lunes, 19 de octubre de 2009

¡Y yo con estos pelos!

Ya comenzaron las nuevas propuestas del club de lectura y aún no comenté nada sobre Tristram Shandy ni sobre Murakami. Como intenté varias veces ponerme con el comentario de Kafka en la orilla y fui incapaz de escribir nada provechoso, cambio de táctica y me enfrento al libro de Sterne.
Tras vencer obstáculos insalvables, tales como que no lo localizaba en la biblioteca; encargarlo en la librería (con sendas compras de “otros libros” en las consiguientes visitas);o haber leído previamente los ejemplares de mi biblioteca portátil de verano. La lectura de La vida y opiniones del caballero Tristram Shandy se encontró con otro escollo con el que no contaba. No sé por qué obscuro motivo, se negaba a ser leído en Oviedo; así que tuve que reservalo para los días que pasé en O. o elegirlo como lectura de viaje cuando estuve en Salamanca. Pero aún así, pude llegar hasta el final.
Su estilo divagatorio o ese avanzar los temas sobre los que tratará en el capítulo tal o cual me recordaban a alguien –¡vale!, ¡lo diré!, ¡a mí misma! También su costumbre de dirigirse directamente al lector como a un interlocutor que tiene frente a sí mientras escribe.
Me gusta su ironía y sarcasmo para referirse a algunos de los personajes de su época. Además, las referencias a Cervantes y al Quijote, que son continuas, ayudan a hacérnoslo más cercano. Su lectura, especialmente al principio, me trajo a la mente la novela picaresca .
Respecto al sermón, cuya lectura algunos se saltaron y otros leyeron con estoicismo, me pareció interesante. Esa distinción entre lo que es legal y lo que es ético me hizo pensar en muchas de las situaciones que se dan en la actualidad (ejemplos en la política hay muchos). También me trajo a la cabeza el libro de Stevenson, El doctor Jekyll y Mister Hyde -¿Sería el mismo nuestro comportamiento si supiéramos que nuestras acciones no serían descubiertas por el resto de la gente?
La historia no está contada en línea recta; al contrario, está llena de saltos hacia adelante y hacia atrás, sin un orden aparente pero que aún así nos permite seguirla sin problemas. Quizás dificultaba más la lectura la consulta de algunas (que no todas) las notas de la traducción (siempre preferí las notas a pie de página; me resultan más cómodas.)
¿Qué decir de los personajes? Me gusta la madre de Tristram, que sabe sobrellevar las “peculiaridades” de su marido. El tío Toby , que disfruta con su caballo de juguete y que es una persona de buen carácter; completamente opuesto a su hermano y padre de Tristram, Walter Shandy, quien tiene una filosofía vital bastante peregrina. En medio, el carácter más equilibrado, Yorick.
Después de todo esto aún no dije lo que me pareció el libro. Me gustó y hubo momentos en que me reí a carcajadas pero hubo otras ocasiones como el capítulo sobre las narices o el viaje de Tristram por Europa o la historia de los enamorados que me resultaron bastante pesados.


Aprovecho el Rincón Musical de hoy para presentaros un grupo Kroke que actuará en Oviedo de la mano de Lucía. ¡Si pinchais en los enlaces, sabréis más sobre su aventura, en la que le deseo suerte!

24 comentarios:

Homo libris dijo...

Tu lectura de Tristram Shandy me resulta de lo más familiar. A mí también se me resistió (no lo encontraba, lo encargué en una librería, lo localicé en una biblioteca, lo recibí de la librería, no quería ser leído...), y como a ti me divirtió por momento, me exasperó en otros, pero en general el balance es bueno.

Tengo que ponerme las pilas con el club de lectura y comentar allí, que nuestros administradores no corren, ¡vuelan! Sin embargo, estos días no he estado para nada (de ahí mis entradas en Trotalomas, y la brevedad de las de Homo libris), aunque espero remontar pronto con esta pandilla tan animosa.

Besos... ¡y prime! ;)

Isi dijo...

A mí la verdad es que no se me resisitió, pues insistí desde el principio y le dediqué horas igual que si fuera otro libro. Eso sí, al principio me costaba seguir leyendo, porque no es fácil entender esta nueva manera de contar las cosas.
Lo de las narices, que se supone que tiene que ser divertido, se me hizo un tostón; lo del viaje de Tristram me pareció que no venía a cuento de nada y luego, lo que más me gustó, que fueron los dos últimos volúmenes, se me hicieron cortísimos.
De personajes, el tío Toby, el hombre siempre ensismismado en sus cosas, es un puntazo.

Y bueno, ahora para homo libris: ¿que escribes cosas cortas??? ¿¿¿¿dónde???? :)))

Y para tí: a ver si el de Murakami te gusta, porque tengo a Ismael que le está costando....

Elwen dijo...

