lunes, 27 de julio de 2009

Amor a primera lectura

Hace tiempo que no traigo la sección autores asturianos y además, no quería irme de vacaciones sin hablar de mi otro amor, Menéndez Salmón, al que he aludido en varias ocasiones.
Cuando en el taller de lectura en que estuve apuntada nos tocó leer La Ofensa no conocía al autor. Unos días antes habíamos estado hablando sobre la conveniencia o no de conocer la biografía de los autores o si debíamos guiarnos únicamente por su obra (debate que me gustaría plantear aquí más adelante). Por ese motivo, aunque salía publicada en Biblioasturias una entrevista suya, decidí no leerla hasta haber terminado el libro.
¡Fue todo un flechazo! ¡Me enamoraron sus adjetivos! ¡Sí, sus adjetivos! Tan sugerentes, tan ricos y precisos! Pero además, mientras leía pensaba que los temas que subyacen en el libro –la idea del bien y del mal o la identidad- son preguntas filosóficas (más tarde leí la entrevista y comprobé que efectivamente había estudiado filosofía)
El día que debíamos comentar el libro, el autor fue a conversar con nosotros y allí ya ¡me robó el corazón! Inteligente, cercano, educado, respondió a todas nuestras preguntas con interés. Disfruté (disfrutamos) muchísimo. Algunas personas hablaban de su lenguaje barroco aunque a mí no me lo pareció en absoluto; por el contrario, lo encontré muy preciso y bien elegido.
Dispuesta a conocerlo mejor decidí buscar alguno de los otros libros que habían salido a relucir durante el coloquio; el primero de ellos fue Los arrebatados . La verdad es que cuando lo terminé, pensé no he entendido nada. Pero no porque el lenguaje fuera denso o barroco, al contrario; el problema era de significado. Sentía que no conseguía desentrañar lo que había querido decir. Desde el propio título -¿por qué los arrebatados?- hasta la historia en sí. Durante muchísimo tiempo continué leyendo el libro –pensando en él e intentando descifra el enigma hasta que por fin pude conseguirlo (o eso creo).
Tras éste, decidí comprar un libro de relatos Los caballos azules. Precisamente uno de los cuentos Los mares recuperados es una especie de preludio de Los arrebatados. Y ahora, mientras ojeo el libro, comprobando algunos datos, me doy cuenta de que en estos relatos se puede intuir La ofensa. ¿Cuáles son mis favoritos? Los caballos azules –donde se plantea el problema o la idea –como queramos verlo- de la identidad; El Padre improbable y Ceremonia, Relato brevísimo donde la dualidad que todo hombre alberga -en este caso padre y abuelo amantísimo al mismo tiempo que torturador- queda recogido de forma magistral y demoledora. ¡Me sentí Laura y sentí como se hacía añicos mi mundo (el de Laura)!
Conocida, por proclamada, mi pasión por Menéndez Salmón, , el año pasado me regalaron por mi cumple Gritar, otro libro de relatos (Cuando por fin tenga la cámara, además de enseñarle a Isi la habitación Puag, os mostraré algunos de los regalo-libros que me han hecho). Hace poco compré Derrumbe, que espero leer en vacaciones y por supuesto, que en mi lista de la compra está su última novela: El corrector.
Tiene, o tenía, una columna semanal en El comercio digital, La Clépsidra. Cuando lo leo me asombra la extensa cultura que tiene este hombre, a pesar de lo cual y su reconocimiento a nivel nacional, sigue siendo cercano y nada pretencioso. ¡Tenéis que leerlo!
Os dejo un fragmento de uno de sus cuentos titulado El Terror. Al releerlo ahora me he dado cuenta de que podría referirse a nuestro cementerio de comentarios perdidos.

Llamadas perdidas.Voces de socorro abortadas, llegando a oídos que nada
pueden hacer. Mensajes para nadie. Algo que a menudo imaginamos sólo sucede en las películas o en los libros.

Como Bartleby, el escribiente de Melville,
que trabajó en la Oficina de Cartas Muertas de Washington y albergó hasta el
final de sus días toda esa pena en su corazón

El rincón musical de hoy viene de la mano de LaprimadeAudrey

19 comentarios:

lammermoor dijo...

