viernes, 16 de enero de 2009

Tirando de la cadena




Mientras Charo intenta averiguar por qué motivo sus comentarios se pierden en el ciberespacio en lugar de llegar aquí, tomo nota de la sugerencia que intentaba hacerme: libros horribles, o libros que jamas recomendarías y lo enlazo con otro comentario suyo sobre los derechos del lector (versión adjuntos): "(...)sobre derechos creo que falta uno que a veces es necesario: el derecho a tirar un libro a la basura: recuerdo que (...) me compré una novela rosa, ni el título recuerdo, (...) después de una lectura a saltos del libro, porque era infumable, fue directamente a la basura, porque no merecía ocupar otro sitio (...). Esto es sólo un ejemplo de libros a tirar; alguno mas he leído, o empezado a leer que merecía igual destino y por cierto que a mí las novelas rosas me encantan, pero siempre hay un mínimo que cumplir. Así que lo dicho: REIVINDICO EL DERECHO A TIRAR LIBROS O POR SER MAS ECOLÓGICA A LLEVARLOS AL CONTENEDOR DE PAPEL"
Tal como contesté, "suscribo dicho derecho, que además en alguna ocasión he practicado; más que a la basura , al contenedor de papel (reciclo y separo la basura)". Pero además, "hablando de tirar o no libros, se me ha ocurrido crear una nueva sección: TIRANDO DE LA CADENA, que paso a inaugurar: Hace varios años, más o menos cuando Antonio Banderas y Melania se liaron, se me ocurrió comprarme el libro de Two Much después de leer una reseña en que lo ponían por las nubes, como excelente novela de misterio ¡Menuda m...! Por ese motivo terminó en el cubo de la basura. Hubo algún otro caso en que tuve que "tirar de la cadena". Ya os las iré contando"
No seguí, así que lo hago ahora. Solo recuerdo otros dos casos: una edición de La Regenta TAN MALA, MALA, MALÍSIMA , que había palabras que esta ban sepa ra das -no me extraña que fuera tan barata. Y también un tomo de Hemingway de una de esas colecciones de kiosco, (que conste que tengo muchos libros de ese tipo pero hay unas que tienen mayor calidad que otras), en que las hojas debían ser de papel de periódico -creo que hasta te raspaba cuando pasabas las hojas.
También acabó en el contenedor azul Canciones de amor en el Lolita's Club, de Juan Marsé. Puede que en este caso influyera el despecho; fue mi última adquisición al Circulo de Lectores. Lo elegí deprisa y corriendo porque casi antes de recibir un libro ya tenías que elegir el siguiente..., ¡y no me gustó nada! (también se quedó a medias). Así que, rabiada, les envié una carta dándome de baja y el libro acabó ya sabeis donde.
Y enlazo ahora con los libros horribles o que jamás recomendaría. Supongo que a vosotros os pasará lo mismo que a mí: es condición indispensable que un libro me haya gustado para que lo recomiende. Así que... nunca recomendaré un libro que no me guste. Me imagino que puedo incluir ahí los libros tipo biografía de la reina, de Letizia, memorias de famosillos de medio pelo, libros de cocina de la tonadillera de turno, los de ese tipo, que no me interesan nada. ¿Horribles....? Nunca utilizé ese adjetivo aplicado a un libro; malo, malísimo, pésimo, sí. Tendréis que ser vosotros quienes me digais que libros calificaríais así. Y acabo con un par de preguntas: ¿tirasteis de la cadena, literariamente hablando, alguna vez? ¿Qué libros no recomendarías jamás?
NOTA: El próximo fin de semana "publicaré" el TOP TEN NAVIDEÑO. Animaros a decir que libros regalasteis y os regalaron estas fiestas.
Y un favor, anónimos "anónimos" ¿os importaría firmar el comentario con un apodo, nick o similar? Así podemos ir poniéndonos "letra" (soy optimista y pienso que repetireis)

20 comentarios:

Victoria dijo...

Ultimos que yo recuerdo que me apeteció tirar a la basura, o en caso de leerlos durante el verano, al mar: "El suelo bajo sus pies" de Salman Rushdie, "La exposición colonial" de Erik Orsenna, "Kabul" de M.E.Hirsh.... El caso es que yo soy de las masocas que aunque el libro le resulte infumable persevera hasta acabarlo, con la consiguiente pérdida de tiempo y de paciencia. Alguno me ha supuesto una gran decepción porque llegué a ellos después de haber leído alguna otra obra del mismo autor que me había encantado, como me pasó con el de Erik Orsenna: primero había leído "Una dama africana", que me había gustado mucho, y por eso busqué "La exposición colonial". Nada que ver.

