viernes, 4 de diciembre de 2009

... negra de minerales

Hoy es 4 de diciembre, día de Santa Bárbara y con tal motivo quería escribir esta entrada. Es muy posible que no os guste o interese pero os "(...) aseguro que esta “divagación” esconde mucha más historia (...) de lo que a simple vista puede parecer. "
Ahora se habla continuamente de la siniestralidad laboral, medidas de seguridad en el trabajo, prevención de riesgos laborales, ...Todo ello está muy bien, pero hubo un tiempo, no tan lejano en que los mineros iban a trabajar sin saber si volverían a casa. Los accidentes eran habituales, casi siempre mortales y normalmente con varias víctimas. De ello, de la rabia e impotencia que sentían los compañeros que sobrevivían habla esta canción.


(...) Recuerdo algunas cosas de mi padre de forma dispersa, aunque no muchas. Trabajaba como entibador en las minas de carbón (...)La tarde de su muerte la conservo aún nítida en la memoria (...)

(...)Pero en realidad a mi padre no lo mataron los belgas, aunque indirectamente algo tuvieran que ver, pues la mina Clavela era de su propiedad, como el resto de las minas y la fábrica y los trenes y los economatos y el agua del río y las piedras de los caminos (...)

(...) y le pregunté que cuanto me iban a pagar los ingenieros belgas, y me contestó que quince pesetas al mes y la comida del mediodía, y le repliqué que era poco, que mi primo Alipio en la mina ganaba veinticinco , pero ella me explicó que eso era normal, porque en la mina no solo se pagaba el trabajo sino la vida, o no recuerdas lo que le pasó a tu padre, y tu primo Alipio con diecisiete años ya anda tosiendo carbón

(Argüelles, Fulgencio: El palacio azul de los ingenieros belgas)


10 comentarios:

loquemeahorro dijo...

Yo trabajé (aunque es verdad que hace bastantes años) en una empresa que controlaba la "Seguridad y Salud" en la Construcción y vamos, que no me extraña que la "siniestralidad laboral" sea tan alta en ese sector.

Lo que me extraña, es que no muera la gente.

En fin, prefiero no hablar mucho de la clase de gente que tenía eso en sus manos, y la clase de valores que tenían que no incluían por supuesto, la vida humana.

pd. Reconozco a Lawrence Sterne en la introducción?

bibliobulimica dijo...

ay amiga querida, aquí en méxico no hace mucho (2006) 65 mineros perdieron la vida en una explosión en una mina. Días antes se quejaban de que había mucho gas metano y aún así los hicieron bajar a trabajar. Fallecieron. Muy triste. Encuentras información sobre el accidente del desastre minero de Pasta de Conchos.

Me gustó mucho tu entrada.
Recibe un abrazo grande,
Ale.

lammermoor dijo...

Loque comienzo por el final; en la introducción me cito a mi misma -es parte de la disculpa (por no escribir sobre el tema que me habían sugerido) con que encabezaba un artículo -una especie de paseo por la memoria.
Puedes reconocer a Sterne porque al leerlo me sentí muy identificada con su estilo divagatorio.

Ahora apenas hay accidentes, entre otras cosas porque apenas hay minas abiertas, pero eran frecuentes accidentes mortales con muchos muertos de cada vez. Eso por no hablar de los enfermos por silicosis. De hecho, lo que es ahora parte del Hospital Universitario Central de Asturias -Silicosis-lo llamaban así- era un centro que gozaba de gran prestigio en lo relacionado con las enfermedades pulmonares.

La Brigada de Salvamento Minero
que tiene casi cien años de existencia no solo participó en numerosas tareas de rescate sino que en los últimos años ha colaborado en trabajos de desescombro y rescates internacionales.

El día de Santa Bárbara (patrona de los mineros) siempre lo recuerdo como una fiesta "oficiosa".Mi padre era ingeniero técnico de minas y uno de mis hermanos también lo es. Además trabajo en un concejo minero; eso unido a algunas otras cosillas me llevó a escribir la entrada.

En cuanto a la canción, recuerdo haberla oído toda la vida. No solo me gusta sino que incluso me emociona (llamarme paleta, si quereis).
Y las frases que entresaqué pertenecen a un libro precioso que leí este verano. Me quedó especialmente grabada la frase que le dice su abuela a Nalo -el protagonista: en la mina no solo se paga el trabajo sino la vida

Y tras este rollo, que es casi otro post, solo puedo decirte Ale que parece ser que se pidió la colaboración de la Brigada Minera de Salvamento para que ayudara a formar una similar en Méjico. Ahora comprendo por qué (ya leí la noticia)
Ah, y gracias por decirme que te gustó la entrada.

Carmina dijo...

Un buen homenaje a unas personas que merecen mucha más seguridad por el trabajo que desempeñan.

escoriagorgonita dijo...

Por qué paleta?¿ Ni mucho menos. Y no lo digo porque a mi también me emocione.

Es una bella canción por un triste motivo.

Coincido con la frase. "...se paga la vida"

No he trabajado de minero ni en la construcción, pero si de "pipa", es decir, currando en espectáculos como carga y descarga, ayudante de técnico, etc. Y he hecho cosas indebidas y muy peligrosas, desde no ponerme el caso hasta conducir un toro (caretilla elevadora) sin permiso, pasando por lo más peligroso que fue aprender a utilizar una máquina enorme, con un brazo extensible seguido de una cesta (pollo).