Yo al final no superé el reto, se me resistió de comienzo y fui incapaz. Me alegro que unos cuantos lo hayan disfrutado porque eso pone el libro en la lista de relecturas para cuando sea más grande (que ahora) y alcance la paciencia suficiente para dedicarle tiempo.

En cuanto a Murakami... pobre Isi se ha quedado traumatizada con Ismael xD Yo no me quejo, ya ves, creo que tuve suerte con la opción de After Dark, es bastante ligero.

loquemeahorro dijo...

Pues estoy bastante de acuerdo con todos vosotros: el libro costó, costó lo suyo, pero el balance es bueno.

Yo conseguí acabarlo y devolverlo en el plazo de la biblioteca (con 200 prórrogas, eso sí), por lo que me sorprendió no ver gente por la calle haciéndome la ola, ni fantarrias, ni nada.

Lo de las narices sería muy pícaro en su época, actualmente no tiene mucha chispa.

A mi el viaje me gustó, quizá porque era una historia que se entendía (más o menos).

Sí, el mejor es el tío Toby y su caballo de juguete, aunque el tema llega a ser repetitivo.

Las notas de traducción las dejé en el segundo volumen y rara vez las volví a consultar excepto para enfadarme, mientras volvía a imaginarme a Javier Marías escribiéndolas con una pluma de ganso mientras pensaba "Oh, cuán cultivado que soy"

Como ya he contado, soy una machota y a la semana siguiente me vi la peli, que he comentado en el blog de Elwen (y en un comentario de mi blog). Resumiendo: solo la pueden entender (más o menos) los que hayan leído el libro, porque los demás pensarán que el que la ha rodado estaba bajo los efectos de sustancias alucinógenas.

p.d. Me leí el sermón de la novela, los que están al final preferí que se los leyera su tío (Toby)

Carmina dijo...

A mi no me costo nada encontrarlo, alli estaba en mi biblioteca, pero despues de una semana con dolor de ojos y de cabeza decidi dejarlo por prescripcion medica, la letra era microscopica y a pesar de llevar gafas me era imposible avanzar a las pocas paginas se apoderaba de mi la migraña, asi que como coincidio con una visita al oftalmologo y llevaba el librito en cuestion me dijo que nanai y ahi termino mi reto

Isi dijo...

Yo hice lo mismo que Loque con los sermones. Con uno vale para hacerte una idea....

lammermoor dijo...

Homo Libris, precisamente elegí el título de la entrada porque me cogieron completamente desprevenida.
Ya hice mi aportación al Tristram en el club. Ahora tengo que hacer lo propio con Murakami. (sí que has sido primer. POdríamaos hacer un ranking -aunque yo llegaría fuera de tiempo)

Isi, no es exactamente que se me resistiera el libro -excepto las partes que os comenté que se me hicieron pesadas- sino que me costaba leer (en general).
Y Kafka en la orilla me gustó muchísimo; lo que ocurre es que se me ocurren tantas cosas que decir y preguntar que no se por donde empezar.

Elwen, me parece que la elección de libro no fue la mejor. Mucha gente también lo dejó. En cuanto a Murakami, ya leí tu entrada aunque no leí el libro. Y, sí, vi que Ismael está luchando con Murakami.

Loque, tengo la sensación de que Javier Marías añadió alguna nota de más. Había leído lo de la película pero no sabía donde. En cuanto a los sermones, con el primero tuve suficiente. ¡A los otros los ignoré olímpicamente!

Carmina, ya había leído que habías tenido que abandonar a Tristram Shandy por motivos médicos. Es que si la edición era de Cátedra, la letra debe ser enana. Por supuesto, el libro no lo saqué de casa (Bueno, sí, porque viajar, viajó; me refiero a que no lo llevaba en el bolso)

Isi, para muestra, basta un botón (en este caso, sermón)

maribel dijo...

Yo también necesito un milagro!!
Hola de nuevo Lammermoor
o sea que yo dando la brasa para que nadie tirase la chancla con el Shandy y ahora me quedo la última!!,
El post resume muy bien las desventuras que todos hemos vivido con Sterne, las ediciones, las citas, las narices, el viaje ( a mi lo que me gusta es dar cuerda al reloj, jejeje...), lo tengo lleno de marcas en las páginas que me han gustado, y mi lectura ha sido la del caballo del ajedrez, saltando cuadros...
(era lo que recomendaba Marías....)
Interesante reflexión la que nos traes con el libro de Stevenson...
No sé si me va a dar tiempo a seguir lo del club de lectura, si Homo libris dice que vuelan, socorro, como será.
De verdad que ten tienen que hacer embajadora de tu tierra, si , autores, grupos musicales, setas en otoño.., cuando quieras hacer las prácticas de ese fin de semana que te vas a pegar haciendo turismo por tu casa , nosotros vamos de becarios jejeje.

