sábado, 17 de octubre de 2009

El abrazo de un amigo

Los libros nos ofrecen muchas cosas: compañía, diversión, información, alas para volar, ... y a veces, refugio.

“Una vez (…) mi madre me dijo que es cierto que los libros pueden cambiar con los años igual que las personas cambian con el tiempo, pero que la diferencia está en que casi todas las personas al final te abandonan a tu suerte, cuando llega un día en que no obtienen de ti ningún provecho o ningún placer o ningún interés o al menos, algún buen sentimiento, mientras que los libros jamás te abandonan. Tú los abandonas a ellos a veces, y a algunos incluso los abandonas durante muchos años, o para siempre, pero ellos, los libros, aunque los hayas traicionado, jamás te darán la espalda. En completo silencio y con humildad te esperan en la estantería. Te esperan incluso decenas de años. No se quejan. Hasta que una noche, cuando de pronto necesitas uno, aunque sea a las tres de la madrugada, aunque sea un libro que has rechazado y casi has borrado de tu mente durante muchos años, no te decepciona y baja de la estantería para estar contigo en ese duro momento. No echa cuentas, no inventa excusas, no se pregunta si le conviene, si te lo mereces y si aún tienes algo que ver con él, sencillamente acude de inmediato cuando se lo pides. Jamás te traiciona"

(Oz, Amos. Una historia de amor y oscuridad)

26 comentarios:

bibliobulimica dijo...

ayyy pero que alegría ¡soy la primera! ¡YUPIIIIIIII!!!!!!!!!!!!

bibliobulimica dijo...

ciertamente que si, los libros pueden ofrecer refugio ¿cuántos presos dicen que no enloquecieron cuando los sometieron a aislamiento porque podìan repetir en su cabeza diálogos de sus libros preferidos, o al estar recordando las tramas de estos? ¿o que no acortan una convalescencia? ¿un momento agobiante, aburrido? un libro nos saca de nuestro momento actual y nos permite viajar lejos de ahí...
Disfruté muchísimo la cita de Amoz Oz...por cierto, ahora si ya te mandé dos correos, me cuentas si los recibiste...besitos

Homo libris dijo...

Los libros están ahí, siempre. Como afirma Oz, el libro no te traiciona, no te molesta si no deseas saber de nadie, pero está ahí, en todo momento, si lo necesitas.

Un hermosísimo fragmento que, creo, expresa a la perfección cuanto sentimos quienes amamos a estos (en apariencia) inanimados objetos.

Saludos.

Elwen dijo...

Estoy con Homo Libris, precioso fragmento, me siento tan identificada en muchas cosas. Cuántos no habremos descubierto que se puede vencer la soledad con la amistad de un buen libro.

estodevivir dijo...

Cuanta razón, no nos abandonan nunca, aunque incluso, no los tengas físicamente a tu lado, siempre hay modos de encontrarlos y la memoria, con la que a veces evocamos tramas , historias que nunca fueron nuestras pero que, al leerlas,pasaron a formar parte de nuestras vidas.. Qué bonito post.

Deborah dijo...

Mi madre me dijo algo asi, "Deboritah los amigos son circunstanciales, cuando vayas al nuevo colegio, a la universidad ya tendras otros y cuando trabajes otros". Yo no le creia, crei que no volveria a tener otra amiga. La vida me dio mas amigas y Dios otras mas, pero eso que esta escrito es cierto y lo que dijo mi madre tambien.
Pero no dejan de ser un bonito recuerdo como los buenos libros que puedes hablar de ellos, como de la experiencia con tus amigas.

Isi dijo...

A mí también me ha gustado, y es verdad que nos pueden acompañar si lo necesitamos, porque siempre hay algún personaje con el que sentirse identificado.
Y bueno, cierto es que los amigos van cambiando según la etapa de la vida.

Hilario dijo...

Te veo muy dura con las personas y muy comprensiva con los libros. Aunque comparto alguno de tus sentimientos.

Gww dijo...

Suscribo el texto totalmente y agradezco que lo hayas compartido con todos. Y es que hay lectores que no están a la altura de algunos libros (yo el primero, por supuesto).

Saludos.

milibreria dijo...

Hoy me identifico más con esas palabras... los libros son un refugio. Nunca pensé que me fueran a ser tan útiles para rebasar una situación sentimental difícil. Ellos, los libros, me han ayudado mucho.
AD.

Ismael dijo...

Es cierto ese apoyo que significan, para todo, para los malos momentos, pero también para los buenos, para entretener, para reírse, para buscar información (no sólo exite Google), para aprender, para contemplar...