Anónimo dijo...

pues yo "doné" a una biblioteca unos libros de ciencia ficción que me horrorizaron, de Asimov; los compré porque los que había leído suyos de historia me gustaron bastante. Angeles

Anónimo dijo...

pues yo creo que no hay que tirar ni un solo libro al contenedor, pues el libro que a una persona no gusta a otra le puede resultar entretenido, interesante, curioso, etc.
y por eso yo recojo a domicilio todos los libros que ya no se quieren o no pueden tenerse en casa por cualquier motivo. Si es vuestro caso mandarme un e-mail a carmenfolgado@hotmail.com y me pondre en contacto con vosotros. Gracias

Ismael dijo...

Yo nunca he "tirado de la cadena" con un libro, aunque sí he regalado o cambiado alguno recibido. No recuerdo títulos concretos, porque hace muchísimos años que no me ocurre porque: a) Sé que los libros que compro me van a gustar, y b) Para mis regalos hago lista.
Sobre lo que no recomendaría jamás, un género: la pseudociencia, es de las cosas más perjudiciales que existen para el género humano.
Por cierto, sí me gusta la ciencia-ficción, una pena que a Ángeles no le gustasen... Assimov es un gran autor, pero el género requiere una especial afición por la ciencia y el misterio.
Tomaremos nota de la sugerencia de Carmen, a la que sugiero que nuestra Lammermoor nombre oficialmente Papelera de Reciclaje de De Libro en Libro.
Ismael

Anónimo dijo...

Pues estoy de acuerdo con anónimo-carmen, los libros que uno detesta, a otro le pueden gustar (bueno, claro, el caso de la edición de la Regenta que comentaba Lamemmour, no sé, ya no es cuestión de gustos, es que era defectuoso, en fin, yo lo que hago es de vez en cuando donar a una Biblioteca lo que pueda tener por casa que no es de mi gusto, pero tirar, creo que jamás he tirado un libro (al menos que yo recuerde). Por cierto te felicito anónimo-carmen por tu iniciativa, me parece genial.Duje

Anónimo dijo...

Respecto a los libros horribles y que nunca recomendarías, pues nó sé, supongo que ninguno recomendaríamos un libro que no nos gusta o que no hemos leído, no?, con lo cual, volvemos irremediablemente a la cuestión de los gustos, la variedad, etc.
Lo que sí puedo decir es que no compraría un libro de los que describe Lammermoor tipo Biografía de la reina, Letizia, famosillos, etc, pues no me atraen en absoluto.Duje

lammermoor dijo...

¡No me malinterpreteis! Yo también creo que los libros que a uno no le interesan le pueden gustar a otro. He regalado libros que ya no necesitaba o no quería; también los he "reubicado" en otros lugares donde podían tener mayor uso. Es más, he rescatado libros que estaban en "el corredor de la muerte":
¡Ah! Y por cierto, Cogersa ha creado una biblioteca con los libros que la gente deja en el contenedor de papel. La biblioteca pública de Oviedo también tuvo un pequeño rincón donde la gente podía dejar libros que ya no querían, llevarse a cambio otro- Una especie de trueque.
Y, Carmen, espero que no te hayas tomado a mal mi post y sigamos viéndote por aquí.

Anónimo dijo...

Es curioso lo que ocurre con los libros, a veces también con las personas. No conocía de nada a Erik Orsenna, pero mi compañera de sección bilingüe me regaló un libro suyo la semana pasada. LLevaba tiempo buscándolo para regalármelo(!)mucho menos del que tardé yo en leerlo. "La grammaire est une douce chanson"(porque trabajamos mucho sobre esto y yo soy un profana)me pareción un libro para niños pero muy agradable de leer. Buscaré los títulos que dice Victoria.
LESCAUT

bibliobulimica dijo...

Yo reseño los libros que me han gustado, los que tengo ganas de que otros lean, que me han abierto los ojos a algo especial, que me hicieron pensar, viajar, meterme en la piel de otro ser humano y sentir, vivir situaciones que para mí serían ajenas.

Hay libros que no logran esto, pero entiendo que es una cuestión personal y subjetiva y que por lo tanto, a otro le puede parecer maravilloso ese libro, e incluso pueda aportarle mucho para su crecimiento, diversión o esparcimiento.