Homo libris dijo...

Yo me apunto con Maribel y Roberto. :P

lammermoor dijo...

Maribel, hola de nuevo.¡También yo necesito un milagro! Me encanta Maitena.¿Te has fijado en que hay muchos buenísimos dibujantes argentinos?
Pero como siempre y como Tristram, ya empiezo a divagar. R acaba de empezar el libro, por si te sirve de algo.
En cuanto al club de lectura, haré lo que pueda pero esta temporada no creo que sea capaz de leer mucho.

Y respecto a lo del fin de semana de prácticas turísticas, sería un placer.

Homo Libris, seguro que disfrutarías por Somiedo o en el bosque de Muniellos. También podría enseñarte la barbaridad que están haciendo en la Ruta del Alba (con su hormigonado), dentro del parque NATURAl de Redes.

Lucía dijo...

Todavía no lo he acabado pero no se me olvida que lo tengo pendiente, sobre todo porque me estaba gustando(reconozco que hay algún momento soporífero que me lo salté sin piedad).
Me sucede a veces, estar leyendo un libro que me gusta ponerme a leer otro y olvidarme del primero. Y el olvido puede durar meses y entremedias leer un montón de libros. Empecé a leer a primeros de año Los Buddenbrook y todavía estoy con él.

Ha sido un honor protagonizar tu Rincón Musical, muchas gracias por el detalle.

Un abrazo.

Homo libris dijo...

Lammermoor, si quieres conocer únicamente al afable lector, especie Homo libris, y no al enojadísimo trotalomas, mejor nos quedamos por el bosque de Muniellos. :)

Eso sí, no descartes que me sume (o nos sumemos, que no veo a Azote quedándose atrás cuando de un viaje se trata :) a los guisantes en una futura e hipotética visita, jajaja.

Un abrazo.

bibliobulimica dijo...

yo ya terminé el tristam pero por alguna razón tengo un bloqueo que me ha impedido comentar nada de lo leído este último mes. Como a Isi, los útlimos capítulos me parecieron cortos pero me parece porque, acostumbrada a los otros y a los denso de la narración -a ratos- pues sentir que ya iba siendo el final hizo el truco.

Loque: yo desde aquí hago la ola y lanzo fanfarrias no solo a tí sino a todos los que terminamos este libro ;-).

El de Murakami sigo sin encontrarlo...

leo de esas excursiones que harán y me da envidia (de la buena ^^ ¿hay alguna que sea buena????)

Isi dijo...

Maribel: no es para desmerecer a Lammermoor, pero a mí me da la sensación de que todos los asturianos podrían hacer de "Embajadores de su tierra", porque la verdad es que hablan maravillas. Los castellanos no tenemos ese apego ni de lejos ;)
Y bueno, Homo libris también anda maquinando cambios para bibliolandia, que los demás no somos los únicos :))) jijiji (le he descubierto).

Ale!! también leíste Tristram! Ya vamos haciendo grupo, yo que pensaba que nos íbamos a quedar en 4 nada más...

lammermoor dijo...

Lucía, pensaba que ya lo habías acabado. A mí también me pasa; suelo leer varios libros a la vez y a veces uno toma la delantera sobre los demás.
Los Buddenbrook llevan guiñándome el ojo hace bastante.
En cuanto a lo del rincón musical, se me ocurrió al visitar el blog de la productora.

Ale, así que también pudiste con Tristram. ¡Vamos sumando! Parece que el balance es similar; gusta aunque hay momentos en que se nos hace pesado.
¡No hace falta que te diga que cuando quieras te organizo una visita guiada para que conozcas Asturias!

Homo Libris, te vamos a tener que llamar el hombre de las dos caras. Cualquiera de ellas sería bien recibida; y por supuesto, también Azote.

Isi, no solo hablamos maravillas también pestes. Lo que sucede es que lo malo ya se conoce sin necesidad de que lo digamos nosotros (Asturias pocas veces sale en los medios por noticias positivas).
Y en cuanto a que sois más despegados es cierto. Porque llevo varios días pensando en un montón de sitios de León -desde Boñar y un pueblo, del que no recuerdo el nombre; desde allí ya nos volvimos para Asturias, por San Isidro- León con la catedral, el hostal San Marcos, el barrio húmedo (y su morcilla de matachana), Babia, el cocido maragato o el Val de San Lorenzo. ¡Tendrías mucho de lo que hablar!
(De pequeña ibamos a finales de junio a un pueblo, ¿Santa María del Paramo? a la fiesta (o feria) del ajo. ¡Hace muchíiiisimooos años!)

A ver si consigo escribir sobre Murakami. Qué tengo unas cuantas dudas con Kafka en la orilla

loquemeahorro dijo...

Es que Asturias es muy potito, muy potito. Claro que León (ciudad, que es lo único que conozco), no desmerece en absoluto bueno, Lammermoor ya le ha hecho un buen repaso.