Un par de cosillas. ¿Alguien puede decirme como conseguir que el bloque entrecomillado sea SOLO el trozo que yo quiero y no DESDE?

Segundo: Aún me queda otro amor platónico, Paul Newman. Estoy buscando la forma de traerlo a colación en el blog.

Isi dijo...

Pues lo de las comillas yo lo selecciono sólo lo que quiero poner y no me abarca lo demás. vamos, que no se.

Lo de Paul Newman lo veo complicado, pero seguro que consigues la manera de que se te cuele en el blog ;)

Ah! que se me olvidaba, NO CONOZCO A ESTE AUTOR del que has quedado totalmente prendada. Cuando has puesto "Dispuesta a conocerlo mejor decidí buscar..." y yo pensaba que seguiría "su número de teléfono en la guía" jijijij (risas malignas). Vale, se me va.

En fin, que acabo de ver que escribió el prólogo de "en lugar seguro" de Wallace Stegner", libro que te recomiendo, y del que tu amor dice que deberían traducir más joyitas como ésas.
Y en mi biblio tienen todas las novelas de las que has hablado:Gritar, La ofensa y Derrumbe, así que mi pregunta es ¿¿cuál me apunto para la lista??

Isi dijo...

Por cierto y cambiando de tema: veo en cada blog en el que comentas que todo te da ideas para hablar de ello en tus entradas! pero bueno!! las quiero leer ya!

Yo que pensaba que en esta ya nos contabas en qué trabajabas!! jeje
Es que acabo de llegar del blog de Carmina

loquemeahorro dijo...

Después de esta pedazo de recomendación, me lo apunto en mi lista eterna, y respecto al autor, creo que te debería dar las gracias públicamente o algo así, espero que le hagas llegar esto a su blog (si lo tiene) o similar, porque si yo fuera él estaría en la gloria de leer estas palabras.

De lo de las comillas, de verdad que no tengo ni idea.

A Paul Newman se le puede sacar a colación con cualquier motivo, pienso yo. Hacerme feliz a mí, por ejemplo :-)

La prima de Audrey dijo...

La Ofensa es de mis libros favoritos. Desde q salió en bolsillo lo he regalado en varias ocasiones...
Luego no he leído más pero me dicen que El Corrector está genial también.
Isi: Te recomiendo comenzar por La Ofensa. Derrumbe me dicen que es bastante fuerte e impactante. No sé pero La Ofensa no te la debes perder.
Lammermoor: adelante con el post de Paul Newman. Si te apetece escribir sobre él no hacen falta pretextos. Un saludo asturiano

Isi dijo...

Ok, pues sacaré La Ofensa. Gracias!

lammermoor dijo...

Isi, voy a probar a seleccionar el texto que quiero entrecomillar después de haber escrito toda la entrada (aunque creo que eso ya lo había probado también).

Pues tentada estuve de buscar su número de teléfono o su correo electrónico pero me contuve. En realidad me conformaría con conocerlo "en persona, personalmente".
Ya, ya me fijé en que escribió el prólogo de ese libro. Que deduzco que al final leíste.
Respecto a que libro elegir, La Ofensa, sin duda.
Y sobre lo de las ideas, recuerdo que cuando lo del blog era una mera hipótesis de trabajo, daba como argumento en contra que me iba a quedar sin ideas. Y ahora, cada entrada mío o vuestra o comentarios me sugieren nuevas posibilidades.

Loquemeahorro, ya me gustaría a mí que Menéndez Salmón me leyera; ni te cuento, que me dejara un comentario.¡De verdad que merece la pena leerlo!
Respecto a Paul Newman, ya hizo una aparición fugaz

PrimadeAudrey, también yo lo he regalado y Los Caballos Azules.
La verdad es que estaba pensando en traerlo a colación "porque sí", así que me alegro mucho de que Loquemeahorro y tu estéis de acuerdo conmigo.

loquemeahorro dijo...