De todas formas, no pienso que casi todas las personas te abandonen a tu suerte... y eso que soy de las personas más críticas que conozco con el género humano. Hay decepciones, en muchas ocasiones, pero también alegrías. Y la ventaja con respecto a los libros es que las personas te pueden responder, por ejemplo, en este blog... :-)

Lucía dijo...

Ni el mejor de los amigos resultaría tan fiel en determinados momentos.

En cuanto a mi experiencia personal, los libros han evitado que cayera en la desesperación más de una vez.

Un abrazo.

PD. Si tienes un rato pásate por mi blog, ya he publicado una entrada sobre el proyecto del que te hablé.

charogf dijo...

Pues ni tanto ni tan calvo. Ese texto es muy bonito, pero tramposo, los libros nos hacen sentir muchas cosas, pero ells no sienten, son papel y carton, así que a diferencia de los amigos, no les podemos hacer daño, ni hacer reir, ni sufrir ni nada. El libro se tira ricamente 12 años esperando que lo vuelvas a coger, un amigo tiene que ser muy leal y muy fiel para que pases de el 12 años y este como el primer día. Así que creo que hay que valorar cada cosa en su justa medida. Yo prefiero creer que no todas las personas te van a dejar ahi tirada, pero claro la amistad hay que cuidarla, si no, como las plantas, se seca.

R. dijo...

La cita es preciosa.
Me has hecho buscar la sinopsis del libro: ¡nada menos que autobiográfico!
Habrá que ponerlo en la lista.
Saludos,
R.

HLO dijo...

Los libros te necesitan, que decía Steiner. Y no te guardan rencor por dejarlos tirados, como algunos hombres quisquillosos.

lammermoor dijo...

Ale,efectivamente eres la primera. Me alegro de que te guste la cita; enUn asesinato literario, de Batia Gur, uno de los personajes dice que sobrevivió gracias a la transcripción de los poemas de otro de los prisioneros -esperando que algún día pudieran ser editados (los poemas en cuestión son la clave de la novela)

Recibí ambos correos, muchísimas gracias. Ahora soy yo quien tiene algo para enviarte; a ver si soy capaz de hacerlo de una vez.

Homo Libris, efectivamente el libro está ahí siempre.

Elwen, me alegro de que te haya gustado. Creo que todos en algún momento y por uno u otro motivo, buscamos refugio en los libros.

Estodevivir, ¡cuanta razón tienes! Hay otra cita preciosa en El señor Pip
que viene a decir lo mismo que tú.
(...) estas pérdidas (...) nos recuerdan aquello que nadie puede quitarnos: nuestra mente y nuesta imaginación.

Deborah, tu madre tenía razón. A lo largo de la vida, vamos encontrando nuevas amistades y perdiendo algunas.

Isi, efectivamente, siempre podemos encontrar un personaje o una historia en que sentirnos reflejados en algún momento.
En cuanto a lo de las amistades, las personas vamos evolucionando y eso conlleva que a veces nuestras amistades cambien.

Hilario,quien era muy dura era la madre de Amos Oz -que por cierto se suicidó. POr lo que se deduce del libro, esa mujer se sintió abandonada (o perdió muchas amistades) por las circunstancias que tuvieron que vivir. Escapando de ello y de su frustrante vida, buscaba refugio en los libros -se pasaba casi todo el día leyendo.

Gww, el fragmento es precioso. Y el libro, muy interesante. Además de la biografía de A.Oz y sus padres, te habla del nacimiento del estado de Israel.

AD,, más de uno hemos encontrado consuelo en los libros en una situación así. En esta entrada de R
hay una anécdota que quizás te apetezca leer.

lammermoor dijo...

Me estaba empezando a poner nerviosa, pensando que si después de tanto código HTML, y tanto enlace, venía la nave nodriza a succionarme el comentario me iba a dar un soponcio.
Salvado ese obstáculo, continuo:

Ismael,¡cosa inaudita!, estamos de acuerdo.

Lucía,ya he visto la entrada. Vuelvo a desearte suerte.

Charo,estás siendo un poco literal aunque se lo que quieres decir (y por que lo dices).
Efectivamente a un libro no le podemos hacer daño, ni hacerle reir o pensar o llorar. Pero ellos a nosotros ¡Sí! A eso es lo que se refería la madre de Amos Oz -interpreto. Cuando no tienes a nadie más, puedes recurrir a un libro que te dejará que llores sobre él o que te arrancará una sonrisa o conseguirá que rías a carcajadas o simplemente conseguirá que durante un rato te evadas de tus problemas.
Por lo que se refiere a la amistad, es cierto que hay que cuidarla.También es cierto que hay veces en que una amistad se rompe y ya no tiene remedio. Pero muchas otras, se mantiene a lo largo de los años, o las reencuentras tras un periodo de ausencia.