Yo voy a romper el tópico y voy a decir que me molesta que se metan con mi trozo de Castilla: Madrid, y voy a decir algo a su favor:

MADRID ES MUY BONITO, VENID A MADRID, HAY ALGO MÁS QUE OBRAS.

Por cierto, si venís, avisadme y nos vemos :-)

pd. Lo de las obras es verdad, si teneís un piolet, traérsolo, que os hará falta.

Gww dijo...

Siempre he querido leer este libro porque me parece que guarda relación estrecha (y lo que cuentas lo reafirma) con el Quijote, Los papeles póstunos del club Picwick o Gargantúa y Pantagruel. Un estilo que ya no se practica, pero muy interesante y que da para tratar cientos de temas de manera amena.

Prometo aplicarme a su lectura sin dejarlo muhco más.

¡Gracias por recordármelo!

Isi dijo...

Sí, puede ser Santa maría del Páramo, está muy cerca de León.
Me hace gracia que digas que salís para lo malo, me explico: ZP es de León, y con eso ahora ya tenemos bastante noticiero por aquí!! :P

Pero a mí Asturias también me gusta mucho; ya sabes que los fines de semana los asturianos venís a secaros a León y nosotros vamos a Asturias a remojarnos jejeje. Yo de peque iba a Perlora y a Cudillero. Ahora que mis papis tienen piso en Luanco, pues ya sabes, y una vez fui con mi padre a hacer una ruta de unos 18 km por la costa que fue una maravilla (por la zona occidental de Asturias, pero no recuerdo por los pueblos por los que pasamos).
En fin... pero nuestro cocido maragato sí, es único :))))

Por cierto Loque: yo nunca he estado en Madrid ¿te lo puedes creer?

R. dijo...

¡Lo terminé!

Para mí fue toda una Odisea encontrar el libro. Desde el día que lo compré (Cátedra, octava edición, 2008), me lo he llevado a todas partes con el fin de terminarlo a tiempo.

El saldo ha sido positivo. No me hubiera perdonado no haberlo leído. Es más, los dos últimos volúmenes se me hicieron cortos y muy entretenidos, así que yo feliz si las historias/digresiones continuaban.

Este domingo espero subir un post con mis comentarios. ¡Ah! El tío Toby es mi personaje favorito.

Saludos,
R.

charogf dijo...

No he leido el libro, y no estoy segura de querer leerlo despues de lo que se cuenta, pero a cambio me ha encantado el chiste de los pelos. ME recuerda a mi cada vez que me enfrento al espejo por las mañanas o voy a la pelu.
Diculpa mi frivolidad en un blog tan literario, pero com el chiste tambien forma parte del blog pues hoy te felicito por él.

lammermoor dijo...

Gww, ¡cuanta responsabilidad! Espero que no te sientas decepcionado.
¿Sabes que libro me venía muchas veces a la cabeza durante su lectura? El Buscón, de Quevedo (éste si que lo recomiendo, sin ningún miedo)

Isi, teníamos los papeles cambiados. Yo pasé veranos en Santa María del Páramo y además también ibamos a Hospital de Orbigo (nos bañabamos en el río). Tengo pendiente una excursión para ir a comer el cocido maragato y de paso ir al Val de San Lorenzo a comprar mantas.

R, ¡me tienes impresionada! Yo tardé un mes y medio en leeerlo (supongo que tiempo real de lectura sería una semana o diez días). El tío Toby es el mejor, sin duda.

Charo, en realidad a quien habría que felicitar es a Maitena. Como ya dije en un comentario anterior, me encanta esta dibujante y su ironía para reirse de (y con) nosotras mismas.
De todas formas te agradezco el comentario.Procuro cuidar todos los elementos del blog, incluidos ilustraciones y título de las entradas o inquilinos del R. M. ASí que se agradecen los comentarios sobre esos elementos que suelen pasar más desapercibidos.

lammermoor dijo...

Loquemeahorro, ¡que te había dejado atrás!. Madrid (ciudad. De la provincia apenas conozco nada) cada vez me gusta más.
Mis últimos intentos de ir han resultado un fracaso. Sigo intentándolo. (Me refiero a ir y permanecer algo mas que unas horas "en tránsito")

Gww dijo...

Pues si te ha recordado a Quevedo y su Buscón, me reafirmo en mi deseo de leerlo... no me equivoco seguro.

lammermoor dijo...

Gww, ni yo misma tengo claro porque unos libros me vienen a la mente al leer otros.
Hecha esta salvedad, es un gustazo saber que a tí también te gusta Quevedo, o la novela picaresca, o ambas cosas.

Shakespeare & Cervantes

   Este año estamos de doble aniversario, se cumplen 400 años de la muerte de Shakesperare y Cervantes por lo que desde diferentes institu...