lunes, 20 de abril de 2009

Calle Melancolía (Adjunto)

Como consecuencia de una conversación surgida en el blog de Alice Silver, ésta estuvo buscando infructuosamente la entrada sobre lecturas infantiles a la que yo me refería. No pudo localizarlo porque se trataba de un adjunto que aún no había visto la luz. Así que aprovecho el momento y lo rescato. Tal como hago siempre en estos casos, lo publico en dos partes:
Debe ser el otoño, el reajuste tras el viaje o simplemente que soy así, pero llevo una temporada algo PLOF. Quizá por ello me ha entrado la vena melancólica y hoy voy a hacer un viaje al pasado, al que estáis todos invitados. Me he puesto a pensar en el porqué de mi afición a la lectura y en los libros que leía de pequeña.
No se sí en la vuestra, pero en mi infancia tuvo un papel estelar Enid Blyton: Torres de Malory, Santa Clara, Los Siete Secretos, Los Cinco. Debí leerme todos o casi todos los títulos de estas colecciones. ¡Qué envidia me daban aquellas cenas a media noche! Y qué decir de los bollos de jengibre, las empanadas de carne o los púdines y budines. Luego, cuando estuve en Inglaterra, descubrí que la comida no era tan apetecible como me resultaba cuando leía aquellos libros.
Ese mismo autor tenía otra colección protagonizada por Fatty, un chico gordito que quería ser detective, y sus amigos. También aparecía el policía del pueblo –no recuerdo el nombre- que no los podía ver ya que siempre le dejaban en evidencia. Me quedé con las ganas de hacer tinta invisible o practicar el truco para conseguir salir de una habitación cerrada con llave (siempre que la hubieran dejado puesta por fuera). ¿Vendrá de ahí mi afición a las novelas policiacas?
Otro personaje que me encantaba y del que me leí bastantes libros era Guillermo Brown. Tenía un grupo de amigos que se hacían llamar los proscritos. ¿Leísteis alguno de sus libros? Me acuerdo
perfectamente de ellos, con sus portadas con fondo de color rojo y tapa dura. Tenía dos hermanos, mayores que él: Roberto y… no recuerdo el nombre de la hermana pero estaba continuamente quejándose a su madre de sus trastadas
También estaban Los tres investigadores (estoy comprobando que efectiva
mente la afición al “género policiaco” tiene profundas raíces) o Los Hollister que, salvando las distancias, tendrían bastante semejanza con alguna serie actual tipo Los Problemas crecen o alguna otra protagonizada por una familia numerosa de clase media americana.
(.../...)

Comprendereis que con este título, el morador del rincón musical no podía ser otro que Joaquín Sabina.



16 comentarios:

Alice Silver dijo...

Muy bonita entrada, y muy nostálgica. ¿Leíste también a Elizabeth, la revoltosa del colegio? ¿No teniais ganas de vivir en un internado? ¿No os han recordado los libros de Harry Potter el ambiente de internado de Torres de Mallory?
Espero la segunda parte con impaciencia...

Anónimo dijo...

uff yo los lei todos¡¡¡¡ Los Siete Secretos, Los Hollyster, Los Cinco, Guillermo..... todos¡¡¡ y ahora los he recuperado porque a mi hija mayor le regalaron una coleccion de todos ellos en edicion nueva.....
YA TENGO ARREGLADO EL PORTATIL, espero que esta sea la definitiva¡¡¡¡ estoy a punto de acabar Gomorra, que me tiene fascinada¡¡¡ Angeles

lammermoor dijo...

Alice Silver, espero que te sientas cómoda en esta casa y vengas a menudo. Puedes entrar en todas las habitaciones y espero que disfrutes.
Ángeles, cuanto me alegro de que por fin tengas ya ordenador. Echaba de menos tus comentarios. Yo le dediqué una entrada a Gomorra en marzo, no se si la leíste; puedes darnos tu opinión cuando lo hayas terminado.
Estuve haciendo cambios en la plantilla del blog y me parece que lo "esgoncié". Por cierto, adjuntados míos (los que comentais y los que no) ¿Habeis observado que tengo un nuevo buho en la colección?

Alice Silver dijo...

Gracias Lammemoor, estoy como en casa. El Buho me ha encantao, te recomiendo que lo pongas también en tu perfil de seguidora para identificarte por ahí.

charogf dijo...

esta entrada me ha recordado mis lecturas infantiles y no tan infantiles, ya que en verano suelo releer las colecciones de los 5, y los siete entre otras, y nunca me canso.
Ademas de los que citas yo tambien leia a
puck que era sueca o danesa, y tenia un punto mas moderno que los 5: el cole era mixto. de todas formas se comia mejor en los 5, y creo que Enyd Blyton fue una gran escritora para niños y jovenes. Mis sobrinos han leido nuestros viejos libros y les han encantado.Charo
a.

lammermoor dijo...

Alice Silver, (¿Te importa si te llamo Alice?), ayer descubrí en casa de mi madre "Un premio para Elizabeth" (regalo de Reyes, según la fecha que figura). Supongo que al leer esos libros, todas quisimos en algún momento ir internas.
Como buena "detective" habrás observado que te hice caso y añadí el buho a mi perfil de seguidora. (Colecciono buhos, de ahí la referencia)
Charo, también yo leí algún libro de Puck pero no tengo un recuerdo demasiado nítido. Sí me acuerdo de uno que era de mi hermana: Muchachas en Jet, de tapas duras y con papel satinado.