R,¿no lo has leído? Te digo lo mismo que a Gww, merece la pena.

HLO, supongo que en ese caso también sería un poco quisquillosa.

Inma dijo...

La cita muy bonita pero no para tomársela a pies juntillas. Parece que el que lo dice está decepcionado con el prójimo, que hay situaciones y momentos para ello en todas las vidas humanas. Es cierto que la literatura te quita de mucho y te enseña mogollón.
Creo que depende del momento se necesita el amparo de un hombro amigo o de las páginas de un libro.
Buena semana.

loquemeahorro dijo...

Pues aunque estoy de acuerdo en que los libros te salvan de muchas cosas, que te ayudan en momentos muy duros de la vida, y que son amigos para toda la vida, estoy en el grupo de que es un poco exagerado eso de que todo el mundo te falla en la vida, claro que después de lo que has contado del suicidio, se explica ...

Bookworm dijo...

Por supuesto los amigos de carne y hueso son maravillosos. Pero hay que reconocer que aunque quieran no siempre pueden estar a tu lado para hacerte más llevadero un mal momento.
A mi los libros me han ayudado en etapas muy jorobadas de depresión, me han ayudado a que los días se hicieran más cortos estando enferma en casa, me hacen compañía cuando mi marido viaja y estoy sola durante días, me han hecho las esperas más cortas en consultas médicas, me han hecho reír, llorar, cabrearme.
En fin, las mismas cosas que un buen amigo, pero sin salir de casa.
La cita es preciosa, por cierto.

J.J. Vieira dijo...

Y no solo se trata de aquellos que lees sino tambien aquellos que flotan el la superficie de la mente humana esperando nacer.
Algun dia, quiza... cuando la inspiracion deje de huir cuando apenas llevo un par de capitulos, quiza entonces retome alguno de los muchos, muuuuuuuchos bocetos que por alli languidecen.
Sin embargo te remito a mi blog, donde solo lo que medio llega al final, sobrevive http://lapaginadej2.blogspot.com

lammermoor dijo...

Inma, completamente de acuerdo contigo. La conclusión que saqué de la lectura es que la madre de Amos Oz era bastante desgraciada y se sentía muy sola.

Loquemeahorro, por supuesto que un libro, siendo como es un buen amigo, no sustituye a las personas. Tampoco comparto la idea de que al final, éstas terminan dejándote tirada.

Mertxe, has hecho una buena síntesis (y en clave positiva) de la cita.

J.J, ya había pasado por allí (en realidad estuve viendo los tres) En cuanto a la inspiración, aunque huya hay que seguir intentándolo, hacer como que no se ha ido.
En Una lectora nada común, hay una cita genial. En una velada con escritores, la reina le pregunta a un autor como le llega la inspiración. ÉSte le contesta: "Señora, la inspiración no viene; hay que ir a buscarla" (no es literal, pero el sentido es ese)

Eso mismo debería hacer yo, enfrentarme a mis miedos y "salir a buscar la inspiración"

maribel dijo...

Hola lammermoor
la cita es perfecta, y me alegro de que la hayas elegido, ya que me servirá para elegir el próximo de Oz,gracias.
He leído Versos de vida y muerte y no me ha gustado mucho, tal vez en el juego que nos proponías este podía ser sustituido por el que propones.
La cita me recuerda a otra ( tampoco textual) de Vargas LLosa, que en el prólogo de Madame Bovary decía que hay personajes de ficción que nos marcan más que algunos de la vida real. Y así como el énfasis aquí lo pongo en algunos, en la cita que nos traes lo haría en casi todas las personas al final..., ya que después de leer los comentarios, hay empate, libros sí, personas, claro que sí,
te, os, mando un abrazo amigo ;-)

lammermoor dijo...

Maribel,¡qué gustazo, volver a verte por aquí! Te echábamos de menos.

Éste es el único libro de Oz que leí pero me gustó bastante. R ya tomó nota de él; parece que tú también te animas.

Y a lo tonto, incluí otras dos o tres citas en los comentarios.

Anónimo dijo...

Precioso relato, los libros nos ayudan a todo, para mi son insustituibles, una de las cosas mejores que he aprendido en mi vida es a saber leer un buen libro. A saber llevar un libro en el bolso para cualquier ocasión. Pero qué haríamos sin buenos amigos? todo es necesario.
Un abrazo
Teresa

lammermoor dijo...

Teresa, que gusto volver a tenerte por aquí. Tienes razón, todos nos son necesarios: los amigos y los libros.