentarlo.

M. dijo...

Muy buena entrada!! tal y como lo pintas no puedo por menos que apuntármelo, aunque no sé ya dónde porque me estoy apuntando tantos últimamente!!. La fotografía, genial, siempre que la observo, veo cosas diferentes, es una fotografía que realmente dice mucho y precisamente de ese tema.

Muy bueno, besos.

lammermoor dijo...

Loque, estuve tentada de poner al principio "AVISO: entrada más larga AUN". (soy el polo opuesto de Hilario)
De verdad que lo recomiendo de corazón. Y hasta me alegro de haber tardado tanto en leerlo porque quizás, de haberlo leído de jovenzuela no le hubiera sacado todo el provecho.

Maribel ya sabéis que reivindico los clásicos; siempre son un valor seguro.
En cuanto al libro, cuando lo leía no hacía más que repetirme -Parece que lo acabasen de escribir; de tal forma lo que cuenta es aplicable a la actualidad. ¡Da hasta miedo!
Mientras hacíamos compras navideñas, encontré en una colección de Edhasa De ratones y hombres y, como no, me lo llevé.

Y sí, ¡qué el temor se convierta en ira! Como dice la madre no se trata de que podamos, se trata de que queramos

Mertxe te aseguro que no te deja indiferente. Hubo momentos en que tuve que dejar de leer -y por supuesto, no se me ocurrió compatibilizarlo con otras lecturas.

Elwen te digo lo mismo que a Mertxe. Merece la pena; tardes más o menos, ¡léelo!

M hola, ¿Todavía no habías oido hablar del plan infinito? Pues creo que el tuyo ya está en marcha.
La foto es impresionante.

Hilario dijo...

Es uno de los libros más veteranos de mi plan infinito. Por lo que me está pasando como a ti. Espero poder borrarlo de esa lista, como tú bien has hecho.
Un saludo.

bibliobulimica dijo...

Lammermoor:
he disfrutdo mucho leyéndote y ¡éjele que Hilario también! porque no dijo absolutamente nada de la extensión de la entrada ;-) ya vió que somos caso perdido, supongo.

Es un libro que yo tampoco he leído...pero queda apuntadísimo en mi libreta del plan infinito y espero hincarle el ojo antes de que termine el 2010.

Besos,
Ale.

M. dijo...

Pues sí, una vez indagado eso del plan infinito, creo que voy a abrirme una libreta en la que ir apuntando títulos y autores. Tengo la mía del bolso que lleno de referencias para luego mirar por internet, pero esta nueva va a ser precisamente para los libros que descubra por aquí.

Por cierto, a ver si sale mi foto de perfil en el comentario. Con este, si sale todo bien, me estreno. Lo hago con uno de mis libros favoritos, que aunque Marian Keyes para mí es el "tutum revolutum", ejejej, hoy he tenido un brote sentimentaloide con el que llevo en las manos, así que nada. Si sale bien, estupendo.

Por cierto, puede que más tarde haga un post de dudas sobre el blog, por ejemplo, ¿cómo puedo poner en la columna de al lado los blogs que sigo y sus últimas actualizaciones?, es que lo veo por todos sitios y no me hayo.

Gracias, besos, y perdona por el intrusismo.

Sol dijo...

Yo lo leí hace tiempo, cuando aún no estábamos en medio de esta crisis, y resultaba duro. Así que ahora, si lo piensas, si lees esa frase que tan bien describe la evolución de la situación de los inmigrantes, tiene que ser todavía peor. Qué triste es ver que no avanzamos, sino que vamos en círculo.
Me ha pasado lo mismo con "Historia de dos ciudades", en algunas cosas parecía escrito ayer.

Gww dijo...

En esa vigencia está la clave de las grandes obras. Gracias por recordárnosla.

Un saludo.

Carmina dijo...

Pues apetece leerlo sin duda, me han gustado los paralelismos que has establecido, asi que en cuanto pueda dedicarle la atencion que se merece, lo atacare, no estaba en mi plan infinito, pero para dentro que no se diga

Deborah dijo...

Has escogido el momento adecuado para leerlo. La sequia que golpeo a USA en esa epoca fue mas que dura, asi que eso colabora a que esta crisis no sea tan mala. La agricultura en USA es uno de los recursos economicos mas fuertes. La sequia fue el golpe bajo que sufrio el pais.

Ahora hay heladas, el desempleo en ese sector no se siente mucho ya que ahora es cubierto por ilegales, asi que no pueden ir por alli gritando que no tienen trabajo. Es muy triste.

A veces la imagen que USA da es que hay dolares en los arboles y todo es del color de Hollywood, pero el pais ha pasado momentos duros y este libro lo dice muy claro.

Amando Carabias María dijo...

Pues aquí otro que se suma al grupo de los que tienen pendiente este libro en ese plan infinito de lecturas. Espero poderlo sacar de ese lugar de la lista y pasarlo al lugar de favoritos.
Tal y como lo cuentas, más que apetecible parece imprescindible su lectura, sobre todo por su actualidad, que a lo mejor no es tan extraña a pesar de los años transcurridos, porque me huelo que ciertos temas son siempre de actualidad, puesto que los humanos casi nunca aprendemos.

lammermoor dijo...

