sábado, 21 de marzo de 2009

El biblioburro

(Entrada editada)
En los últimos meses proliferan las noticias sobre los e-books y el futuro del libro. Se vaticina la muerte de éste, al menos tal como lo conocemos. Algo, por cierto, que ya había augurado Marshall McLuhan en La Galaxia Gutemberg (1962). Suya es la frase El medio es el mensaje.
Lo que se dirime realmente es el cambio de una sociedad gráfica (D.R.A.E: perteneciente o relativo a la escritura y la imprenta) a otra visual (o digital) ¿Nos encaminamos hacia el tipo de sociedad que Orwell, Ray Bradbury y Aldous Huxley describen en 1984, Fahrenheit 451 o Un mundo feliz respectivamente? ¿Estamos ya inmersos en la aldea global, que menciona McLuhan?
Mientras debatimos sobre esta muerte anunciada encuentro en internet una entrevista a Luis Humberto Soriano, maestro colombiano creador del Biblioburro: http://www.nytimes.com/2008/10/20/world/americas/20burro.html?_r=2&em&oref=slogin10/20/world/americas/20burro.html?_r=2&em&oref=slogin
http://www.caracoltv.com/producciones/informativos/elradar/video124613-biblioburro-una-obra-trasciende-fronteras
Ante ello, no puedo menos que pensar en lo paradójico que resulta que, mientras se habla de los e-book, extinción del libro en soporte papel, etc; haya muchos lugares del planeta en los que los libros no llegan o lo tienen que hacer a lomos de un burro. De repente me viene a la mente la teoría de los contrarios; supongo que porque considero al biblioburro un contrario del e-book.
Aún me hago otra otra reflexión: si hace dos semanas hablaba de que la escuela DEShace lectores; he aquí un maestro que los HACE. Por cierto, deberíamos reivindicar la palabra maestro, tan devaluada en la actualidad.
Para el rincón musical he elegido una canción infantil que me parece muy adecuada: A mi burro

9 comentarios:

letrasennegro dijo...

¿No es genial que en un mismo espacio de tiempo coexistan dos maneras tan distintas de vivir la lectura?

Mithdraug dijo...

¡Me encanta!
La verdad es que tu entrada resulta muy esclarecedora. No me cabe la menor duda que las nuevas plataformas de lectura revolucionarán el acceso a la información. De hecho, ya lo están haciendo con Internet, pero las pantallas actuales no eran la mejor opción a la hora de tener una experiencia lectora gratificante. Sin embargo, no debemos olvidar que hay multitud de lugares en un mundo cada vez más globalizado (e injusto) en los que si ya es difícil acceder al agua potable o al alimento, expuestos a terribles extremos meteorológicos, cuánto no lo será llegar a leer un libro. ¿Quedarán así relegados los libros “tradicionales” a los países en vías de desarrollo? Ojalá que no sea así, ni lleguen a verlo mis ojos.
Lo que sí es cierto es que el acceso a la cultura, a los libros, debería asegurarse como un bien básico en todos los países. Ya sea por unos medios u otros, es fundamental, junto a la educación, para conseguir personas más libres. Ahora bien, la tecnología puede suponer un apoyo a este objetivo, pero no debemos olvidar que facilita, además, la creación de situaciones orwellianas como las que planteabas. Cuando el control de la información cae en manos de los estados, o peor aún, de las grandes multinacionales (como GHG, Gran Hermano Google), el resultado puede ser aterrador.
Me reitero: interesantísima la entrada, y el descubrimiento del Biblioburro.
Saludos.

bibliobulimica dijo...

Tal como lo dices en tu entrada, esta es una persona que HACE lectores. Quizás lo primero que se necesita para ello es: ¡Acceso a los libros! y que hermosa labor hace.

