jueves, 29 de enero de 2009

Los pecados del lector

En un comentario a los derechos del lector (2ª parte) os decía que Coqui había mencionado que también hay pecados:
"un pecado del lector, anotar o subrayar un libro en algo que no sea lápiz, no lo soporto, los libros son para compartir y loque uno piense no tiene que quedar reflejado para la posteridad como si fueramos un premio Nobel"
Algo en lo que coincido con ella; no hay nada que más rabia me de que sacar un libro de la biblioteca y encontrarme con que lo han subrayado con bolígrafo. A veces incluso lo han “ilustrado” y entonces me apetece “darles por la cara” (precisamente cuando ella enviaba este comentario, estaba yo leyendo un libro que cumplía los requisitos de pintarrajeo. En busca de Spinoza, de A. Damasio; es una mezcla de neurología, funcionamiento del cerebro y filosofía.Resulta muy interesante y es una lectura muy amena. Si os interesa leer sobre ese tema o las emociones os gustará)

Lo cierto es que a tenor de su comentario, se me ocurrió que ése es un pecado que a veces cometo. Pero (aquí vienen las justificaciones) siempre en MIS libros y casi siempre, libros de trabajo o de estudio. Subrayo, hago círculos alrededor de palabras clave, abro llaves cuando me parece importante un párrafo. Incluso hago anotaciones junto a esas llaves o pongo flechitas. ¡Lo confieso! Y cuando tengo que trabajar con textos de leyes, sobre todo si son sacadas de Iberlex o del Boletín, ya ni os cuento: ahí me condeno. (incluso echo mano de los rotuladores fluorescentes)
Pensando en ello me disculpaba a mí misma con este razonamiento: ¡Vale! Es un pecado pero…. como son mis libros, es a lápiz y me ayuda a estudiar, podemos considerarlo un pecado venial. Al día siguiente recibía un correo sobre ese tema y de paso la confirmación: no voy al infierno librero; si acaso, al purgatorio.

(...)y añadiría que ese pecado de lector es más o menos disculpable, mortal, el subrayado en rojo o con rotulador de color y no digamos pintarrajeado. Notas al margen, pecado venial, y a lápiz bastante disculpable sin gran penitencia.
No se si hablamos en su momento del peor pecado contra el libro como objeto físico, mutilar, que se da mucho en bibliotecas, (…) ven una referencia en la enciclopedia New Grove de música y arrancan la página y a otra cosa. Venial sería doblar la esquina de la página.
Incluyo como pecado mortal el subrayado en bolígrafo y en general, cualquier sistema “indeleble”. Otro gran pecado contra el libro que se da en las bibliotecas es el hurto -y aquí incluyo también los libros que se sacan en préstamo y no se devuelven- y el maltrato: libros desencuadernados, con hojas rotas, manchadas de grasa, ….. También considero pecado mortal no devolver los libros que te hayan prestado.
¿Es pecado venial leer el final del libro antes de llegar a él? ¿O más bien un placer furtivo? ¿Y leer a hurtadillas, por encima del hombro de otra persona? ¿Tirar "de la cadena" con algún libro lo consideramos un pecado? ¿De qué tipo? ¿Se os ocurren otros pecados del lector?
Hoy el rincón musical está vacío. Mis asesoras musicales están "fuera de cobertura" y ahora no tengo nínguna idea ¡O sí! ¿Por qué no sois vosotros quienes buscais la música para esta entrada?

Edito la entrada para añadir el enlace a la canción que Charogf sugiere para que el rincón musical no esté vacío http://www.youtube.com/watch?v=eUubk2oMAxo



6 comentarios:

Anónimo dijo...

aparte de esos pecados que tu citas, se me ocurren algunos otros directamente capitales que cometo habitualmente:
pereza: la que me da co n segun que libros y los voy dejando a medias para empezar otros.
Gula, o lujuria, o las dos cosas. cuando me doy un atracon de libro y no puedo parar de leer asi se caiga el mundo.
Soberbia: cuando me niego a leer ciertos libros porque estan de moda, o m.e cae gordo el autor, o cualquier otro prejuicio.
Envidia y cochina: la que siento cuando leo algun libro que me fascina y me gustaria haberlo escrito yo.
podria citar mas, pero no caben. respecto a la banda sonora que Lucia reclama sugiero SimpathY for The Devil, versión Guns&Roses. por nada en especial, porque es muy buena.
Charogf

Anónimo dijo...

pues para mi uno de los principales pecados del lector es avanzar el final de un libro a otros lectores o hacer algun comentario "malicioso" sobre el contenido que de igual forma te fastidia la emoción.... y por supuesto, no respetar los gustos de los demás lectores; cada uno lee lo que quiere y es igual de respetable que lo que nos gusta a cada uno. Angeles

Ismael dijo...

Sobre tu pecado "venial" de subrayar TUS libros, decirte que creo recordar que Umberto Eco decía que no era ningún pecado, que, en determinados libros incluso al contrario.
Yo jamás subrayo ni anoto un libro, me parece casi un sacrilegio, aunque creo que es exagerado por mi parte. Lo que suelo hacer es añadir alguna hoja suelta con notas. Creo que sería una buena idea que los libros vinieran con algunas hojas en blanco al final, para poder añadir notas propias, sin necesidad de estropear el contenido.

Me parece pecado algo más que venial leer el final del libro antes de tiempo. El autor escribe para leerlo en orden (exceptuando, que yo recuerde, Cortázar, en Rayuela...), creo que estropeas el libro si te adelantas el final.

Comparto con Charo esos pecados capitales, podemos añadir la avaricia, tener y tener más libros, y la ira que te provocan algunos autores a los que desearías estrangular en "Homer Simpson Style"

Anónimo dijo...

Un comentario breve sobre libros y cine. Me vienen a la memoria el caso curioso de cuando la peli es bastante mejor que el libro. Ya que suele ser todo lo contrario. De aventuras, Siete años en el Tíbet, el libro un ladrillo, Memorias de Africa, ídem, Jurassic Park, la novela infumable, la peli muy entretenida. Ho-rri-pi-lan-te, El silencio de los corderos, bastante mejor la película, seguro que se os ocurren más.
Coqui/Ana

Hilario dijo...

Muy interesante tu lista de pecados, pero veo que sólo te has centrado en los puramente físicos. Aunque Charogf aborda esas carencias en su comentario.
Yo he cometido algunos, como no devolver un libro, mancharlo, o desencuadernarlo. Pero he de decir que no era mi intención, y eso es lo que cuenta. Fueron simples descuidos y torpezas.
Un saludo

lammermoor dijo...

Hilario, esta divagación-divertimento surgió a raiz del comentario de Coqui y efectivamente se centraba en los puramente físicos.
Sobre los otros, los Capitales, llevo tiempo pensando en dedicarle una entrada o buscar algún juego relacionado con ello.