Yo leo (y colecciono) hace mil años la revista "Dirigido Por", para el que no la conozca, es una revista de cine centrada en los directores, aunque han publicado entrevistas a compositores de bandas sonoras, etc... pero nunca a actores (bueno, creo que a 2 en total).
Cuando murió Paul Newman, no escribieron un artículo ni nada, siguiendo su política, solo la reseña habitual (algo ampliada) de las necrológicas.

Pues en el último número, en una sección que describe/comenta una escena en concreto de una película, le dedican un homenaje a él (por medio de su última escena en Camino a la Perdición) y le llaman guapo y de todo, porque Paul Newman está por encima de secciones, tradiciones cinéfilas y cualquier otra cosa.

R. dijo...

Recién tuve conocimiento de Menéndez Salmón leyendo tu blog (también lo mencionaste en un comentario que me dejaste). Ahora que le dedicas un post, ya tengo en claro cuáles son los titulos que empezaré a buscar.

Sobre el bloque entrecomillado, te recomiendo entrar aquí y aquí

Saludos,
R

lammermoor dijo...

Como el comentario anterior me quedó un poco confuso e incompleto, aclaro y amplío.
Isi, reconozco mi grave defecto de ir voceando futuras y/o posibles entradas. En mi descargo diré que intento ir publicándolas; el problema es que en el camino se me cruzan otras nuevas (o me pongo a pensar en gatos).
Contemplé la posibilidad de aumentar el numero de entradas semanales a tres pero, salvo casos excepcionales creo que no. Además tras las vacaciones tendré tal tinglado que no estoy segura de poder mantener las dos actuales.
Sobre a que me dedico, ya explico en el blog de Ale que esta noche cuelgo el archimencionado adjunto inaugural.

Én mi respuesta a LaprimadeAudrey quería decir que regalé tanto La Ofensa como Los Caballos Azules. Y a quién pensaba traer a colación "porque sí" era a Paul Newman. (Tendré que crear una nueva sección: "Por libre" o algo por el estilo)

Loquemeahorro, efectivamente Paul Newman además de todo era guapísimo. Incluso de viejo seguía resultando atractivo (ventajas de no hacerte la cirugía estética).
No conozco la revista, la buscaré.
Por cierto, ¿no está impresionante en La Gata sobre el tejado de zinc?

R, gracias. Siempre vienes en mi ayuda en cuestiones informáticas (además de torpe, soy vaga; me parece que más vaga que torpe). Respecto a Menéndez Salmón, en la entrada enlazo con otras dos ocasiones en que lo menciono.
La verdad es que tengo bastante interés en que lo leáis (también a Delibes)
¿Aparece tu correo en el blog? No me fijé.

loquemeahorro dijo...

Está impresionante en La Gata y en casi cualquier cosa que hizo, por ejemplo (ya madurito) en Ausencia de Malicia, que no sé qué dice, porque solo podía mirarle y pensar "ole, ole, ole".

Mi prefe-primera de guapura "Largo y cálido verano", que tampoco sabría decirte de qué va, porque no me centraba, oye...

Homo libris dijo...

Lammermoor, tú misma has dicho cómo traer al grandísimo Newman al blog: reseñando La gata sobre el tejado de zinc de Tennessee Williams :D

En cuanto a las comillas, la opción de Isi debería funcionarte (a mí también me funciona con Blogger), eso sí, deberías tener todo el bloque en un párrafo distinto desde el principio. Si te atreves con el HTML, te recomendaría la opción que ofrece R., o irte a la vista HTML y encerrar entre <-quote> y <-/quote> (he metido el guión, que habría que quitar, para que me permita incluir la etiqueta HTML aquí) el bloque que quieres marcar.

Saludotes.

lammermoor dijo...

Loquemeahorro "El largo y cálido verano" es todo un clásico; luego hubo una versión con Don Johnson pero, evidentemente, no hay color.