Por ese motivo, si alguno no me gusta a mi, pues tan sencillo como que no lo recomiendo. Uno en particular que me pareció malísimo fue un libro que leí el año pasado y que se llamaba "El angel más tonto del mundo". Otro que no me gustó nadita fue "El asombroso mundo de Pomponio Flato"...esos son los que recuerdo ahorita...

lammermoor dijo...

Hola, Ale. Te respondo con un poco de retraso pero estuve de viaje.
Lo de Tirar de la cadena es metafórico (aunque alguno hay que se merecería que fuera algo real. Hace poco encontré la solución para esos libros: los llevo a la biblioteca del municipio en que trabajo para un trueque que organizan el día del libro.
Como muy bien dices, que a mí no me gusten no impide que a otra persona le puedan resultar interesantes.

bibliobulimica dijo...

¡Muy bueno lo de llevarlos a la librería! yo los voy regalando a diferentes lugares también. Si no, ya no cabría en mi casa ;)

Momo dijo...

Tiraría a la basura:

La hora de la estrella, de Clarice Lispector, por la estafa que supone su prosa pretenciosa.

Crepúsculo, de Stephenie Meller, por mediocre, reiterativo, aburrido, previsible e idiotizante. Por reaccionario.

El niño con el pijama de rayas, por infantil.

La sombra del viento, por estafa literaria, por pretencioso, por su impúdico lirismo acursilado.

El último encuentro, de Sandor Marái, por su mediocridad.

Cualquiera de Gala y José Manuel de Prada.

Saludos y a leer.

lammermoor dijo...

Hola, Momo. Así me gusta: ¡sin contemplaciones!
Espero volver a verte por aquí, salvo que consideres que este blog también merece ir a la basura.
Un saludo.

Isi dijo...

Yo así que me acuerde hay uno "El último merovingio", de esas colecciones de quiosco, que desde mitad del libro ya me imaginaba el final, y fue tal y como lo predije. Una historia absurda y predecible; no valía ni para entretener.
No recuerdo más libros para tirarlos a la basura (intento olvidar lo malo siempre), pero pensaré en ello.

loquemeahorro dijo...

A pesar de tus explicaciones.
Hay que reconocerlo, yo doy para mucho ¿Jugamos ya aquí (o en los demás enlaces) o vas a "habilitar" algún espacio para todos los juegos?

Me pierdo...

lammermoor dijo...

Isi es que malos, malos, malísimos de tirar de la cadena, tampoco hay tantos ¡Menos mal!

Loque de momento, hay que venir a la entrada respectiva. Tendré que estudiar y/o convencer a alguien para que me haga otra página o algún invento.
¡A ver si en la convención de Bibs entre todos discurrimos algo!

ceciber dijo...

P.D. James La sala del crimen. Es un bodrio y no logro engancharme ni sirve de somnífero. Como es gordo puede servir para sostener a los que se quieren volcar en la biblioteca o para apoyar la taza en la mesita de luz. Muy lindo blog.

lammermoor dijo...

Hola, Ceciber. Tanto como bodrio, no; pero reconozco que no me gustó demasiado. Esperaba bastante más.

Atram14 dijo...

Hola!
Acabo de descubrir tu blog a través del de Isi, y me encanta!
Esta sección es la leche, espero pasar poquito por aquí, pero la he visto y no me he podido resistir.
Mi mayor decepción lectora del 2010 ha sido "Fin" de David Monteagudo, un libro que ha tenido una difusión y un éxito brutal teniendo en cuenta que es una vergüenza de libro.
Yo no sé escribir, y estoy convencida de que lo haría mejor. Está mal, pero muy mal, escrito, con un argumento que promete, pero que no llega a nada, a absolutamente a nada. Parece una tomadura de pelo, me imagino al autor en su sofá riéndose de los pobres ingenuos que compramos su libro y perdimos unas maravillosas horas de nuestra vida leyendo su novela (si se le puede llamar así)

lammermoor dijo...

HOla, Atram14, bienvenida - te conozco del blog de Isi y puede que de algún otro.

A mí esta sección me gusta mucho, permite desahogarnos con esos libros que nos parecen un asquito.
No eres la primera que comenta que Fin es un libro malísimo. Me extrañó porque Acantilado es una editorial que suele tener muy buenos libros; e incluso le han publicado una segunda obra. Os haré caso y no lo leeré ;)