El pollo lo utilizé en un evento sin casco, sin arnés, sin carnet, sin experiencia, con gente a mi alrededor, con 2 personas más en la cesta (bajo mi responsabilidad),..

Son cosas que en el momento no las ves tan peligrosas y que además se tienen que hacer para que el evento transcurra con normalidad.

Los precios que se suelen pagar (salvo en algunas ocasiones) van en función con el trabajo a desempeñar.

Yo recibía de media unos 7 €/hora, que es poco para el trabajo, pero más que otros trabajos en los que no hacen falta estudios superiores.

Imagino que deben sentir los mineros al trabajar (al menos en parte) siendo conscientes del peligro que ello conlleva.

Gran post.

Saludos Gorgonitas.

Inma dijo...

Aquí otra paleta. Me encanta la canción desde la infancia, ayer la canté hasta el aburrimiento. Y es que me pasa como a tí, me siento vinculada a la mina.
Hace tres meses que nos hemos venido a vivir a las afueras de un pueblo de la sierra de Huelva, donde nación mi padre, y dependiente económicamente de Las Minas de Riotinto. De hecho pertenece a la llamada Cuenca Minera.
Anoche fuímos a la procesión de Santa Bárbara, hacía un frío serrano agradable, íbamos muy pocos, casi todos personas mayores, la noche intensa con la luna casi llena, mis niños alucinaron.
Ellos creo que son los únicos que no dan religión en el cole y hubo algunos paisanos que se extrañaron de que fuesemos. Lo cortés no quita lo valiente. Casi no pueden sacar la imagen porque no había gente joven suficiente, se tuvieron que poner algunas mujeres. Como anécdota os contaré que Enrique se ofreció para llevar el paso y por supuesto aceptaron. Él iba todo sonriente y me dice una amiga: tu marío va to contento. Y le digo pues no ha hecho ni la comunión. Y ella: ni la mili, ¿no? porque es el único que lleva el paso cambiado.

Las citas del libro me han gustado mucho, voy a intentar buscarlo. Uno de las minas de mi zona que te recomiendo es "el corazón de la tierra" de Juan Cobos Wilkins, que ha sido llevada al cine.

P.D.: tus dos últimas entradas no las he podido lee, no he parado. Sorry.

lammermoor dijo...

Carmina gracias por comentar en esta entrada, que comenzó a germinar por un comentario de Mertxe en su entrada sobre La Playa de los ahogados. La mención de las viudas de los marineros (otro oficio duro y en el que se arriesga la vida) me llevó a pensar en las viudas de los mineros.

En El Entrego está el Museo de la Minería, que cuenta con una mina imagen. Os dejo un enlace por si queréis darle un vistazo.

Escoriagorgonita antes que nada perdón porque en un comentario anterior te cambié el nombre.
Gracias por no considerarme una paleta (y por dejar un comentario en esta entrada). Es cierto que muchas veces los propios trabajadores asumen riesgos de forma despreocupada o inconsciente.
Espero volver a verte por aquí.

Inma ¡ya somos dos! Aquí la tradición va decayendo (en proporción directa al cierre de minas y al aumento de prejubilaciones)
Me ha hecho mucha gracia la anécdota que nos cuentas. ¡Es que lo de "procesionar" es muy dificil!
El libro es una preciosidad, creo que te gustaría. No deberías tener problema en encontrarlo; lo edita Acantilado. De todas formas, si no lo encuentras, dímelo y te lo mando.
Cambiando de tercio, hace tres o cuatro años estuve en Huelva de vacaciones y me quedé con las ganas de conocer la sierra de Aracena. ¡Me impresionó Lepe!
No te preocupes por no haber leído las entradas anteriores.

P.D: tomo nota de tu recomendación y además la apunto para un juego que quiero proponeros.
Disfruta del puente

Anónimo dijo...

A mis hijos, nietos de minero, les encanta la canción, que cantábamos siempre que había juerga en la época de la facultad. ¡Hasta yo me la sé y no desentono!
Os recomiendo el libro que cita Lammermoor. Yo ya lo he leído y es precioso. Como todos, tiene varias lecturas: la(s) historia(s)de amor y desamor; el desarrollo capitalista de las zonas mineras; la historia de España...Pero ya que está tan de modo, hasta se puede encontrar en él la relación entre desarrollo y medio ambiente. Y a quien le guste la naturaleza, un montón de desripciones de especies vegetales.
Peidlo a los Reyes.
LESCAUT

Inma dijo...

Lammemoor, cuando quieras vienes, tenemos sofá-cama ikea a tu disposición. La sierra es preciosa, la mina impresionante.

Buena noche de domingo.

lammermoor dijo...

Lescaut, tiene razón; es un libro precioso lleno de historias. Además de lo que ella cuenta, habla también de la importancia de la belleza, de la violencia, del afan de superación, de la búsqueda de la felicidad, de .... un montón de cosas. Ya lo regalé un par de veces y posiblemente vuelva a regalarlo.

Inma, ten cuidado porque puedo tomarte la palabra.