Hilario Como ya dije, es un libro soberbio; merece la pena leerlo.
Al hilo de lo que dice Ale gracias, por leer, no solo esta entrada, a pesar de mi falta de brevedad.

Ale sí que somos casos perdidos. Y me contuve, porque podría seguir diciendo cosas sobre el libro. Todo él te hace pensar y te conmueve.

M es lo que tiene meterse en este mundillo; la lista de lecturas apetecibles crece y crece sin parar. De ahí que tengamos nuestro Plan Infinito

Sol la actualidad del libro es pasmosa.

Gww tu lo has dicho. Las grandes obras,los clásicos de verdad -no los representantes de una época o un estilo- están vigentes siempre.

Carmina a mí me emocionó y me hizo reflexionar.

Deborah algunas de las cosas que dice son, sustituyéndolas por otras, igual de vigentes. Y luego hay otras cuestiones: como a los pobres se les roba hasta la dignidad. Como se juega con la necesidad del trabajo para bajar los sueldos. O como se queman los excedentes alimentarios para poder mantener los precios mientras que hay gente que pasa hambre.
¡Y tienes razón! A veces pensamos en USA como la tierra "prometida" y también tiene su lado oscuro.

Amando, para no repetirme te diré que es una lectura que merece la pena. Hazle un huequecito en tu plan infinito.

Deborah dijo...

Esa frase me gusta.. su lado oscuro.

Ismael S. dijo...

Creo que vas a provocar un gran incremento, si no en las ventas, sí en los lectores de "Las uvas...". Sin falta, también lo leeré.

Yo creo que esa similitud con la época actual también puede extenderse al pasado; la condición humana no puede cambiar en unos cientos e incluso unos pocos miles de años. La xenofobia ya se daba en la Grecia clásica, y yo creo que se da en absolutamente todo grupo humano, en mayor o menor medida. Es parte de nuestra genética (ya estoy con este tema, ya sabes... ;-))

Por cierto, yo nunca pensé en USA como la "tierra prometida"...

Genial el rincón musical, esta vez sí que lo he visto/oído... :-)

Isi dijo...

Lammermoor: mira que te escribí un comentario (creo que ayer) y que daba por hecho que estaba publicado, y ahora que vuelvo resulta que no lo encuentro. O me confundí de entrada o se lo llevó la nave nodriza :(
Venía diciendo que este libro está justo detrás de mí en la estantería desde que en Navidades se lo "cogí prestado" a mis tíos (que tienen cuatro libros porque no leen nada, y casualidad que uno es este).
Y que el tema de la inmigración y de las guerras, siempre he oído que la historia se repite; no tiene que ser en el mismo lugar geográfico, pero todo lo malo se repite una y otra vez.
En fin, espero que este coment sí llegue.

lammermoor dijo...

Ismael ya me gustaría tener tal capacidad de persuasión.
En cuanto a la condición humana, me parece recordar que ya te había comentado alguna vez que estoy convencida de que con más cacharreria tecnológica en la actualidad, pero el hombre básicamente sigue siendo el mismo.
Xenofobia y miedo al desconocido también lo encontramos en El señor de los anillos por ejemplo.
Tal vez tú no, consideres USA como la tierra prometida, pero para mucha gente es (o fue) una tierra de promisión, la cuna del "hombre hecho a si mismo".

Isi sospecho que la nave nodriza se ha instalado esta temporada por esta zona de la blogosfera. No eres la primera a la que le succiona el comentario.
Y sí, por desgracia, la guerra, la prevención contra los "distintos" o los que vienen a poner en peligro nuestro modo de vida existió, existe y ... me temo que existirá.
¡A ver que te parece cuando lo leas!

Carlos dijo...

Una gran libro y una obra maestra de la literatura. Me lo leí el verano pasado y la verdad es que me enganchó y hasta que no lo terminé cuatro días después, la lectura se me hizo corta, a pesar del número de páginas.

lammermoor dijo...

Carlos bienvenido. Suscribo tus palabras, es una obra maestra.
Gracias por acercarte hasta aquí.

Victoria dijo...

Muy buena entrada, L.
Yo leí el libro hace muchos años, cuando era adolescente (snif!), y tengo ganas de releerlo desde hace tiempo, ahora con más razón. Me has metido el gusanillo en el cuerpo...Mi plan infinito empieza ya a ser una pesadilla. ¡Tantos libros y tan poco tiempo!

lammermoor dijo...

Victoria ¿de donde crees que viene lo de plan infinito? El libro es, en dos palabras, IM PRESIONANTE.
Sí que deberías leerlo; y, voy más alla, deberías intercalar algún clásico entre tus novedades. (Me parece que ya te lo había dicho)

Shakespeare & Cervantes

   Este año estamos de doble aniversario, se cumplen 400 años de la muerte de Shakesperare y Cervantes por lo que desde diferentes institu...