sábado, 16 de mayo de 2009

Un especial muy particular: ¿Qué nos hace lectores?

¿Qué nos hace lectores? ¿Somos lo que leemos? Difíciles preguntas para las que no hay respuestas o son tantas como lectores.
Crecí rodeada de libros, considerando que lo normal (luego descubrí que no era así) era que en casa los hubiera; sintiendo la lectura como una actividad cotidiana y placentera, que no era impuesta por nadie -mi padre era un lector impenitente-. También fue él quien me hizo conocer la biblioteca; fue usuario casi hasta el final. Allí obtenía sus provisiones lectoras; los libros los compraba por colecciones (creo que ahora disfrutaría comprando por internet).
Esas colecciones, junto con otros libros que había en casa, marcaron mis lecturas de adolescencia-juventud e hicieron de mí lo que soy como lectora. Las Obras Completas de los Hermanos Álvarez Quintero, los premios Goncourt, los Nobel, los Pullitzer, las obras de Alejandro Dumas, la Biblioteca Básica Salvat. Convivían en armonía con Jardiel Poncela, Frank Slaughter, Frank Yerby, Mika Waltari o García Lorca.
Estos y otros autores estaban allí, a mi libre disposición; para que los leyera si quería -en unos casos quise y en otros no-. Leí y releí Kim (libro que puede que tenga mucho que ver con que me gusten las obras ambientadas en la India colonial). Mi primer libro sobre la Guerra Civil española lo leí entonces: Por quién doblan las campanas (también por aquella misma época: El viejo y el mar. No volví a leer nada de Hemingway y no es un autor que me emocione. En alguna ocasión pensé que quizás por haberlo leído antes de tiempo).
Mi afición por El Quijote, la novela picaresca o Stendhal tienen también mucho que ver con los títulos que había en casa. La Maldición de los Dain, El perro de los Baskerville, 1984, El retrato de Dorian Gray, La Busca, La Hoja Roja, ... los leí en la Colección Básica Salvat. Nadie me dijo que era obligatorio que los leyera o que era demasiado pequeña para entenderlos; simplemente estaban allí, a nuestra disposición. Y ese estar, sin más, de esos autores; esa cotidianeidad en la lectura, que aprendí y viví en mi casa, es la que me ha dado forma como lectora.
Mi padre siempre dijo que la herencia que nos dejaba eran los estudios. Tardé en darme cuenta de que nos había dejado algo más: el amor por los libros y la lectura. ¡No es mala herencia!
Una cita que recoge Amos Oz en Una Historia de Amor y Oscuridad me hizo pensar en él.

Cuando le llegaba a Blume la hora de estudiar, su padre la hacía sentarse a su lado y leía libros con ella. Hayyim Necht decía. Ya sé, hija mía, que no te dejo en herencia riquezas ni bienes, pero te enseño a leer libros. (S.Y. Agnón, Una Historia Sencilla, citado en Oz, Amos; Una historia de amor y oscuridad)

En el rincón musical de hoy Andaluces de Jaén, canción basada en un poema de Miguel Hernández (otro de aquellos autores)

33 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo aún recuerdo más. "Las mil y una noches", Dostoievski, novelas sobre los campos de concentración de autores poco conocidos, el papel tan fino que tenían, la piel de la encuadernación, el olor... El enfado de mi madre cuando llegaba una caja nueva ¿Dónde los vamos a colocar? Todos eran libros poco frecuentes en casa de nuestros amigos.
En nuestra casa había libros en todas partes excepto en el baño, allí solo estaban de paso...Nos solía reñir si nos veía leer con poca luz, insistía en que debía de entrar por la izquierda (igual que para dibujar, de lo cual sabía mucho).
Por cierto muchos de los libros de la infancia y adolescencia de Lammermoor eran míos.
Su hermana mayor

El Guaje dijo...

Yo me acuerdo de su insistencia en que usara el libro de matemáticas de Buño. Nada que ver con los colorines y fotos de los libros que utilizaba en la ESO y el bachillerato; matemática de verdad, con letra pequeña.

También me acuerdo de los polvorones...

maribel dijo...

Fantástico este post, que me confirma mi primera impresión cuando vine a tu blog.
La pasión por la lectura, hace que siempre sienta curiosidad y envidia por los libros que no he leído.
Vargas Llosa en el prólogo a Madame Bovary decía que hay personajes de ficción que nos marcan más que algunos reales.
Me gusta este post como homenaje a tu padre.
Un abrazo!

lammermoor dijo...

