jueves, 12 de febrero de 2009

¿HACIENDO EL MONO?

Hoy es el aniversario del nacimiento de Darwin.Tanto su nombre como algunos libros sobre evolución se habían mencionado en la etapa "adjunteril". Por ese motivo, le he pedido a Coqui, que es bióloga, que escribiera algo sobre él.
La evolución en el 200 aniversario de Darwin.
Darwin no inventó el término, quizá fuera el que propuso el concepto, Lamarck. El concepto que desarrolló y que causó revolución y que ha determinado el curso de la investigació
n para explicar la diversidad de las formas de vida fué el de la selección natural.
Y desde su época, sus seguidores han desarrollado la "teoría de la evolución" en la que convergen muchas disciplinas, como la embriología o biología del desarrollo, la genét
ica, la etología, la más novedosa sociobiología...
En su época, no se conocía el ADN, y apenas acababan de postularse las leyes de Mendel, Darwin no conocía la
deriva genética, aunque él la intuía.
La acción de la selección natural y el contexto de un enorme periodo de tiempo es la clave. La selección natural tiende a presionar y eliminar todas las formas originales e intermedias y no es que la diversificación de las especies ocurra de forma natural, realmente ocurre casualmente y la diversidad ecológica y la acción brutal de la selección natural elimina aquello que no se adapta o favorece a lo que se adapta a unas condiciones diferentes.
Mis propias conclusiones sobre el porqué de las cosas distan mucho de estar claras, pero el no llegar al conoc
imiento, no hace necesario de ningún modo recurrir a un ente superior que dirija el concierto con su batuta.
Poco a poco se va sabiendo como se ha desarrollado la vida, que el hombre es una especie como cualquier otra, ni mejor ni peor, lo cual queda muy claro si se aplica la teoría de la evolución al desarrollo de cualquier aspecto de la biología, de la fisiología, anatomía o del comportamiento humano, incluso la historia de la humanidad se ve bastante aclarada bajo esta luz.
Tenemos peculiaridades sin duda, quizá la más importante es el lenguaje, la comunicación, que nos da una enorme eficacia como seres sociales. Pero muchas otras especies son bastante más desarrolladas que nosotros en otros aspectos, con un enorme éxito cada cual en su campo de acción.
La diferencia más marcada es que contribuimos más activamente a la desaparición de nuestros compañeros en este viaje, el resto de los seres vivos, o quizá no tanto y es sólo el ciclo de la vida. Todos estamos embarcados en este mismo viaje y con objetivos parecidos, que nuestros genes sigan viajando a lo largo del tiempo, ya que todo se reduce a este fin, en nosotros y en todos nuestros acompañantes.
Por ello no es fácil contestar a preguntas del tipo de; "a mi que me expliquen como ha salido Claudia Schiffer de una mutación".Ni es de una, ni ha salido ayer, ni en los doscientos años transcurridos desde la era Darwin, que sin duda marcó un antes y un después.
También nos deja un enlace donde podemos consultar sus obras completas

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Os recomiendo que leáis cualquiera de los artículos que están apareciendo estos días en distintas revistas (National Geografic, Historia y visa...) con motivo del bicentenario de Darwin.Son sencillos, agradables e interesantes. Merece la pena conocer su biografía y por supuesto qué significa su teoría. Teoría revolucionaria en cuanto que cambió la forma de enfocar el estudio de la biología, del hombre,de la naturaleza en general. Hoy en día, nada se esntiende o se enfoca si no es bajo el punto de vista evolutivo.
Y da lo mismo que sigan existiendo lagunas, no estén claros algunos mecanismos evolutivos (seguro que han coexistido varios). Aún nos queda mucho por saber.
Os invito a visitar este enlace donde hay algunas cositas sobre Darwin
http://bixe-teis.blogspot.com/
¿Y que me decis del Creacionismo? Lo dejo para otro comentario.
LESCAUT

Ismael dijo...

En mi opinión, si hay algo que es importante destacar cuando hablamos de la evolución es la falta de finalidad del proceso evolutivo. No existe nada que lo dirija hacia ninguna parte, ni un dios, ni una naturaleza que, suele decirse, es sabia. A través de las mutaciones y el azar se genera una variabilidad que luego resulta más o menos adecuada a cada entorno, resultando que unos viven y se reproducen y otros desaparecen. Si para algunos esta visión es poco reconfortante y prefieren inventarse otra más agradable, es otro problema. La ciencia se dedica a intentar descubrir los mecanismos que pueden explicar el mundo que nos rodea, a través de la observación y de la experimentación. No es ciencia inventar teorías que digan lo que queremos oír.

Los que se preguntan que de dónde venimos y adónde vamos, están haciendo preguntas equivocadas. No venimos de, ni vamos a, ninguna parte; sencillamene, estamos.

Ismael

kinsky dijo...

Yo creo que la cuestión fundamental de la teoria de la evolución, la esencia, es simplemente que los seres vivos son producto de una evolucion adaptativa y que se transmite genéticamente. Y no producto de la creación de un Dios, en unos dias determinados. Me gustaría saber que opina un teólogo respecto al hecho de que el sol es finito y, con ello la tierra, al menos tal como la conocemos.
Salud a tod@s