Alice Silver dijo...

Llámame Alice mejor que Silver (que es nombre de caballo :)). Yo también he estado ojeando mis libros infantiles el fin de semana... las Muchachas en Jet me suenan mucho, pero creo que eran de la biblioteca del cole, dentro de una serie de libros de profesiones. Yo también leí a Puck, pero no era de mis favoritas y tampoco la recuerdo mucho.
Ya he visto al buho por ahí :)

Anónimo dijo...

Yo también los leí todos, algunos los tengo aún; como no tengo sobrinos, mi madre me regaló todos los libros que sobrevivieron a los numerosos préstamos (no debería decirlo aquí a ver si alguien quiere recuperarlos. Con aquellas lecturas y lo que contaba mi madre, lo que más me hubiera gustado era ¡estar interna!
LESCAUT

Mithdraug dijo...

¡Me encanta!

Los libros de la infancia son los que guardamos con mayor aprecio en nuestro corazón. ¡La de tardes que habré pasado junto a Los Tres Investigadores resolviendo misterios, corriendo junto a Los cinco o Guillermo Brown! También lanzando piedras al otro bando en nuestra particular Guerra de los Botones, investigando junto a Víctor en La casa de los cocodrilos, adentrándome en las entrañas de La isla de Tökland y compartiendo las cavilaciones de Holmes y Arsenio Dupin.

Me encanta esta entrada.

Saludos.

lammermoor dijo...

¿Verdad que sí? Son libros que por mucho tiempo que pase, jamás se te olvidarán.
Lo de la guerra de los botones me hace pensar en películas de aquella etapa y se me vuelve a activar el resorte divagatorio.

Mithdraug dijo...

Efectivamente, son las más imperecederas de las lecturas :)

Respecto a eso, sí que es cierto que La guerra de los botones tuvo su adaptación cinematográfica, como otros títulos inolvidables: El señor de las moscas (protagonizado por niños, pero no precisamente una lectura infantil), Tom Sawyer, y tantos otros.

¿Qué tal una Calle Melancolía de cine? :)

Saludos.

maribel dijo...

Me acabo de perder otra vez, vengo buscando ese post cortito de abril con un juego, y he tenido que pararme en este. Tenía todos los de Torres de Malory, Santa Clara,Los Hollister, Los cinco, Los tres investigadores..., todavía hay personas a las que veo y asocio con la imagen que yo me hice de algunos de los personajes... me encanta!

lammermoor dijo...

¡No se que demonios le pasa hoy a blogger que lleva todo el día funcionando mal! ¡Me boicotea los comentarios!
Decia Mithdraug, que no me tientes. ¡Qué conste que ya había pensado en esa posibilidad!
Y a tí Maribel, que si vas a "jugar" casi mejor te dabas un paseo por las entradas antes. Si alguien más se anima, también yo tendré que repasarlas

maribel dijo...

Calma!!!,estoy en ello, pero ya desde ahora y con lo ordenado que está tu blog, lo bien amueblada que tienes la cabeza, tus orígenes como lectora, los autores que recomiendas y los comentarios que haces en otros blogs..puedo contestar ya a una de las preguntas, ninguna de tus entradas me va parecer hecha deprisa. De todas formas es buen intento para que nos leamos el resto.
No te desanimes con los juegos, yo también lo intento en algunos post del Guisante y a veces no va, sin más..., hay rachas, comentas más, buscas más..., ¿cómo dices tú?¿coleyas..?me encantan las palabras y aprender nuevas.
No se cuanto me va a durar esta racha, habitualmente no saco tiempo, pero aprovecho para decir que cada vez me encuentro más cómoda con tus divagaciones, adjuntos( ahora sí), memes...
No te comento en más post porque te voy a llenar el panel.
Un saludo.

Mithdraug dijo...

Lágrimas de plástico azul rodando por la escalera,
tribus de los mares del sur al oeste de la frontera,
labios de papel de fumar, sabios que no saben nada,
náufragos en la catedral, telarañas amotinadas...

Lágrimas de plástico azul con sabor a despedida.
¿Cuándo cruzará el autobús este callejón sin salida?
Labios de papel de fumar, sabios que no saben nada,
pétalos de flor de hospital, telarañas amotinadas...
Ya que Sabina acompaña musicalmente a la entrada... ¿quién no ha viajado a los mares del sur en su infancia, naufragando con Robinson mientras buscaba una isla misteriosa, con tesoro o no, para ser recogido por el Nautilus, o soñó con ser liliputiense?

Saludos.

lammermoor dijo...

¡Qué bien! me gusta este comentario con su propio rincón musical. Efectivamente, aunque no los haya mencionado, todos hemos dado la vuelta al mundo en 80 días, arponeado a una ballena blanca, sentido miedo con la mota negra o envidiado la mente despierta de Tom Sawyers. Obras, por otro lado, que son clásicos de la literatura para todas las edades.

Shakespeare & Cervantes

   Este año estamos de doble aniversario, se cumplen 400 años de la muerte de Shakesperare y Cervantes por lo que desde diferentes institu...