¡Gracias! Esta era una entrada que tenía ganas de escribir hace mucho pero que decidí publicar precisamente en esta fecha. Comprenderás el porqué del título; para mí(y supongo que para mis hermanos)es especial
La "realidad" de los personajes de ficción es otro tema que quería tratar. ¿Me lees el pensamiento?

lammermoor dijo...

Hermana mayor,efectivamente muchas de mis lecturas infantiles y juveniles se corresponden con libros tuyos. Habrá que dedicarles una divagación.

Guaje, me parece que te estás quitando años. La ESO te cogió un poco mayor.

Hilario dijo...

¡Que suerte tienes de haber nacido en un ambiente tan bueno para leer! No estoy diciendo que yo no tuviera parecida suerte, pero sé de mucha gente que no.
Me ha llamado la atención lo poco que coincidimos en cuanto a primeras lecturas. Yo empecé con cosas mas sencillas.
Un saludo

La prima de Audrey dijo...

Es una suerte inmensa tener unos recuerdos tan bonitos de un padre.En mi casa leer era algo que les parecía una pérdida de tiempo pero conmigo no lo consiguieron. Ni eso, ni muchas otras cosas. saludos a todos

Isi dijo...

Pues a mí me ha pasado lo mismo: en mi casa hay una infinidad de libros. De hecho, alguna vez cojo alguno de la biblioteca pública y luego mi madre me dice que lo tienen ellos en casa.
Todos a tu disposición, aunque a veces mi madre me recomendaba la lectura de alguno que a ella le parecía especial.
Y por supuesto, la infinidad de colecciones de los quioscos, de los periódicos, del círculo de lectores...
¡parece que hemos vivido en la misma casa, de verdad!

Alice Silver dijo...

Mi casa también estaba llena de libros pero solo coinciden con los tuyos los de Jardiel Poncela o Mika Waltari y mis padres también son grandes lectores, quizás más "ligeros". De obras completas solo teníamos los premios Planeta, quizás por eso mi primera aproximación a la guerra civil y sus consecuencias fue "Condenados a vivir" de Gironella y luego su famosa trilogía. Coincido contigo y tu padre: los estudios y el amor a la lectura son la mejor herencia que nos pueden dejar, el resto nos lo pueden quitar, eso no.
Precioso artículo.

lammermoor dijo...

"¡Confundime de guaje!" Efectivamente, la ESO te cogió en todo su esplendor. Seguro que ahora te vendrá bien su empeño con las matemáticas.
Un beso.

lammermoor dijo...

Hola, Hilario. En aquella época me parecía lo más natural del mundo; hasta que un compañero de trabajo me dijo que los primeros libros que habían entrado en su casa habían sido los suyos de estudiante, no me di cuenta de que no era así.
Respecto a los libros, simplemente eran los que había en casa.

PrimadeAudrey, me alegro de verte por aquí. Efectivamente soy afortunada.

Isi, seguro que a tí tambien te parece lo más natural del mundo que haya libros en cualquier habitación de la casa.

¡Gracias a todos por leer y comentar en esta entrada!

lammermoor dijo...

Alice, también se leía "más ligero". Los Premios Planeta y Ateneo de Sevilla creo que fueron las últimas colecciones que compró mi padre. Y Agatha Christie, en los bolsilibros de la Editorial Molino también convivía con ellos. Menciono esos títulos porque son los que mas huella me dejaron (también algunos de mi "hermana mayor" )
Te digo lo mismo que al resto. Gracias por leer y comentar en esta entrada tan especial para mí.

loquemeahorro dijo...

Ay, cuantísimos recuerdos! En mi casa no había muchos libros, aunque sí una colección de esas de "Clásicos Inmortales" que cada cierto tiempo saqueaba, aunque más de una vez con tristes resultados.

Y es que intentar leerte como con 11 años "Eugenia Grandet", no es una buena idea.

Ah! yo también leía lo que leían mis hermanas mayores.

Qué entrada más interesante, me ha gustado mucho.

lammermoor dijo...

Hola, Loquemeahorro; me alegro de verte ya restablecida. Efectivamente, las hermanas mayores también tuvieron su papel en nuestros hábitos de lectura.

loquemeahorro dijo...

Gracias, muy amable y bueno, que en mi blog te he contestado a la recomendación, etc...

R. dijo...

Qué bonita entrada.

Yo también consideré de lo más natural vivir entre libros. Tampoco nadie me obligó a leer. Los libros que parecían acordes a mi edad, estaban a la mano, en las estanterías inferiores. Pronto descubriría un paraíso velado en los estantes superiores.