Homo Libris, gracias por los consejos. Probaré, pero con blogger se me "perpetua". -véase lo que me pasó hoy con el rincón musical. Por cierto, también tengo que colgar el banner del club de lectura y poner los enlaces (posiblemente tenga que volver a pedir socorro)
Respecto a Paul Newman, ya había pensado en esa posibilidad. Quiero hablar del teatro y ... Pero creo que le voy a dedicar un post todo para él, sin excusa; ¡Porque el lo vale! y porque a Loque y a mí nos gusta. E intuyo que a tí también (como actor)

loquemeahorro dijo...

¿pero ya hay banner para el club de lectura? ¿de dónde lo copio miserablemente?

Yo vi esa versión horripilante de El Largo y Cálido Verano, en mini serie, con el infame Don J.!!
Si todas las comparaciones son odiosas, esta, se llevaba la palma.

Hace mil años hicieron una "precuela" de "Dos hombres y un destino" y un Tom Berenger jovencito hacía el papel de P.N. casi adolescente y... bueno, no daban ganas de reir/llorar, salvaba bastante el tipo (físicamente)

bibliobulimica dijo...

No había escrito en esta entrada porque aún estaba leyendo el libro que laprimadeAudrey me regaló: La Ofensa de este autor del que hablas hoy.

Me ha gustado muchísimo, como es breve, y el que sus capítulos sean pequeños y como dice tanto no sólo con lo escrito, sino con lo que deja al aire.

Un autor refrescante sin duda ¡y muy jóven! (digo yo, que es menor que yo ;-) jajaja)

Un beso,
Ale.

maribel dijo...

Lammermoor
Seguro que ya lo sabes, pero no me puedo resistir:
En 2009, Menéndez Salmón recibió el Premio de la Crítica de la Feria del Libro de Bilbao en reconocimiento a la trilogía compuesta por La ofensa, Derrumbe y El corrector, galardón que, en anteriores ediciones, han recibido escritores de la talla de Julian Barnes, Adolfo García Ortega, Alberto Méndez o Enrique Vila-Matas.

Un saludo ;-)

lammermoor dijo...

Maribel, gracias por la información. ¡No lo sabía! Precisamente ayer terminé de leer Derrumbe. Os comentaré sobre él
cuando os cuente mis lecturas veraniegas (y el "tráfico de libros" que hubo).
Por cierto, en referencia a un comentario que le dejaste a Alice Silver, también a mí me gustó más "Un muerto en el escaparate" . Me sucedió también con Domingo Villar e Indridason; en ambos casos, me pareció mejor el segundo libro.

maribel dijo...

Lo prometido es deuda :
Comentario de urgencia, estos días no llego a más, por delante pido disculpas!

He leído a Menendez salmón como a un viejo conocido, entras inmediatamente en su forma de narrar.
( Antes de pasar la página 29 ya intuía que la comparación era El Bosco.)

Es una novela muy corta con un atrezo muy bien elaborado; La alusión al arte, cuadros, pintores, músicos, etc. ofrece el marco de sensibilidad sobre el que el que la guerra es un borrón si cabe más infame.

La nostalgia de las pequeñas cosas, el refugio en el trabajo bien hecho..., este libro me lleva de la mano a Un hombre en busca de sentido de Viktor Frankl

Estoy de acuerdo en el uso de los adjetivos, me parece efectista, muy visual.

El hombre convive con su cuerpo, pero no lo conoce. (...) Y seguramente también eso es lo que permite a un ser humano conservar su nombre, su dignidad, aquello que más íntimamente posee, cuando su cuerpo, en la enfermedad, la mutilación o la vejez, ya no le pertenece.

¡Cómo no va a dimitir el cuerpo, cuando no hay otra forma de protesta ante la injusticia?

Hay dos palabras que resumen para mi, este libro: sensibilidad y dignidad.

Desde luego leeré la trilogía y espero estar en mejor disposición que hoy para aportar algo ;-(

Un abrazo ;-)

lammermoor dijo...

Maribel, me alegro muchísimo de que tanto a R como a tí os haya gustado Menéndez Salmón.
En cuanto al Bosco, aprovechando que lo mencionáis, diré que es uno de mis pintores favoritos. (ilustré Yo Pecadora con un fragmento del Jardín de las Delicias )
¡Otro pintor que me encandila es Goya!