Hay una película que se llama "Escritores de la Libertad" que está basada en la historia real de la maestra Erin Gruell que estaba dando clases a jóvenes preparatorianos en EUA en una escuela donde se acababa de implantar un nuevo modelo y donde mezclarían a los alumnos. Esto trae problemas, porque estaban pandillas enfrentadas en el salón. Y muestra como a través de las lecturas que les pone, los chavos crecen. Los estimula a que vayan escribiendo sus reflexiones acerca de lo que van leyendo. El primer libro que les pone a leer es "El diario de Anna Frank", a raíz de una burla de uno de ellos hacia otro porque es judío. ¿Conoces la película? bellísima, porque plasma el poder redentor de la lectura.

Me imagino que este biblioburro tendrá sus frutos en futuros escritores, periodistas, críticos literarios. Les está acercando un bien que les permitirá ampliar los horizontes de su mente, observar un mundo mucho más grande que el que conocen y jamás podrán ser los mismos de nuevo.

¡Me encantó!

¡Gracias!

lammermoor dijo...

¡Que bien! Me alegro de que te haya parecido interesante, Mithdraug. Lo cierto es que quería hablar del biblioburro y la tarea tan meritoria que hace este maestro y no sabía como. Unos días antes de escribirla habíamos estado discutiendo sobre los libros electrónicos y salió "esto".
A veces estamos tan inmersos en nuestra realidad que no nos damos cuenta de que otras personas, en otros lugares, se encuentran en unas circunstancias completamente distintas.
No se por qué, esta entrada había pasado desapercibida.


¡Ah! y gracias por haber venido a leerla.

Ale, te digo lo mismo que a Mithdraug. Esta es una de las entradas a las que le tengo más cariño. Y a veces, las que te parecen más interesantes y te gustan más, pasan más desapercibidas.
No conozco la película; intentaré localizarla. ¿Leíste Mal de Escuela, de Pennac? Estoy segura de que te encantaría. Habla precisamente de eso.

bibliobulimica dijo...

Lammermoor:

es una entrada muy interesante, los enlaces que amplían la información no tienen desperdicio y leí TODOS.

No lo he leído el libro de Pennac, lo tengo pendiente.

La película es con Hilary Swank. Te va a gustar. Realmente transformó la vida de sus estudiantes.

Un abrazo,
Ale

pd
sigo revisando con calma tu blog...¡me encanta!

lammermoor dijo...

Gracias, Ale. Aunque solo fuera por tu interés y tus comentarios, ya me compesaría haberme embarcado en esta aventura.
Esta mañana estuve "googleando". Intentaré conseguir la película para verla. También estuve investigando: en la biblioteca tienen los diarios que escribieron los alumnos de Erin Gruell. Su libro "Teach with your love" no está a la venta en España (ni traducido ni en inglés) pero creo que lo podré conseguir por Amazón. Y si mezclo esto con Pennac el biblioburro y... empieza a germinar una nueva divagación sobre la "Mala escuela"

bibliobulimica dijo...

Lammermoor:
El libro que escribieron los alumnos se llama "The Freedom Writer's Diaries"; este otro que mencionas (Teach with your love), son sus experiencias como maestra de estos muchachos.

Erin hizo una labor maravillosa con ellas. Si divagas más, divagaremos juntas:)

lammermoor dijo...

Me parece que como de costumbre, me embarulle al escribir. El libro de los alumnos es el que tienen en la biblioteca y por supuesto voy a sacar y leer. El suyo, "Teach with your love" es el que voy a comprar.
¡Oye, podríamos hacer una entrada a dos bandas! Habrá que considerarlo.
Por cierto, te hice caso y al final para la gula, voy a leer Como agua para el chocolate (y si localizo la película también la veré)

Anónimo dijo...

Yo ya había leído algo, en Colombia donde reparten los libros con un burro, me encantó, me pareció magnífica esa idea. Hay un escritor, Menguel, que tiene un libro sobre las bibliotecas en el mundo, ya haré la entrada en el blog.
También es muy interesante lo de Medellín, el alcalde ha construido una biblioteca en un barrio marginal, y creo que el barrio se está transformando, la magia de la lectura una vez más.
Un saludo
Teresa