En mi caso, fue mi abuelo quien con su ejemplo -era un impenitente lector- y el cuidado que le brindaba a sus ejemplares, me legó el amor por los libros y la lectura. Al final me decantaría por la Literatura.

Saludos,
R.

Mithdraug dijo...

Me ha encantado la entrada. En mi casa había bastantes libros, algunos de la época en la que mi padre estuvo suscrito a Círculo. Yo me acerqué a través de libros de aventuras, como las de Verne, y me encantaba Poe (una agradable lectura para un niño :D).

Pronto se me quedó pequeña, y mi tía me llevó a la Biblioteca Pública de mi pueblo, que se convirtió en una segunda casa. Me pasaba allí las tardes, y sacaba cuantos libros me era posible. ¡Recuerdo la decepción que me produjo descubrir que no podía sacar un libro, leerlo y llevarlo esa misma tarde para sacar otro que devorar durante la noche!

Saludos.

lammermoor dijo...

¡Me alegro de que os haya gustado!
Ambos corroboráis mi teoría de que la mejor forma de hacer lectores es que la lectura sea un placer y una opción; jamás una imposición.
Es evidente que haber vivido rodeados de libros ayuda aunque hay muchas personas que sin haber sido así, son luego grandes lectores y escritores.
Mithdraug, me diste un susto de muerte. Como estuve cotilleando tu perfil antes de publicar el comentario y luego no lo vi en la entrada, creí que me lo había cargado.¡Qué agobio! ¡Tu primer comentario y lo boicoteaba! Incluso escribí un comentario de disculpa en tu blog. Luego resultó que me había confundido de entrada: lo buscaba en la última y por eso no lo veía. ¡PUF!

Mithdraug dijo...

Jajaja, ¡no te preocupes! Yo me acabo de encontrar con un comentario suprimido en el blog, que imagino que será el tuyo, que además (imagino que es el mismo) se trata de la disculpa, similar a esta, que me ha llegado al mail. En fin, no hay problema, incluso aunque se hubiese borrado.

Por cierto, aprovecho para comentarte que tu entrada me recordó al inicio de un libro que me marcó poderosamente. Tanto el libro en sí, que me encantó (Los Hechos del Rey Arturo y sus Nobles Caballeros, de John Steinbeck), como particularmente su prólogo, que de hecho he pensado alguna vez usar a modo de presentación de mi propio blog. Os dejo un enlace, por si no conocéis el texto, a un PDF donde se puede leer directamente desde Internet. En concreto, son las páginas 4 y 5 del mismo.

Por lo demás, decir que me encanta tu blog, que he leído las últimas entradas y el enfoque que le das está genial, y que pasas al lector de RSS sí o sí :)

Saludos.

bibliobulimica dijo...

Lammermoor:

vengo desde otros blogs amigos... este post me encantó porque me parecen muy interesantes las preguntas que plantéas ¿qué nos hace lectores? mi casa, como en la de muchos (Isi, Hilario, Alice) estaba llena de libros, y siendo niña podían no comprarme un vestido, o una revista, pero jamás me dijeron que no cuando lo que pedía era un libro. Aún hoy, soy lo bastante afortunada para que mi padre tenga en casa los libros que me piden lea en la universidad. ¡Que bonita herencia te dejó tu padre! el amor a los libros y la lectura...

y la otra pregunta ¿somos lo que leemos? Erasmo de Rotterdam decía que si. Yo creo que vamos leyendo según lo que somos...nuestra personalidad nos hace tener gustos muy definidos como lectores. Si ampliamos nuestros horizontes literarios, también ampliamos la visión con al que vemos el mundo. Cambiamos, nos renovamos...

Saludos a todos y muchas gracias por hacerme pensar,

Ale

lammermoor dijo...

¡Cielos! ¡Me estoy poniendo colorada! Me siento halagada. Si te soy sincera no tengo muy claro el enfoque que le doy. Lo resuelvo imaginando que en lugar de escribir un blog, sigo con los adjuntos.
¡Espero no defraudar! A ver si me va a pasar como en la facultad. Cuando sacaba muy buena nota en un examen o un ejercicio, en el siguiente, como me sentía sobrada, bajaba un montón.

lammermoor dijo...

Ale, bienvenida. Me está viniendo a la mente la canción de Celia Cruz (al menos la cantaba) "No hay cama pa tanta gente". No os preocupeis, que aquí hay sitio para todos.
¡Estoy sorprendida de la cantidad de comentarios que suscitó esta entrada! ¡También orgullosa!
Coincido contigo: creo que somos lo que leemos y a la vez leemos en funció de lo que somos. Parece un trabalenguas.
Por cierto, me encanta el término que acuñaste OPL. (hace tiempo que me ronda por la cabeza, una entrada dedicada a esos palabros que todos utilizamos)

estodevivir dijo...

Por cierto, sabe Dios por qué no te he puesto un enlace, corregiré ese error ahora mismo.

bibliobulimica dijo...

Lammermoor:

Tu sigue escribiendo así que está dando muy buen resultado jijiji...seguramente que lo demás te saldrá también genial. Estoy conociendo poco a poco lo que hay en tu blog, porque es para pasearse por él con calma...he puesto un enlace en mi blog porque me ha gustado mucho lo que he leído hasta ahorita.

Ale.

lammermoor dijo...

¡Gracias Ale, por el enlace y por las alabanzas! Yo he estado fisgando el tuyo (ya antes de que pasases por aquí) y ya tenía controlada tu entrada de Mil soles espléndidos para enlazarla en mi próxima lista de lecturas.
¡ A mi también me gusta pasearme con calma por los blogs! Ir parándome ahora en esta entrada, luego en otra; repasando los comentarios -tan interesantes como la propia entrada.
No te librarás de mis comentarios.

Anónimo dijo...

Qué ganas tenía de llegar aquí, voy poco a poco leyendo en tu blog, pero quería decirte que te escribiré, no como tú que lo haces casi a diario en el mío y te lo agradezco un montón.
En mi casa, no había muchos libros pero siempre se leía, sobre todo El Quijote que mis padres se lo leyeron tres o cuatro veces.
He puesto un enlace en mi blog,para tenerte a mano.
Ya estamos más gente, como me gusta las conversaciones que tenemos a tantas bandas.
Un saludo
Teresa

lammermoor dijo...

Teresa, bienvenida. No te sientas obligada,porque entonces pierde la gracia. Espero que estés a gusto.

Ismael dijo...

En mi caso, me he hecho lector con los años. De pequeño no era especialmente aficionado, pese a que sí había bastantes libros en casa. Y, curiosamente, la afición se ha ido desarrollando partiendo de las lecturas sobre ciencia, libros más bien técnicos. A partir de ahí, el ensayo, cada vez con una gama más amplia, aunque partiendo de la unión entre ciencia y filosofía. Luego la historia y, por fin, lo que llamamos literatura. Empezando por los más clásicos, leídos en la adolescencia, pero poco entendidos. La lectura adulta poco tiene que ver con lo que podía captar en aquellos años, aunque las interpretaciones de entonces serían las apropiadas para esa edad.
No recuerdo un libro que me haya marcado especialmente, pero creo que Julio Verne es el autor con el que más disfruté de pequeño.

Ismael

Eva dijo...

En mi casa mi padre era el último que leía, la última vez que entró en el hospital para no salir jamás ya no quiso leer nada. Lo suyo eran los periódicos deportivos y locales pero siempre tenía un periódico en sus manos. A mi los periódicos me aburren pero supongo que algo he heredado de él en cuanto al placer del hábito de la lectura. Preciosa reseña la que has presentado, ¡enhorabuena!

Eva dijo...

me he equivcoado, corrijo el único, no el último

lammermoor dijo...

Hola, Eva. La verdad es que tampoco yo leo demasiados periódicos y además casi siempre en versión digital.
Si que parece que también tu heredaste el placer de la lectura de tu padre.
Me alegro de que te haya gustado el artículo.
Espero volver a verte por aquí.

Cova dijo...

Vuelvo al pasado de tu blog y justo me encuentro con tu mención a La maldición de los Dain, que acabo de leer.

Cuando yo era niña, los sábados por la mañana mis hermanos y yo nos juntábamos en una habitación y esperábamos a que mi madre nos trajese lo que nosotros llamábamos "premio": tebeos y chuches. Yo leía a Lily y a Esther, a Mortadelo y Filemon e incluso al Jabato y al Capitán Trueno mientras comía regalices y demás. Luego vinieron los libros. No sé si tendrá algo que ver pero todos hemos salido lectores y yo, además, chuche adicta.

lammermoor dijo...

Hola, Cova ya he visto tu entrada sobre La maldición de los Dain aunque aún no he comentado.

También yo leía a Esther y su mundo y compraba el Lily todas las semanas;además leía El capitán Trueno o El jabato -el que era amigo de Goliath y novio de ¿Ingrid?
Si sigues buceandó, te toparás con un par de entradas sobre mis lecturas infantiles, en las que Enid Blynton tuvo mucho protagonismo :D